27 feb. 2010

Una ACB como las de antes

La falta de emoción, que no de calidad, de la pasada Copa del Rey ha puesto de manifiesto el cambio más sustancial que se ha producido en la ACB de los últimos tiempos. Ahora los equipos grandes son más grandes y, tal vez, y esto no lo tengo tan claro, los equipos pequeños menos potentes que antes. En la tabla clasificatoria de la liga se observa que tres equipos (Barcelona, Caja Laboral y Real Madrid) marcan ciertas distancias sobre los demás, y que por debajo se produce cierto amontonamiento clasificatorio, solamente roto en la parte baja precisamente por el CB Murcia, que ha demostrado estar dos peldaños por debajo de los de arriba. Una situación que recuerda un poco a los tiempos en los que los grandes eran intocables y desde el principio se veía quiénes estarían abajo del todo al final de temporada.

Seguir leyendo el artículo completo en Infodeportemurcia.com

15 feb. 2010

El CB Murcia no tiene nivel ACB

El CB Murcia es un equipo LEB. No importa lo que digan las matemáticas respecto a cuántos partidos hay que ganar para mantenerse ni sobre las probabilidades estadísticas según los resultados de los rivales. Y el CB Murcia es un equipo LEB más que nada porque no es capaz de ganar partidos por falta de recursos. Empezó el partido aspirando sólo a no descolgarse demasiado en el marcador, y mientras a Vujanic le quedó gasolina lo logró a medias, pero cuando el serbio se quedó sin aire el Lagun Aro le reventó el partido al equipo de Torres en sólo dos minutos. Si el CB Murcia no es capaz de vencer a este flojo Lagun Aro parece una tontería hablar de ganar a equipos como Unicaja, Power Electronics o Regal Barcelona. De donde no hay no se puede sacar.

Como todos los equipos ACB saben, parar a Vujanic signfica parar al CB Murcia. Por eso Pablo Laso colocó de inicio a Barbour sobre Vujanic para tratar de anular al base serbio. En la otra pista también fue Barbour el destinatario de los primeros balones ofensivos de Lagun Aro, que buscaba el poste bajo para el escolta norteamericano para aprovechar su superiridad físcia sobre Pedro Robles. Esta ventaja de los locales se tradujo en las primeras ventajas y también en faltas del equipo murciano, siendo Asselin el primer damnificado, quien tuvo que retirarse con tres faltas personales mediado el primer cuarto. Edu Torres ordenó entonces una defensa de protección ante las faltas mediante una zona 1-2-2 que le dio buenos resultados al equipo murciano durante unos minutos, anque finalizando el primer cuarto el equipo de Laso empezó a encontrarle los puntos débiles, logrando anotar triples desde el frontal y desde la esquina del lado defendido por Prestes, lo que les valió una renta de seis puntos al final del cuarto (22-16).

Sólo Vujanic, como casi siempre, mantenía un buen nivel de acierto ofensivo y evitaba que el CB Murcia se descolgara en el marcador, anque para ello el serbio tuvo que permanecer en pista casi toda la primera parte. El CB Murcia insistió en la zona, algo más ajustada en el segundo cuarto, y el Lagun Aro tuvo ciertos problemas para atacarla, aunque a base de lanzamientos triples lograba mantenerse arriba en el marcador. Pocos recursos los de Lagun Aro como para irse a rentas cercanas a los diez puntos ya en la primera parte, pero el CB Murcia tampoco estaba ofreciendo argumentos como para dominar el partido, con lo que pese a todo el equipo vasco se fue al descanso con ocho puntos de ventaja (42-34).

No renunció Edu Torres a defender con la zona 1-2-2 que, sin ser demasiado agresiva, forzaba tiros lejanos, aunque cómodos, de los jugadores del Lagun Aro que en la segunda parte empearon a no entrar, lo que le permitió al CB Murcia optar a igualar el partido. Dispuso de varios ataques para ponerse a cuatro puntos, pero la diferencia no bajaba de los seis puntos pese a que Lagun Aro tampoco anotaba. 5-7 era el parcial de los primeros cinco minutos de la segunda parte. El Murcia empezaba a ponerse nervioso. Fallaba canastas fáciles en ataque y se dejaba quitar rebotes en su canasta, con lo que Lagun Aro terminó por volver a situar los diez puntos de ventaja. Si se defiende sólo regular y se ataca mal es imposible ganar un partido, y pese a los problemas que tenía el equipo de Laso para atacar una zona no muy agresiva de los murcianos la inoperancia ofensiva del CB Murcia estaba poniendo el partido en bandeja al Lagun Aro.


