23 ene. 2010

Moncho Fernández de observador en Siena

Una de las pocas cosas que tiene para un entrenador profesional el estar en paro es la posibilidad de poder aprender cosas nuevas, reciclarse, actualizarse, etc. Si ello se hace junto a los mejores parece claro que es una buena forma de aprovechar el tiempo mientras le llama su agente para ofrecerle volver a un banquillo en apuros o, ya en verano, formar un nuevo proyecto en alguna parte del país.

Moncho Fernández no está desaprovechando el tiempo tras ser despedido en Murcia. Tras pasar las navidades con su familia en su tierra, Santiago de Compostela, el entrenador puso rumbo a uno de los destinos más interesantes en el panorama baloncestístico (y cultural) de la Europa actual: Siena, en plena Toscana italiana, a tiro de piedra de lugares maravillosos, como la iningualable Florencia.

El ex entrenador del CB Murcia está en Siena en calidad de observador, en el Mens Sana Basket Siena Montepaschi. La idea, nos cuenta Moncho, era tanto asistir a los entrenamientos del entrenador de moda en Europa, Pianigiani, como tratar de "ver todo un poco, el trabajo de los coaches y como organizan las categorías inferiores, por supuesto la organización y funcionamiento del club", nos cuenta Moncho desde Siena. Por lo visto, no sólo es interesante el trabajo en pista del Montepaschi, sino también la forma de trabajo con las escalas inferiores, en un modelo parecido a un híbrido entre lo que sería el enfoque del Joventut y el Baskonia. Por un lado se podría comparar con la política de cantera del Joventut por el buen trabajo con chavales desde pequeños,la forma de organizar el trabajo con los entrenadores de base, donde un entrenador es ayudante del equipo donde juegan los chavales que él dirigirá como primer entrenador el siguiente. De otro lado, la similitud con el Baskonia viene de la forma de gestionar la cesión de jugadores conforme van haciéndose más mayores y van necesitando competir al máximo nivel que permitan sus condiciones.

Sin embargo, lo que más le ha sorprendido en los días que lleva en Siena a Moncho Fernández no ha sido algo estrictamente deportivo, sino "la amabilidad, calidad humana, respeto hacia uno, de uno de los clubes más prestigiosos de Europa ahora mismo. ¡¡Unos fenómenos!!", nos enfatiza el técnico.

Pues nada, Moncho, que todo te vaya bien por Siena y con Pianigiani, que tan buen recuerdo dejó en Murcia hace un par de veranos en el Clinic Internacional de Murcia.

Si tienes tiempo no debes dejar de hacer una escapada rural por la Toscana, y acercarte a Florencia para ver el museo del Uffizi, darte un buen paseo por la ciudad (el Museo Da Vinci no hace falta, es una tomadura de pelo).

Que aproveche. ¡¡In bocca al lupo!!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Si,si que aproveche y aprenda a como se maneja un equipo profesional con todo lo que lleva. Que no solo de caer bien a la gente se vive. Que ahora habría que preguntarle como aceptó a la banda de jugadores que están Murcia.
Vaya metida de entrenador.
Monxo Lébnandez

Pirrimarzon dijo...

Hola Juan Carlos,

Y a Pianigiani estas cosas le parecen bien? (quien dice Simone dice cualquier otro entrenador). Es decir: es como desvelar los secretos a un posible futuro rival en los banquillos. No sé si me explico...

Saludos

basket en dijo...

quizá algo de culpa del flojo rendimiento del equipo haya que buscarlo tambien enntre los jugadores y el equipo directivo... ya sera en Italia, Murcia o Galicia... quizá, digo

xabi