31 oct. 2010

Primer contacto con el alevín en la concentración de Alcantarilla

Intentando poner orden entre los pequeñajos. Foto: FBRM
No recuerdo si les conté que este año, además de ayudar en los equipos femeninos junior y senior, llevo al Alevín B de Capuchinos. El caso es que ayer tuvimos nuestros primeros partidos de este año. Fue en Alcantarilla, en un minitorneo/concentración auspiciado por la FBRM y organizado por el club Jairis, que en principio debería servir para poder hacerse una idea del nivel de los equipos y poder distribuirlos en el grupo adecuado de cada a la competición de minibasket que empezará en unas semanas.

A mí me sirvió para ver a los chavales compitiendo contra otros como un equipo e ir probando quintetos para ver qué tal se van conjuntando. La experiencia fue interesante pues pude ver bastantes cosas positivas que llevarme a casa y detectar algunas carencias obvias que tenemos que empezar a trabajar desde ya, como por ejemplo saber ofrecerse para recibir el balón (finta de recepción, vamos) y organizarse un poco en ataque (aunque a esta edad eso es la LUCHA con mayúsculas).

El primer partido de la mañana lo jugamos contra Caravaca, que vino muy mermado al faltarle medio equipo por el puente y problemas varios, con lo que el KO con el que les ganamos quizá no refleje la diferencia real con este equipo. Después jugamos contra Moratalla, quienes nos pasaron por encima en el primer cuarto y metieron el miedo y la falta de confianza en nuestros chavales, sin que yo fuera capaz de hacerles ver en los otros tres cuartos que esos otros quintetos no eran tan potentes y que nos tocaba remontar jugando con confianza y sin prisas. No fue fácil, pero durante un rato volvimos a meternos en el partido y luchamos por remontar, hasta nos pusimos a una docena de puntos o así, pero al final tuvimos que tirar la cuchara y reconocer que no sería ese día cuando ganáramos a Moratalla, que nos defendió muy bien y muy intenso. De ese partido es precisamente del que más aprendizaje pudimos sacar, pues como se suele decir, aunque en estos partidos el resultado es secundario, se aprende más de las derrotas que de las victorias o dicho de otro modo, olvidándonos del resultado, cuando el rival juega mejor que tú se ven mejor tus carencias.

Desde aquí quisiera felicitar a la FBRM por la iniciativa y a Jairis por la buena organización de la jornada y por la buena predisposición de toda su gente, que hicieron de árbitros, mesa y lo que hiciera falta para que todo saliera bien.

Me vine contento a casa tras la experiencia. Tuvimos un poco de todo, más que suficiente información para una  mañana. Creo que me ha tocado un buen grupo para poder trabajar con ellos.

La FBRM lo cuenta en una noticia en su página web, en la que por cierto sale una foto nuestra como ilustración.

30 oct. 2010

El reglamento y el papel de fumar o cómo jugar siempre fuera de casa

El CB Murcia perdió el partido ante el León por deméritos propios, por no tener la misma intensidad que su rival y andar algo justos de acierto. Dicho eso, me gustaría comentar algunas cuestiones sobre la aplicación del reglamento que creo que le están perjudicando al CB Murcia y que hacen que parezca que juega todos los partidos fuera de casa.

Por un lado la gestión de los tiempos muertos desde la mesa. Luis Guil ha cometido, tanto hoy como en el primer partido de liga, varias incorrecciones al respecto de los tiempos muertos, incorrecciones que, dicho sea de paso, prácticamente nunca son tenidas en cuenta por la mesa de anotadores, que suele ser flexible en la aplicación del reglamenteo al respecto, cosa que no está ocurriendo, por lo que veo, con los que la llevan últimamente, todos ellos murcianos, dicho sea de paso también. Me explico. en el primer partido de liga según la versión de Luis Guil él no pidió tiempo muerto y se lo dieron sin haberlo pedido, lo que derivó en protesta, técnica y tiempo perdido por el tiempo que empleó en la protesta. Lo que pude ver en aquel partido fue que Guil se acercaba a la mesa, hacía algún tipo de gesto con las manos y decía algo a la mesa. Con el reglamento en la mano sólo podía haber pedido tiempo muerto pues estos dos artículos lo dejan claro:
19.1 Una sustitución es una interrupción del partido solicitada por un sustituto para convertirse en jugador.
18.1 Un tiempo muerto es una interrupción del partido solicitada por el entrenador o el entrenador ayudante.