LA CLAVE
Impotencia. El Lagun Aro tuvo serios problemas para atacar la poco agresiva zona 1-2-2 del CB Murcia y pese a ello el equipo murciano no fue capaz de darle la vuelta al partido. Con tan pocos recursos en ambos lados de la pista es imposible mantenerse en ACB.

EL MEJOR
Andy Panko. Una vez más el alero del Lagun Aro fue el mejor de su equipo, y también del partido. Sumó 29 puntos de valoración gracias a sus tres triples, seis asistencias, seis rebotes y 20 puntos anotados. Su versatilidad no obtuvo réplica en el CB Murcia.
Cuando el Lagun Aro rebasó los diez puntos de ventaja el cansancio apareció de golpe en los jugadores del CB Murcia, a los que la desventaja en el marcador les pesó como una losa, y a partir de ahí los desaciertos se multiplicaron en todas las facetas del juego y las venajtas del equipo vasco se multiplicaron y rebasaron en seguida los 20. El partido estaba recordando mucho al ofrecido en Manresa, con insuficientes recursos por parte del equipo de Edu Torres como para plantar cara un rival que no hizo nada de particular para merecer una victoria que el equipo Murciano le estaba poniendo en bandeja.

Con un máximo de 24 puntos de desventaja, el tramo final del último cuarto no sirvió más que para que Edu Torres pidiera a sus jugadores que terminaran el partido con algo de dignidad y éstos maquillaran algo el resultado y se acercaran en el marcador hasta los 15 puntos, sin que lograran realmente poner en apuros a los de Laso.

Este equipo parece a años luz de lo que debería ser un conjunto que tenga como objetivo ganar la mayoría de partidos que le restan para no descender. Imposible que lo haga contra rivales que ofreacan algún tipo de resistencia, si no lo puede hacer contra un equipo tan débil como el Lagun Aro, que llegaba a este partido con una racha de siete partidos perdidos y que ayer volvió a respirar con más tranquilidad gracias a al inoperancia general de un CB Murcia al que ya sólo le queda el calvario de ir contando las jornadas que le restan para darse por matemáticamente descendido.

8 feb. 2010

Crónica de vestuarios. CB Murcia - Real Madrid. Torres: "El equipo ha demostrado muy poca profesionalidad". Debutó Marcos Molina

Tras una larga charla con sus jugadores compareció Edu Torres en la sala de prensa, donde no tuvo reparos en reconocer que el de ayer fue muy mal partido y que la mentalidad no fue la adecuada, lo que se reflejó en la gran cantidad de pérdidas de balón absurdas. “Ha sido un partido absolutamente pésimo, hemos de reconocerlo con la humildad que se debe, empezando por el entrenador y terminando por el último jugador. Todo aquello que esperábamos hacer bien durante el partido lo hemos hecho mal. Hemos entrado mal en el partido, todos los mecanismos que se entrenan todos los días han estado mal hechos. Es preocupante ver que perdemos balones en errores no forzados y permitimos bandeja fácil, hemos regalado muchos puntos así, y eso es un tema de cabeza. También es verdad que nos faltaba un jugador importante y que otros no han estado en el partido, lo que nos ha restado confianza en seguida que nos hemos visto por detrás en el marcador”, declaró Edu Torres.

