28 abr. 2008

El Polaris se queda sin pólvora frente al Pamesa

El conjunto toronja brindó un buen partido que no fue contrarrestado por el equipo de Hussein, falto de ideas para atacar a su rival
79 - Polaris World Club Baloncesto Murcia (21+20+16+22): Thomas (3), Hunter (14), Risacher (14), Roe (7) y Triguero (3) -cinco inicial-, Gavel (6), Robles (11), Fajardo (11), Óscar García (2), Kammerichs (6) y Opacak (2).

104 - Pamesa Valencia (26+25+21+32): Williams (5), Douglas (15), House (7), Milojevic (11) y Rubén Garcés (8) -cinco inicial-, Oliver (6), Avramov (4), Claver (14), Miralles (9), Alex Urtasun (7), Timinskas (14) y Barac (4).

Árbitros: Pérez Pérez, Sánchez Monserrat y Sacristán. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo segunda jornada de la Liga ACB de baloncesto que se disputó en el Palacio de los Deportes de Murcia ante 4.265 espectadores.
Nuevo pinchazo del Polaris en casa. En este caso ante un buen Pamesa Valencia que lucha por alcanzar el cuarto puesto para las eliminatorias por el título. Parece haberse quedado sin argumentos el conjunto de Hussein en este último tramo de temporada. En el choque de ayer el Pamesa sólo tuvo que mantener su ritmo constante de acierto a canasta para ir abriendo una brecha que el Polaris no fue capaz de contrarrestar por su ataque romo y sin ideas.

Hussein apostó por darle una nueva muestra de confianza a Triguero incluyéndolo en el quintento inicial. Pero el de Gandía parece perdido sin remisión, y en la segunda parte el técnico polarista apenas lo utilizó. El Pamesa definió de inicio lo que sería el partido: acierto en el tiro por su parte y problemas ofensivos para el Polaris. Sin apenas fallar tiros en el primer cuarto los de Katsikaris impusieron un alto ritmo anotador que su rival no podía mantener. Sólo Roe contuvo la primera brecha abierta por los valencianos. Thomas logró un empate con un triple (18-18), pero con Roe en el banco se produjo un nuevo distanciamiento en el marcador.

El Polaris trató de poner en aprietos al ataque del Pamesa a través de una zona que exhibía de forma intermitente, maniobra que fue contestada con la misma moneda desde el banquillo de Katsikaris. Mediado el segundo cuarto, con el partido igualado (35-36) el colegiado Miguel Ángel Pérez exigió a Hussein que calmara a sus jugadores de banco y que se mantuviera en su parcela acotada, a lo que respondió el técnico polarista saliéndose varios metros de su parcela para reclamar al colegiado que hiciera lo propio con el rival, provocación que el colegiado aprovechó para señalar una falta técnica a Hussein que acabó con un parcial de 6-0 a favor del Pamesa, ventaja que ya sólo se iría incrementando gradualmente con el paso de los minutos.

El Mejor.

Milojevic.

El pívot no hizo un partido espectacular pero jugó (anotó 11 puntos), hizo jugar (repartió 7 asistencias) y dio solidez a su equipo (capturó 7 rebotes) para llegar al final del encuentro con 20 puntos de valoración.

La clave.

Mucho más equipo.

El Pamesa dio la sensación desde el principio de contar con muchos más argumentos que el Polaris, y que rompería el partido en cuanto el equipo murciano tuviera el primer bache. La técnica a Hussein marcó ese punto de despegue.

El Polaris no encontraba fluidez en su ataque. En el descanso entre Thomas y Gavel acumulaban un punto negativo de valoración entre ambos, que terminaron el encuentro con un punto de valoración entre ambos. Mientras que el Polaris tenía problemas para mover el balón, en el Pamesa todos los jugadores tocaban la bola, Douglas hacía daño con su lanzamiento y Milojevic, que a la postre sería el mejor jugador del encuentro, sumaba discretamente en todas las parcelas de juego.

En la segunda parte los de Hussein frenaron momentáneamente la escapada del Pamesa con su defensiva en zona, pero sin las ideas claras en ataque la remontada era impensable. La inspiración de Hunter en el tercer cuarto, en el que logró 12 de sus 14 puntos, mantuvo al Pamesa a cierta distancia, pero la maquinaria toronja se mostraba eficaz y constante en su labor de poner tierra de por medio. Un dificilísimo triple de Williams desde ocho metros puso en 16 puntos la desventaja del Polaris, que tenía que conformarse con mantener el intercambio de canastas durante el resto de este tercer cuarto.

