10 sept. 2005

Mumbrú y Miralles se quedan en casa

Al final Sergio se va al europeo y son Mumbrú y Miralles los dos últimos descartados.

El de Mubrú era claro, y Sergio Rodríguez parecía tener todas las papeletas para salir también de la lista.

Una vez terminada la fase de preparación, tras seis partidos, creo que es la mejor decisión, aunque, en principio, Sergio va para jugar muy poco. Me explico.

Llevamos cuatro pivots, más Iturbe, que ha jugado todo el año de pivot y podría jugar ahí perfectamente el tiempo que hiciera falta. Para unos pocos minutos también podría hacerlo Jiménez.

En cambio, aunque Imbroda no hace más que decir que Navarro puede jugar de base, el hecho es que la última vez que le ví hacerlo creo que fue en Indianápolis, contra EEUU, en un gran pero atípico partido. Es decir, tal vez no sería un jugador válido para jugar de base muchos minutos, especialmente si es algo que no se ha entrenado, pues esto no es el fútbol.

Así, por ejemplo, de lesionarse un base en el primer partido de campeonato y sólo llevar dos, se trastocaría toda la preparación, las rotaciones. Vamos, sería otro equipo, otra forma de jugar. Con Sergio, aunque corremos el riesgo de que la selección aún le venga algo grande, al menos es un base nato, ha jugado de base toda su vida y ha entrenado para jugar de base durante toda la preparación.

Si ahora se lesionara un pívot seguríamos teniendo tres para hacer buenas rotaciones y a Iturbe para completar algún minuto de respiro extra, con lo que el problema de elegir entre Sergio y Miralles se decanta por quedarse con Sergio, más por el puesto en el que juega que por méritos de cada uno, aunque bien tengo que decir que a Miralles sólo le he visto jugar en mi vida los pocos minutos que jugó ahora, y no parece un jugador decisivo.

El otro dilema que plantean algunos es si tenemos treses natos o no. Bueno, además de Jiménez, está Iturbe, que ha venido a jugar de tres, puesto en el que además de poder jugar ha jugado mucho tiempo en otras temporadas. Si en el Estu ha jugado de cuatro este año es precisamente porque Jiménez juega casi todos los minutos posibles y hubiera sido un desperdicio tener a un jugador tan bueno sólo para darle relevos a Jiménez. Además, el Estu donde más ayuda necesitaba este año era en el juego interior. En la selección, en cambio, Iturbe puede jugar perfectamente el rol de ser únicamente sustituto de Jiménez, el puesto no le viene nada forzado, y ha entrenado para ello estos días.

Finalmente, queda el tema de cómo se le queda al seleccionador el cuerpo tras tener que decirle hoy a dos jugadores que se quedan en casa. Bueno, es una papeleta, sí, pero me parece la mejor solución. Imbroda prefería decir directamente los 12 que se iba a llevar, e invitar a un jugador para que se fuera fogueando. Ese método tenía un inconveniente muy grande: si se lesiona uno de los jugadores antes de la competición es muy complicado hacerle una buena suplencia.

Aunque algunos se tengan que quedar fuera y pasar el mal rato de hacer las maletas cuando ya se había hecho ilusiones, es mucho mejor para el equipo. Y no me refiero a la posible competitividad entre los candidatos a salir y que eso mejore el ritmo de entrenamientos. No, creo que ello no aporta mucho, pues poca motivación extra debería necesitar un jugador para estar en la selección de su país jugando una competición oficial.

No, la mejora de tener más jugadores de los que irán al torneo, viene precisamente de la cuestión de las sustituciones ya apuntada. Además del tema lesiones, si alguno de los jugadores, inicialmente candidatos a viajar pero a salir desde el banquillo, está realmente bajo de forma, o si uno de los presumibles para abandonar la lista está claramente fino, siempre se puede hacer un cambio de planes sobre la marcha y llevarte un grupo aún más competitivo, pudiendo elegir hasta el último momento.

Si de aquí al viernes próximo se lesionara alguno de los jugadores de la lista de 12, no sería problema alguno repescar a uno de los descartados, pues está en perfecta forma física y está integrado en el grupo y los sistemas. Tan sólo sufriría el pequeño inconveniente de volver a hacer las maletas y mentalizarse de la nueva situación, cosa que no dejaría de ser para él un cambio positivo, pues se iría a un campeonato europeo en lugar de hacer la tediosa pretemporada con su equipo.

En definitiva, aunque Sergio puede estar demasiado verde, y yo mismo apostaba por su descarte (aunque me encanta verle jugar, más incluso que a Cabezas), creo que es la decisión más prudente. Otra cosa sería si tuviéramos 5 pivots claramente excepcionales y sólo dos muy buenos bases (con el tercero a años luz). Una situación así podría haber aconsejado correr el riesgo de ir sólo con dos bases. Pero Miralles, aunque le tengo poco visto, me parece un buen jugador, pero dejarle en casa a él no es como dejarse a alguien como Gasol o Garbajosa.

Para terminar, el nivel del equipo en esta preparación sin Gasol me parece bueno, pero no somos temibles, como lo éramos con Gasol. Hemos ganado cuatro partido y perdido dos, los dos partidos en los que el rival ha sido superior. Con Gasol se ganaba hasta jugando mal (partidos de cruces aparte).

De todas formas, quizá eso sea bueno por el aspecto presión. Los últimos campeonatos, con Gasol, hacíamos preparaciones espectaculares, ganando todos los partidos preparatorios y los de la primera fase, pero haciendo un mal partido en cruces, contra un rival no superior a los de todos los partidos anteriores.

A ver si ahora, que vemos que no somos tan poderosos, hay menos autopresión y pasamos a la segunda fase, aunque sea sufriendo y perdiendo algún partido, pero haciendo grandes partidos en los cruces, que es donde realmente cuenta jugar todo lo bien que se sabe.

Bueno, en unos días veremos cómo se nos da esto sin Gasol. Yo soy optimista, más incluso que con Gasol (por lo dicho de la acostumbrada pifia en cruces).

En una semana empezaremos a despejar incógnitas. Esperaremos ansiosos.