El técnico del CB Murcia no buscó excusas para justificar el mal partido de los suyos. “El partido de la semana pasada nos hizo daño y hoy hemos tocado fondo porque hemos estado mal en muchos sentidos, con muy poca chispa y química, creyendo poco en nosotros. Antes hemos perido partidos que podíamos ganar y eso te muestra el camino, pero hoy hemos tocado fondo, no creo que lo podamos hacer peor. Ahora tenemos que ir a ganar el próximo domingo, aunque eso ahora es palabrería fácil y lo que tenemos que hacer hoy es dar la cara y reconocer que hemos estado horrorosos”, remarcó el técnico, quien no quiso acusar a sus jugadores de indiferencia ante el devenir del equipo. “Los jugadores no pasan de todo, el jugador lo que quiere es reconocimiento, ganar partidos y una palmadita en la espalda en vez de todo lo contrario. También es verdad que hay que dar más, hacerlo mejor y tener más personalidad. La primera responsabilidad es del entrenador, pero también es cierto que el equipo ha demostrado muy poca profesionalidad”, finalizó Torres.

Uno de los protagonistas del día fue el jugador murciano Marcos Molina, quien ayer debutó en ACB como jugador del CB Murcia, jugando los últimos minutos del partido, aunque su debut fue algo agridulce. “Estoy contento por el debut con el Murcia, claramente, pero ha sido un partido difícil y lo hemos perdido, pero...!a seguir trabajando!” declaraba el jugador murciano sin perder el optimismo ni la ilusión por volver a entrar en futuras convocatorias pues “está claro que a cualquier joven le gustaría seguir en un equipo ACB, pero es difícil y habrá que trabajar por ello”, añadió el jugador formado en las categorías inferiores del CB Capuchinos, quien en este partido capturó un rebote y cometió una falta sobre Bullock. Al alero sólo le faltó redondear su debut anotando una canasta, si bien es cierto que no tocó un sólo balón en ataque aunque “si la llego a pillar luego a luego me la tiro”, declaró el joven jugador del CB Murcia.

Por su parte Ettore Messina se felicitó porque sus jugadores estuvieran “bien, agresivos desde el primer momento, serios en defensa y en transición, hemos podido jugar todos”, afirmó el técnico italiano a quien no le preocupaba la posible relajación de sus jugadores sino el largo desplazamiento con derrota a Tel Aviv, el tener una semana muy larga y la baja de Reyes. Respecto a su rival, el técnico del Real Madrid se esforzó en dejar claro que una cosa es la diferencia teórica entre dos equipos y otra el demostrarlo en la pista pues, afirmó, “tenemos más banquillo, más calidad, somos mejores y ninguno ha de tener vergüenza por ello. Hemos jugado muy serio, y si jugamos con buena actitud defensiva y acierto en ataque la diferencia no se queda en teórica si no que se muestra la real”, declaró Messina.

6 feb. 2010

Previa CB Murcia - Real Madrid. Mucho que ganar, mucho que perder

Una victoria reforzaría mucho las opciones del CB Murcia, aunque la derrota arruinaría sus pocas posibilidades de permanencia

CB Murcia: Vujanic (18), Robles (6), Sánchez Bernat (11), Moss (7) y Prestes (15)
Banquillo: Sy (5), Marco (8), García (13) Moncasi (24), Delininkaitis (9) y Asselin (44)
Entrenador: Edu Torres

Real Madrid: Prigioni (5), Jaric (8), Velickovic (14), Garbajosa (15), Lavrinovic (7)
Banquillo: Tomic (4), Hansen (6), Reyes (9), Kaukenas (13), Vidal (20), Dasic (21), Llull (23)
La parte buena de que esta mañana el CB Murcia reciba al poderoso Real Madrid de Ettore Messina estriba en que una victoria para los de Edu Torres les mantendría con vida, e incluso opciones para engancharse al carro de la permanencia, por no hablar del subidón de moral que implicaría ganarle a un superequipo como éste. La parte mala hay que buscarla en que esa victoria parece poco probable y que la derrota también le haría mucho daño al CB Murcia, tanto como casi perder la plaza en ACB, pues prácticamente se agotarían las posibilidades realistas y ya tocaría especular con las posibles pero improbables matemáticas.

