25 oct. 2008

El CB Murcia visita la difícil pista del Ricoh Manresa

Ricoh Manresa: San Miguel (99), Montáñez (18), Sánchez (12), Rubio (16), Asselin (8)
Banquillo: Grimau (4), Rodríguez (6), Bulfoni (11), Balmón (13), Alzamora (14), López (17), Marco (19), Ibaka (24).
Entrenador: Jaume Ponsarnau
CB Murcia: Thomas (13), Robles (6), Dean (5), Moss (7), Fajardo (12), Banquillo: Bogdanovic (19), Opacak (55), Marco (8), García (14), Barnes (19),
Martínez (24).
Entrenador: Manuel Hussein.
Palau Nou Congost. 19.00 h.
El CB Murcia visita esta tarde (19.00 h.) la siempre difícil pista del Ricoh Manresa, un equipo al que no ha logrado vencer en sus diez enfrentamientos en el Nou Congost. Los de Hussein intentarán romper hoy con la estadística de derrotas en la pista del Manresa y con su bajísimo porcentaje de victorias a domicilio.

Siguen los problemas de lesiones en el CB Murcia, toda vez que Young sigue sin tener un recambio y Taquan Dean y Opacak cuentan con molestias que les fuerzan a dosificarse en en los entrenamientos, a los que hay que sumar los problemas de Gonzalo Martínez en un tobillo. El Ricoh Manresa ha sufrido hasta ahora una baja importante, la de su base Javi Rodríguez, sustituido temporalmente por el que fuera base internacional Carles Marco, si bien se espera que en el partido de hoy Rodríguez pueda disputar algunos minutos tras superar su lesión. Tampoco llega en plenitud de facultades el alero italo-argentino Bulfoni, aquejado de molestias en el gemelo derecho, lo que le hará no estar a tope para este choque.

Pese a los problemas físicos, los de Hussein llegan a este encuentro con buenas vibraciones tras la victoria en el Palacio de Deportes frente al ViveMenorca, uno de los equipos con los que en teoría debería jugarse su futuro en las últimas jornadas de liga. Áquella victoria la cimentaron los de Hussein en el espectacular trabajo de Taquan Dean tanto en ataque como en defensa, quien frenó a Stojic y anotó 23 puntos, con cinco triples incluidos, como también en el menos visible trabajo de Gonzalo Martínez, cuya irrupción en prisa logró eclipsar el dañino trabajo de Jeter en el Vive Menorca.

Los de Ponsarnau llevan dos victorias y dos derrotas, si bien llegan a este partido tras haber caído frente al DKV Joventut por 83-74, un partido en el que, pese a la derrota, cuatro jugadores del Ricoh superaron la decena de puntos: Josh Asselin (12), Rodrigo San Miguel (11), Diego Sánchez (10) y Guillem Rubio (10).

La victoria del CB Murcia frente al ViveMenorca llegó como un soplo de aire fresco para un equipo que no terminaba de cogerle el punto a la liga tras sufrir varias lesiones y derrotas demasiado abultadas. La de hoy es una oportunidad más para medirse a un rival de los de la ‘liga de los pobres’ pese a jugar fuera de casa, partidos en los que no le suele ir demasiado bien al conjunto murciano. No obstante, Ponsarnau, entrenador del Ricoh Manresa, no quiere jugar a diferenciar bloques hasta que no esté más avanzada la liga. “La presión que parte de identificar al Murcia como un equipo de nuestra liga es engañosa, entre otras cosas porque los equipos de nuestra liga son 16 y no sabremos hasta el final quiénes serán los equipos contra los que competimos por un objetivo concreto”, comentó el técnico catalán.

Ricoh Manresa. Fábrica de milagros

LAS CLAVES.
Compromiso nacional del Manresa. Nueve de los 12 jugadores del Ricoh Manresa son españoles, y consiguen darle un plus de entrega y compromiso a este equipo de bajísimo presupuesto.

El peligro de Asselin en el poste bajo.
El pívot ha ido creciendo como jugador silenciosamente desde la LEB y se ha convertido en un referente no sólo del Manresa, sino también un pívot respetado en la liga.

Olvidar lesiones y estadísticas. El CB Murcia sigue con problemas de lesiones y afronta una mala estadística tanto en partidos fuera de casa como frente a Manresa. Deberá olvidarse de ello esta tarde.
Ya se ha convertido en un clásico de la ACB a fuerza de sacarle el 200% del jugo a sus siempre escuálidos presupuestos, contando entre sus múltiples proezas la de haber conquistado una liga ACB en la temporada 1997/98 siendo uno de los equipos con menor presupuesto, pilotados desde el banquillo por un entrenador debutante (Luis Casimiro) y dirigido en pista por el gran Chichi Creus. Desde entonces ha sido un equipo que ha estado siempre en el filo de la navaja, alternando descensos con permanencias, y siempre haciendo de la necesidad una virtud. Así, mientras que para otros clubes cubrir el cupo de nacionales es un quebradero de cabeza, para el Ricoh Manresa es un signo distintivo, pues sólo Bulfoni, Asselin e Ibaka no son jugadores españoles (nueve en total de una plantilla de 12).

Este año el Manresa ha sufrido la importante baja de Rafa Martínez, quien recaló en el Pamesa Valencia. Esta marcha la ha cubierto con el argentino con pasaporte italiano Bulfoni y con el regreso de Montáñez, quien ya jugó como junior en este equipo, reforzándose en el puesto de base con el joven y talentoso Rodrigo San Miguel procedente del descendido Valladolid. Parece que hoy podría retornar a las canchas el base Javi Rodríguez, un jugador ahora importante tras algunas malas temporadas, lo que hará que Marco pueda terminar su ayuda temporal a este equipo. El juego de perímetro lo complementan Jordi Grimau y el trabajador Diego Sánchez en el puesto de alero.

En los puestos de pívot este equipo ha construido un buen dúo con Asselin y Rubio, habiendo incorporado este año como complemento interior al joven congoleño de 19 años y 2,07 m. Serge Ibaka, quien de momento ya se ha proclamado campeón del concurso de mates ACB y del que se esperan grandes cosas en los próximos años, incluído viaje con destino a la NBA. Por su parte, son el luchador Alzamora y el ex murcianista Balmón los hombres que menos participan en las rotaciones interiores.