31 dic. 2011

La foto del año: la redención de San Emeterio

Llevaba San Emeterio un triste 0/9 en tiros de dos puntos, fallando canastas increíbles bajo el aro. La derrota de la semana pasada en Miribilla le había dejado otro mal sabor de boca en forma de derrota y de mala actuación personal. El esfuerzo y trabajo de San Emeterio no se estaba viendo recompensado. Su cara era todo un poema de tensión y rabia contenida cada vez que una cámara enfocaba su rostro mientras bajaba a defender. Bilbao Basket llevaba camino de hacerse de nuevo con la victoria.

Pero San Emeterio no es de esos jugadores que se venga abajo porque las cosas le salgan mal. No es de los que baja los brazos, no deja de defender si en ataque no está fino. Al contrario, San Emeterio es el ejemplo claro de la filosofía Baskonia: trabajo, trabajo y más trabajo. Y a base de trabajo y de esfuerzo, pese al desacierto, San Emeterio siguió esforzándose por ayudar a su equipo a conseguir la victoria, luchando por cada bola, bajando como loco a defender a cada balance.

El deporte a veces es cruel y no brinda recompensa al buen trabajo. El baloncesto es un deporte donde uno de los dos equipos ha de perder y no siempre su trabajo ha sido claramente peor que el del rival. Pero también el baloncesto a veces te brinda la ocasión de en apenas dos segundos redimir las penas anteriores. Tanto lucharon San Emeterio y los suyos por no dar por perdido el partido que llegaron a los últimos segundos de partido con una última pequeña opción de victoria. Con dos puntos abajo en el marcador, apenas un segundo por jugarse, y en una posición no demasiado cómoda llegó esa última bola a las manos de San Emeterio, en la esquina. Sin tiempo ni para pensar lanzó un triple como pudo, apuntando como buenamente fue capaz. El balón voló mientras el tablero se enrojecía y la bocina ahogaba el clamor del público de Miribilla.

Segundos después San Emeterio corría hacia ninguna parte, gritando de pura rabia contenida, y se lanzaba al parket como si de una piscina se tratara, secundado por sus compañeros. Su cara era todo un poema extático. El éxtasis en la cara de San Emeterio es todo un símbolo de esa recompensa al sacrificio y al esfuerzo. Pero para lograr esa imagen había que estar allí con una cámara preparada y los reflejos en su punto. Y Aitor Bouzo lo estuvo. Corrió desde la otra canasta, que es donde le pilló en ese momento, preparando el disparo al tiempo que se echaba al suelo para tener el ángulo correcto, la distancia precisa. Y gracias a eso consiguió la que creo que es la mejor foto del año en la liga Endesa ACB.

La redención de San Emeterio (Foto: Aitor Bouzo / Efedos)
En el caso de que esta no sea la mejor foto del año, al menos es una foto que cuenta una gran historia, la de un chaval que ha logrado lo que tiene a base de trabajo. Recordemos que cuando llegó a Vitoria ni siquiera era la primera opción de Ivanovic para el puesto de alero. Pero el santanderino siguió trabajando y esforzándose en cada entrenamiento, en cada minuto disputado. Ahora no sólo es fundamental en el Baskonia, sino el actual MVP de la liga, sin llegar a ser un prodigio técnico, lo cual sólo se explica a base de trabajo y esfuerzo. Lo decía el propio Ivanovic al terminar este partido: "El deporte no es mundo para blandos, solo para fuertes".

Y respecto a la foto, pues lo que decía Robert Cappa: si la foto no es suficientemente buena es porque no estabas suficientemente cerca. Y está claro que en este caso Aitor estaba lo suficiéntemente cerca como para tomar esa gran foto.

Más de una vez hemos debatido a varias bandas (con Aitor Bouzo y Javier Bernal, ambos socios de la agencia EFEDOS) que el valor de una foto depende mucho del punto de vista. Ellos dos son fotógrafos muy perfeccionistas, tanto que a veces les recrimino cariñosamente el que por tanto cuidar la técnica fotográfica corren el riesgo de olvidarse de lo que para mí (como periodista) es lo más importante: contar la historia. Hay momentos en los que lo más importante no es la técnica sino el disparar en el momento justo desde el sitio preciso para contar la historia importante.

Está claro que en este partido la historia más importante estaba en la cara de júbilo cuasi extático de San Emeterio tras lograr el triple que le daba la victoria a su equipo y le redimía de su desacierto anterior. Y está claro también que Aitor estaba en el sitio justo y el momento preciso para contarla. ¡Enhorabuena!.

29 dic. 2011

Alejando fantasmas

M. Bunbury espoleando a la afición (Foto: V. Soriano)
Sufridísima victoria (infinitamente más de lo que refleja el marcador final de 88-75) la de anoche en el Palacio de los Deportes frente a Estudiantes, un equipo al que no se le ve con mimbres sobrados para hacer grandes cosas esta temporada. Tiene ahí un gran reto Pepu Hernández. Cuando parecía que el partido se encauzaba la renta comenzó a mermar y reapareció la sombra de fantasmas del pasado, felizmente disipada con inteligencia e intensidad en los últimos minutos.

Al UCAM Murcia se le ve jugar demasiado consciente de sus mermas. Aunque no tienen otra que darlo todo en cada segundo los jugadores son conscientes de que ni se pueden meter en faltas ni pueden fundirse del todo en la primera parte, pues ahora mismo apenas tenemos 7 jugadores y medio capaces de sumar de verdad en cada partido. Una sensación extraña visto desde la grada, el ver a jugadores como Franch, todo potencia y nervio, conteniéndose, sabedor de que no puede meterse en 5 faltas ni gastar toda la gasolina demasiado pronto. Algo parecido parece suceder con Augustine, fundamentalísimo para darle solidez a este equipo bajo los aros pero con un banquillo interior muy corto con la lesión de Kurtz, quedando sólo Sekulic (gran partido el suyo ayer) como otro interior puro de primer nivel, con la ayuda de Rejón (que vino a tener un rol secundario) y Barlow, que no es interior puro y está teniendo que jugar muchos minutos de interior sin serlo.

El caso es que un equipo del perfil de este UCAM Murcia no puede permitirse el lujo de guardarse demasiadas cosas para después, pues corre el riesgo de que se le vaya el partido en el camino. Anoche tuve la sensación de que los de Guil vivían al borde de la navaja, arriesgando lo justo para no salirse del partido y tratar de llegar vivos al tramo final, algo complicadísimo si no se tiene un nivel de calidad excelente en cada uno de los miembros de la plantilla, como es el caso.

Afortunadamente para el CB Murcia, Estudiantes es un equipo en una situación parecida. Demasiados jugadores jóvenes o de un nivel justito para esta liga que hay que mover haciendo encaje de bolillos para poder llegar a los finales de partidos con opciones. Y en ese duelo económico (la economía consiste en gestionar adecuadamente bienes limitados) Luis Guil le ganó la partida a Pepu Hernández, especialmente en la segunda parte.

El CB Murcia estaba anotando con fluidez. En la primera parte ya había logrado 44 puntos, algo que en esta liga Endesa parece al alcance del Real Madrid y pocos equipos más, pero el problema no estaba ahí, sino en defensa, pues enfiló vestuarios con 47 puntos encajados, lo que marcaba una proyección de victoria de partido metiéndose en 100 puntos, algo poco realista para este equipo. No quedaba otra, había que mejorar en defensa, tanto en intensidad como en calidad defensiva (que no es lo mismo).

Esa vuelta de tuerca a la defensa le permitió al UCAM Murcia hacerse con el mando en el marcador, aunque teniendo que sumar varios lastres en el camino, como el tener a los interiores cargados con faltas (bueno, y ayer también a los exteriores al final). Otra carga fue el ser conscientes de que Franch tendría que volver a jugar una minutada, pues Popovic dejó claro que aún está perdidísimo, hasta el punto de que durante el minuto y 57 segundos que jugó el serbio el Estudiantes sacó una renta de 7 puntos, lo que dejaba claro que no volvería a jugar durante este partido.

