27 jul. 2010

Sin tregua en el CES. Hoy tarde libre

Esperaba poder hacer un día a día del CES, pero aquí no hay tregua. Aprovechando que esta tarde la tenemos libre (último respiro hasta el final del curso), que esta mañana tocaban exposiciones en grupo y que hemos expuesto los primeros, me topo con el resto del día "libre" (pero con mucho que estudiar) y unos minutos para dedicar a los dos o tres seguidores de este blog. Esta tarde, después de una pequeña siesta (anoche nos acostamos a las tantas preparando la presentación del trabajo en grupo) toca estudiar toda la tarde para preparar el bloque común (fisiología, psicología, biomecánica...) nos iremos de pinxos sí o sí. O desconectamos un rato o no llegamos al sábado. De hecho, ya me ha parecido ver a alguno hacer el gesto de batir alas al tiempo que cloqueaba. Las cabezas de más de uno están a punto de saltar.

Como me temía aquí el ritmo es frenético, de 9 a 9 y luego ponte a estudiar y preparar trabajos. Las sesiones en el pabellón se hacen muy duras por culpa del dichoso cemento que le pone a uno el culo cuadrado. Hay que hacer esfuerzos para que esos pequeños inconvenientes y el cansancio no nos impidan disfrutar de todo lo bueno que está teniendo este curso. El cansancio y las molestias en la espalda son sólo molestias, pero vete a saber cuándo podremos volver a tener delante a gente como los que han pasado estos días por aquí.

Del primer día hablábamos de Julbe y Cuadrat. Julbe repitió un par de sesiones más en pista. También vino Vidorreta a aportarnos algunos apuntes de tecnificación de jugadores y enseñarnos como sería un entreno típico de los suyos.

Una cosa ya me queda clara, aparte de la calidad de los jugadores que tengas, la principal diferencia en la élite está en la gestión de los detalles. El que logra gestionar bien un buen número de detalles que podrían parecer menores termina por sacar ventajas sobre su rival. Hablo de detalles como que el jugador que va a entrar en un bloqueo de carretón antes haga una pequeña parada brusca para detener al defensor y romperle el ritmo en la persecución, y que justo al tomar el bloqueo el tirador gire un momento la cabeza y mire por el rabillo del ojo si el defensor persigue o pasa de cuarto para así tomar en el momento justo la decisión de rizar o abrirse para tirar. Son cuestiones que dan ventajas mínimas pero, como dice Julbe, en la élite tienes que acostumbrarte a "ganar de poco", a saber convivir con el hecho de que no vas a rebasar fácil a nadie, y que tendrás que conformarte con unos centímetros para poder dejar una bandeja sin recibir tapón.

Una de las mejores sesiones del curso fue la del preparador físico de la Selección, Nacho Coque, que nos habló de su método de control de cargas físicas en los entrenos, un método muy fácil (sólo necesitas dos cronómetros y una hoja excell) para controlar las cargas físicas de cada entreno y para planificar sesiones adecuadas a los logros que quieres conseguir. En la selección, con pulsómetros y demás tecnologías pueden afinar aún más, y dentro de poco con GPS para medir distancias reales recorridas, pero con la aproximación que nos dio nos regaló una herramienta muy buena para darle calidad a los entrenamientos y la planificación.

Jenaro Díaz también participó ese día hablando de cuestiones relacionadas con el control de tiempos, explicando el método de walkthough para aprovechar al máximo el tiempo de trabajo real del entreno, básicamente explicando al principio y paso a paso los ejercicios que vamos a hacer y marcarlos andando para no meter grandes pausas después cuando los jugadores ya han calentado y evitar el paso a estado "trata de arrancarlo" (imaginese calentar, coger ritmo y luego 15 minutos de charla del entrenador, para seguir como si tal cosa).

Pablo Laso hizo una sesión bastante amena, aunque algo superficial, sobre cuestiones de dirección y gestión de grupos, sacando gente al estrado para plantearles casos cercanos a ellos, como en el caso de una fisio o una preparadora física, y varios de los jugadores profesionales que están haciendo también el curso.

Porfi Fisac nos habló de la técnica de entreno, planificación, de los roles de cada miembro del staff, el núcleo decisional (su gente de máxima confianza) y también de cuestiones más tácticas. Nos contó cómo le gusta gestionar algunas situaciones, arriesgando, por ejemplo forzando un cambio del base con el pívot grande para que el pequeño defienda por delante al grande bajo el aro y el grande impida el tiro de tres del base (por cierto, en el examen de táctica plantearon una situación de ajustes defensivos contra pick&roll central defendido en push contra base penetrador y escolta tirador que había que ajustar y opté por hacerlo a lo Fisac, cambiando el 1 con el 5 y ayuda desde lado débil, y parece que ese era el ajuste bueno). Otro de los detalles que comentó es cómo le gusta hacer la disposición de jugadores en una situación dada para ir haciendo series a partir de ahí (variantes de un inicio de jugada y su evolución durante temporada). Me gustó mucho su entreno en pista, simulando la preparación de un partido contra un grande siendo nosotros el pequeño, desde el aspecto de gestión y motivación de jugadores al control de detalles técnicos y situacionales. Repito, la clave son los pequeños detalles.

