27 ago. 2009

Vitor Faverani. Talento desaprovechado

El CB Murcia ha completado su juego interior fichando al pívot brasileño, con pasaporte comunitario, Vitor Faverani, que al igual que su compatriota Paulao Prestes, procede del Clínicas Rincón Axarquía de la LEB Oro, equipo vinculado del Unicaja de Málaga.

Vitor Luiz Faverani Tatsch nació el 5 de mayo de 1988 en Porto Alegre (Brasil). Es un jugador interior, mide 2’11 y ya ha debutado en la ACB con el Unicaja Málaga, equipo con el que ayer mismo rescindió su contrato.

Faverani ha jugado en la LEB Oro con el Clínicas Rincón Axarquía, en el que ha promediado 12 puntos y 5’8 rebotes de media en los 29 partidos que ha disputado. Además del filial del Unicaja, Faverani ha defendido los colores del CAI Zaragoza (2006-2007) y Bruesa GBC (2007-2008), a los que llegó cedido por el club malagueño.

Se trata de un jugador interior de mucho talento. Por su mano y movilidad yo lo calificaría como un '4' pese a ser el más alto de la plantilla, aunque hoy mismo ha dicho Moncho Fernández que no le gusta encasillar a los jugadores en una posición. El hecho es que, de los jugadores interiores es el que mejor mano tiene desde fuera (un 40% aprox. en triples) y posiblemente el más ágil y rápido de todos ellos pese a sus 2,11 m. También es capaz de pelear en el poste bajo, tiene fundamentos de sobra para jugar por dentro o por fuera, aunque es diestro, tiene un gancho eficaz con ambas manos al poste, gana bien la posición jugando el dentro-fuera. Puede intimidar, defender y rebotear bastante bien.

Quien leyera el párrafo anterior pensará si no es Faverani el nuevo Kevin Garnett. La verdad es que facultades tiene para ser algo por el estilo, pero le falta, por la información que me llega, algo fundamental: una cabeza bien amueblada. En muchas ocasiones peca de desidia, se sale de los partidos, polemiza con entrenador y compañeros y parece creerse el rey del mambo. Si este hecho es realmente así y no hace nada por cambiarlo este jugador tiene un serio problema para poder llegar a ser algo en el baloncesto.

Es una apuesta, eso es obvio, pues si Faverani tuviera el mismo sentido común y actitud de Prestes estaría jugando en la NBA y no peleando por hacerse un hueco en una plantilla de la zona baja de la ACB después de no haber terminado bien en ninguno de los equipos que le han cobijado en España.

Tiene una oportunidad de oro para centrarse y ser realmente el crack que él se piensa que es y que muchos piensan que podría llegar a ser.

Moncho Fernández ya le consiguió sacar punta a Richi Guillén en Los Barrios. Si consiguió hacer eso con Guillén, que no es que sea un chaval conflictivo, ni mucho menos, pero que antes no era precisamente de los que se mataban a entrenar, no es descabellado que pudiera hacer lo mismo con Faverani. De ser así bien se le podría apodar a Moncho, y con razón, como 'el alquimista'.

Les dejo algunas muestras de sus tremendas posibilidades:

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Un talento de ese tamaño y el Unicaja le ha rescindido el contrato que tenía con ellos.
Han probado aq cederlo, a prestarlo, y ahora a regalarlo como paquete bomba.
Compararlo con Richi Guillén es una auténtica tontería, lo siento, pero el canario no ha tenido un problema nunca con nadie.
Este "regalo" de Ortega estaba claro hace semanas.

Juan Carlos García Gómez dijo...

Imagino que no he sido muy claro con la comparación con Guillén. No digo que Guillén sea conflictivo, ni mucho menos, sino que era un jugador desaprovechado, no por su mala cabeza sino por su poca predisposición al trabajo duro. Pero al fin y al cabo Moncho le sacó partido a alguien que parecía perdido, por ahí iba la comparación no por los conflictos.

supersalvajuan dijo...

A mi no me convence nada. Nada de nada.

Anónimo dijo...

me gustaria contactarme contigo para hacer un intercambio de links. a que direccion de email puedo escribirte. saludos

ruymanfm dijo...

Guillén -a quien no conozco, ni sé si tiene predisposición al trabajo- había sido el mejor jugador nacional de la LEB antes de llegar a Los Barrios. De hecho, lo fue en el Algeciras Cepsa, en 2004/2005, así que no creo que su progresión se deba Moncho Fernández, ni parecía perdido ni mucho menos.

Por otro lado, que ha sabido sacarle rendimiento está claro.