A ese lastre había que sumar los fantasmas del pasado. Son ya un buen montón de partidos los que el CB Murcia cosecha una renta interesante durante la primera parte que va perdiendo durante la segunda conforme se le va agotando la gasolina y las ideas y termina perdiendo el partido en el tramo final. Durante unos minutos parecía que se iba a volver a repetir la película. De hecho, la renta de hasta doce puntos lograda en el tercer cuarto llegó a quedarse en apenas dos o tres en el último, minutos en los que el balón parecía quemar en las manos de algunos jugadores.

Afortunadamente para el UCAM Murcia, ni Estudiantes supo jugar correctamente el final de partido ni los de Luis Guil llegaron a perder el rumbo, consiguiendo mantener la suficiente sangre fría como para jugar con inteligencia e intensidad máxima esos momentos finales.

Creo interesante hacer una mención expresa al papel que ayer tuvo la afición. Durante todo el partido, y muy especialmente en esos minutos finales, la afición respondió de maravilla, con unos 5500 espectadores en la grada, gran parte de ellos niños gracias a la política de puertas abiertas para el partido de ayer (los menores de 12 años no pagaban y los adultos que aportaran un juguete para la campaña solidaria tampoco). Es muy gratificante asistir a un partido con el público entregado llevando en volandas a su equipo, algo en lo que la mano de un hiperactivo y enchufadísimo Manolo Bunbury como maestro de ceremonias se dejó notar.

Las sombras pasan por la aún insuficiente aportación de Popovic. Entiendo que con apenas tres entrenamientos en el cuerpo no es fácil salir a dirigir un equipo ACB en un partido tan importante como el de ayer viniendo de una liga como la serbia (he visto algún video y creo que con el equipo de Capuchinos de Nacional Femenina he podido estar en partidos con más gente y ambiente en la grada). Sin embargo, es crucial que el serbio pueda dar alguna rotación de calidad. Si además pudiera dar también alguna rotación en el puesto de escolta el efecto multiplicador sería tremendo en cuando a la mejora de rotaciones en general, algo decisivo para que este equipo pueda jugar sin pensar tanto en el freno de mano y así no guardarse absolutamente nada en ningún momento. Los tiempos en los que se podía jugar con garantías con seis o siete jugadores ya pasaron. En ACB es inviable ir al largo plazo con sólo 7 jugadores de primer nivel.

La otra sombra que veo tiene indirectamente que ver con Popovic, pues Walsh está ofreciendo un nivel de juego bastante interesante conforme pasan las semanas, al menos en pista delantera, porque lo que es defender defiende poco. Eso plantea el problema de qué hacer con Kurtz cuando se recupere (supongo que estará ya casi). El jugador interior no ha dado hasta el momento de su lesión el nivel que se esperaba más que muy puntualmente, aunque en algunos partidos sí esbozó ser el jugador que se buscaba. Ahora falta tomar la decisión de seguir con Walsh y apartar o cortar a Kurtz (mejorando poder ofensivo exterior pero perdiendo solidez interior) o bien hacer lo contrario, con lo que el problema lo tendríamos en el exterior. Por eso digo que si el serbio pudiera dar buenas rotaciones exteriores sería menos traumática la pérdida de Walsh pese a lo que aporta en ataque. En definitiva, complicada decisión con múltiples variables a tener en cuenta.

La lectura global positiva sería que pese a los problemas de lesiones y plantilla corta ya son 4 las victorias logradas hasta ahora, lo que haría una proyección de más de 11 al final de temporada, algo muy cercano al objetivo final previsto para salvar la categoría, que se puede fijar entre 12 y 14 victorias. De momento el equipo se sitúa fuera de la zona roja con la que la tabla de clasificación resalta los dos últimos puestos, lo que psicológicamente también tiene su valor.

Ahora toca seguir trabajando. Espero que lo peor ya haya pasado.

20 nov. 2011

Con seis no se puede si los árbitros no quieren

Ana Cardús, hoy protagonista. (Foto: EFEDOS/Javier Bernal)
Tenía pensado hablar de Ana Cardús en esta entrada. Lamentablemente voy a tener que hacerlo pero no del modo y sobre el aspecto que me habría gustado. Me refiero al arbitraje de hoy, no sólo de Cardús, aunque ella fue la que puso la guinda para decantar el partido del lado de los toronjas. Fue un arbitraje de esos que si uno no se fija bien no da el cante como esos que a veces se dedican a machacar a uno de los equipos. No, hoy han hecho un trabajo fino, premeditado, pero fino, profesional al fin y al cabo, señalando "mal" sólo las situaciones justas para decantar un partido igualadísimo, que se podría haber decantado por el azar, los detalles... pero que se decantó por la actuación arbitral.

Los colegiados no midieron con el mismo rasero a ambos equipos, hiperprotegieron a Splitter, castigaron a los jugadores del CB Murcia de los puestos con menos repuestos, los interiores (qué casualidad), fueron rigurosos en acciones de pasos del CB Murcia (esa chorrada de pasos a Sergio Pérez en una parada sin más) pero permisivos con Valencia (Splitter bajo aro dando varios pasitos, los de salida de San Miguel...). Situaciones que fueron haciéndose un poco más evidentes al llegar los minutos finales de partido. Agustine que atrapa fuerte un rebote y Lishchuk llega por detrás, le mete un manotazo (en la mano) y balón fuera con balón... para Valencia (otra casualidad). El colmo fue un minuto más tarde, ya a menos de una posesión para el final. Lanza un exterior de Valencia, rebote largo, Caner-Medley va como loco a por él, salta sin mirar ni por donde va y le mete un golpe fortísimo a su compañero Lishchuk que cae medio grogi al suelo. Ana Cardús, precisamente la única que no podía ver lo que pasó porque la tapaban un buen montón de jugadores, tiene la ocurrencia de pensar que si un jugador se lleva un empujón así de brutal tiene que ser falta... si no fuera porque choca con su compañero. Pues falta del primer jugador del CB Murcia que ve por allí, Barlow.

Ya todas esas situaciones eran para tener claro que no había sido un arbitraje ecuánime, pero en la pista intenté no comerme la cabeza con mi tendencia al forofismo y me pedí a mí mismo contención, moderación y frialdad para enjuiciar honestamente. Eso traté, pero en la prórroga un detalle me dejó clara la confirmación del arbitraje premeditado. Si no recuerdo mal en la prórroga sólo se pitan dos faltas. El CB Murcia defendía con miedo a ser castigado con la falta pero pese a ello en un momento dado Miso tocó levemente a un rival, lo suficiente para entrar dentro del reglamento y recibir falta, precisamente en un momento crítico en el que el CB Murcia jugaba a defender y no hacer falta (vaya casualidad). Sin embargo, a unos segundos del final de la prórroga el equipo de Guil, con aún 6 segundos en el marcador (y sin tiempos muertos disponibles), necesitaba hacer falta para parar el reloj y llevar al tiro libre al Valencia. Pues venga, puesta en juego del balón, y jugador del CB Murcia que se lanza de inmediato a hacer falta, manotazo... y no se oye silbato, otro manotazo... y sigue sin oírse silbato, y ya manotazo, empujón y casi rodillazo y entonces sí se oye el dichoso silbato, eso sí, ya con sólo tres segundos disponibles (otra casualidad). Aisladamente, salvo la disparatada situación señalada por Cardús, todas las acciones reseñadas entran dentro de la interpretación más o menos lógica del reglamento, errores humanos incluídos. Lo malo es cuando te das cuenta de que todas esas situaciones reseñadas, todas, benefician siempre a sólo (sí, lo pongo con tilde) uno de los dos rivales.

Con sólo seis no se puede

Pero una cosa está clara, los árbitros sólo pueden manipular sutilmente un partido con final igualado si se llega a un final igualado, valga la perogrullada. Y en que el CB Murcia no lograra una renta mayor de cara a un final con árbitros "halcones" entran otros factores. El primero creo que está claro. No se puede aspirar a ganar un partido ACB jugando con 6 jugadores. Ya conté en ocasiones anteriores que el UCAM Murcia cuenta este año con apenas unos 8-9 jugadores de los que realmente pueden sumar en partido. Con la lesión de Rivero y Kurz (ojo, que tiene para un mes, justo lo que parece quedarle al lockout de la NBA) nos quedamos en 6-7. No es realista esperar que con sólo 6 jugadores y rotaciones de los jugadores que vienen a ayudar a entrenar pueda ser suficiente. Pese a todo el UCAM Murcia puso mucho coraje en la pista y tuvo en sus manos llevarse el partido. Si eso fuera poco, mediado el tercer cuarto, Barlow, que estaba haciendo un buen partido, se llevó un gran golpe en la cabeza y a partir de ahí a duras penas consiguió entrar un par de veces en el partido y deambular por la pista aún medio grogi.

