1 may. 2006

Polaris World. Balance de una campaña con altibajos

No consiguió estar entre los dos primeros de la LEB pero Hussein hizo grandes mejoras en el equipo. Ahora afronta el play off con dudas sobre el nivel real que podrá ofrecer


El Polaris World ha terminado la liga regular en tercera posición. Este jueves, en el pabellón de deportes de Murcia, comienzan las eliminatorias por el ascenso. El equipo ha terminado la temporada sembrando algunas dudas sobre su potencial, que ya no parece ser el de hace tres meses, cuando ganó la copa principe. Sin embargo, cuando Manel Comas dejó el equipo en la jornada 10, pocos habrían presagiado que con Hussein el equipo ganaría la Copa Príncipe y terminaría la liga en tercera posición.

Miguel Ángel Martín, director deportivo del Polaris, apostó por Manel Comas para construir un equipo ganador que consiguiera el ansiado ascenso a la ACB. Entre ambos técnicos configuraron un equipo que, a priori, estaba llamado a lograr el ascenso. Las únicas dudas estribaban en el puesto de base y en si Sellers no estaría ya demasiado mayor. El tiempo mostró que la apuesta de Comas por Llompart, que sólo pasaba por el banquillo a descansar, había sido errada, y que Sellers tenía mucha calidad, pero también muchos años.

Tras una mala pretemporada y diez partidos de liga, Manel Comas se iba del equipo antes de que lo echaran, recalando en el Caja San Fernando de la ACB y dejando un balance de 5 victorias y 5 derrotas. El equipo no funcionaba, no tenía intensidad, y los grandes jugadores fichados parecían todos del montón. Una preocupante clasificación en la tabla media amenazaba con dar al traste con los objetivos de la temporada.

Evolución en la clasificación. Fuente: cbmurcia.com
En la jornada 12 todo cambió, llegó Hussein al banquillo para remplazar a Comas. “San Hussein” llegaron a llamarle algunos tras resucitar al equipo y convertirlo en un equipo ganador. Con él vinieron los triunfos, la clasificación en el último momento para la Copa Príncipe y la consecución de dicho campeonato.

Su primer gran cambio afectó a dos jugadores del quinteto inicial. Sala pasó a ser el base titular y Llompart tuvo que dejar el equipo. Bárcenas pasó del ostracismo a jugar desde el quinteto inicial, contagiando su intensidad al resto del equipo.

Triguero había dejado de contar para Comas en sus últimos partidos, y parecía que con Hussein sería igual. Sin embargo, el joven pívot supo ganarse la confianza de su nuevo entrenador y pasar a ser uno de los puntales del equipo, además del MVP de la Copa Príncipe.

El Polaris World pasó de ser un equipo dubitativo a ser temido por sus rivales. Ganaba con facilidad y se mostraba claramente superior a todos. Empezaba a recordar al Fuenlabrada que el año pasado dominó la categoría. De la media tabla el equipo ascendió puesto a puesto cada semana hasta disputarle el primer puesto al León. Sin embargo, el juego de los de Hussein perdió algo de chispa con el paso de las semanas y CAI les superó claramente en la recta final del campeonato.

Pese a las mejoras, Sellers apenas mejoraba en su juego y Waleskowski cada vez iba a menos, preocupado por problemas familiares que le sacaron de la dinámica del equipo. Al final ambos tuvieron que ser despedidos. El puesto de Sellers lo ocupó Hughes, un jugador de una extraordinaria calidad pero que salía de una grave lesión y mucho tiempo sin jugar, cuyo rendimiento ha ido mejorando a pasos agigantados en cada jornada.

El lugar de Waleskoswki hace unas semanas que lo ha ocupado Ryan Humprey, jugador que militó en los Memphis de Gasol pero que no consiguió triunfar ni en la NBA ni en la lega italiana de la que provenía. Hughes ya está casi acoplado al equipo, a falta de finalizar su puesta a punto física y acoplarse del todo con sus compañeros. Algo más de retraso lleva Humprey en este aspecto, aunque él es un jugador atlético y ya venía en forma física.

La duda que ahora se suscita es si la dubitativa trayectoria final del campeonato ha sido engañosa, y obedece sólo a la relajación del equipo, o si ya no será posible recuperar aquel gran nivel de juego. De tratarse del primer caso se prevé una interesante eliminatoria contra Hospitalet y, posiblemente, si CAI cumple con las espectativas, una disputa feroz con los maños en la segunda ronda, la que daría una plaza en la ACB.

Las sensaciones son encontradas. Optimistas si se compara este Polaris con el de Comas, y no tan felices si la comparación se hace con el equipo que ganó la Copa Príncipe. El próximo jueves, a las 21 h. empezaremos a obtener respuestas.