Como a perro flaco todo son pulgas, valga el tópico, al problemón que ya de por sí supone la visita del Real Madrid esta semana hay que añadir la lesión de Scepanovic, que le mantendrá apartado de las pistas mes y medio, precisamente cuando el serbio empezaba a dar ciertas muestras de mejoría. Si Messina opta por repetir su último quinteto liguero situaría en los puestos exteriores a Prigioni, Jaric y Velickovic, muchos centímetros exteriores que obligarían a Torres a contar con Amara Sy desde el primer minuto de partido, de no ser así todo indica que sería Xavi Sánchez uno de los miembros del quinteto inicial, precisamente uno de los jugadores que lograron la última victoria del CB Murcia frente al Real Madrid hace ya 15 años.

El Real Madrid llega a este encuentro en tercera posición de la clasificación, con cuatro derrotas encajadas. Pese a no haber dado una imagen tan aplastante como el Regal FC Barcelona ni la seguridad del Caja Laboral todo apunta a que el equipo madrileño no ha tocado techo, especialmente tras la incorporación con la liga en marcha de dos grandes jugadores como Jaric y Tomic. No quiere eso decir tampoco que haya que esperar un Real Madrid relajado, máxime tras venir de perder esta semana en su salida a la pista del Maccabi en competición europea.

Es de esperar que el equipo de Messina aplique una fuerte defensa sobre Vujanic, una vez demostrado que la fluidez en el juego del base del equipo murciano es imprescindible para que su equipo tenga opciones de victoria. Si el jugador no tiene un buen día y está bien defendido, como ocurrió en Manresa, la solidez de su equipo se tambalea por momentos. Sin más jugadores que tiren del carro será difícil evitar que el Real Madrid neutralice al serbio.

Se espera un lleno prácticamente total en las gradas del Palacio de los Deportes de Murcia. Ofrecer un buen espectáculo por parte del CB Murcia sería un aliciente fundamental para lograr atraer más público a los partidos que restan de segunda vuelta, apoyo fundamental para aspirar a lograr la dificilísima misión de la permanencia.

Un superequipo aún en construcción
LAS CLAVES

Defender como contra Fuenlabrada. Sólo defendiendo a tope y durante todo el partido tendrá opciones el CB Murcia de frenar la aportación ofensiva de un equipo plagado de talento y llegar al final de partido con opciones de disputar la victoria.

Jugar sin miedo. Plantear el partido a un intercambio de canastas sería un suicidio y meterse en un terreno en el que el Real Madrid es incontestablemente superior. El descaro en el juego de ataque será en esta ocasión un aliado del CB Murcia

Controlar las pérdidas de balón. Hasta ahora el excesivo número de pérdidas de balón ha lastrado al equipo murciano en muchos partidos, tirando con ellas por la borda las opciones de victoria, lo que forzará a los de Edu Torres a controlar mucho esas pérdidas de balón.
Al principio de temporada al equipo de Messina se le comparaba con el Regal FC Barcelona en cuanto a capacidad y posibilidades de éxito esta temporada. Con el paso de los partidos el equipo catalán ha demostrado estar muy acoplado desde el principio y ha venido aplicando el rodillo a sus rivales, mientras que el Real Madrid aún anda terminando de acoplarse tras una gran revolución en la plantilla y la incorporación de Messina como primer entrenador. Si hay que buscar una característica fundamental de esta plantilla sería la versatilidad.

El técnico italiano ha cambiado muchas cosas en el Real Madrid, tales como que Felipe Reyes (recien salido de una lesión) no tenga un puesto garantizado en el quinteto titular, o que jugadores como Raül López, Massey o Hervelle no tuvieran sitio en esta plantilla y tuvieran que ir saliendo uno tras otro de la disciplina blanca.

La gran apuesta de Messina es Velickovic, un jugador de enorme calidad y versatilidad que puede jugar tanto de '3', como de '4', aunque las posibilidades de hacer daño a cualquier rival son innumerables. Contar con un gran director de juego como Priogini es una garantía, y aún más si desde el banquillo puede contar con la cobertura del explosivo Llull. Kaukenas y Vidal son dos excelentes defensores que pueden anotar sin problemas, Hansen un gran triplista, Bullock un anotador total, mientras que Jaric es un talentoso jugador polivalente que puede jugar perfectamente en los tres puestos exteriores, mientras que Dasic apenas tiene minutos en este equipo.

Las lesiones y la profundidad de plantilla están restando este año protagonismo a Felipe Reyes, siendo Lavrinovic y Garbajosa los interiores que más minutos disputan, peligrosísimos por el excelente tiro de tres puntos de Garbajosa, la facilidad para jugar pick&roll de Lavrinovic y el empuje y talento del joven Tomic, la última incorporación a las filas del Real Madrid.

Liga de veteranos. Nuestro primer partido. CB Juver Basket 46 - 36 Murcianegocios.es

Anotadores:
CB Juver Basket: , J. López (22), Peñarrubia (-), F. Coello (-), Rodríguez (-), M. Molina (8). Banquillo: Guitart (-), Llorca (3), Oliva (-), Q. García (7), Rodríguez (2), Semorille (-), Sánchez (4)
Murcianegocios.es: Pineda (7), Tarifa, P. (9), Campillo (5), Sabater (4), Zaplana, F. (-). Banquillo: Torres (-), Sánchez (2), Viudes (4), Beijar, P. (5), Zaplana, A (-)
Con un equipo repleto de jugadores con cientos de partidos de experiencia en la élite del baloncesto español, la mayoría ahora entrenadores profesionales, el CB Juver Basket tuvo más apuros de los que hubiera querido para derrotar a un aguerrido Murcianegocios.es que luchó durante todo el partido para tratar de contrarrestar la superioridad técnica, y sobre todo táctica, del equipo de Felipe Coello.

El encuentro estuvo muy igualado durante prácticamente todo el partido. El oxígeno del descanso le dio vida a los jugadores de Juver, quienes iniciaron la segunda parte anotando tres triples consecutivos (uno de Quini García y dos de Juanjo López) que sirvieron para situar en 12 puntos la máxima diferencia en el marcador (30-18). Pero los de Murcianegocios no se dejaron amilanar y, a base de lucha, piernas y buena circulación del balón, incluiídos cinco puntos casi consecutivos de Paco Belijar volvieron a meter a los de Murcianegocios.es en el partido.

Pero en esta segunda parte emergió Juanjo López y se erigió en el principal cañonero del Juver y, a la sazón, del partido. El murciano, que debutó en ACB en la temporada 1990/91, anotó cuatro triples en la segunda mitad que estiraron la ventaja de su equipo de nuevo, esta vez hasta los 11 puntos (40-29). Cuando los de Felipe Coello ya se veían con la primera victoria de la temporada de veteranos en su haber, dos canastas de Pablo "Triatleta" Tarifa, Sergio Sabater y un triple de Paco Viudes pusieron a los de Juver contra las cuerdas a falta de tres minutos para el final (40-36). Pero en este tramo final Marcos Molina tiró de oficio, centímetros y kilos para hacerse valer en la zona y anotar las tres últimas canastas del encuentro, que finalizaría con un 46-36 que dejó satisfechos a ambos equipos, pues todos jugaron, los dos equios compitieron y se lo pasaron bien que, al final, era lo que se buscaba.

A mí me tocó hacer de entrenador e intentar poner un poco de orden a la hora de hacer cambios en Murcianegocios.es, algo fundamental si tenemos en cuenta que se trata de una liga de veteranos y que, además de la edad, buena parte de los jugadores tienen algo olvidada la preparación física. Visto que el equipo de Coello nos sacaba mucha ventaja en el aspecto técnico y táctico pensamos que en su terreno teníamos las de perder, así que no nos quedaba otra que tirar de casta y de rotaciones contínuas para intentar estar siempre un poco mejor físicamente que ellos. Durante buena parte del encuentro nos salió bien, pero cuando intentamos correr más de la cuenta las pulsaciones de más nos mermaron la precisión y perdimos varios balones preciosos. En lo que a mí papel se refiere me quedo con que todos jugaron al menos un buen rato, movimos el banquillo todo lo ágilmente que se puede en un partido a reloj corrido, en el que apenas se paraba el partido para poder meter los suficientes cambios como para que nadie reventara y pudiéramos seguir dando la cara. Teniendo en cuenta que más de uno de los presentes había jugado un partido de baloncesto después de tres, cuatro y hasta siete años sin haber tocado un balón hasta la semana pasada creo que la cosa está bien y que mejoraremos muy rápidamente en todos los puestos.