No obstante, es de elogiar el juego del CB Murcia con recursos tan limitados. El inicio de partido, con el quinteto de gala, fue claramente superior para el CB Murcia, que se puso más de diez puntos arriba, pero conforme las faltas y las rotaciones entraron en juego hubo que echar mano de jugadores como un voluntarioso Rejón para emparejarse a Splitter, con el tirillas Sergio Pérez para luchar en la zona con un Pietrus que casi le arranca la cabeza en la refriega, o un Jasen para el que hoy no parecía ser un buen día para jugar muchos minutos. Así es casi imposible, pero casi, casi se logra lo imposible a base de multiplicarse.

Detalles que valen un partido

Creo que esa falta de banquillo, unida a detalles de desacierto, se notó en algunas situaciones, y así a bote pronto pienso en una acción de Agustine en contraataque en minutos finales que en lugar de hacer un mate de los que revientan el tablero hizo una bandejita blanda que se salió (¿llegó sin aire?), otra similar de Miso que hizo superblandita y se la comió, muchos tiros libres fallados (11/18, un 61%), baja intensidad general de algunos finales de defensa, alguna recuperación lenta de Agustin tras hacer 2c1 al pick&roll que le hizo llegar a su par cuando la segunda ayuda ya se había marchado y su par con balón ya estaba sólo bajo el aro.

Grimau se pega un empacho a triples

Grimau ya mete triples (Foto: Victor Soriano)
Sabíamos que tenían que entrar los triples, incluídos los de Grimau, que eran los que más se resistían. En principio es el peor tirador de triples de nuestros exteriores, pero hablamos de un jugador que el año pasado metía un 33% tirando un buen número de tiros, con lo que para nada era mal tirador. Y hoy le entraron. Le entró el primero, un tiro liberado de los que habitualmente logra la circulación de balón del UCAM Murcia, pero a diferencia de en partidos anteriores este entró, a ese le siguió un segundo triple, no punteado pero no tan cómodo como el anterior. Creo que en ese momento Grimau supo que era su día, y a partir de ahí no cejó en el empeño y tiró todos los triples cómodos que le llegaron, y también unos cuantos nada cómodos ¡¡que también metió!! y así hasta siete veces. Sietre triples de un total de 12 (58%). Una gran lástima que no sirviera para nada. Bueno, para nada tampoco, pues aunque no se ganó el partido sirvió para tener vivo a su equipo hasta el último segundo con vida y que nos fuéramos a casa con el sabor agridulce de saber que se podría haber ganado el partido si algún detalle de los que salieron mal, uno, sólo uno, hubiera salido bien.

¿No hay NBA para Murcia?

La lección de hoy creo que está clara, con seis jugadores no se puede, incluso con ocho tampoco. Me dirán que no hay dinero, pero está claro que con la plantilla que hay y la lesión de Kurtz, que tiene para un mes, no hay que ser muy listo para pensar que o se intenta pescar en el mercado de jugadores en paro de la NBA para intentar pegar un arreón al menos mientras esté aquí o la cosa se complicará aún más de lo que ya está. Splitter bajó del avión el viernes y hoy ya jugó y se llevó un montón en valoración. Y ahí creo que tal vez el CB Murcia se equivocó un poco. Aunque es una estrella de la NBA en el día de hoy Splitter quizá habría que haberlo visto como un jugador fuera de forma recién aterrizado. Buena parte de lo que sacó Splitter fue gracias a las faltas que se cobró por la hiperatención que le prestó la defensa de los de Guil (bien secundada por los colegiados, siempre raudos a cobrarse la falta) lo que le llevó mucho al tiro libre y condicionó las posteriores defensas debido a las faltas.

Esta entrada también se publica en los blogs de La Opinión de Murcia

17 nov. 2011

Ideas en favor del espectáculo

El debate sobre porqué cada vez se anotan menos puntos y el espectáculo es cada vez menos espectáculo es un tema de moda en las últimas semanas. Las defensas funcionan mejor que los ataques, el físico se impone al talento, el análisis a la creatividad, etc. El caso es que al final se reduce el número de puntos anotados de media, y no sólo en la élite, sino también en categorías de formación.

Creo que es un asunto que se puede atacar desde varios frentes. El más sencillo creo que pasa por hacer que el reglamento y su interpretación tiren del hilo del cambio. Algunas ideas:

Que el reglamento (pero sobre todo su interpretación) favorezcan el espectáculo en lugar de castigarlo. Me parece muy penoso que desde el colectivo arbitral se pretenda acabar con recursos técnicos como el traspiés (según se comentó la pasada semana en la transmisión del partido ACB en TDP incluso expresamente: este año el traspiés se pitará siempre como pasos), el reverso, la salida abierta, etc. En estos casos ni siquiera hace falta modificar el reglamento, bastaría con aplicarlo correctamente prácticamente en la mayoría de casos y, en caso de duda, hacerlo de forma flexible del lado del atacante. Para mejorar este aspecto sería bueno mejorar la formación de los árbitros, no sólo desde el punto de vista técnico-normativo puro, sino en cuanto a filosofía de lo que es y representa este juego.

Las puñeteras faltas tácticas. Cuánto daño han hecho al baloncesto con la connivencia de casi todos, desde árbitros a entrenadores. Bastaría volver al concepto de "falta intencionada" de antaño pese a la subjetividad que ello implica. La experiencia demuestra que ahora el árbitro en lugar de aplicar el sentido común para determinar si el defensor hace falta a propósito para sacar ventaja con ello (faltas que benefician al infractor) tiene que fijarse en varias variables que no tengo claro que ayuden a tomar su decisión, como son el si es o no último jugador, el ángulo desde el que se hace la falta... No digo que eso no pueda ayudar a decidir, pero de ahí a que ese sea el único criterio hay un trecho. Si se hace una falta a propósito para parar un contraataque: dos tiros y banda, y verás qué pronto se acaba la tontería.

Menos claro lo tengo con las faltas en los instantes finales para parar el reloj, pues son decisiones bastante más complicadas de señalar y todas ellas decisivas, pues hablamos normalmente de partidos muy igualados y no es fácil delimitar ahí el criterio. Obviamente si hubiera una fórmula racional para evitar esos cúmulos de faltas sería bueno estudiarla.

Jugar con más espacio libre. Los físicos han cambiado mucho en las últimas décadas, la pista se ha quedado pequeña, sobre todo tras alejar la línea de tres puntos. Hace poco comentábamos en alguna parte que el mejor ataque que existe para una defensa caja y uno básicamente consiste en que el jugador que recibe la defensa individual sin ayudas se aparte lo máximo posible y se juegue 4c4. Así de sencillo. En el juego de 4c4 hay más ventajas para el ataque que en el de 5c5 porque la defensa puede hacer menos ayudas, y puede hacer menos ayudas básicamente porque hay más espacio que cubrir por cada jugador y, por tanto, es más difícil llegar a las ayudas y más fácil le resulta al ataque sacar ventaja. Hagamos la pista más grande, habrá menos ayudas, más 1c1 puro y más facilidad para atacar y, por tanto, más espectáculo.

Alguien decía que parece que se nos ha olvidado el talento ¿A quién y dónde?. ¿Estamos formando ahora peor que hace años?. No lo creo, pero sí es cierto que tal vez los jugadores con un físico privilegiado tienen ahora más opciones de jugar a alto nivel que hace años y que algunos clubs en sus canteras priman al jugador musculado que a base de potencia rebasa en el 1c1 y a veces olvidan enseñar táctica individual y juego colectivo (y no me voy muy lejos al pensar en ese ejemplo). Pero en líneas generales no tengo la sensación de que realmente se esté potenciando desde niños ese aspecto. Por ese lado del físico no creo que haya mucho que hacer salvo apretar las clavijas desde el arbitraje al jugador que se dedica a repartir y poco más. Si se está olvidando trabajar la técnica y táctica en categorías de formación sería un error gravísimo que habría que subsanar. No obstante, no tengo la percepción de que eso esté ocurriendo.

