28 sept. 2008

La ausencia de Thomas atasca al CB Murcia en su último encuentro de pretemporada


Derrota del CB Murcia en su último partido de pretemporada ante un un CB Granada que estuvo muy acertado en el lanzamiento exterior. Los murcianistas echaron demasiado en falta la capacidad anotadora de Thomas (ausente por el funeral de su abuela) y dio su peor cara en la floja defensa del perímetro, que propició muchos triples fáciles que jugadores como Hunter o Scepanovic no desaprovecharon. La nota positiva del partido estuvo en el buen trabajo de Opacak, quien fue el máximo anotador murcianista (16 puntos) e hizo un buen trabajo en defensa.

El equipo granadino inició el encuentro cargando el juego en sus dos referentes, Borchardt y el ex murcianista Hunter (6 y 10 puntos respectivamente en el primer cuarto), lo que les permitió lograr una ventaja de cinco puntos tras un triple de Aguilar (10-15). Tras el tiempo muerto que solicitó Hussein no le fue mejor al equipo murciano, pues la brecha siguió creciento hasta los 13 puntos, sin que los locales encontraran modo de frenarla.

El segundo cuarto arrancó con un espactacular mate de Opacak, que animó a la afición presente en el pabellón de Alhama y ayudó en un primer intento de remontada murcianista, que se vería truncado por el acierto del CB Granada en el lanzamiento exterior, lo que llevó a que la ventaja de los visitantes se estirara de nuevo hasta los 14 puntos a dos minutos para el descanso. Opacak se mostraba muy acertado en ataque (12 puntos al descanso) y paraba bien a su par, pero el CB Murcia no encontraba muchos más recursos ofensivos ni era capaz de cerrar los tiros exteriores nazaríes, quienes lanzaban demasiado cómodos de tres, teniendo que conformarse los locales con que no creciera aún más la diferencia, llegándose al descanso con una desventaja de 12 puntos (38-50).

Poco cambió la situación en el tercer cuarto. Para entonces los murcianos echaban demasiado de menos la capacidad anotadora de Thomas y con los minutos se fueron haciendo más evidentes los problemas ofensivos murcianistas, que permitían al CB Granada alcanzar una máxima ventaja de 19 puntos al final del tercer cuarto (55-74). Ni funcionaba el ataque ni la defensa, pues el Granada ya había anotado 74 puntos a falta de 10 minutos para el fin de partido. Con la chispa defensiva perdida tuvo que aparecer Moss, hasta ese momento bastante perdido, y anotar 11 puntos en el último cuarto para ayudar a dar aire a los suyos que bajaron de los 10 puntos de ventaja tras un par de robos de balón (74-81). Pero para entonces sólo faltaba un minuto de partido, tiempo insuficiente para pensar en una remontada.

Opacak dio el susto de la jornada. El alero bosnio sufrió un fuerte y aparatoso golpe que hizo temer por una lesión. Sin embargo, tras cinco minutos en el banquillo, volvió al partido sin aparentes molestias e incluso consiguió ser el máximo anotador de su equipo.