Una gran iniciativa esta de la liga de veteranos. Pese a las agujetas y padecimientos varios derivados de la inactividad previa creo que todos disfrutamos de este partido, que es de lo que se trataba. El próximo lunes, en Puente Tocinos, más.

3 feb. 2010

Mi primera técnica

Como algunos sabrán, aunque me saqué el título de entrenador de segundo nivel (o su equivalente de entonces) cuando tenía 18 años, no ha sido hasta este año que he tenido el placer y privilegio de hacer mis primeros pinitos como entrenador de verdad como entrenador ayudande del Junior ‘B’ del Capuchinos, lo cual ya ha dado para algunas anécdotas, como la tomadura de pelo que nos hicieron en Jesuitinas con la altura de los aros.

Esta semana me han pitado mi primera técnica como entrenador. Como me suele pasar con las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado me suelen penalizar precisamente cuando intento hacer las cosas bien. Y esta vez me pitaron la técnica por intentar evitar que nuestros jugadores protestaran a los árbitros.

En sentido estricto la técnica no sería mía, pues sería a banquillo o al entrenador principal (Julio Soler) pero el caso es que era a mí a quien miraba el señor colegiado cuando hizo el contundente y característico gesto de la T con las manos.

El caso es que antes de eso, cuando el partido contra el Sierramar de Los Alcázares lo llevábamos bien encauzado, con 23 puntos de ventaja al inicio del tercer cuarto, uno de los colegiados le señaló dos técnicas consecutivas a uno de nuestros jugadores, según explicó el propio árbitro tras el partido, por "hacer gestos menospreciativos al rival. Es un jugador muy gallito y había que bajarle los humos", dijo con todo el desparpajo del mundo el colegiado metido a enmendador de planas.

Huelga decir que esos gestos de desprecio o encaramiento a los que aludía el colegiado nadie de los presentes, rival incluido, los vio en la pista. Gestos seguro, pues se trata del jugador que posiblemente más bemoles le ponga a jugar en muchos kilómetros a la redonda y gesticular gesticula un buen montón y en todo momento, pues es puro nervio. Tras señalarle esa primera técnica el jugador dijo algo como “¡¿qué técnica?!” y le cayó la segunda sin contemplaciones. Tras estas dos técnicas nos amenazó al banquillo porque le dije algo así como “¿dos técnicas por sólo una palabra?”. Esa amenaza me hizo saltar las alarmas y convencerme de que ese árbitro estaba dispuesto a cargarse el partido por algún motivo que no alcanzaba a comprender.

Apenas unos segundos después le señaló, este mismo colegiado, una falta a otro de nuestros jugadores, quien le estaba protestando la señalización de aquella falta. En ese momento pensé que, efectivamente, sólo podíamos perder ese partido si por algún motivo dejábamos que ese colegiado, que parecía haber perdido la cabeza, nos expulsara a todos a golpe de técnica, así que le dije a nuestro jugador que se callara. Como no hacía caso tuve que pensar en algo más contundente, a la par que breve, pues a voces no puedes dar un discurso en pleno partido, y le dije a voces “calla, calla joder, calla que van a por nosotros”, frase que por lo visto no le pareció muy afortunada al señor colegiado, con lo que se acercó a mí e hizo el fatídico gesto por tercera vez en un minuto.

Mi entrenador jefe, Julio Soler, habitualmente muy comedido y parco en palabras con los árbitros, no pudo aguantarse tampoco y le dijo a Mr. técnica fácil un “si quieres nos vamos todos ya”. Y ahí ya me ví aquello terminando como el rosario de la aurora y perdiendo tontamente ese partido, con lo que me tocó comerme todos mis sapos y tratar de tranquilizar también a mi jefe antes de que reventara todo aquello. Afortunadamente, en los minutos siguientes el colegiado pareció volver a razonar como un ser equilibrado, el rival falló los ocho tiros libres que tuvo por las técnicas, el arbitraje fue como de costumbre (malo, que no malvado) y nosotros ganamos de cerca de cuarenta puntos, con lo que la técnica quedó más en anécdota divertida que otra cosa.

Pero la historia no termina aquí, y lo que siguió fue más triste. El compañero del árbitro protagonista de nuestro partido, el más novato de los dos, fue el árbitro principal en el encuentro que se jugó después, entre nuestro infantil y el de Maristas. Con la lección aprendida, este otro árbitro empleó la misma táctica que acababa de aprender, que es que la técnica es una poderosa herramienta educativa, y a base de técnicas quiso educar a Juan, técnico del Maristas, a quien yo también considero corresponsable de lo que ocurrió a continuación. En el segundo cuarto, con el marcador igualado y con los árbitros pitando de la forma habitual en estas categorías (mal, pero sin malicia), el entrenador de Maristas protestó por un par de decisiones consecutivas que no le habían gustado, con el resultado de una técnica. El colegiado entonces se vino arriba y a la siguiente apreciación del técnico, sin especial crispación ni nada, pues ala, segunda técnica y tan fresco. Lo que no sé si calibró este chico es que al pitar la segunda técnica tenía que expulsar a Juan, el técnico, que no contaba ni con ayudante ni con delegado, con lo que dejaba a su suerte a un equipo de infantiles ya desde el segundo cuarto. Como era de esperar, el partido que hasta entonces estaba igualado, e incluso con alguna ventaja para Maristas, terminó ganándolo Capuchinos de paliza.

Triste moraleja que pese a tratar de educar a los chavales para que respeten a los árbitros y les haga ver lo complicado que es pitar un partido, y que se equivocan como nosotros, y que además con la falta de árbitros terminan pitándonos colegiados muy inexpertos que se equivocan aún más de lo razonable, decía, que triste es que ellos mismos no pongan de su parte para que los demás los respetemos y estén tan equivocados de pensar que el poder absoluto del que disponen durante un partido (ni la policía tiene tanto poder como ellos durante un partido) lo utilicen para aplicar ese poder de forma brutal y conseguir lo contrario de lo que deberían y que se les pierda el respeto. Una cosa es tener poco nivel, poca experiencia y equivocarse, que es lo que intento que los chicos entiendan, acepten y respeten, y otra cosa es abusar de su poder de forma despótica para terminar cargándose partidos.

¿Pero no ven los colegiados lo fácil que es? Sólo tienen que HABLAR, explicar las cosas a jugadores y entrenadores con educación, formar a los chicos en cuestiones de reglamento, buscar el buen término de los partidos en lugar de el ser ellos los protagonistas. En los dos partidos habría bastado unas palabras para evitar problemas. En el caso del chico que supuestamente había hecho un mal gesto bastaba con decirle que si eso que había hecho era un mal gesto no se lo toleraría y lo echaría a la calle, y en el caso del segundo partido, el de los infantiles, habría bastado con acercarse al entrenador y decirle que no le obligue a echarlo y dejar sólos a los jugadores y cargarse el partido. ¿Ven qué fácil?. Por eso no me canso de felicitar en cada partido a los árbitros que se toman la molestia de intentar ayudar a los chavales, de explicarles en qué han fallado, en avisar antes de castigar. Lo hago, incluso cuando considero que sus equivocaciones nos han perjudicado, pues las asumo como algo normal, pero no entiendo que se comporten así, con ese desprecio a la gente y al baloncesto. Bueno sólo lo entendería si se trata de gente que está ahí aprovechando que con la falta de colegiados cualquiera que entra puede pitar 4-5 partidos semanales y ganarse prácticamente un sueldo a base de pitar, anque no le guste ni el baloncesto ni el arbitraje. Sólo eso explica ese tipo de comportamientos irrespetuosos hacia la gente y hacia el baloncesto.

2 feb. 2010

Vujanic. ¿Héroe o villano?

Desde el principio de temporada son diversas las voces que se han venido pronunciando sobre el trabajo del base del CB Murcia, Milos Vujanic. Muchos desconfiaron de que un jugador con el impresionante pedigrí del serbio terminara jugando en un equipo como el de Murcia. Su penoso historial de lesiones era un motivo razonable para sembrar la desconfianza.

De momento, y toquemos madera, el campeón del mundo no ha dado síntomas de recaída o de estar especialmente limitado físicamente para la práctica del baloncesto al máximo nivel por culpa de las lesiones. Por tanto ¿dónde está el problema?. Muchos han criticado de Vujanic que tal vez daba pocas asistencias, dirigía poco, jugaba demasiado para él mismo, y así engordar estadísticas y buscarse un buen contrato para el año que viene, etc.

Confieso que a mí el tipo de base que más me gusta es el que tiene como principal característica la que los cánones piden a un base antes que todas las cosas: dirección de equipo. A esa característica fundamental yo le pediría también que en defensa trabajara lo suficiente como para contener mínimamente a su par. Y si a esas cualidades se le añade la capacidad de anotar cuando su equipo lo necesita, pero sin llegar a tomar más protagonismo del debido en ataque, pues qué más se puede pedir. De la ACB encajarían en ese perfil jugadores como Oliver o Prigioni, y por supuesto también superclases en esas facetas como Calderón y Ricky Rubio.

Según lo dicho Vujanic no sería el tipo de base que encajaría en mis preferencias, pues en defensa no es demasiado fiable, parece preferir jugarse balones para él mismo a buscar a los compañeros o busca poco el pick&roll con sus interiores. ¿Villano?.

También es cierto que, al menos hasta ahora, el serbio no ha tenido en sus compañeros muchas opciones de pase que mejoraran demasiado lo que él podía hacer por sí mismo, y que los pívots con los que cuenta como compañeros (habrá que ver que tal se entiende con Asselin) no juegan demasiado bien el pick&roll. ¿Héroe o villano?.

Sin embargo, no he dicho aún que, puesto de jugador aparte, sólo una cosa admiro al nivel de la devoción que tengo por los jugadores que se sacrifican y entregan hasta la última gota de aliento para ayudar a su equipo sin afán de protagonismo (leáse Carlos Jiménez), y esa otra cualidad ante la que no puedo evitar rendirme y hacer una reverencia no es otra que el talento. Y el talento a Vujanic le sale por los cuatro costados. Aunque no defienda todo lo que debiera, aunque me gustaría que jugara más para sus compañeros, creo que es un lujo poder ver cada domingo a este jugador con el balón en las manos. Algo que uno tiene la sensación de que hay que disfrutar mientras dure, porque en Murcia algo tan bueno no suele durar mucho. Una maravilla. Un espectáculo de primerísimo nivel, incomparable con ninguna otra cosa. Entonces ¿Héroe o villano?. Héroe, por supuesto.

Artículo publicado en Infodeportemurcia.com

1 feb. 2010

Crónica Suzuki Manresa 72 - 55 CB Murcia. Sin Vujanic no se puede

Vujanic es el termómetro del CB Murcia. Cuando el serbio está caliente el conjunto murciano funciona, pero cuando no lo está los problemas afloran por todas partes en el conjunto de Edu Torres. Y ayer Vujanic, bien defendido por San Miguel, dejó el termómetro a punto de congelación y las carencias del CB Murcia pesaron como una losa. El mal partido de Vujanic, las pérdidas de balón (26) y el desacierto en los triples (1 de 17) fueron tres lastres excesivos pese a tener en frente a un conjunto que ofreció muy poco baloncesto y sustentó su victoria en mucha lucha y apenas unos pocos minutos de buen baloncesto. Si el CB Murcia no es capaz de ganar frente a un rival con tan poco baloncesto poco se puede esperar que lo haga contra los rivales de gran nivel que han de visitar el Palacio de los Deportes en lo que resta de temporada... Seguir leyendo en La Opinión de Murcia

EL MEJOR
Rodrigo San Miguel. El base del Suzuki Manresa no firmó unos números espectaculares. Apenas ocho puntos, tres rebotes y tres asistencias, para un total de 12 puntos de valoración. Pese a ello, su defensa a Vujanic sacó de partido al serbio, y con ello dejó al CB Murcia sin opciones de victoria.

LA CLAVE
La lucha del Manresa. Los de Jaume Ponsarnau no ofrecieron un buen baloncesto, dejando a las claras sus limitaciones ofensivas, pero su trabajo en equipo y espíritu de lucha fueron suficientes argumentos para derrotar a un CB Murcia excesivamente dependiente del juego de Vujanic.