14 mar. 2009

El CB Murcia buscará su oportunidad por entre las intermitencias del Real Madrid

Ambos conjuntos se muestran irregulares. Un mal día del Real Madrid daría opciones a los de Hussein.
CB Murcia: Thomas (13), Dean (5), Slanina (23), Moss (7) y Barnes (19) Banquillo: Robles (6), Marco (8), García (14), Mijatovic (33), Young (21) y Fajardo (12)
Entrenador: Manolo Hussein
Real Madrid: López (24), Bullock (22), Mumbrú (15), Massey (21), Reyes (9)
Banquillo: Llull (23), Sánchez (6), Winston (8), Hervelle (17), Tomas (33)
Entrenador: Joan Plaza

El partido que esta mañana enfrentará al CB Murcia y el Real Madrid (12:30 h. La 7) en el Palacio es un duelo de equipos con incertidumbres. De momento, ambos están cumpliendo con sus objetivos mínimos, pero al observar su juego surgen muchas dudas sobre su capacidad futura de materializar esas metas. En el caso del Real Madrid su lucha es por llegar a la Final Four en Euroliga y ganar la liga ACB, mientras que el CB Murcia pelea por salvar la categoría. El Real Madrid es el tercer clasificado en ACB y esta misma semana se ganó el derecho a jugar los cuartos de final de Euroliga contra Olimpiakos. El CB Murcia aparece en la clasificación fuera de puestos de descenso. Pero la sensación de irregularidad que transmiten ambos conjuntos cuestiona el incuestionable argumento de los hechos.

El Real Madrid de esta temporada no tiene la chispa de pasadas campañas, aunque es cierto que ahora parece contar con una facilidad pasmosa para ver cómo el rival le saca una buena ventaja que luego ha de remontar al final apelando, una y otra vez, a la épica y a que alguno de sus jugadores se convierta en el héroe de la jornada. El pasado jueves el papel de salvador le volvió a corresponder de nuevo a Raúl López, quien en los últimos instantes de partido se inventó una canasta imposible para darle la victoria a su equipo frente al Alba de Berlín. No es la primera vez que lo hace, ni la primera vez que el equipo de Joan Plaza juega un partido triste que ha de levantar en los últimos minutos con muchos problemas. Y eso es lo que más incertidumbre le hace transmitir a este equipo, el hecho de que al final suele ganar, pero que durante muchos minutos no parece tener claro a qué juega.

Al CB Murcia le ocurre algo parecido a lo que le pasa a su rival de hoy, aunque sus metas son mucho más modestas. La irregularidad de los de Hussein no se muestra sólo durante el transcurso de los partidos, sino también entre un encuentro y otro, ya que no es fácil saber por dónde va a salir el equipo murciano cada vez, pues tan pronto es capaz de perder en casa varios partidos contra rivales directos como de envalentonarse y sacar fuera lo que pierde en el Palacio de Deportes. También puede, como se vio la pasada semana frente a Bruesa, encarrilar un partido para luego no gestionar bien los últimos minutos, ceder una prórroga y volver a estropear un segundo final de partido.

Aunque Fajardo anduvo esta semana con problemas de gastroenteritis, la única baja para este partido no tiene que ver con problemas salud, sino con un ajuste de plantilla, ya que tras la incorporación de Mijatovic y el alta de Young sobra una ficha de jugador comunitario. Hoy será Opacak quien deje su puesto en el banquillo al recuperado Young, que vuelve a jugar tras más de un mes lesionado.

El CB Murcia tratará de agotar todas las opciones disponibles. No siempre el Real Madrid rompe el partido, ni tampoco siempre logra remontar cuando cede ventajas. Pero para aprovechar su oportunidad los de Hussein deberán estar preparados por si ésta se les presenta.