Es decir, los cambios sólo los piden los jugadores, los tiempos muertos sólo lo piden los entrenadores. Por tanto, según el reglamento, si el entrenador le pide algo a la mesa tiene que ser un tiempo muerto. Algo así debió de hacer la mesa. Se acercó Guill, seguramente a pedir un cambio, y la mesa interpretó el reglamento de la forma más estricta: "en caso de duda si me ha pedido algo sólo puede ser un tiempo muerto" y le dieron un tiempo muerto.

Faverani taponando a un rival. Foto: Efedos/J. Bernal
Otra cosa que siempre hacen los entrenadores, pero que no se puede hacer, es decir a la mesa "si entra quiero tiempo". Eso le ha pasado hoy a Guil. Creo incluso haberle leído los labios al decirlo y le he visto el gesto de los dos dedos hacia abajo. Faltaban muy pocos minutos para terminar el partido y la igualdad era máxima. Un jugador del CB Murcia ha mandado a fuera de banda el balón a falta de 5 segundos para finalizar la posesión, y en ese momento ha sonado la bocina dándole el tiempo muerto a Guil, que se ha apresurado a hacer el gesto característico con las manos de "ya no lo quiero" y decir algo como "dije si entraba, si entraba", pero ya le habían encasquetado el tiempo y el los segundos ya estaban contando.

A diferencia del partido contra Breogán hoy Guil ha reaccionado con más reflejos, y en lugar de protestar a la mesa y a los árbitros (lo que contra Breogán le hizo recibir una técnica y encima desperdiciar el minuto mientras protestaba) hoy ha ido rápidamente a usar el tiempo muerto pues ya nada podía hacer por evitarlo, aparte de empeorar la situación. El caso es que pese a las incorrecciones de Guil (las mismas que casi todos los entrenadores) desde la mesa se la han cogido con papel de fumar, valga la expresión, y le han aplicado el reglamento a lo bestia, perjudicando claramente con ello a Guill, al que no le toleraron las incorrecciones que se suele tolerar a todos los entrenadores del mundo.

Otra situación curiosa y digna de estudiarse, y esta tiene que ver con las nuevas normas FIBA, ha sido la gestión de los últimos instantes por parte de León. Con el marcador con un punto de ventaja para León el CB Murcia (Faverani) ha cometido falta a 1,6 segundos para terminar. Los de León han metido el primer tiro y han tirado el segundo descaradamente a fallar, pero asegurándose de que el balón tocara aro y saliera un rebote largo. Alguien podrá decir que el riesgo de ello es que en segundo y medio bien podría un jugador del CB Murcia haber lanzado desde su aro al otro y haberla metido. Sí, pero la probabilidad es ínfima.

Sin embargo, con las nuevas normas, si hubiera entrado el segundo tiro la diferencia habrían sido tres puntos, el CB Murcia habría pedido tiempo muerto y, y esta es la clave, habría sacado desde la altura del triple de pista delantera, suficientemente cerca como para en el tiempo muerto preparar algo que en un segundo y medio le liberara un triple. Además, el León no habría podido arriesgarse a cometer falta (para forzar que sólo lograra el CB Murcia un máximo de dos puntos) y hacerla antes de que el balón estuviera en juego, pues ahora en los dos últimos minutos si se hace falta antes de estar el reloj en movimiento sería antideportiva, con lo que un posible triple de CB Murcia no habría sido nada descabellado. Por tanto, el jugador de León ha estado muy inteligente tirando a fallar el segundo, o bien eso lo tenían bien hablado para este tipo de situaciones.

