12 jun. 2007

Xavi Sánchez se va del Polaris persuadido por Hussein

Xavi Sánchez no jugará esta temporada en el Polaris. Hace tiempo que sabía que era casi seguro que se iría, pero hasta hace un rato no he tenido la confirmación oficial.

Pese a saberlo con bastante certidumbre, cuando he oído en la radio la confirmación de la noticia de la boca del propio Xavi no he podido evitar que infinidad de recuerdos pasaran de golpe por mi cabeza, que me invadiera una sensación de pesadumbre y hasta que se me escapara una lagrimita desconsolada.

Mis recuerdos del basket en Murcia pasan por muchos momentos, pero las primeras imágenes que vienen a mi cabeza en un primer flash vienen ligadas a los nombres de Randy Owens, Felipe Coello y Xavi Sánchez. La historia del CB Murcia pasa indefectiblemente por la trayectoria de Xavi Sánchez, quien ha realizado casi toda su carrera en este equipo y ha vivido tres ascensos, pero también tres descensos. Xavi se ha comido muchos malos ratos, como yo, por eso lo considero como a alguien de mi familia, y alguien a quien no sólo se le quiere sino que también se le admira.

Xavi nunca fue una figura del baloncesto. Salvo una vez que fue MVP de una jornada ACB, nunca ha roto las estadísticas con grandes números, ni con espectaculares mates. Ni siquiera es un gran triplista para ser un escolta. Sin embargo, Xavi es de los jugadores que todos los entrenadores (menos uno) querría tener en su equipo. Siempre se lo deja todo en los partidos, mira antes para el equipo que para él, está para lo que se le pida, nunca ha escatimado un esfuerzo en defensa ni se ha escondido cuando debía ser él el que lanzara a canasta, ni aún sin ser un gran tirador.

Mención aparte merece el contraataque de Xavi. Me parece que incluso hoy en día no hay nadie que corra el contraataque como él, y del pasado me vienen a la cabeza pocos nombres. Eso, junto con su cualidad de capitán, y su discreto porcentaje de tres puntos es lo que le condenaron al ostracismo con Hussein, un entrenador amante del control, tanto del juego (y el contraataque implica cierto descontrol) como de todo ser vivo que se mueva en torno al equipo.

El peor 'defecto' que alguien haya visto en este hombre es precisamente un reproche inconfesable públicamente. Un reproche que no deshonra a Xavi sino a quien en él lo ve. Me refiero a la cualidad de Xavi de ejercer como capitán, de hablar cuando hay que hablar: en privado y claramente, es decir, de ejercer como capitán. El problema es que Hussein no quiere un capitán de ese tipo en su equipo. Hussein prefiere como capitán a alguien con poco peso específico que se limite a firmar el acta, a callar o, en todo caso, aplaudir ciegamente todas las decisiones del entrenador infalible.

Xavi Sánchez no iba a jugar prácticamente nada en el Polaris 2006/07. Así de claro se lo dijo Hussein en un momento dado. Sin embargo, el entrenador grancanario tuvo que tragarse sus palabras y poner a Xavi a jugarse los minutos importantes del final de liga. Y no sólo cumplió, sino que con él en pista era cuando el Polaris cosechaba las rentas que le iban dando los triunfos. Pero Xavi ya estaba condenado para siempre al ostracismo en un equipo de Hussein. Sólo una plaga de lesiones, como ocurrió al final de la campaña pasada, le daban una opción de jugar al alero de Balaguer. Y Xavi, siempre modesto y responsable, siempre dio la cara.

Ni una mala palabra ha salido de su boca, siquiera ahora que le toca salir por la puerta de atrás. El presidente, Salvador Hernández, que será un profesional de los negocios inmobiliarios pero que no parece tonto, era su principal valedor, y hasta estaba dispuesto a hacerle contrato pese al criterio de Hussein, que quería echarlo directamente. Hernández, que ha de mirar más allá del próximo partido (que, tras su orgullo, es lo único que le importa a Hussein ) sabe lo que representa Xavi para la afición murciana. Sí, hay afición, aunque una parte haya desaparecido, otra esté algo descontenta con la racha de maltratos, y otra esté por ahí aletargada. Y para la afición no se entiende que en este equipo no esté Xavi.

Porque esa es otra. ¿Qué es ahora el Polaris?. Hasta ayer el Polaris era para mí los restos del CB Murcia, mi equipo de toda la vida. Pero ahora ¿qué es ahora?. Ahora es una actividad empresarial marginal de una gran empresa dedicada al pelotazo inmobiliario, que utiliza el baloncesto como herramienta de marketing y, como hace con ciertos proyectos sociales, como herramienta para tratar de lavar la imagen que proyecta en la sociedad, que no es nada positiva que digamos.

Antes el CB Murcia era una cosa pensada para jugar al baloncesto, que debía buscarse la vida para conseguir fondos trampeando con la CARM, empresas y demás. Pero detrás de todo eso había un grupo de personas amantes del baloncesto que querían hacer baloncesto.

Esa idea la ilustra una anécdota que me viene a la memoria, de cuando Xavi jugaba en Girona y acudió a ver un partido al pabellón. Salía requemado por el mal partido que había visto, me tropecé a Xavi en los pasillos de salida y le dije algo como "!!Hay que ver los malos ratos que nos hacéis pasar!!". Me miró estupefacto y me dijo "¿Yooo?" con gesto de "a mí que me registren". Sí, le dije eso porque para mí Xavi era aún entonces un jugador de este equipo, incluso jugando en Girona.

Sin embargo, ahora el equipo de baloncesto es una propiedad más de Polaris, que simplemente lo utiliza como una herramienta más para lograr sus lucrativos fines. En el momento que consiga del todo sus fines, o crea que no es así como los va a lograr, o considere excesivo el coste económico, cerrará el chiringuito como ha hecho con el fútbol sala, o lo venderá al mejor postor como ha hecho Quique Pina con el Ciudad de Murcia. Ya no hay gente que quiera baloncesto. Ahora todo es por dinero, incluyendo a la parte deportiva. No digo que no les guste jugar al baloncesto a los jugadores o entrenar a los técnicos, pero ya no hay el más mínimo arraigo ni vínculo emocional entre esas personas de la parte deportiva (no digamos de la empresarial) con la afición ni con el amor al baloncesto.

No hay que tomarse a la ligera el caso Quique Pina. Estos señores de Polaris, el día que se cansen del basket como herramienta de negocio venden los derechos a cualquiera que les de una buena cifra y se montan una urbanización en la Cresta del Gallo. Y no les temblará el pulso lo más mínimo.

Sí, hoy estoy pesimista, y triste, y dolido. Hoy se ha roto algo. Se ha puesto fin a una época, y ya han leído que no soy muy optimista con lo que está por venir.

Muy bueno ha de ser lo que hagan ahora con este equipo para que se me pase la desilusión que hoy me he llevado.

Cuídate Xavi.

6 comentarios:

Basketcontrol dijo...

Me parecen muy correctos tus comentarios. Está claro que a Hussein no le interesaba para nada tener a Xavi en el equipo, aunque sea de bien nacidos el ser agradecidos. La palabra que dió Salvador Hernández a Xavi, vale lo mismo que la mía para tomar alguna decisión y solo Pedro García, el amo del dinero, puede tomar este tipo caminos.
Como prueba un botón y la espantada del fútbol sala es todo un ejemplo.
Vamos a ver cuanto tiempo dura en el basket el amigo García y sus acólitos.
Nos acordaremos de los 18 o 19 años de Valverde aguantando el tirón, contra viento y marea. Con ayudas y sin ayudas, Y sobre todo sin especulaciones urbanísticas por medio.
Lo venderá por un euro, el precio en que compro el CB Murcia, o lo recolocará en otra ciudad, tipo Quique Pina.
Muchas preguntas en el tintero que solo el tiempo contestará.
Por cierto en el foro acb se acuerdan mucho de tus colaboraciones y te echan en falta. Esto es una broma, claro está.
Saludos cordiales.

Javi dijo...

Juanki, una cosa es tener pena porque se acabe el ciclo de un jugador en un equipo, más si cabe cuando perfectamente tendría sitio la temporada que viene y otra es aprovechar que el Segura viene bajo de agua para cargar contra la directiva y el modelo de club. Son dos cosas distintas y tú bien lo sabes.

Hasta que no se demuestre lo contrario, el Patrocinador/Dueño del club (sociedad anónima deportiva al fin y al cabo) ha invertido un dinero (cosa que nadie hizo antes) y mantiene el equipo siempre que el mismo responda deportivamente.