Patricia Ramírez, psicóloga que ha trabajado con el Mallorca de Fútbol, nos explicó algunas técnicas piscológicas para mejorar el rendimiento de los jugadores, desde la estimulación neuropsicológica a técnicas de control de ansiedad y pensamientos inconvenientes en competición usando trucos de parada de pensamiento y control cognitivo (una palabra o frase que te saca del pensamiento inadecuado y te lleva a lo que necesitas pensar en ese momento). Más fácil y rápido de transferir me pareció lo que nos contó sobre técnicas de motivación indirecta a través de p.e. en el scouting hacer hincapié en los aspectos en los que somos superiores pero sin esconder el resto, o trabajos para orientar hacia el locus de control interno (asumir la responsabilidad de lo que nos pasa y no poner excusas).

La charla teórica de Gustavo Aranzana fue regular, al menos a mí no me dio buena imagen que se limitara a proyectar una a una las páginas de un word con el texto de un artículo que escribió sobre planificación de competiciones cortas. Estuvo mejor su entreno en pista mostrando un ejemplo de entreno táctico prepartido.

Ya en el bloque de Táctica, que empezó el sábado pasado (¿hoy qué día es?) contamos con la presencia de Paco Olmos, que nos soltó una buena chapa teórica, más que nada porque dio toda la charla de pie sin moverse del sitio ni cambiar lo más mínino el tono monocorde de voz. El contenido, para los que logramos no dormirnos por el cansancio y el tono, estuvo bien. Habló de diferencias entre LEB y ACB y de la influencia de las nuevas normas. En LEB hay más riqueza táctica porque hay menos jugadores determinantes sobre los que focalizar acciones. Por su experiencia en LEB este año en ACB deberíamos esperar más situaciones de defensa del pick&roll central mediante push y pasar por detrás, las defensas tendrán menos miedo a que el base se la tire de tres si le pasas por detrás. Piensa Olmos que ahora los bloqueos de carretón habría que hacerlos un poco más arriba para ganar espacio y que abundarán las situaciones de repick (bloqueo y rebloqueo). Olmos cree mucho en situaciones de cortes y splits (bloqueos entre exteriores). También habló del trabajo ofensivo buscando ventajas generando dos triángulos de ataque a partir de pick&roll central.

Mario Pesquera nos habló de su famosa defensa Box y defensas especiales, así como del ataque a defensas especiales. La idea fundamental de las defensas especiales es confundir al rival, intentar que se bloquee mentalmente y que el base se pare a pensar unos segundos, por eso la clave para el ataque es no bloquearse, antes que bloquearse es mejor hacer un sistema para hombre que lleve varios conceptos.

Algunas de las ideas interesantes fueron también cuestiones de detalle:
  • Atacar el balón siempre, nada de esperar y estar pasivos.
  • Un pasito te mete en línea de pase y cambias el timming del ataque.
  • Hay que correr cuando el balón está en el aire, después te puedes comer que te rebase.
José Luis Abós, entrandor del CAI Zaragoza, nos mostró un entrenamiento con conceptos ofensivos que le gusta aplicar para situaciones de llegar jugando para pívot, o situaciones de bloqueo indirecto previo para retrasar las ayudas tras pick&roll. También nos mostró algunas posibilidades de jugadas de últimos segundos o situaciones especiales.

Otra charla fantástica fue la de Miguel Ángel Pérez Nitz, árbitro ACB. Me encantó la naturalidad y cercanía con la que explica situaciones complejas que nos plantea el reglamento y algunos de los posibles problemas que nos traen las nuevas reglas. Resolvió infinidad de dudas de los presentes, que algo angustiados vamos con eso, pues el examen de reglas es de los más duros que hay en el curso y no se compensa con ninguna otra cosa, hay que aprobarlo sí o sí. Además de su claridad en la explicación me terminó de ganar cuando se equivocó en una de las interpretaciones de las nuevas reglas y, tras comprobar que se había equivocado, reconoció con toda naturalidad que se había equivocado, algo poco menos que inaudito en un árbitro.

Lo último que tuvimos ayer en cuanto a profesores invitados (por las tardes hay bien profesores invitados o bien tutorías con los profesores "residentes") fue el entrenamiento de Paco García, genérico pero basado en ataque, del que tomé nota de algunos ejercicios muy interesantes para trabajar superioridades.

Lo que está claro es que una de las mejores cosas de este curso es el poder conocer entrenadores de todas partes de España y de fuera, que tenemos al menos un italiano y un par de americanos localizados, y esos cafés en el hall mientras preparas los trabajos, o las charlas hasta entrada la madrugada antes de plegar velas, las anécdotas de los que fueron, o son jugadores, etc. Por ejemplo, Germán Gabriel se supone que está en estado de "prealerta" por si pasa algo en la selección, Berni Álvarez tiene el teléfono echando chispas porque este año tendrá la papeleta de debutar como primer entrenador en LEB Oro y aún anda viendo a ver de dónde saca una plantilla, Lucio Angulo es un fenómeno (le prometí una entrada de título feo pero contenido amable) y Esteller sigue siendo un crack ante el reto de dirigir este año una escuela deportiva de grandes dimensiones.

Bueno, no me enrollo más, ahora a estudiar reglas del juego, luego comer, siesta rápida, preparar el examen de conocimientos previos de módulo de Dirección (el último del curso) y avanzar en la preparación de los exámenes del bloque común (psicología, alto rendimiento, sociología, biomecánica y fisiología).


17 jul. 2010

Primer día en el CES. Formación con Julbe y Cuadrat

Primera jornada completa en el CES 2010. Llegamos ayer, tras 9 horas de coche con mis compañeros de Murcia Francis Carrasco, Moisés Navarro y Xavi Sánchez, y lo hicimos con el tiempo justo de irnos para clase (un mapa y dos gps y tuvimos que llegar preguntando a la gente como se ha hecho siempre). Las clases son en la UPV, donde ayer tarde nos presentaron el curso y nos indicaron la mecánica y demás cuestiones de logística. Nos asignaron los grupos para el trabajo final formados por 5 personas que asumen los roles técnicos de un equipo, siendo el de segundo entrenador el rol que me tocó a mí (los roles se dan en función de las notas de la fase online).

Esta mañana ya tuvimos el primer examen. Zas!! la primera en la frente. Bueno, al menos lo he aprobado. Luego fuimos al pabellón cercano a la UPV para asistir a la charlas de Alfred Julbe y Joan Albert Cuadrat.

La charla de Julbe trataba aspectos relacionados con la formación de los jugadores. En principio le tocaba la difícil papeleta de hablar sobre "Velocidad, percepción, decisión, ejecución", algo difícil de trabajar y teorizar. Aunque de un modo algo deslabazado Julbe habló de la formación de jugadores que llegaron, la de jugadores que no llegaron, de los que podrían haber llegado o de los que llegaron en contra de toda lógica a base de esfuerzo e inteligencia, que no de técnica.

Según Julbe en la carrera de un jugador hay momentos clave que lanzan su carrera, como puede ser la salida de Seikali del Barça que le dio a Pau Gasol la oportunidad de su vida. Esos momentos también se pueden generar a propósito, dándole minutos a un jugador con proyección, pese a que eso suele conllevar a corto plazo una merma en el rendimiento del equipo que a veces puede repercutir en minar la fama del entrenador al que no se le reconoce ese mérito (como cuando dejó ir a Turner para hacerle sitio a Raül López en la Penya) pese a que implique una mejora en el medio o largo plazo.

Se quejó Julbe de que ahora la mayoría de entrenadores no trabajan "la mirada" en el juego, el conseguir que los jugadores no delaten con la mirada lo que van a hacer a continuación (visión marginal o periférica, cosa que se puede trabajar poco). Hay que conseguir que la mirada neutra sea una rutina (ver Bodiroga)

Hay conceptos difíciles de conjugar, como el aumento en la velocidad del juego y conservar una buena visión del juego (Tomás Jofresa vs Rafa Jofresa).

Joan Albert Cuadrat habló sobre el aumento en el rango de tiro, tanto desde el punto de vista de la mejora del porcentaje de tiro como en la capacidad de añadir nuevas posiciones de tiro al repertorio de jugador, o jugadora, pues Cuadrat trabaja sobre todo con chicas (su actual equipo es el Txingudi Saskibaloia de Liga Femenina).

No es lo mismo trabajar el tiro durante la temporada que en los periódos de descanso, así como tampoco es lo mismo planteárselo con un jugador con el que se cuenta para el largo plazo que con otro que no sabemos si estará en el equipo en la siguiente campaña.

Me gustó cómo mostró, en forma de escalera, los peldaños que llevan al éxito desde el punto de vista psicológico en la secuencia, aplicado al tiro en este caso, aunque se podría aplicar al aprendizaje de fundamentos en general:
  • No sé que no sé (no sé que no sé tirar)
  • Sé que no sé (me doy cuenta de que no sé tirar)
  • Sé que sé (tras trabajar mejoro)
  • No sé que sé (tras una primera mejora hay una especie de estancamiento, normalmente provocado por una mayor atención de las defensas)
  • Éxito
Fue muy ilustrativo el ejemplo en tiempo real sobre uno de los chavales. Con una simple cámara del móvil conectada a un pantalla permitió ver a un chaval su gesto técnico y que él mismo corrigiera algunos aspectos nada más verse (posición de los pies). Tras corregirle el gesto del codo el muchacho, un pívot, empezó no sólo a llegar al aro, sino a meter con cierta facilidad.

Nos mostró también un video con el trabajo de mejora de Cindy Lima, así como ejercicios concretos para incorporar a un sistema de juego concreto la mejora en el tiro de algún jugador (un pívot que pasa a tirar de fuera y un base que postea), realizando ejercicios de complejidad creciente para transferir al juego esas nuevas posibilidades, terminando por incorporar al sistema de juego inicial esas opciones donde antes sólo había un bloqueo (del pívot) y un corte (del base).

Por la tarde tuvimos tutorías con Ramón Jordana en las que tratamos de forma participativa cuestiones como integrar la mejora técnica en el trabajo colectivo, pautas de tecnificación en defensa, mejora de la anticipación o las transferencias en tecnificación.

A continuación hicimos una sesión de video, analizando jugadas de tiro (mostrando cuestiones de detalle sobre el grado de parábola del tiro, que ha de pasar siempre más arriba del tablero), situaciones de juego dentro-fuera, de pick&roll y 1c1.

A la carrera, porque nuestro grupo se retrasó en el video respecto a los otros dos, fuimos al foro con Julbe y Albert (quienes por la tarde habían estado haciendo doblete en el Master que la FEB celebra en paralelo al CES) con el formato de preguntas libres a los ponentes de la mañana.

Nueva carrera para coger sitio en el comedor, donde, por cierto, la comida algo regulera y encima con problemas de racionamiento y escasez de oferta y a descansar, estudiar algo de reglas del juego (una de las asignaturas más duras) y escribir esta entrada.

Mañana más. Tendremos simulación de entrenamiento con los propios entrenadorse, charlas de Julbe y Vidorreta (quien repetirá por la tarde), trabajo en grupo para el trabajo final. (En mitenemos que preparar un trabajo global simulando ser la selección de Serbia) para cerrar el día con foro con Julbe y Vidorreta. Intentaré buscar un rato para contarlo, aunque no creo que ya me pueda parar tanto como hoy en detalles.

15 jul. 2010

Randy Owens cambió mi vida

Yo iba para portero de fútbol. Bueno, no, en realidad no iba para nada porque era muy malo. El caso es que soy de pueblo o, mejor dicho, de la huerta profunda de Murcia, donde el basket prácticamente no se conocía cuando yo era un chaval. Decía que jugaba yo de portero de fútbol en el equipo del pueblo hasta que un buen día ví en el periódico, o me contó un amigo, ya no recuerdo, que había un tío, un jugador negro, algo rarísimo en Murcia en aquella época, en el equipo de baloncesto que acababan de sacar en Murcia, el Juver, que metía los puntos como churros. Que si 50, que si 55, una barbaridad. Picado con eso decidí acercarme al siguiente partido para ver qué tales maravillas hacía el jugador en cuestión.

La experiencia fue traumática. Traumática en el sentido de que me sentí mal, porque de inmediato me dije “y qué puñetas hago yo jugando al fútbol si esto del baloncesto es maravilloso”. Esa misma semana me compré un balón de baloncesto y me dediqué a tratar de aprender los rudimentos técnicos de este juego practicando yo sólo en el colegio del pueblo, al tiempo que trataba de captar adeptos para la causa del baloncesto en el pueblo y así poder juntarnos unos cuantos a jugar. No fue fácil conseguirlo en plena huerta y teniendo que compartir pista con los futboleros quienes, por alguna razón, insistían en el argumento de que si había conflicto de intereses a la hora de utilizar la única pista disponible tenían preferencia los futboleros.

El año siguiente me hice abonado desde el primer día. Los recuerdos son confusos, pero aún recuerdo del tirón la fortaleza de Mike Williams (y su loca cabeza), un jovencísimo y entonces bigotudo entrenador que resultó ser Felipe Coello, jugadores locales como Joaquín Bujeque o el entonces junior ‘Indio’ Serrano (el canalla aún se conserva bien y hasta tiene buen cambio de velocidad, como comprobamos este año en la liga de veteranos), la garra de Javier García, el peligro (para su equipo) de Juanito Ruiz, el manejo de balón de Aparisi o el buen trabajo de escolta de Chema Salgado.

El caso es que como yo lo que quería era intentar jugar al baloncesto tuve que buscarme la vida para intentar aprender algo. No fue fácil aprender técnica individual uno sólo, no digo ya nada de la táctica. Pero me fue mucho más difícil aún encontrar un modo de conseguir aprender más allá del modo autodidacta. Un buen día encontré un cartel que anunciaba un curso de Monitor de Baloncesto (lo que ahora sería iniciación) y me apunté sin dudarlo. Por entonces no aspiraba a ser entrenador, simplemente quería aprender todo lo que pudiera de ese maravilloso deporte que me acababa de enganchar.

Pese a lo mucho que aprendí en ese curso y en el de Entrenador de Baloncesto que hice un año más tarde, ambos en Molina de Segura, seguía teniendo problemas para mejorar como jugador, toda vez que yo empezaba a ser algo mayor para iniciarme en el baloncesto, era (y soy) bajito a más no poder, con lo que los buscadores de talentos nunca se fijaron en mí, no sólo porque no tenía condiciones, sino porque en la pista donde yo intentaba practicar baloncesto nunca jamás se vio algo parecido a un buscador de talentos.

Yo solito tuve que intentar rectificar mis muchos defectos técnicos, como la mecánica de tiro, pues por aquel entonces sacaba el balón poco más arriba del estómago, algo parecido a lo que hacía Pablo Laso, un jugador en el que me fijaba mucho, seguramente por eso de que era casi tan bajito como yo. Lo malo es que le copié básicamente sus pocos defectos, como esa horrible mecánica de tiro. A base de buscarme la vida yo sólo algo mejoré, no obstante, siquiera fuera para ejecutar los gestos técnicos básicos de un modo más o menos ortodoxo aunque no siempre efectivo.

Aún jugaba al fútbol por entonces, aunque a escondidas practicaba el baloncesto. Sí, a escondidas, porque eso de que uno practicara otro deporte lo llevaban muy mal los entrenadores futboleros de entonces. De hecho tuve mi momento de gloria futbolera justo antes de dejármelo. Yo era el portero (más bien reserva) de los juveniles y por temas de lesiones de la noche a la mañana me encontré como único portero del equipo senior, que por entonces pagaba a sus jugadores y todo, y eso que se trataba de primera regional (o regional preferente, no recuerdo bien). Un mes, cuatro partidos, estuve jugando como portero de un equipo senior y cobrando por ello. El caso es que una vez contratado un portero de verdad yo volví a mi rol secundario, pero seguía entrenando con el senior hasta que surgió la incompatibilidad con el baloncesto.

Una noche coincidía el entreno con el senior de fútbol con un partido del Juver de Randy Owens y cía. Avisé al entrenador de que tendría que irme un rato antes porque iba a ir a un partido “¿… de baloncesto? ¿has dicho de baloncesto?. Ni de coña, tienes entrenamiento y no te vas hasta que no termine el entrenamiento. Vamos, si te vas no vuelvas”. Vale, dije. Así que cuando llegó la hora del partido me salí de la portería, me dirigí al entrenador y le dije que me iba, a lo que me replicó recordándome la frase que me había dicho antes “si te vas no vuelvas”. Yo, todo teatral, me despojé lentamente de los guantes de portero (que eran del club) los deposité en las manos del entrenador, y le dije “Me voy. Adiós”. Y me fui sin mirar atrás para nunca más volver a jugar al fútbol (bueno, hasta una pachanga con la gente del basket esta navidad).

Descubrí que existían las escuelas municipales de baloncesto y allí me planté en cuanto se abrió un nuevo plazo de matrículas. Con mis ya 17 años y mi físico nada más verme el encargado de hacer los grupos tuvo claro que a mí me metía en el grupo de los malos. Pese a todo me hizo las pruebas, cosa que creo que hice bien, siempre teniendo en cuenta la ortodoxia en los gestos técnicos que tanto había trabajado para mejorar. Que si colocarme en posición de triple amenaza al recibir, la extensión de brazos y dedos al pasar, marcar bien los pasos y la mano al penetrar, tirar sacando el balón desde arriba (ahora sí) y sin sacar el codo (y meterla incluso). Vamos, me quedé pensando que lo había hecho todo perfecto. Sin embargo, a los pocos minutos del primer día comprobé que estaba con el grupo de los malos. Lo peor es que el monitor que nos tocó tampoco estaba en ese grupo por casualidad, porque era malo de solemnidad. Y si no era malo, al menos pasaba de nosotros una barbaridad. Calentar (poco) y pachanga. Para eso no necesitaba yo pagar por ir a una escuela de baloncesto. Qué rabia me dio toparme con semejante inútil que pasaba olímpicamente de los chavales.

El caso es que me encontré con los cursos de entrenador y sin equipo con el que jugar ni entrenar. Como no era yo muy vivo por entonces tampoco supe moverme y ofrecerme como entrenador para ir haciendo mis pinitos ¿dónde estaban físicamente los equipos?. El caso es que durante meses, años incluso, me veía los partidos grabados y con una libreta, dándole para atrás y para adelante al video, anotando jugadas e ideas que luego nunca conseguía llevar a la práctica por no tener equipo. Con el tiempo dejé de anotar jugadas en la libreta y cada vez repetía menos jugadas, aunque el puñetero gusanillo siempre estuvo ahí.

Cada año, cada pretemporada del CB Murcia me acercaba a ver entrenar al equipo cada vez que podía aprovechando las vacaciones para conocer las novedades en la plantilla y aprender lo que pudiera de cómo se hacía eso de entrenar. Hace unos años, por primera vez en 25 años, me encontré con que ni eso podía hacer. Una tarde que estaba viendo entrenar a mi CB Murcia de siempre Manolo Hussein me mandó echar del Palacio de Deportes. Eso me dolió un montón, y confieso que en algo influyó en mi opinión sobre el técnico canario en adelante, pero creo que me abrió las puertas a intentar sacarme la espinita que tenía clavada tantos años, ya que ni eso de ver entrenar a mi equipo me quedaba ya.

El periodismo deportivo no hacía sino abrirme más la herida. El hacer el seguimiento periodístico del CB Murcia no servía más que para que cada vez me fuera más insuficiente el verlo todo tan de la barrera y que sintiera que la dichosa espinita me estaba punzando ya hasta el hígado.

El asistir a cuanto clínic me topaba algo me ayudaba, pero no era suficiente.

Decidí ofrecerme donde quiera que me pudieran querer como meritorio y la casualidad, la tecnología e Internet me hicieron toparme con Julio Soler, quien estuvo encantado de aceptarme como ayudante para Capuchinos. Después de una temporada que he vivido con la gente de Capuchinos me temo que el gusanillo del basket me ha mordido e inoculado en vena el veneno del baloncesto. Esto ya no hay quien lo cure. En Capuchinos he podido encontrar este año un gran número de personas, desde entrenadores, jugadores, jugadoras e incluso padres, que me han hecho sentir como en familia, algo que no pasa muy fácilmente en esta vida.

Y aquí me tienen, preparando la maleta para dentro de unas horas irme a San Sebastián a hacer el Curso de Entrenador Superior. Les tendré informados desde esta bitácora del día a día del curso.

7 jul. 2010

3X3 Baloncesto Solidario con Astrapace (25 de septiembre)


El próximo 25 de septiembre tendrá lugar un encuentro de baloncesto 3X3 benéfico organizado por ASTRAPACE (Asociación para el tratamiento de personas con parálisis cerebral y alteraciones afines) bajo el lema "Juntos por la inclusión". El plazo de inscripción ya está abierto.

Datos de este I Encuentro 3x3 Baloncesto Solidario:

FECHA: SABADO 25 DE SEPTIEMBRE DE 2010
HORA: 9:30 HORAS
LUGAR: PLAZA DE LA UNIVERSIDAD DE MURCIA
PLAZO DE INSCRIPCIÓN: DEL 1 DE JULIO AL 15 DE SEPTIEMBRE
INSCRIPCIÓN: IMPRIMIR HOJA DE INSCRIPCIÓN Y ENVIAR JUNTO CON EL RECIBO DEL INGRESO AL CORREO: astrapace-deporte@hotmail.com
NUMERO DE CUENTA PARA INGRESO: 20430118572000515904
TARIFAS:
ALEVIN: 10 EUROS POR EQUIPO
INFANTIL: 15 EUROS POR EQUIPO
CADETE: 20 EUROS POR EQUIPO
JUVENIL: 20 EUROS POR EQUIPO
SENIOR: 20 EUROS POR EQUIPO
EQUIPOS: FORMADOS POR 4 PARTICIPANTES: 3 + 1 DE RESERVA

Toda la información en http://www.astrapace-deporte.blogspot.com/

4 jul. 2010

Un día de campus

Fantástico fin de semana. Ayer tuve la fortuna de poder vivir desde dentro cómo funciona un campus de baloncesto. El CAR de los Alcázares es la fantástica ubicación (no pongo enlace porque la web desmerece al centro) del Campus de Felipe Coello y Quini García que estos días, y hasta el próximo jueves, celebra su segundo turno.

En este segundo turno participan los chicos más mayores y el el primero lo hicieron los más jovencitos. En total casi 100 chicos y chicas divididos en 6 grupos de trabajo con al menos dos monitores a cargo de cada grupo. Digo al menos porque al final siempre había más, ya que entre invitados y visitantes siempre había un buen número de entrenadores dispuestos a echar una mano.

Me gustaría contar como es el plan del día de un día cualquiera de este campus, al menos tal como yo lo viví.

Por la mañana, un rato antes de las 10 h. se reunen todos los participantes en dos grupos de personas. Uno de ellos reune a los tres grupos de trabajo que entrenarán en la pista del CAR y otro con los otros tres, que trabajarán en un pabellón cercano.

Juan Victor Lorente y yo estuvimos por la mañana con el grupo que entrenó en el pabellón cercano, en el que se incluían los dos grupos de chicas y el de chavales más pequeño. Ese grupo de chavales estaba dirigido por Pepe Llorente y Marcos Molina, aunque en esa sesión el entreno lo dirigía José Angel Mayor como entrenador invitado, quien había preparado una sesión especialmente orientada a trabajar el pase.

Los otros dos grupos, los de chicas, los llevaban Victor Verdú, Tamara, Rebeca y Josema, ayudados esa mañana por Juan Víctor Lorente, quien no pudo contenerse y conformarse con sólo mirar y se preparó una sesión de entreno para esa misma tarde con las chicas.

Después de dos horas de entrenamiento tocaba reunión en el CAR de todos para bajar a la playa a darse un chapuzón.

Una vez remojados en la playa de Los Alcázares tocaba ducha y comida. Da gusto ver comer a estos chavales después de dos intensas horas de entrenamiento. Por cierto, no se come nada mal en el comedor del CAR para ser simplemente un comedor. De hecho, yo no pude contenerme y acudí a por una segunda ración de salmorejo, plato por el que confieso que tengo debilidad (no es el único, como los que me conocen pueden atestiguar por mi "lustrosa" figura, como diría José A. Mayor).

Tras la comida tocaba descanso para los jugadores, momento que aprovechamos unos cuantos para irnos al cercano garito de la playa a tomarnos unos cafés y unos helados amenizados con una charla, de baloncesto, como no, aunque esta vez salpicada con comentarios futbolísticos, pues en la tv del chiringuito proyectaban los prolegómenos del partido de fútbol entre Argentina y Alemania. Nos dio tiempo a ver el primer gol de Alemania antes de volver a las actividades meramente deportivas del campus.

Para la tarde se había alterado ligeramente el plan de trabajo habitual porque la cita con la selección nacional de fútbol marcaba necesarias, aunque leves, variaciones en la agenda del día. Se adelantó media hora el entreno de por la tarde, con lo que a las 17:00 ya estaban todos en la pista trabajando. En esa segunda sesión de trabajo del día me quedé en el pabellón del CAR, donde entrenaban los más mayores.

Cari Sánchez y Nino Solana trabajaban con un grupo, Felipe Coello y Kuko Cruza (sí, el gran Kuko Cruza que metió el triple del ascenso del Alfaz del Pi), ayudados por Francis Carrasco trabajaban en otra pista con los más mayores en una intensa segunda sesión del día, tan intensa como había sido la de por la mañana, mientras que en la tercera pista Carles Miñana y Sara España trabajaban con otro grupo. Israel Alvaro quedaba al quite en la banda, donde también se dejó ver Weeble en esa sesión de tarde. El omnipresente Quini García alternaba los diferentes grupos, haciendo correcciones a jugadores, tomando fotos, coordinando cosas y organizando los grupos de gente. Buenas sesiones de trabajo en todas las pistas, aunque hay que destacar la intensidad y entusiasmo que se vio en la pista central con el grupo de los más mayores, que trabajaron bien e incluso en situaciones de bastante nivel para su edad sin problemas.

Tras la ducha de la tarde tocaba cena rápida y lucha por encontrar un sitio en el salón de tv para poder ver el partido de la selección española de fútbol, algo realmente complicado teniendo en cuenta que la ratio de personas por silla era de 3 a 1. Nada que no se pudiera solucionar con algo de imaginación y una discreta salida a la terraza para tomar prestada una silla.

Verse, lo que es verse, el partido se veía poco, dado el tamaño de la pantalla y la cantidad de gente reunida allí. Pero está claro que no se vive igual un partido de estas características, aunque sea de un deporte menor como el fútbol, acompañado de un grupo numeroso y entusiasta.

Tras el partido las niñas del campus de gymnasia rítmica que compartía instalaciones brindó una pequeña exhibición de baile a la gente del campus. A continuación nos dimos una vuelta por los alrededores acompañando a los más mayores. Nos tomamos algo en un chiringuito de la playa y al regresar pudimos ver la última parte de los juegos que habían organizado con el resto de chicos y chicas. En ese terreno hay que reconocer que Carles Miñana es un puto crack. Ninguno de los monitores que le acompañaba desmereció, pero Carles tiene mucho talento para meterse en el bolsillo a más de 50 chicos y chicas que la liaron parda. De hecho, desde los alrededores del CAR mientras nos aproximábamos aún parecía que se estuviera disputando el partido de la selección de los acompasados gritos que podíamos oir.

Mientras terminaban los juegos los visitantes fuimos recogiendo nuestras cosas y dejamos el CAR mientras todo volvía a la tranquilidad y los monitores se disponían a pasar un rato sin chavales antes de irse a dormir, pues al día siguiente tocaba otra dura jornada de trabajo. Lo de dura lo digo por el ajetreo e intensidad de todo lo que allí se hace, pues me quedó muy claro que allí el ambiente de trabajo es excepcional, lo cual ayuda un disaparate a que todo vaya sobre ruedas.

No sé cómo serán el resto de campus. Me gustaría acercarme a alguno más este verano, al menos al de Pedro Jordán y cía (Katec) en San Javier en los primeros días de Agosto. Más complicado lo tendré para acercarme al de Xavi Sánchez (CB Murcia) que se celebra también estos días en Vera, y que termina precisamente hoy. Parece que el campus Katec es algo diferente a los campus convencionales, pues según me comentan está orientado no a la mejora general de los jugadores como la mayoría, sino al perfeccionamiento de alto nivel y al trabajo de cuestiones muy específicas, este año relacionadas con el pick&roll. Suena interesante, así que allí estaré dentro de unas semanas viéndoles trabajar.

En defitinitiva, ayer pasé una jornada fantástica, puro baloncesto en vena, pudiendo convivir un poco más con gente del baloncesto, e incluso también con los jugadores, algunos de los cuales he podido entrenar este año. Da gusto hablar con gente que apenas conocías o charlar con más calma con otros a los que apenas hay tiempo para saludar cuando nos cruzamos por ahí. Un placer haber conocido a Kuko Cruza o Victor Verdú. También tenía pendiente conocer algo más a fondo a gente como Tamara Atenza, Sara España, Victor Verdú, José A. Mayor, Nino Solana o Antonio Ballesta y, por supuesto, pasar un buen rato con todos los que ya conocía más o menos bien de antes.

Aún me da algo risa cuando me acuerdo de algún que otro comentario que hablaba de que este tipo de campus eran sólo algo para sacar dinero y que los chavales no aprendían nada. Lo siento por quien eso dijera, pues o bien era un desinformado malintencionado o bien tenía un hijo que para esto del baloncesto es más malo que las culebras. Los campus ayudan a mejorar, por supuesto, y a divertirse, claro, y está claro que los jugadores mejoran, hasta los maletes, y se divierten, pero los milagros no existen.

1 jul. 2010

La pívot de Capuchinos Rocío Paños preseleccionada para la U16


Rocío Paños, jugadora murciana del CB Capuchinos, ha sido preseleccionada para la selección española U16 de baloncesto que el próximo mes de agosto disputará el Europeo U16 en Grecia del 12 al 22 de agosto.

El técnico Evaristo Pérez dio a conocer la lista de las 16 jugadoras preseleccionadas para la preparación del campeonato de Europa. La pívot murciana luchará por hacerse con una de las 12 plazas para viajar a Grecia a disputar el Europeo.

La jugadora del CB Capuchinos se concentrará con el resto de jugadoras seleccionadas el próximo 21 de julio en El Ferrol para preparar el próximo compromiso de la selección U16.

El seleccionador nacional, Evaristo Pérez, afirma de cara al Europeo que "somos muy ambiciosos, la u16 es una generación que ha cosechado grandes éxitos, y que ha estado siempre en la primeras posiciones, por lo que debemos aspirar a lo máximo en el Europeo. Sabemos que somos uno de los equipos a batir y que tenemos la responsabilidad y el orgullo de defender la camiseta de España, pero siempre sin perder la humildad y el respeto a cada uno de los rivales".

Rocío, desde aquí mi más sincera enhorabuena y rogarte que esto te sirva como un acicate más para trabajar más y mejor y que nunca, nunca, caigas en el ensoberbecimiento que ha roto tantos proyectos de jugadores y jugadoras.