La recta final del partido le permitió al Pamesa dejarse llevar, jugar cómodo con la ventaja y con el Polaris sumido en un preocupante querer y no poder. Hussein dio entrada al olvidado Oscar García, mientras que en el bando visitante dos jóvenes jugadores aprovecharon para lucirse en estos últimos minutos. Claver adornó su buena actuación hundiendo una canasta de las de ganar un concurso de mates y Avramov, con sólo 17 años, mostró destellos de gran talento en los pocos minutos que jugó. Otro espectáculo, en este caso lamentable, lo protagonizó Miralles, que organizó dos tanganas, la primera tras un roce con Fajardo en la lucha bajo aros y, lo que es más lamentable, otra tras finalizar el partido cuando Fajardo trató de saludarle como al resto de compañeros.

Puede suspirar de alivio el Polaris al tener garantizada la permanencia, pues pese al buen partido del Pamesa hoy no se le vio al murciano como un conjunto capaz de levantar el vuelo y volver a ser el equipo sólido de principios de temporada. Afortunadamente para la afición murciana, este año se podrá salvar la categoría con sólo 12 victorias.


CRÓNICA DE VESTUARIOS
Hussein: “Nos está costando volver a enchufarnos”
La frase.
Hussein: “Miralles de ha desquiciado, si no quiere contacto que se dedique al voley”

La decepción se asomaba al rostro del entrenador polarista, Manuel Hussein, cuando comparecía en rueda de prensa para valorar el partido que su equipo perdió frente al Pamesa Valencia. Según el técnico el principal problema de su equipo fue la falta de fluidez ofensiva y la permisividad defensiva. “El partido ha venido marcado por nuestro mal trabajo defensivo. Fallábamos en las rotaciones y en la defensa del uno contra uno. En ataque nos costaba hacer circular la pelota, incluso sacar el primer pase después de un pick&roll [bloqueo directo y continuación]”, valoró Hussein. Pese a los cambios defensivos el técnico no consiguió frenar el ataque de su rival. “En la segunda parte han cogido ventaja enseguida y eso les ha dado confianza. Con la defensa en zona recuperamos algo pero seguíamos mal en ataque, con lo que así ha terminado siendo fácil para ellos”, declaraba el entrenador polarista, quien arremetió contra los árbitros por la técnica que le señalaron y que, a la sazón, coincidió con el punto de inflexión del partido. “El árbitro no tiene mucho criterio. Yo le digo que si nos va a pitar técnica por levantar los brazos que lo haga también en el otro lado. Es absurdo, rocambolesco, pero luego de eso nos hacen un 8-0”, opinó el técnico grancanario, que también fue ácido con Miralles, el protagonista de las dos tanganas del partido. “Miralles de ha desquiciado, si no quiere contacto que se dedique al voley”, recriminó Hussein.

Pero lo peor del análisis del técnico fue que la mala situación de su equipo no parece que sea cosa de un partido, sino que se viene arrastrando desde hace cierto tiempo, especialmente cuando para algunos parece estar todo el trabajo hecho por esta temporada. “Hay jugadores que aún están metidos pero con otros está costando y el equipo se está resintiendo. El Pamesa se juega el quinto puesto y nosotros nada. Parece ser que hay cierta falta de tensión. Nos está costando volver a enchufarnos tras varias derrotas y competir más agresivamente. El gran objetivo está cumplido, que es la permanencia, pero en la primera vuelta y en momentos de la segunda jugamos a gran nivel y últimamente no es así”, se lamentó el técnico del Polaris para finalizar su intervención.

Por su parte, el entrenador del Pamesa Valencia, Katiskaris se mostró satisfecho con el trabajo de su equipo, que sólo dispuso de dos días para preparar el partido y quiso felicitar a sus jugadores por el que considera su “mejor partido, especialmente fuera de casa”. El técnico no quiso defender la penosa actuación de su jugador Miralles al perder los nervios aunque la consideró “normal, pues es un deporte de contacto y hay palabras, provocaciones y esto puede pasar”, reconoció el técnico del Pamesa.

No hay comentarios: