10 sept. 2009

Selección Española. Tocados sí, hundidos no.

Está claro que la selección española de Scariolo no está siendo la que fuera en otros campeonatos, ni en sensación de seguridad ni en resultados. Eso es una obviedad. Lo que no está tan claro es el porqué del bajo rendimiento hasta ahora del combinado nacional. Varias son las explicaciones que me vienen a la cabeza, y no tengo claro que ninguna de ellas sea especialmente clarificadora. Tal vez una combinación de ellas pueda ser la respuesta.

Soberbia (no confundir con Serbia).

Del grupo aquél de muchachos cercanos, humanos, enrollados con prensa y público que conquistó Japón con su juego y actitud va quedando cada vez menos, esos muchachos ya no parecen ni tan cercanos, ni tan humanos ni tan enrollados con prensa y público. Ahora es poco menos que imposible lograr acercarse a ellos tanto como periodista (Pau apenas nos dejó un minuto para preguntas cuando vino a Murcia) o como aficionado (tras el partido de Murcia ví como sacaban a los jugadores escoltados por dos personas cada uno que no dejaban que nadie se acercara a un par de metros, aplicándose sin disimulo a apartar más por las bravas que por lo cortés a quien se pusiera delante). La actitud fuera, y también dentro de la pista, parece oler un poco a soberbia. Dan la sensación de creerse mejor que nadie, no sólo respecto a sus rivales, sino incluso, si me apuran, un poco entre ellos también. Porque una cosa es ser mejor que los demás y demostrarlo día a día y otra cosa es creerse mejor que los demás pero demostrarlo de uvas a peras (vaya, esto me suena de otros contextos más cotidianos. Normal, no en vano es uno de los pecados capitales ¿no?). ¿Dónde está el hambre de ganarlo todo?. Me temo que hambre como tal ahora hay bastante menos, más de uno ya va estando saciado de victorias. Querer ganarlo todo no es lo mismo que tener un hambre de ganar que sale de las entrañas.

¿Falta de preparación?

Por momentos parece como si el equipo hubiera llegado corto de preparación, tanto táctica como físicamente. Son demasiados los fallos de coordinación en las ayudas defensivas que venimos viendo. Puede ser que ello tenga que ver con que Pau, y en parte también Mumbrú, apenas han entrenado con el resto. Pero también es verdad que después de un buen comienzo (con Serbia no sé cómo fue, pues el partido me pilló en un avión y los de la Sexta me estropearon la grabación que programé al cambiar el nombre del programa) suele venir un bajón general. Contra Eslovenia era más o menos lógico pues tras tres días de jugar el quinteto inicial jugó muchos minutos, pero contra Inglaterra también pasó pese a hacer más rotaciones. Se echó en falta que más jugadores aportaran, lo que nos lleva al siguiente punto.

Por otro lado, no creo que beneficie en nada a la selección hacer prácticamente toda la preparación en España, con el circo ése de la Ñmanía y enfrentándose a rivales que, en su mayoría, no son de primerísimo nivel. Además, con arbitrajes españoles que, y que nadie se escandalice, han sido caseros (sí los árbitros no siempre juzgan igual a todos, eso no existe). Y claro, nadie de la FEB se ha puesto a pedirle a nuestros árbitros que les dieran caña a los jugadores, pues eso habría implicado reconocer implícitamente que los árbitros aplican un criterio u otro según les venga en gana en lugar de aplicar siempre con rigor las santas tablas grabadas a fuego del reglamento del basket.

Jiménez y Calderón

De los dos desde el primer momento tuve clarísimo que a quien más se echaría de menos, y con diferencia, iba a ser a Jiménez, un jugador nunca suficientemente reconocido por la afición, con innumerables cualidades y aportaciones al equipo en muchos aspectos del juego, y casi siempre en aspectos de 'facilitador', de ayuda al grupo, como intensidad, fortaleza, cohesión... precisamente muchas de las virtudes que se vienen echando de menos por momentos.

No obstante, a Calderón se le está echando de menos más de lo que me esperaba, ya que Ricky no está llevando bien del todo o su fichaje megamediático resuelto a última hora, o bien el saber desde el principio que iba a tener que coger las riendas de este equipo campeón del mundo.

Scariolo

Cada maestrillo tiene su librillo. Scariolo ha respetado buena parte del trabajo hecho con anterioridad en cuanto a sistemas y método de trabajo. Sin embargo el día a día, la dirección en pista, es algo muy personal de cada entrenador y eso, sin duda, marca un sello más o menos deleble. Sea por eso o por otra cosa he visto muy pocas risas (o sonrisas) durante la preparación (incluido el post-entrenamiento de Murcia, y me remito a la foto de más arriba que tomé yo mismo el día del partido de Israel en Murcia ¿dónde está la alegría y la sonrisa? ¿cansancio tras 40 minutos de entreno en día de partido?) y más tarde en los partidos. Vaya vd. a saber si el técnico italiano intenta inculcar soluciones tácticas muy complejas que les cuesta asimilar, o lo mismo se comporta en plan 'pitufo gruñón' y les tiene recortadas las salidas y las timbas nocturas. Eso no lo sé.

Lo que sí pude ver directamente es la dirección en pista y ahí al menos hay algunas cosas que me desconcertaron, tales como el reparto de minutos para algunos jugadores el día de Inglaterra, o el pasar de rotar mucho a casi no rotar contra Eslovenia. No obstante, lo de rotar menos con Eslovenia creo que tiene bastante lógica. Por un lado, Scariolo tenía más claro qué jugadores son los que estaban sacando las castañas del fuego, y por otro se presentaban dos días por delante para poder descansar si algún jugador tenía que echar el resto en la pista.

No siempre se está fino.

Aunque es una explicación que no descubre la pólvora también puede ocurrir algo tan simple como que a veces la gente no está suficientemente fina. Puede ser, aunque a mí no me deja muy satisfecho esta explicación, ni mucho menos.

Por supuesto, jugando así dudo mucho que se consiga medalla alguna. Los jugadores no se han olvidado de jugar, aunque tengan menos hambre, no están viejos, con lo que no hay nada insalvable que impida volver a ganar un oro. Además, lo padecido estos días bien podría servir para que se hicieran más fuertes, para que tengan que buscar en su interior esas ganas, esa rabia, esa ilusión por jugar y, en definitiva, ese hambre de ganar que les llevó a ganar en Japón, a casi hacerlo en el Europeo español y que prácticamente les hizo ganar la medalla de Oro en China (calificar de 'robo' aquel arbitraje sería muy injusto, por insuficiente, con el baloncesto, la dignidad, la decencia y otro buen montón de cosas).

En definitiva, estamos tocados, eso no lo niega nadie, pero las opciones están totalmente intactas. Basta con algo 'tan sencillo' como ganar los seis partidos que faltan. Vamos, lo mismo que han venido haciendo estos chicos en los últimos años.

4 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Toca hundir, después de Lepanto, la marina mercante turca; más miedo me dan los polacos el último día jugándose el percal y los arbitros jugando con el silbato.

Pirrimarzon dijo...

Creo que hay varias de las razones que has expuesto que son complementarias unas con otras. La falta de intensidad defensiva es, en parte, causada por la ausencia de Calde y Jiménez. Ellos aportaban un plus físico y de concentración que gente como Ricky, Raúl López, Claver o Mumbrú no pueden hacer (Ricky y Claver porque no saben, y Raúl y Alex porque no han sabido nunca).

Para mí hay un concepto claro en el que se ha fallado desde el principio, y es la concepción de la plantilla. Jugar contra las mejores selecciones del continente te obliga a disponer de un arsenal a ambos lados de la canasta y en cualquier posición. Es decir, pretender que Navarro defienda a un alero alto es, cuanto menos, delictivo. Por condiciones físicas, atléticas y de concepto.

Jugar con 3 bajitos no soluciona ninguno de los problemas al enfrentarnos con Eslovenia, Serbia o Gran Bretaña. Si ya de por sí tenemos una talla media inferior a los demás, ¿por qué no vamos a utilizar lo que sí conocemos que puede contrarrestar?

Me explico: ¿qué puede aportar Carlos Cabezas a la dirección de juego que no pueda aportar Saúl Blanco o Carlos Suárez a la defensa de un alero?

Señor Scariolo, en el baloncesto no hay 3 posiciones, hay 5, y precisamente por algo.

No sé si me explicado...

Saludos

Ramón dijo...

La verdad es que está selección no transmite la sensación de hace apenas 1 años.

Los motivos... no los sé, pueden ser varios, pero lo cierto es no se nota ese efluvio de buen rollo que emanaban los grupos de 2006-2007 o 2008.

Yo creo que la ausencia de Jiménez y Calderón están siendo claves. Los intangibles nunca bien valorados de Carlos se echan de menos ahora que no los tenemos, y la dirección de Calderón se está echando de menos más de lo que se debería.

Y también se nota que el ambiente interno no es el mismo, pero claro para saber el motivo habría que estar dentro del grupo...

En definitiva, que hay que intentar llegar a los cruces como sea y entonces cuando sea a cara o cruz ya veremos lo que pasa.

saludos

Jimmy dijo...

Aunque hoy hemos ganado, creo que esta selección arrastra durante el europeo varios lastres.
El primero para mi que Scariolo se esta comportando como entrenador de club y no como seleccionador. Un europeo es un torneo corto y las rotacones deben de ser menores de lo que el las está utilizando. Sobre todo en posiciones como la del base ya que no da tiempo a que ningun base se haga con el tempo del partido.
Creo que las bajas de Calderon y Jimenez son muy importantes. El primero porque defensivamente es mejor que Ricky, y aporta más rebote defensivo en los rebotes largos. Creo además que en ataque tiene más capacidad de cambiar el ritmo a su defensor y penetrar a canasta lo que hace que las dfensa en individual tengan que estar muy atentas a esa opción y puedan flotar un poco más dando más espacio a escoltas y aleros sobre todo.
Lo de Carlos es aparte. El típico jugador que no hace grandes titulares pero que siempre suma. Se le hecha mucho de menos defensivamente y sobre todo en el rebote de segunda linea, donde nos están haciendo mucho daño.
A mi un quinteto Calderon, Rudy o Navarro, Jimenez, Garbajosa y Pau me parece mejor y más completo que Ricky, Navarro, Rudy, Garbajosa y pau.
Creo además que Scariolo está jugando con una serie de sistemas donde nuestros pivots juegan mucho en el poste medio y bajo dejando la zona libre para posibles irrupciones ahi de Rudy y Navarro. A mi me parece un error tremendo. En primer lugar porque en esas posiciones nuestros pivots no son tan eficaces. No son malos evidentemente pero no son tan eficaces como cuando les bloquean y reciben en el centro de la zona. Y luego porque a Navarro y Rudy relativamente a la hora de entrar les da igual que alli haya tráfico. Uno por su salto y el otro porque con su bomba puede pasar a cualquier pivot que le salga a la ayuda.
También creo que a nuestros pivots les sigue faltando cierta contundencia. Muchas veces juegan movimientos de pivots como si fueran aleros, fintando, bajando el balón...que no digo que esté mal, lo que digo es que un pivot también ha de marcar su terreno, ir al choque y terminar haciendo un mate delante de los pivots rivales para marcar su terreno. Nos sobran bandejas ahi abajo.
La zona 2-3 o 2-1-2 a ver si ya la vamos guardando en el baul de los recuerdos a no ser que como hoy en ciertas fases la gran implicación en individual nos lo permita.
En fin, puede que ganemos el europeo pero a mi lo que me queda es que Scariolo puede ser un gran entrenador ( Que lo es), pero igual no es tan buen seleccionador.
Suerte y un saludo