Sería un error "culpar" a la defensa en sí y al scouting. Ambas son dos partes clave del juego y no sería realista pedir a los equipos que defiendan peor o que no estudien a su rival, eso sería ir para atrás. El entrenador tiene la obligación de aprovechar todo lo que está en su mano dentro de la legalidad para que su equipo rinda al máximo posible y eso pasa por estudiar a su rival y saber dónde hacerle daño o cómo evitar que te haga daño.

Quizá defensa y trabajo basado en scouting son dos partes difíciles de disfrutar por parte del gran público y creo que ahí se podría mejorar la calidad de la experiencia de ver un partido de la mano de la mejora de las retransmisiones televisivas. No tengo claro si eso pasa por imitar el modelo Andrés Montes y hacer las locuciones más histriónicas y alocadas. Creo que no sería necesariamente ese el camino (aunque reconozco que un partido narrado por Andrés Montes solía ser más divertido que la mayoría). Hablo de cosas como algún experimento que se cortó a medias, como la pizarra de Creus cuando retransmitía partidos ACB. Joan Creus en los descansos de los partidos analizaba alguna jugada de alguno de los equipos. Creo que haciendo un trabajo de ese tipo de forma amena se podría hacer entender mejor el trabajo de los equipos en función del rival. Si se cuenta bien puede resultar interesante al espectador medio ver cómo juegan los equipos en función del rival, algo que raramente se puede apreciar a simple vista en los partidos.

Pero de entrada, creo que con unas pinceladas en el reglamento y su aplicación (faltas tácticas y violaciones excesivas) y ensanchando la pista tendríamos resuelta una parte importante del problema.

8 nov. 2011

8 formas diferentes de defender el bloqueo directo

Esta entrada se la dedico a Jenaro Díaz, que anda por Rusia pasando frío y currando en este apasionante juego.

Ya hablamos en su día en la sección Baloncesto para todos de los bloqueos. Hoy también nos centraremos en los bloqueos, pero desde el punto de vista de la defensa, concretamente de la defensa del bloqueo directo, para muchos equipos de élite su principal vía de producción ofensiva y, por tanto, una de las principales obsesiones defensivas para todos los equipos.

Este tema está bastante trabajado ya si uno busca en la red, así que trataré de explicar lo más claramente que sea capaz estos conceptos, e ilustrarlos con imágenes y videos para que realmente esto sea Baloncesto para todos. Ya adelanto que mi aportación al tema es aglutinar, explicar y complementar el trabajo de otros.

En un artículo reciente sobre la evolución (o involución) del baloncesto actual Maljkovic afirma que hay 12 maneras diferentes de defender el bloqueo directo. Aquí, sin embargo, veremos un total de 8 maneras posibles de defenderlo (al menos las ocho que yo conozco). Raramente un equipo las emplea todas, aunque un equipo de élite casi nunca emplea menos de 5 de ellas en mayor o menor medida.

Antes de ir directamente a la materia debemos hacer algunas aclaraciones terminológicas, que no tienen mayor importancia, pero que debemos tener claras para no liarnos ante la diferentes formas de denominar lo mismo que podemos encontrar por ahí.

Aunque en mayor o menor medida afecta a todo el equipo podríamos convenir que, en principio, el juego de bloqueo directo es una situación de 2c2, luego hay 4 jugadores que intervienen directamente en esta situación. Una de las formas de diferenciar unas formas de defender el bloqueo directo de otras es en función de dónde se coloque el defensor del jugador con balón y por dónde pase el bloqueo, de modo que en la secuencia de 4 jugadores que intervienen éste puede colocarse en varias de estas posiciones para defender el bloqueo. Teniendo en cuenta que el jugador con balón siempre será el referente de todo esto y el primer jugador en la fila de posibles jugadores quedan tres posiciones donde pueda estar el defensor del jugador con balón. Antes de liarnos más veamos un gráfico, donde aprovecho para explicar las dos formas de denominar estas tres posibles posiciones:
Dos terminologías para hablar de los tres sitios para pasar el bloqueo
Hay dos formas de contarlo. La primera de ellas considera que hablamos de por dónde se pasa el bloqueo, y puesto que la posición del jugador con balón no cuenta hablamos de pasar de primero, pasar de segundo o pasar de tercero. La segunda forma de denominar esas posiciones tiene en cuenta a los cuatro jugadores implicados y cuál es la posición que ocupa el jugador que defiende al jugador con balón. Así, el jugador con balón ocupa siempre la primera posición, con lo que se habla de pasar de segundo, pasar de tercero o pasar de cuarto. Los de la vieja escuela aprendimos con la segunda nomenclatura, que es la que usaré en adelante en esta entrada. Recuerden por tanto, que en la terminología que usaremos no existe "pasar de primero" y en la otra terminología sí existe "pasar de primero" pero no existe "pasar de cuarto".

Como es algo liosa esta terminología y si no se ve con un ejemplo podemos estar liando más al lector que otra cosa, mejor veamos un ejemplo para ilustrarlo, en este caso lo que sería "pasar de cuarto" según la terminología elegida, es decir, la B (en la A hablaríamos de pasar de 3º):
Ejemplo de "Pasar de 4º" o último jugador según la terminología que vamos a usar
Lo primero que tenemos que entender es qué es lo que queremos evitar. Queremos evitar que con la acción de bloqueo directo éste logre el objetivo de neutralizar el avance del defensor del jugador con balón y que éste pueda sacar ventaja al quedarse liberado. Veamos un ejemplo de bloqueo directo impecable en el que el atacante saca ventaja plena:


Pasemos entonces a explicar las 8 formas de defender el bloqueo directo, que son:
  • Cambio entre defensores
  • Pasar de "segundo" sin ayuda
  • Pasar de "segundo" con flash y recuperación
  • Dos contra uno
  • Pasar de "segundo" y ayuda hundida
  • Pasar de "cuarto"
  • Pasar de "tercero"
  • Negar el bloqueo
Cambio entre defensores:

Al realizar esta defensa lo que se intenta es que el defensor del bloqueador se quede defendiendo al bloqueado, mientras que el defensor del bloqueado termine defendiendo al bloqueador. Esta opción es interesante si el bloqueo se produce entre "iguales" (jugadores atacantes de similar físico y puesto en el campo). Sin embargo, no resulta tan útil si el bloqueo ocurre entre atacantes de características distintas, pues puede provocar desajustes (mismatch) en defensa, un grande defendiendo a un pequeño, con lo que el pequeño podrá aprovechar su velocidad para penetrar con facilidad o tirar si el grande se hunde demasiado; o un pequeño defendiendo a un grande, con lo que el grande podrá aprovechar su ventaja física para ganar la posición bajo el aro y anotar una canasta fácil.



No obstante, pese al desequilibrio en defensa, buscar el cambio puede ser una buena opción defensiva si con eso logramos que el ataque se obsesione con intentar pasar a un jugador y al final se precipite. Para que sea efectivo el cambio debe ser agresivo, rápido, con equilibrio corporal y tensión en brazos y piernas.

Veamos en un video esta situación y algunas en las que el ataque saca ventaja en el cambio entre los defensores del bloqueado y bloqueador:



Pasar de "segundo" sin ayuda:

El defensor del atacante con balón tratará de pasar el bloqueo por encima de éste, tratando por todos los medios de no quedar atrapado en el mismo ni verse estorbado por el bloqueador. El defensor debe pasar muy muy pegado al bloqueado, "adelgazándose" para poder pasar por un espacio muy reducido. A su vez, el defensor del bloqueador permanecerá muy pegado a su par para impedir que pueda hacer una buena continuación del bloqueo.

No es fácil colarse entre los dos atacantes. El defensor del atacante con balón debe intentar meter la pierna y brazo más cercanos al bloqueo en el espacio entre los dos atacantes, para así hacerse un pequeño hueco y pasar por entre ambos. Sería algo parecido a lo que nos encontramos en las películas cuando a una visita no deseada se le va a cerrar la puerta en las narices y el visitante mete el pie justo antes de que se cierre la puerta para impedirlo y conseguir así colarse dentro de la casa, o como ocurre cuando está a punto de cerrarse la puerta del vagón de metro y hay que meterse antes de quedarte enganchado.
El defensor del jugador con balón tendrá que "adelgazarse" para pasar por ese pequeño espacio

Aunque esta esta forma de defender el bloqueo directo protege a la defensa de algunas opciones de ataque  tiene mucho riesgo por la dificultad que tiene para el defensor de jugador con balón. Esta defensa obliga al resto de defensores a estar muy atentos a realizar ayudas si no es capaz de pasar el bloqueo por delante y se queda enganchado en el mismo.

Es un tipo de defensa idónea si se busca evitar el tiro del exterior con balón y al mismo tiempo evitar que el bloqueador tenga opciones de aprovechar su continuación de la jugada.

No es una defensa demasiado habitual, tanto que ha costado encontrar videos donde se haga exactamente esa defensa. De hecho, el corte de video que les dejo casi casi estaría más cerca de otro tipo de defensa (Pasar de "segundo" y ayuda hundida) pero creo que podrá valer para ilustrar lo que queremos decir, al menos en cuanto a la forma de pasar de la jugadora que defiende a la jugadora con balón.


Pasar de "segundo" con flash y recuperación

En esta forma de defender el bloqueo directo (también conocida como "show") juega un papel crucial el defensor del bloqueador, quien saldrá al paso al jugador con balón (el bloqueado) con el objeto de interceptar su avance, interponiéndose durante un instante en su camino (ojo, sólo un instante, pues no hay cambio ni 2c1), lo suficiente como para dar tiempo al defensor del bloqueado a recuperarse de la situación de desventaja en que le pudiera haber dejado el bloqueo.

La ayuda del defensor del bloqueador puede ser desde muy corta, sin prácticamente perder el contacto físico con el defendido, hasta ser un verdadero salto para interponerse de pleno en el avance del bote del jugador con balón. En estos casos debe estar prevista la forma de no dejar sin defensa al bloqueador, recibiendo una pequeña ayuda momentánea de un tercer jugador, o incluso llegando a hacer un cambio de defensa con ese tercer jugador. En esas situaciones, si el bloqueador es un interior (lo más habitual), si el bloqueador continúa fuerte hacia el aro tras bloquear lo más socorrido es que el otro interior pase a defender la continuación mientras que el jugador que hizo la ayuda en flash (el defensor del bloqueador) pasa a defender al otro interior.

Flash con recuperación
 En el caso de que en lugar de recuperar con el atacante inicial se hiciera cambio entre interiores:


Esta es una defensa muy recomendada para casos en los que el jugador que lleva el balón sea a la vez buen tirador y buen pentrador.

El punto débil de esta defensa está en que el jugador con balón sea capaz de pasar por en medio de los dos defensores.


Dos contra uno

Aprovechando que el propio ataque al buscar el bloqueo directo sitúa muy juntos a dos atacantes también hace lo propio con los defensores de estos, a los que arrastra con ellos, propiciando así una oportunidad inmejorable para realizar un dos contra uno al jugador con balón.

Sería una situación parecida en su inicio al flash, pero en este caso en lugar de hacer una pequeña ayuda momentánea el defensor del blqueador salta muy agresivo en busca de hacer un trap al jugador con balón entre él y el defensor de jugador con balón.

En esta defensa hay que tener muy bien previstas las ayudas para controlar la continuación del bloqueador, ya que ésta se produce al tiempo que su par está ocupado intentando atrapar al jugador con balón y no puede ocuparse de él. En la situación de la gráfica que mostramos a continuación uno de los aleros se quedará a cargo de obstaculizar el posible pase a los dos aleros rivales, situándose a medio camino entre ambos, mientras el otro interior (5) acude a defender la continuación del bloqueador (4) y el otro alero (3) se encarga de defender al otro interior rival.




El peligro de esta acción viene por el mismo camino que en flash, pues un jugador habilidoso con el bote de balón que rompiera la defensa por entre medias de los dos defensores mientras intentan lograr el trap daría al traste con el trabajo defensivo.

Esta defensa es especialmente idónea cuando el jugador con balón no es un buen pasador.


Pasar de segundo y ayuda hundida

En esta forma de defender el defensor del jugador con balón pasa el bloqueo tras él mientras que el defensor del bloqueador se hunde hacia el aro, situándose lejos del bloqueo pero en la trayectoria del jugador con balón hacia el aro para estar en disposición de ayudar en la penetración.

Se suele emplear esta ayuda cuando el defensor del bloqueador es un jugador grande y pesado, que tiene dificultad para realizar defensas más agresivas y lejos del aro.

El peligro de esta defensa es que se puede conceder el tiro al jugador con balón en una posición intermedia entre su defensor (que le persigue) y la ayuda hundida, o bien un tiro en una continuación abierta por parte del bloqueador.

Jugador interior grande y lento se hunde para ayudar cerrando paso a canasta
Veámoslo en un video:


Pasar de cuarto (push)

En esta forma de defender el bloqueo directo el defensor del jugador con balón pasa por el punto más alejado del balón en el momento del bloqueo, pues pasa por detrás tanto del bloqueador como del bloqueado. Para que ese alejamiento del jugador con balón sea lo menos alejado posible y dure el menor tiempo posible suele venir acompañado por una acción del defensor del bloqueador, consistente en empujar ("push") al bloqueador para, por un lado, que la distancia a recorrer por el defensor del jugador con balón sea la menor posible y llegue cuanto antes, y por otro para lograr alejar todo lo posible del aro el lugar de bloqueo para que este pierda efectividad. Además, hacer "push" permite estar en buena disposición de defender un pick&pop (bloquear y abrirse al exterior para poder tirar) del bloqueador al estar el defensor del bloqueador muy cerca de éste en todo momento.

El punto débil de esta defensa estriba en que durante un instante el jugador con balón se queda sin defensa y la opción de tirar. Por tanto, esta defensa es interesante cuando nos enfrentamos a un base que penetra muy bien (al pasar por detrás o de cuarto se tapa fácil el camino a canasta) pero que no es buen tirador (y no sacaría provecho del momento en que al pasar por detrás dejamos desprotegida esa amenaza).

Mientras el defensor del bloqueador empuja el otro defensor pasa detrás

Vemos una buena explicación (extraída de Piti Hurtado) y varios ejemplos en este video


Pasar de tercero

Pasar de cuarto y pasar de tercero son formas bastante parecidas de defender el bloqueo directo. Cuando pasamos de tercero lo que haremos será buscar que el defensor del jugador con balón pase por detrás de jugador con balón, entre el bloqueador y el defensor del bloqueador. Para ello el defensor del bloqueador se echará hacia atrás para dejar paso a su compañero e incluso le ayudará a pasar el bloqueo más rápido dándole un pequeño empujoncillo.

Esta situación puede ser especialmente indicada cuando el bloqueo se produce muy lejos de canasta y no hemos de temer una posible continuación abierta del bloqueador.

Tal como dijimos en el caso de pasar de cuarto, el punto débil de esta defensa estriba en que durante un instante el jugador con balón se queda sin defensa y la opción de tirar. Por tanto, esta defensa es interesante cuando nos enfrentamos a un base que penetra muy bien (al pasar por detrás o de cuarto se tapa fácil el camino a canasta) pero que no es buen tirador (y no sacaría provecho del momento en que al pasar por detrás dejamos desprotegida esa amenaza).

Defensor del bloqueador da un paso atrás para dejar sitio al compañero
Lo vemos con un video:


Negar el bloqueo (blue)

Hay quien dice que a la hora de defender el bloqueo directo lo mejor que puede pasar es que no llegue a tener lugar el bloqueo. En eso consiste básicamente el negar el bloqueo, en cambiar la posición del cuerpo del jugador que defiende al jugador con balón para interponerse en su trayectoria en bote hacia el bloqueo e impedir así que este tenga lugar, modificando su postura girándose incluso 90º respecto de su postura inicial. Se le "invita" así al atacante con balón a tomar la dirección contraria a la que llevaba. Al mismo tiempo, el defensor del bloqueador se hunde para ayudar en la posible penetración del jugador con balón. Una vez recupera el defensor del jugador con balón se puede incluso intentar un 2c1 al jugador con balón.

Negar el bloqueo con ayuda hundida es una situación defensiva también conocida en el mundillo como "blue" .

Aunque se puede optar por negar el bloqueo en cualquier lugar donde se produzca, la situación más ventajosa para la defensa suele ser negar el bloqueo en los bloqueos directos laterales.
Impedimos bloqueo y orientamos bote hacia el otro lado
Defensor de bloqueador se hunde para ayudar
Veamos algunos ejemplos en este video:


Casi todo lo que aquí muestro está muy bien explicado en estos cuatro artículos (entre otros):
Los videos que hemos utilizado para esta entrada son en parte propios pero también hemos aprovechado fragmentos de gente como (entre otros):

7 nov. 2011

La importancia de Jasen


Hace unas semanas comentábamos que el CB Murcia adolecía de problemas en las rotaciones exterior, y alto también en la interior, y que se echaba de menos algún jugador exterior de calidad más para poder irnos a 9 jugadores en dinámica de partido. Consideraba entonces que ni Jasen ni Sergio Pérez estaban en condiciones de dar esas rotaciones de calidad que tanta falta hacían.

Hoy Jasen ha dado unos minutos muy buenos, no tanto por lo que él ha sumado por sí mismo, sino por lo que ello ha significado para el equipo, que no es ni más ni menos que una rotación más exterior... ¡y otra interior!. Sí, interior, porque el hecho de que Jasen aportara minutos en el perímetro (jugando de 3) ha permitido que Barlow pudiera jugar un buen rato de 4, algo que contra un equipo como Fuenlabrada ha sido decisivo para decantar la victoria del lado del equipo murciano.

Si se miran las estadísticas los números de Jasen son bastante discretos (4 puntos, 3 rebotes, una asistencia, 3 balones robados, 5 faltas cometidas). Hasta seis jugadores del CB Murcia han anotado más que él y cinco han valorado más al final. Sin embargo, con Grimau tocado en el día de hoy, Jasen sumó minutos (19 en total) para que Miso y Barlow descansaran lo suficiente sin que el rendimiento del equipo cayera en picado lo que, y esta es la novedad de la temporada, permitió jugar junto a Barlow con el australiano jugando de cuatro, algo que le ha venido muy bien al CB Murcia para poder defender con garantías a Lubos Barton, un 3 grande, de gran movilidad y muy peligroso en el tiro de tres, algo que con el partido caliente no quería para nada Luis Guil que se consumara en forma de triples por parte de Barton, quien al final se fue a casa con un único triple anotado y con una excelente defensa recibida de la mano de Barlow tanto en el puesto de 3 como en el de 4.

Está claro que Jasen no es un crack en ACB, ni falta que hace. Con que permita a los de Luis Guil esas dos o tres rotaciones y tener la versatilidad de poder llevar a Barlow al puesto de 4 durante un rato ya nos vale. Hoy fue importante contar con esos minutos, pues en la primera parte tanto Sekulic como Kurz se metieron en dos faltas y hacía falta protegerles metiendo a Barlow a la pintura.

Aún tengo mis dudas de que a largo plazo la aportación de Jasen sea suficiente para que no baje el nivel del equipo con él en pista y poder dar esas rotaciones, pero de momento hoy ha cumplido a la perfección. Que siga.

18 de valoración +/-

Un apunte curioso, y puede que no necesariamente anecdótico. Recientemente se ha incorporado a las estadísticas ACB la valoración +/-, consistente en la medir la diferencia de puntos a favor o en contra que ha cosechado el equipo con ese jugador en pista. En el partido de hoy Jasen ha obtenido en esa valoración un +18, es decir, con él en pista el CB Murcia anotó 18 puntos más que Fuenlabrada (recordemos que la ventaja final fue de 6 puntos, 71-65). Los siguientes dos jugadores que más valoran en ese nuevo apartado estadístico son Rivero y Agustine con +7. Sobre esa estadística pienso que a corto plazo dice poco pero a medio plazo puede ser muy reveladora de las dinámicas de un equipo. De momento, hoy tiende a refrendar la tesis de que la aportación de Jasen en el partido contra Fuenlabrada ha sido muy positiva para el CB Murcia. Veremos que dice ese dato en próximos partidos.

Entraron los triples

Al fin van entrando. Los triples, digo. Era cuestión de tiempo que entraran. El equipo hace una buena circulación de balón y encuentra tiros exteriores liberados, y hoy han entrado, a diferencia de otros días. Los dos primeros además en situaciones diferentes a las acostumbradas de recibir liberado tras pase, pues fueron en dos situaciones de pick&roll central con Miso mal defendidas por Fuenlabrada.

Esperemos que a partir de ahora los equipos rivales no tiendan tanto a colapsar la zona ante la falta de amenaza exterior y se vean obligados a estar más pendientes de los tiradores exteriores, algo que a su vez podrá venir de maravilla a los interiores para tener aún más situaciones al poste bajo de las que ya han tenido hoy, que han sido bastantes.

Parece que lo peor ya ha pasado. El calendario tan malo de inicio de temporada se ha salvado sin tantos contratiempos como habrían podido llegar para el calendario inicial tan complicado que le había tocado al CB Murcia. Ahora es el momento de tirar para adelante, con la moral intacta y dos victorias en el casillero. Faltan 12.

Este texto también se publica en los blogs de La Opinión de Murcia

31 oct. 2011

El traspiés no es tropezarse

El traspiés es un gesto técnico consistente en realizar una entrada a canasta haciendo el antepenúltimo y penúltimo apoyo con el mismo pie, de forma que visualmente parece que el jugador tropieza, cuando en realidad realiza así los apoyos para ganar distancia y engañar al defensor al cambiar la trazada incial de penetración.

Es un gesto técnico complicado de trabajar, pues implica que durante un instante se cambia la secuencia lógica de apoyos al correr y hay que hacerlo de forma muy sincronizada para que el antepenúltimo apoyo se realice justo antes de coger el balón, pues en caso contrario sería infracción de pasos (se darían tres en total).

En este video se muestra a la perfección cómo es el gesto técnico bien realizado:



Ayer en la 7, en el descanso del partido, se hizo el análisis desde el punto de vista del reglamento de un par de jugadas del último partido del CB Murcia, una de ellas un traspiés de Franch que se señaló como pasos en el partido. Al ver las repeticiones a cámara lenta se aprecia que tal vez el antepenúltimo paso se da a la vez o un poco antes de coger el balón, con lo que serían pasos. Sin embargo, me llamó la atención que en ningún momento durante el comentario de la jugada se mencionara la expresión "traspiés" para referirse a este gesto técnico, me temo que por no tenerlo catalogado el señor Carvajal (el colegiado que comentaba) como un gesto técnico diferenciado, con su nombre y características perfectamente definidas.

Entiendo que es una situación difícil de pitar, pues esa secuencia de apoyos va contra la naturaleza lógica del correr y queda raro para el ojo no entrenado. Por eso rogaría desde aquí a los árbitros que puedan leer esto que si dudan no piten pasos. El traspiés no se realiza mucho en los partidos porque pocos jugadores son capaces de ejecutarlo en partido y sacar ventaja de ello, por eso a veces sorprende a los colegiados ver algo "extraño" al penetrar a canasta y, sin tener claro de qué se trata, señalan pasos, sin serlos. Y no, un traspiés no es que el jugador se tropiece, aunque lo parezca. Es un gesto técnico complejo y que lleva muchas horas de entrenamiento, así que también vale la pena que los señores árbitros se tomen interés en diferenciarlo como un gesto técnico concreto y así no pitarán pasos tan a la ligera.

El secreto del traspiés es que el último sea un bote alto para dar tiempo a hacer correctamente el antepenúltimo apoyo, antes de que el balón se haya cogido, y aprovechar el impulso para que el cambio de dirección se haga más efectivo y armonioso.

Veamos un ejemplo en situaciones reales de competición:



Para terminar, les dejo un ejemplo al límite. De Juan Carlos Navarro, en el que el antepenúltimo paso se realiza justo justo un instante después (¿o a la misma vez?) de coger el balón (he tenido que congelar la imagen y ni aún así estoy seguro). Si me ha costado tanto saberlo usando la cámara lenta ¿cómo lo van a determinar claramente los árbitros en directo?. Por eso digo, que no piten cosas como esta como pasos y piten sólo si están seguros (en este caso es imposible estarlo al verlo claro en directo).

23 oct. 2011

Es la defensa, siempre es la defensa. Pero ojo con el triple.


Grimau tirando de tres (Foto: V. Soriano / La Opinión)
Decía Luis Guil en la rueda de prensa postpartido tras la victoria ante Cajasol, que no está acostumbrado a ganar partidos a 65 puntos, que sus equipos siempre han sido buenos anotadores. Pero en baloncesto los partidos se ganan en defensa y se pierden en ataque.  Y también está claro que el CB Murcia tiene un problema en ataque: los triples. Conclusión, bajo esa premisa o haces una gran defensa o no ganas en ACB.
Y la solución no puede ser dejar de tirar de tres y buscar balones interiores. Y no será porque no lo hayan intentado hoy contra Cajasol los jugadores de Luis Guil. Hasta en tres ocasiones recuerdo la imagen de Kurz con el balón bajo el aro y tres jugadores defensores formando un bosque de brazos a su alrededor. Pese a ello ha logrado alguna canasta bajo esa defensa, pero ahí está clara cuál es la continuación lógica de la jugada: sacar el balón afuera, pues si tienes tres contigo habrá dos compañeros sin defensor. Por tanto, se puede uno obcecar más o menos en meter balones dentro, pero si no metes de fuera y abres las defensas es tan suicida el buscar sólo balones interiores ante defensas que colapsan la zona como hacer que no pasa nada y tirar sólo triples porque es lo que te concede el rival.
A nadie se le escapa que lo del CB Murcia con los triples no es normal. No creo que a fecha de hoy haya un equipo de élite con tal ratio de triples fallados / tiros liberados. Pocos equipos consiguen liberar tantos triples cómodos y pocos equipos fallan tantos tiros cómodos. A veces se tiende a considerar el porcentaje en el triple como un aspecto individual del jugador, pero el juego de equipo es decisivo para que ese porcentaje suba o baje. No es lo mismo que un jugador tenga que pegarse tres carreras y recibir un montón de bloqueos y tirar en carrera con un tío encima que tirar solito y paradito. Eso no es sólo selección de tiro del jugador, sino juego colectivo. Cuanto mejor sea el juego colectivo en cuanto a la capacidad de liberar tiros mejor será el porcentaje de tiro de los jugadores… en teoría. La práctica tira por tierra este razonamiento en el caso del CB Murcia, y cuesta encontrar una explicación.
El año pasado Jasen terminó la temporada con un porcentaje superior al 40% en triples, cuando se trata de un jugador que venía de meter bastante poco desde la línea de 6,25 (ahora medio metro más atrás). ¿La razón? El juego que realizaba el año pasado (básicamente el que hace este año) el equipo de Luis Guil liberaba muchos tiros cómodos, especialmente en las esquinas, tan cómodos que hasta un jugador como Jasen no tenía más remedio que tirar cuando estaba tan sólo, y tirando tirando al final acabó metiendo, y mucho. Por eso no me cuadra que ahora no estén entrando los tiros. Tiros liberados. Téngase en cuenta que muy pocos de esos tiros han sido con un defensor encima. Sólo unos pocos jugadores de extraordinaria calidad son capaces de meter triples con un defensor encima.
Por otro lado, los jugadores del CB Murcia son todos buenos triplistas salvo Agustin, que es interior puro. Incluso Grimau, que es el menos tirador de los exteriores, hizo las dos pasadas temporadas en Manresa un 33%. ¿Qué pasa entonces que no entran los triples?. La cabeza, la cabeza es importantísima en este deporte. Y la cabeza ahora tiene bloqueados a los jugadores del  CB Murcia cuando tiran de tres … en los partidos, porque en los entrenamientos tiran de fábula.
Y me dirán ¿cómo se cura eso? Pues logrando confianza, y el mejor vehículo para adquirir confianza es ganar partidos, partidos como el de hoy contra el Cajasol, que venía de ganarle al mejor equipo del mundo de la actualidad. Y, como decíamos al principio, si no consigues meterlas fácil no te queda otra que defender como si te fuera la vida en ello. Y eso han hecho hoy los jugadores del CB Murcia. Ése es el camino, pero tanto si en el futuro entran los triples como si no. Y tendrán que entrar, porque no hay que ser un genio del scouting para saber que si un equipo no mete de tres la respuesta defensiva es jugar supercerrados, colapsar la zona, impedir balones interiores y conceder tiro exterior. Y eso es lo que le están haciendo todos los equipos al CB Murcia.
El primer paso ya está dado, se ha ganado hoy y se ha ganado sustentándose en la defensa, haciendo muchas ayudas a Urtasun y English cuando recibía balón y controlando bien a Davis. Utilizando la cabeza y el coraje necesarios para hacer lo preciso y hacerlo con la intensidad y rapidez necesarias.
El ataque, salvo el que los triples liberados no entren, creo que es muy correcto. El juego del CB Murcia de sistemas abiertos (inicio de jugada programado y final de la misma basado en conceptos de ocupación de espacios) funciona, proporciona tiros fáciles. Ése es el objetivo de todo ataque: lograr tiros cómodos, y para un jugador ACB que no sea interior puro tirar desde la línea de tres totalmente sólo debería ser un tiro cómodo. Aunque creo que en esto no estará de acuerdo conmigo el maestro Pepe Ochoa.
Finalmente, no quisiera terminar sin comentar mi mayor preocupación ahora mismo, que no es triple, pues antes que después entrarán, sino el jugar con siete jugadores y medio. Creo que hay buena plantilla, pero me temo que es demasiado corta. Rivero tendrá muchos problemas en días como hoy, en los que se tope con una pareja de bases muy físicos como Calloway y Satoransky, algo que abunda mucho en ACB. Rejón, Jasen y Sergio Pérez a día de hoy están para ayudar a entrenar y no mucho más. Ojo, que ése es un papel muy importante, pero están un escalón por debajo de los otros para jugar en ACB. Que no se lesione nadie o lo pasaremos mal. Bueno, lo de pasarlo mal creo que lo asumimos, pues esto es la ACB y las 13 victorias que faltan para lograr la permanencia no serán fáciles precisamente. Tocará sufrir, y mucho, en defensa. Y claro, meter los triples.

21 oct. 2011

Educación en valores... para padres (II)

Les hago llegar la viñeta de los hermanos Saorín (Tomás y Pablo) acerca del baloncesto de formación y la actitud de algunos padres (afortunadamente los menos) en la línea de la entrada anterior.

16 oct. 2011

Educación en valores... para padres

Cada año, la mayoría de clubes de la Región de Murcia tenemos que sufrir en nuestras carnes que algunos de nuestros jugadores terminen siendo reclutados por el club más renombrado de la zona: el CB Murcia. Hoy no quiero entrar en la mayor o menor responsabilidad del club con equipo ACB en estas cuestiones, sino plantearme hasta qué punto vale la pena el tratar de educar en valores a nuestros chavales.

Esta semana se nos ha ido un chaval alevín al CB Murcia después de varios años en el club y de haber hecho mes y medio de pretemporada con nosotros (hablo del club Capuchinos). Hablo de un niño llamado a ser importante en el equipo alevín, precisamente el alevín que el año pasado le ganó al CB Murcia (uno de los pocos equipos de formación que logró ganarle algún partido a alguno de los equipos del CB Murcia).

El año pasado yo entrené al grupo en el que jugó este niño. Uno de los objetivos que me marqué como entrenador fue tratar de enseñarle a los niños algo más que baloncesto, bajo el argumento de que ninguno o casi ninguno de ellos llegará a ser jugador de élite, pero todos deberán ser personas en el día de mañana. Gasté muchos tiempos muertos e intervalos de juego, paré muchos entrenamientos para corregir cosas en esa línea, pero sobre todo, a lo que más tiempo dediqué es tratar de fomentar algo que a los 10 años aún cuesta mucho a la mayoría de niños: el altruismo, la responsabilidad y el compañerismo. Entretanto conseguíamos introducir las nociones básicas del juego de pasar-cortar-reemplazar tratamos de instaurar la rápida y simple pero valiosa "regla de los tres pases" (salvo que haya un jugador solo bajo el aro o similar no tiraremos a canasta antes de dar al menos tres pases).