Lo del equipo de fútbol-sala de Cartagena era algo inviable desde el comienzo y no creo les haya aportado mucho publicitariamente. En realidad hacen ahora lo lógico, quitarse de enmedio, pero habiendo pagado hasta la última peseta y tampoco están mercadeando con el club, ya que parece que los antiguos gestores quieren volver a tomar las riendas, eso sí, con menos pretensiones y sin "galácticos", más acorde a la realidad del deporte y de la ciudad (sin olvidar que el mejor equipo de ese deporte juega a 45 kms).

En cuanto a lo de Pina, tiene todo el derecho a hacer lo que hace, y casi que me alegro que haya vendido el Ciudad de Murcia y se haya prejubilado, al menos no pega el pelotazo a costa de nuestros bolsillos y en suelo público, como parece pretendía.

Eso no quita que sientas nostalgia porque se va un jugador, eso es lógico y humano. Tanto frío en el deporte no puede ser bueno.

Anónimo dijo...

Gracias XAVI

http://www.youtube.com/watch?v=AbOhahi10ZQ

José Manuel Manrique dijo...

Me parecen muy acertadas tus declaraciones Juan Carlos, pero así es la vida de un deportista, creo que se ha acabado un ciclo en el baloncesto murciano para Xavi Sánchez, "que tantas tardes de gloria ha dado a la poca y grandísima afición con la que cuenta el baloncesto murciano", y eso, conlleva desgraciadamente a la tristeza y desolación de aficionados, compañeros y amigos del propio jugador.

Pero en mi opinión no hay que mostrar temor a las decisiones que pueda adoptar (sean acertadas o desacertadas) el entrenador Hussein a la hora de planificar la próxima campaña en la ACB, debido a que él, elige las decisiones pensando en el colectivo, que bajo su punto de vista (y para cualquier entrenador) es lo más importante.

La verdadera reticencia proviene de la incertidumbre que genera el patrocinador Polaris, ya que, para los señores que dirigen dicha insitución, le importa "tres pepinos" el deporte, y el día menos pensado abandonan el baloncesto, al igual que han hecho con el fútbol sala.

A este deporte como a otro de características similares como es el fútbol, hacen falta patrocinadores comprometidos que muestren ilusión por lo que hacen, si todo ello le aporta beneficios mejor.

Por último, a título personal y en nombre de la afición murciana MUCHAS GRACIAS Xavi por todo lo que has hecho por el baloncesto murciano.

MUCHA SUERTE CAMPEÓN!!!!

Gloria dijo...

Entro mucho en este blog, pero nunca había dejado un comentario. Creo que no hay mejor momento que hoy para hacerlo.
Para mí , aunque ya se venía oliendo el tema, enterarme de que Xavi se va me ha dejado una sensación de vacío difícil de explicar, pero que fijo muchos entienden.
Estoy de acuerdo contigo en lo del CB Murcia, para mi ya no queda nada de aquel Juver de hace años , y luego nos quejamos porque en Murcia los aficionados al basket no son muchos ( son muchos, pero cansados de todo).
No suelo ser pesimista pero a día de hoy, no me gusta el futuro que estoy imaginando.
Y Xavi, sólo espero que tenga mucha suerte donde quiera que vaya, espero que otros disfruten como aqui lo hemos hecho con el.
Saludos!

Un ruso en Berlín dijo...

Hombre, por fin la polémica. Echan a Xavi y no pasa nada. Ni en la prensa, ni en la afición, ni en la política. Nada de nada. Hussein es el amo y Morate su valedor. Dinero llama a dinero. Creo que Xavi - como Valverde en su día - merece un reconocimiento, olvidándonos de los errores y aciertos. ¿Por qué no retiran la camiseta con el número de Xavi? Propongo un acto de homenaje en la primera jornada de la Liga ACB.
No me acuerdo para nada de Valverde, representante caciquil del deporte junto a su yerno Felipe Coello, por otra parte buen entrenador de LEB y EBA. No me creo que Don Juan haya dejado un duro en el baloncesto. Que los periodistas pelotas y miedosos investiguen ciertos trofeos, ciertos aparcamientos, ciertos... Pero no obstante, Valverde, el cacique, se merecía otra salida del club. Un homenaje por los años dedicados al baloncesto.
Xavi, desde el otro extremo, también se merece una salida honrosa, con la afición dispuesta a homenajearle.
Polaris dejará el baloncesto. Es un axioma irrefutable. Está en deporte por interés empresarial. Cuando éste se termine finaliza el baloncesto. El club necesita gestores profesionales, que sepan crear una estructura capaz de sobrevivir a los vaivenes empresariales externos, como el Joventud.