Más situaciones de interpretación de reglamento que no entiendo son los criterios para la señalización de faltas antideportivas y de las normales, al menos en el día de hoy. Hoy no valía aquello de que una falta hecha para parar el juego por el último defensor y desde atrás o el lado es antideportiva. Los de León han hecho al menos un par de esas que yo recuerde. Tampoco ha sido señalizada como antideportiva una situación de dureza excesiva y a destiempo de un jugador de León, cuando a Faverani sí le han pitado una antideportiva no sé muy bien porqué (no ví nada raro en la falta, que de hecho casi ni ví la falta). Cuando los jugadores de León han hecho teatro para simular faltas en ataque han sido faltas en ataque, cuando lo han hecho los jugadores del CB Murcia no. Cuando han habido pequeños contactos en media pista del base defensor del que la sube han sido falta, pero cuando esos mismos pequeños contactos los hizo el León no lo fueron. El caso es que toda esa suma de situaciones se han ido señalando todas en favor del León (salvo un par de faltas inexistentes que han pitado a León para compensar otras dos faltas del CB Murcia inexistentes pero señaladas en el otro lado).

El caso es que parece que los que tienen que interpretar las normas se la parecen estar cogiendo con papel de fumar para terminar señalando algo que perjudicaba al CB Murcai, que parece que juega todos los partidos fuera de casa, pues en casa no sólo no le regalan nada los que manejan el reglamento, sino que le vienen a dar en la cara. Y en una liga donde la mayoría de los partidos se deciden por diferencias de 3 a 5 puntos estas cosas tienen una importancia decisiva. Cuando estábamos en ACB nos teníamos que comer cosas como que le pitaran a Moncho Fernández una técnica sin previo aviso en el último minuto con el partido sin decidir por pisar dentro de la pista por eso de que éramos un equipo pequeño en ACB. Pero se supone que ahora en LEB es el CB Murcia el grande. Entonces, ahora ¿cómo se come eso?. ¿Soy un forofo?.

Y repito, el CB Murcia ha perdido por sus propios errores, sobre todo por falta de intensidad. Pero eso es otra historia que merece un artículo aparte, que supongo que la prensa convencional ya estará tratando en sus crónicas del sábado o de días sucesivos.

Sufrir y más sufrir. Menudo año nos espera.

26 oct. 2010

Si no fuera por estos raticos y los del kebab...

Para sufrir ya tengo alternativas de sobra. Estoy en el baloncesto para disfrutar, para pasármelo bien. Por eso casi tan importantes, o más, que los ratos de los partidos o entrenamientos son los de comentar la jugada con los compañeros de esto. Y de momento "esto" es la familia del CB Capuchinos, el club que el año pasado tuvo a bien acogerme y permitirme aprender a ser entrenador en su familia. Y hago énfasis en lo de familia porque creo que en este club al menos se puede decir que lo formamos una gran familia.

Anoche tocó un buen entrenamiento (sí chicas, aunque Juan Victor se queje estuvo muy bien) y nada mejor para celebrarlo que tomarse después un buen kebab con el cuerpo técnico del junior femenino. Y menudo cuerpo, porque sin entrar en calidades, dudo que en la Región de Murcia se pueda encontrar equipos con tantos problemas de banquillo, y no me refiero a disputas o cosas por el estilo, sino literalmente al banco, al trozo de madera donde hay que sentarse, pues cuando estamos todos nos podríamos juntar hasta 13 personas ¡¡sólo en el banquillo!! (5 personas del cuerpo técnico y 8 jugadoras, 7 de ellas para jugar más la descartada de la semana).

Tantos quebraderos de cabeza nos está dando el asunto del dichoso banquillo que estamos viendo de pasarnos por el Leroy Merlin a ver si encontramos un banquillo ultraplegable y portátil, porque en los instantes prepartido parecen aquello el juego de la silla para ver quién consigue sentarse en el banquillo y quién tiene que quedarse en el suelo. Bien mirado, el decidir quién se sienta en el banco y quién en el suelo puede ser una forma de marcar jerarquías en el grupo. No obstante, en algún partido de estos me gustaría sentarme en el banco con los demás, que ya va refrescando y el suelo está muy frío.

El caso es que, con algún voto particular, más por incordiar que otra cosa, creo que hubo unanimidad en que el de anoche fue de los más espectaculares kebab de lo que va de temporada, temporada que acaba de empezar, por cierto, aunque ya tenemos un sitio para repetir las veces que haga falta (en el lateral del Campus la Merced, junto al chino, y no llevo comisión). El kebab que me tocó en suerte más que una flauta parecía una tuba. Tanto que han pasado casi 24 horas y aún estoy dirigiéndolo. Pero qué bueno estaba el puñetero. Las patatas tampoco estaban nada mal, es cierto. Para conseguir meter eso en el cuerpo no tuve más remedio (yo no quería pero me obligaron, oiga) que aligerar la ingesta con un tanque de cerveza bien frío.

Lo curioso es que se supone que era una cena técnica. Es decir, una cena de trabajo para tratar cuestiones de baloncesto puro y duro relacionadas con nuestro equipo, el junior femenino de Capuchinos. Al final de baloncesto en sí se habló lo justo. Eso sí, anécdotas salieron unas cuantas, todas ellas relacionadas con el baloncesto.

La frase del mes creo que es la que pronunció la semana pasada Juan Victor Lorente, ya con una técnica y apercibido de la segunda (que le habría mandado a la calle) para protestar al árbitro de turno por una situación de juego que el colegiado había considerado como correcta: "sí claro, el clásico bloqueo que te persigue por la pista" (en alusión a un bloqueo no ya en movimiento, sino en muuucho movimiento que nos hicieron).

Recuédenme otro día que les cuente en qué consiste para alguno que yo me sé la expresión "¿nos echamos unos cafés?". Que ésa también es buena.

25 oct. 2010

Buen fin de semana con las chicas de Capuchinos. Gran defensa.

Este año tengo el placer de estar en Capuchinos ayudando a Juan Victor Lorente con el junior femenino y a Alex Navarro con el senior femino. La de este fin de semana ha sido la segunda jornada de liga con el junior y la tercera del senior. En ambos casos se ganó con solvencia los partidos, de más de 30 puntos los dos. En el caso del senior visitamos a CaboMar (36-71) en Alicante, creo que tuvo mucho mérito el partido jugado, sobre todo teniendo en cuenta que nos faltaban nuestras dos únicas 5 (Vito y Rocío) y que Ana Belén jugó con molestias en la rodilla, aparte de procesos gripales y dolencias varias en el resto del equipo.

Las chicas jugaron muy bien, pero especialmente en defensa, no sólo en cuanto a intensidad, pues había que suplir la baja de las compañeras a base de pundonor, sino también conceptualmente. Las segundas ayudas llegaron casi siempre y entre todas se sacó el partido también en ataque, acumulando poco a poco una renta que al final se fue a los 35 puntos, aunque no lo vimos tan claro cuando nos encontramos, ya antes del descanso, con Ana Belen y Cari con dos faltas y Elena con 3. Un poco de control sobre las faltas y unos minutejos en zona fueron suficiente para no meternos en faltas comprometedoras y llegar tranquilas al final del partido. Esta semana descanso, ideal para recuperar enfermas y lesionadas.

El junior le ganó por 88-33 al junior de Molina de Segura, que vino con sólo seis jugadoras.

Antes, el sábado, pude acercarme a ver el junior masculino que entrena Carles Miñana. Jugaron contra Molina B en un partido que tampoco les supuso muchos aprietos de marcador (96-55). Los 13 puntos consecutivos de Alfonso Quiñonero en el arranque de partido encarrilaron el encuentro y pusieron muy cuesta arriba al equipo de Molina el poder reaccionar. Este año creo que Carles Miñana ha formado un grupo bastante bueno y homogéneo, con muchos jugadores de nivel y polivalentes, lo que le puede dar mucha versatilidad en el juego si los dirige con la cabeza y coherencia que ha hecho hasta ahora. El próximo fin de semana toca un plato fuerte, pues se enfrentarán al CB Murcia, en principio el favorito perenne en todas las ligas regionales en que participe. Será una primera piedra de toque para ver si este año las diferencias de nivel son insalvables o si habrá opciones de que alguien le moje la oreja al equipo de la en teoría categorías inferiores del CB Murcia de LEB Oro.

16 oct. 2010

El apagón anotador del último cuarto hizo sufrir al CB Murcia en su victoria contra Palencia

CB Murcia 69 - 61 Palencia. Estadísticas del partido

Vitor Faverani al poste bajo. Foto: efedos/Javier Bernal
La "jugada del carro"

Por primera vez en no recuerdo cuántos años me quedé en casa viendo el partido por televisión en lugar de ir al Palacio. Cosas del cansancio y el pluriempleo. Aunque mi intención al caer en el sofá era ver el partido desde la sintonía de Marca TV y con la narración de Ramón Trecet, el que el partido lo emitiera en diferido el canal deportivo me hizo terminar en GTM, la filial encubierta de La 7, la televisión autonómica murciana.

Aunque intenté no prestar mucha atención a la narración del partido es inevitable no oir ciertas cosas. En un momento dado de la retransmisión el especialista en baloncesto contratado por la televisión autonómica para acompañar en la retransmisión al periodista narrador afirmó que estaban haciendo "la jugada del carro". Viendo que se trataba de dos pívots bloqueando a ambos lados del poste medio para que Pedro Robles saliera hacia uno de los lados para recibir y tirar un triple relativamente cómodo deduje que había querido referirse a un carretón cuando dijo lo de "la jugada del carro". Por un momento me imaginé que era una sutil metáfora en la que llamaban burro a Pedro Robles, por eso de que un carro es como un carretón pero más grande y donde el responsable del tiro suele ser un burro, pero enseguida me quedó claro que de haber algún burro por allí ése no era Pedro Robles.

Normalmente las retransmisiones deportivas suelen ser realizadas por un periodista, cuya principal labor es narrar lo que ocurre, quien normalmente tiene buen conocimiento del deporte que retransmite aunque no llegue a ser un experto. A este periodista le acompaña al menos un comentarista, un especialista en la materia, que suele ser o un ex deportista, o un técnico que conoce bien el deporte en cuestión y puede aportar una visión más técnica del partido y explicar lo que el periodista narra. El comentario de hoy del especialista en baloncesto del canal de todos los murcianos (de todos porque lo pagamos entre todos) sobre la jugada del carro no deja de ser una anécdota, más o menos jocosa, que se repite con distintos matices en todos y cada uno de los partidos que retransmite esta televisión. Hoy ha sido no saber cómo se llama un carretón, otro día es confundir un bloqueo directo lateral con un bloqueo indirecto, o no percatarse de ninguna de las alternativas defensivas planteadas por los equipos en la pista, cuando no obcecarse en el desconocimiento del reglamento.

Si no fuera una cadena pagada por todos tal vez me costaría más criticar el trabajo ante el micro del técnico en cuestión. También reconozco que hablar ante un micro es difícil y que limita bastante la capacidad de expresión de cada cual y la percepción de lo que se tiene delante, pero aún así me parece que un especialista en baloncesto puede hacer comentarios más pertinentes en ese tipo de retransmisiones. Me cuesta creer que en Murcia no haya ni ex jugadores, entrenadores, ex entrenadores (¿un entrenador puede pasar a ser ex entrenador?) con la suficiente facilidad de expresión como para ser capaces de explicar lo que no todo el mundo ve en un partido de baloncesto. Y que conste que no tengo nada contra este señor, Luis de nombre de pila, que fuera de micro será un gran profesional en su otra actividad laboral e incluso un gran tipo, pero como especialista en baloncesto me temo que su trabajo no es ejemplar.