Real Madrid. Vence pero no convence

LAS CLAVES.
Felipe Reyes. Mal harían en obsesionarse con él los pívots del CB Murcia. Pese a haber bajado ligeramente su rendimiento y estado físico, el internacional sigue siendo el principal valor madridista, pero entrar a luchar cuerpo a cuerpo con él daría ventaja al cordobés.
Buscar el mal día de los bases. Llull, Raül López y Pepe Sánchez son una gran terna, pero cuando ninguno de los tres brilla su equipo se resiente. Es imposible anularles, pero dificultarles al máximo la clarividencia sería un gran paso para ganar este encuentro.
La ‘táctica del conejo’. Dejar que el Real Madrid rompa el partido pronto no daría muchas opciones a los murcianos. Sólo llegando al final con opciones se podría sorprender al equipo de Plaza, jugando a la ‘táctica del conejo’, esperando agazapado su oportunidad.
No es el equipo que las pasadas campañas inició la temporada arrollando a sus rivales con un juego muy alegre, veloz, divertido y generoso. Esta temporada el juego del equipo de Plaza es, durante muchos minutos de partido, atascado, falto de ideas, de ritmo, y hasta se diría de talento si no fuera por unos pocos minutos brillantes que, encuentro tras encuentro, le devuelven la vida al Real Madrid a base de series de triples, de entrega defensiva, de momentos de inspiración, en definitiva. Pero el regusto de los partidos del equipo capitalino tiende a ser amargo. No transmite la sensación de poderío, incluso de rodillo, del TAU Vitoria de Ivanovic. También es cierto que la pasada campaña el Real Madrid empezó arollando y cuando llegó el momento de la verdad se vino abajo y no ganó nada.

Es precisamente en las próximas semanas cuando llega el momento de la verdad para los equipos grandes. Es el momento en el que el juego individual y de equipo deberían ir hacia arriba. Sin embargo, parece que a este Madrid no es eso lo que le está ocurriendo. Su principal referente es Felipe Reyes, quien ha pasado buena parte de la liga siendo el MVP junto a Borchardt y Rakocevic. Pero en las últimas semanas el pívot cordobés ha bajado su rendimiento, y lo que es peor, no es ya que no se le vea fino, sino que parece fundido, precisamente cuando arranca el tramo del año en el que Joan Plaza declaró al arrancar la temporada que su equipo estaría a tope. Algo no cuadra.

Pese a todo, Felipe Reyes sigue como el MVP de la liga, con 23,3 puntos de valoración media (17,5 en los últimos seis partidos), además de termómetro del juego de su equipo, pues su lucha y entrega en el campo suele arrastrar al resto cuando las cosas se le complican. Sus casi 10 rebotes por partido contribuyen a que su equipo sea el máximo reboteador de la liga. No obstante, Reyes es sólo el jugador más brillante dentro de una gran plantilla, ya que por dentro está acompañado por jugadores muy luchadores, como Hervelle, muy en forma en el último mes, o el llegado con la temporada a medio Van den Spiegel, junto al músculo de Massey.

Su trío de bases es de los que más calidad acumula, complementando la calidad de Raúl López con el genio intermitente de Pepe Sánchez y el desparpajo y frescura de Llull. Tres argumentos distintos para marcarle el camino a su equipo. Rara vez están los tres fuera de partido, pero son precisamente los encuentros en los que ello ocurre cuando el rival tiene más opciones de hacerse con la victoria. En las alas el incombustible Bullock aguarda cada partido su momento con tranquilidad. La facilidad y frialad para anotar de ‘Sweet’ Bullock son un seguro de vida en finales calientes. La polivalencia de Mumbrú podría hacerle mucho daño hoy a los de Hussein, pues al dejar fuera a Opacak se queda sin ningún alero alto que pueda ayudar en la defensa interior del alero rival. Tomas ha estado muchos partidos sin pisar pista, pero el los últimos encuentros Plaza ha contado mucho con él. Tras cortar a Hosley, en el puesto de alero acompaña a Mumbrú el norteamericano Winston, de quien aún se espera ver su verdadero potencial.

No hay comentarios: