2 may. 2006

El Polaris World se medirá al Hospitalet, equipo revelación de la LEB

Los catalanes, que cuentan con la plantilla más joven de la liga, jugaban en la EBA hace sólo dos años


El Polaris World habrá de verse las caras con el Hospitalet en los cuartos de final de la LEB. Hace dos temporadas este equipo estaba disputando la liga EBA. En sólo dos años ha conseguido dos ascensos consecutivos y en su primera temporada en LEB está siendo el equipo revelación, al conseguir entrar en las eliminatorias por el ascenso, ocupando la sexta posición, y con la plantilla más joven de la liga.

No fue fácil el debut en la segunda categoría española para este equipo. Cuatro partidos necesitó el Hospitalet para lograr su primera victoria en la LEB. Pero tras superar el mal arranque, el equipo que entrena el jovencísimo Mateo Rubio (28 años), remontó el vuelo y encadenó varias rachas de victorias consecutivas, hasta conseguir meterse en las eleminatorias por el ascenso.

Trayectoria comparada Polaris - Hospitalet

Hospitalet se caracteriza por un juego rápido y unos pívots con mucha movilidad. Suelen defender en individual y a ratos presionando en todo el campo. Siempre están atentos a castigar la línea de 6,25 de su rival. Sin embargo, es un conjunto algo irregular, capaz de ganarle a cualquier de los mejores pero descentrarse al siguiente partido y perderlo claramente. Al principio de temporada era un equipo que anotaba con facilidad, pero con el paso de los partidos se fue convirtiendo también en un buen defensor, lo que les permitió remontar puestos en la tabla.

El mayor peligro de los catalanes es su pívot norteamericano Terrell, mejor jugador de la categoría, con un promedio de 19,2 puntos y 8,5 rebotes. Además de su juego interior, el pívot norteamericano tiene un buen tiro de tres puntos, pues esta temporada lleva anotados 43 triples con un porcentaje del 32%. Le acompañará Coego en el puesto de pívot, aunque su protagonismo es mucho menor que el del MVP de la LEB.

Entre sus mejores defensores se encuentra el base Puyada, quien en el pabellón de Deportes de Murcia amargó a Sala, que a duras penas conseguía cruzar el medio campo ante el asedio del base catalán. Tampoco Boccia, el relevo de Puyada en la dirección, se presenta como un base asequible para los de Polaris. El italo-argentino mide 1’96 y aprovecha su corpulencia tanto en defensa como en ataque, tratando de jugar en el poste bajo cada vez que es posible. Ese será uno de los retos para Sala y Larragán. Es posible que los bases de Polaris traten de compensar la desventaja en altura de sus rivales gracias a su velocidad y facilidad para penetrar. Se prevé un intersante duelo en el puesto de bases.

Aunque oscurecido por el dominio de su compatriota Terrell, el escolta Jeffers es un gran anotador, que ha promediado esta temporada 15 puntos por partido. El otro alero titular es Feliú, que anota casi 10 puntos por partido.

En el partido de ida Terrell hizo lo que quiso con el Polaris. Anotó 28 puntos, cogió 13 rebotes y realizó un gran porcentaje de tiro de dos y de tres. En el partido de vuelta, en Murcia, Bárcenas trató de frenarle y, al menos, contribuyó a rebajar su anotación y porcentaje de acierto.

Aunque la pareja inicial de pívots del Polaris parece definirse con Hughes y Triguero, es previsible que Hussein deba plantear alguna defensa especial para Terrell. Para ello contará con Bárcenas y el recién incorporado Humprey, cuyas características podrían hacer de él el hombre ideal para frenar al talentoso jugador del Hospitalet.

La juventud de este equipo puede ser un arma de doble filo. Su inexperiencia la pueden pagar en momentos complicados de partido. Sin embargo, han cubierto con creces sus objetivos, con lo que afontan las eliminatorias sin presión ninguna pero con gran motivación.

Una curiosidad de este equipo es que Juan Antonio Jobacho, ex jugador de Polaris, dejó su puesto en el Hospitalet poco antes de comenzar la liga al aprobar una oposición de policía que le hacía incompatibles ambas actividades.

La plantilla, uno a uno

Mateo Rubio. ENTRENADOR. P. Ganados: 17. P. Perdidos: 17. Lo mejor: Ha sabido adaptar su equipo a la categoría. Lo peor: Su inexperiencia podría jugar en su contra en los momentos críticos.

Xavi Puyada. Base, 181 cm. 6 puntos y 3,7 asistencias. Lo mejor: Su defensa asfixiante. Lo peor: Desaparece en algunas fases de partido.
Adrián Boccia. Base, 196 cm. 6,8 puntos y 2,8 asistencias. Lo mejor: Su envergadura y rapidez. Lo peor: Las penetraciones de Sala deberían darle problemas. Mal en los tiros libres (50 %).
Juan M. Rodríguez. Alero, 190 cm. 1,2 puntos y 1,9 rebotes. Lo mejor: Intenso en defensa. Lo peor: Participa poco en ataque.
Alex Ros. Alero, 191 cm. 4,3 puntos y 1,3 rebotes. Lo mejor: Buen tiro de tres. Lo peor: Tirador a rachas.
Albert Ros. Alero, 193 cm. Recién fichado procendente del Akasvayu Vic de LEB-2.
Maurice Jeffers. Alero, 196 cm. 15 puntos y 4,2 rebotes. Lo mejor: Gran anotador, muy físico. Lo peor: Pierde muchos balones.
Miquel Feliú. Alero, 200 cm. 9 puntos y 3,7 rebotes. Lo mejor: Su versatilidad, juega de 3 y 4. Lo peor: Su inexperiencia (20 años).
Thomas Terrell. Ala-Pívot, 201 cm. 19,2 puntos y 8,5 rebotes. Lo mejor: Su calidad (MVP de la LEB) y tiro exterior. Lo peor: Tendrá que vérselas con Bárcenas y Humprey.
Ramón Espuña. Pívot, 206 cm. 3,28 puntos y 1,5 rebotes. Lo mejor: Tiene buena mano. Lo peor: La falta de consistencia en la pintura.
José Manuel Coego. Pívot, 204 cm. 8,1 puntos y 5, 2 rebotes. Lo mejor: Físico poderoso y rebote. Lo peor: Pierde efectividad lejos del aro.
Fotios Lampropoulos: Ala-Pívot, 203 cm. 9 puntos y 4,8 rebotes. Lo mejor: Buen lanzamiento, incluso de tres. Lo peor: Es más alero que pívot, tendrá problemas para defender a Humprey o Hughes.

Este artículo también se publica en el diario La Opinión de Murcia