Espero que el próximo día no nos salgan con algo así como "la jugada del réflex". Aunque no descarto nada.


Los ocho minutos y 37 segundos sin anotar en el último cuarto del CB Murcia estuvieron a punto de arruinar el buen trabajo realizado en los tres primeros cuartos. La defensa del CB Murcia le permitió vivir de las rentas en el último cuarto pese a dilapidar sus 15 puntos de ventaja en el descanso, ya 11 al entrar en el último cuarto. Sin embargo, el Palencia no llegó a ponerse a menos de tres puntos. Un palmeo de Coppenrath a falta de un minuto y 23 segundos fue la primera canasta del CB Murcia en el cuarto final. En los últimos instantes, 10 puntos anotados en poco más de un minuto permitieron suspirar de alivio al CB Murcia y a la grada.

Faverani, Jasen y Coppenrath fueron los jugadores más destacados del CB Murcia, especialmente durante la primera parte. El brasileño y el norteamericano martilleaban la defensa interior del Palencia, jugando los locales con cuatro abiertos y haciendo buenas triangulaciones exteriores para hacerle llegar balones a los pívots. Jasen aportaba un plus de intensidad en defensa y sumaba también en ataque. A día de hoy Coppenrath es un jugador imprescindible en el CB Murcia. De hecho, su lesión en el hombro es hasta más preocupante que la de Taj Gray, en tanto que Coppenrath aporta en el juego de espaldas al aro cosas que no puede aportar su compatriota. Las ocho faltas que recibió son un claro reflejo de los problemas que causaba a la defensa de Palencia bajo los aros.

Durante el descanso Natxo Lezkano, entrenador del Palencia, le pidio a sus jugadores exteriores que defendieran a ratos en zonas y que en la defensa individual se hundieran más en las ayudas defensivas a sus pívots cuando el CB Murcia metiera balones interiores. Las ayudas de los exteriores palentinos pasaron a ser más largas y Faverani y Coppenrath ya no lo tenían tan fácil para jugarle de espaldas a su rival. El desacierto en el tiro exterior de Pedro Robles (no anotó ninguno de sus cuatro intentos de triple) permitió a la defensa palentina hacer ayudas aún más largas, lo que le costó al CB Murcia perder cinco puntos de la ventaja cosechada en la primera parte al llegar al último cuarto, en que el apagón anotador de los de Luis Guill duró más de ocho minutos y medio.

Un palmeo de Coppenrath y un tres más uno de Puyada devolvieron el aliento a los jugadores del CB Murcia, que ya empezaban a mostrar los primeros síntomas de descomposición intestinal.

Todos los conocedores de la LEB Oro avisaron respecto al proyecto del CB Murcia, dejando claro que hasta un gran equipo como lo es el de Luis Guill sólo podrá lograr el ascenso a la ACB sufriendo en todos y cada uno de los partidos. No hay otra forma en esta liga.

2 oct. 2010

La mala defensa del CB Murcia le causa el primer disgusto en LEB Oro

(CB Murcia 83 - 87 Breogán de Lugo) Estadísticas del partido

El partido que enfrentó al CB Murcia con el Leche Río Breogán parecía ponerse rápidamente muy favorable para el CB Murcia. Dos triples y una canasta de dos puntos de Robles casi consecutivos permitía a los de Luis Guil marcar las primeras ventajas en el marcador gracias a un alto acierto anotador, que no a una gran defensa, a la postre clave de un partido en el que el CB Murcia se fue a los 83 puntos sin que eso le sirviera para ganarle el partido a un Breogán de Lugo que supo remar a favor de la corriente cuando los locales y las circunstancias les fueron propicios.

Traspieses y el tiempo muerto fantasma


El CB Murcia ha sufrido el primer traspiés de la temporada, y no me refiero al gesto técnico consistente en dar los dos pasos de penetración a canasta realizando el primero de los dos apoyos finales con el mismo pie que se ha realizado el anterior apoyo, sino a una metáfora del mal arranque liguero del CB Murcia en LEB Oro. Pese a que hay varias claves menores del partido, la explicación fundamental a derrota del CB Murcia hoy ha sido su indolencia defensiva. Dejarse anotar 87 puntos en esta LEB Oro es darle demasiadas facilidades al rival. Aquí las figuritas se estrellan, y los éxitos los logran los equipos capaces de ponerse el cuchillo entre los dientes y dejarse el alma en defensa. No hay otra.

No obastante, algunos aspectos han ayudado a concretar ese traspiés, pues un par de detalles son suficientes para decantar la balanza a un lado u otro. Dos malas decisones de Jasen han comprometido el partido. Una de ellas una protesta airada ante una falta no señalada y la otra una absurda falta innecesaria ya en bonus dentro del último minuto. El otro punto clave ha estado en el lío montado en torno a un tiempo muerto fantasma que la mesa le ha endosado a Luis Guil y que terminó derivando en una técnica al entrenador del CB Murcia, un tiempo muerto no utilizado y llegar al último cuarto del partido con sólo un tiempo muerto disponible. Desde el banquillo murcianista juran y perjuran que la explicación que dio la mesa fue que el tiempo muerto lo había solicitado un jugador, cuando parece claro que en la mesa de anotadores deben conocer perfectamente el artículo 18.1 del reglamento, que dice: "Un tiempo muerto es una interrupción del partido solicitada por el entrenador o el entrenador ayudante". Surrealista.

Al menos parece que todos tenemos claro, incluido Luis Guil, como se deduce de sus declaraciones en rueda de prensa, que o se defiende de verdad o este equipo no podrá cumplir el objetivo de retornar a la ACB. Vamos, defendiendo así, ni-de-co-ña.

La tibieza de la defensa murcianista evitaba que pese al acierto en ataque los jugadores de Luis Guil no marcaran diferencias significativas ni fueran capaces de romper el partido que en el tercer cuarto empezó a decantarse del lado de los gallegos. Si durante el arranque de partido fue la anotación de Robles la que sostuvo al equipo fue Faverani (23 puntos) quien tomó el relevo para sumar desde el poste bajo, tanto cuando se le defendía por detrás, en tres cuartos o por delante.

Hayes se echó el partido a las espaldas, no se escondió, y logró anotar en los momentos clave del partido y contribuir a que el equipo de Lugo se fuera hasta los 12 puntos de ventaja (64-76) a falta de siete minutos para el final. No funcionó la zona 3-2 ordenada por Guil, quien puso en pista juntos a Puyada, Oscar González, Dobbins y Gray para defender la subida de balón del Breogán, lo que se tradujo en la reducción de 6 puntos de desventaja en apenas medio minuto. Sin embargo, los colegiados decidieron entonces elevar el listón arbitral y las acciones defensivas del CB Murcia tendieron a traducirse durante unos minutos en falta con facilidad, lo que llevó a Coppenrath al banquillo con cuatro faltas.

La clave es la defensa, casi siempre lo es, y sólo desde la defensa fue capaz el CB Murcia de ir recortando puntos en los últimos cinco minutos de partido, hasta el punto de logar darle la vuelta al partido a falta de un minuto, situando en el electrónico un 80-79 para el CB Murcia. Ya con los dos equipos en bonus Jasen tomó una decisión poco inteligente regalándole a los gallegos dos puntos de tiro libre al forzar una totalmente contraproducente falta en el medio de campo que no sólo devolvía al Breogán a la vida sino que eliminaba al argentino del partido. No fueron los únicos tiros libres que regalaría el CB Murcia en esos instantes finales, condenándose a sí mismo a sufrir la primera derrota de la LEB, una LEB en la que los del CB Murcia deberían haber aprendido la lección de que sin defender como si fuera la vida en ello no se puede hacer gran cosa en el baloncesto, y menos aún en LEB Oro.

Fotografía gentileza de Efedos/Javier Bernal