En la "regla de los tres pases" hay mucho más que un barrunto de primeras nociones de táctica para la iniciación al baloncesto. Hay una filosofía, un modo de entender la iniciación al baloncesto extrapolable al resto de facetas de la vida. La idea de que lo que hagamos, mejor o peor, lo hacemos entre todos. En esa regla de los tres pases subyace la idea de solidaridad, de respeto al compañero, de responsabilidad, de compromiso. Son valores implícitos a esa regla, valores que pretendimos inculcar con esa regla y de otras muchas más formas, ya fuera con el balón en las manos o a través de la relación diaria.

Pero precisamente la forma en que ese niño deja el club contraviene todos esos valores de compromiso, responsabilidad, respeto y solidaridad. A esa edad, 11 años, el niño no es capaz de tomar decisiones de ese calado de forma totalmente natural e independiente. Está claro que en esa decisión la influencia de los progenitores ha sido importante, cuando no decisiva. Por eso es por lo que me planteo hasta qué punto vale la pena tratar de fomentar valores positivos en los niños si los padres los orientan por el camino contrario. Hasta qué punto no es una pérdida de tiempo el esforzarnos en que los chavales asuman sus propias responsabilidades. Se plantea uno si vale la pena dedicar tanto tiempo a explicar cosas como que si el árbitro te ha señalado falta es porque no has defendido bien, porque has usado las manos en lugar del cuerpo, y no porque te tenga manía; que si no jugamos tan bien como podemos no es por otra cosa que por no buscar al compañero y preferir tirárselas uno mismo; que si uno no defiende está dejando tirados a los compañeros y, por tanto, faltándoles al respeto y al compromiso adquirido.

Un tiempo muerto en El Día del Mini (San Javier, junio 2010)
Por lo visto, tras el único partido amistoso jugado por el equipo alevín en esta pretemporada (ahora dirigido por otro entrenador, uno de los mejores entrenadores de base que se puede uno encontrar en esta región), el chaval en cuestión no realizó un buen partido, tomando malas decisiones en lo que al juego y las instrucciones del entrenador se refiere, lo que le valió el "castigo" de no jugar más que los dos sextos mínimos que preveen las normas de competición. Al parecer ése es el único argumento conocido que hizo que este niño dejada tirados a sus compañeros para ir a ofrecerse al CB Murcia, club que por supuesto, y como acostumbra a hacer, le recibió con los brazos abiertos tan pronto comprobó que el niño cumplía con unos mínimos.

Nos habría dolido que el chaval hiciera eso este verano, pero al fin y al cabo el verano es la época propicia para cambiar de aires y la menos dañina en lo que a las estructuras del club de procedencia se refiere. Pero en este caso hablamos de algo más doloroso, pues se lleva ya mes y medio de entrenamientos y el grupo estaba prácticamente cerrado a falta únicamente de entregar las fichas federativas.

La lección que habrá aprendido el chaval con todo esto es que uno no tiene responsabilidad en sus actos, las consecuencias de lo que se hace no tienen importancia, no importan las relaciones con los compañeros, no se les debe nada ni a ellos ni a quienes te han enseñado a jugar a baloncesto, ni siquiera una explicación, que si algo malo te pasa siempre es culpa de los demás, y que si se causa un daño a los demás por seguir tu propio egoísmo no pasa nada.

Supongo que farda más decir por ahí que juegas en el CB Murcia que en el Capuchinos, o contar en el trabajo que tu hijo juega en el CB Murcia en lugar de en un club de colegio. Supongo. El problema de todo esto no es que hayamos perdido un jugador interesante que reforzará al rival directo, que eso ya pasa cada año, sino el aprendizaje sobre la vida que se ha llevado este niño de cara al futuro.

Por eso, decía, no sé si vale la pena tratar de educar en valores a los niños dentro de esta sociedad corrupta si no podemos hacer lo mismo con los padres, que les llevan por la vía contraria a la que tú intentas inculcar. Alguno incluso podrá decir que quiénes somos los entrenadores para enseñar valores, que de dónde sacamos que esos valores son los que ellos quieren inculcar. Quiénes somos los entrenadores para intentar transmitir altruismo, responsabilidad y compromiso en casos en los que los padres prefieren niños que de mayores sean egoístas, irresponsables y amigos del camino fácil.

Y ahí ya me quedo sin argumentos.

2 oct. 2011

Fin de pretemporada del UCAM Murcia. Bien, pero sin euforias

El UCAM CB Murcia ha sido derrotado esta mañana por el Assignia Manresa con un marcador de 69-78. Este partido pone fin a la pretemporada del CB Murcia, en la que se han alternado las victorias y derrotas, ofreciendo habitualmente una imagen buena pero no espectacular.
Cierto es que durante esta semana, en la que los partidos contra Alicante y Manresa se saldaron con sendas derrotas, el equipo de Luis Guil ha contado con muchas bajas en el perímetro, lo que ha mermado el rendimiento de su equipo, pero cierto es también que el Manresa llegaba hoy a Murcia con dos bajas importantísimas (Gladyr y Downs) y pese a ello jugó a mejor nivel que el CB Murcia.
El partido de esta mañana comenzó con el CB Murcia moviendo bien el balón pero fallando en las culminaciones, tanto interiores como exteriores, lo que le hizo ir a remolque el resto del partido con diferencias estabilizadas entre los cinco y 10 puntos. Tuvo que ser Augustine el que anotara los seis primeros puntos del equipo murciano (6-10), lo que le dio algo de tranquilidad a los suyos para entrar en el partido.
Tuvieron muchos problemas los exteriores del UCAM Murcia para defender a Montáñez, quien hizo lo que quiso y terminó el partido con 26 puntos (17 en la primera parte). Grimau, que salía de una lesión en la rodilla, no tenía chispa. Menos aún Jasen, quien prácticamente disputaba hoy sus primeros minutos de pretemporada tras una lesión muscular. Miso ni se vistió (bueno, se vistió pero tras el calentamiento se volvió a poner la ropa de calle). Todo ello hizo que el único de los aleros llamados a jugar muchos minutos disponible fuera Barlow. Franch tuvo que jugar varios minutos con Pedro Rivero. Sergio Pérez jugó muchos minutos, al igual que Paco Solsona, quien anotó ocho puntos. Pero el que un jugador del equipo EBA jugara tantos  minutos y, además, fuera uno de los máximos anotadores, no deja de ser un síntoma de que algo no iba bien en el juego exterior del CB Murcia.
Otra de las claves de la derrota del equipo murciano radicó en la imprecisión en los pases. El equipo aún está a medio construir, los pases tras finta y puerta atrás aún engañan no sólo al rival, sino también al compañero. Franch aún peca a veces de penetrar él contra todo el mundo, algo que en una liga como la ACB no es fácil de lograr con éxito cada vez si no se mira muy bien cuándo y contra quién se hace. El base catalán posee un gran físico al que, sin embargo, no termina de explotar plenamente en defensa pese a su fortaleza de piernas. No obstante, el internacional U20 logró terminar el partido con 16 puntos anotados.
El juego interior aún tiene que dar bastante más de lo que está dando. Pese a mostrar destellos muy interesantes aún peca de falta de continuidad o de imprecisión a la hora de dar el último golpe de muñeca al balón. Debería ser una de las piedras angulares del juego del UCAM Murcia este año, por eso creo que habría que esperar aún más de lo que están dando.
En defensa también es posible mejorar en intensidad, no sólo de piernas y actividad, sino también mental, pues hoy algunas canastas llegaron por importantes fallos de concentración de los jugadores.
Por parte del Manresa fue un placer poder ver jugar en el Palacio de los Deportes a Alex Hernández, murciano enrolado en las filas de Manresa. A las órdenes de Ponsarnau el base parece haber serenado su juego, ahora menos explosivo, menos  revolucionado, pero al tiempo más cerebral, más pendiente de no conceder pérdidas de balón y dirigir el equipo. Hoy demostró su dominio en el juego del pick&roll colocando unas cuantas asistencias tras las continuaciones, además de penetrando y sacando buenos balones al exterior. También tuvo ocasión de anotar, hasta en tres ocasiones en penetración, cuando no lograba encontrar un buen pase o veía la posibilidad de rebasar a su defensor.
El balance de la pretemporada podríamos calificarlo como bueno, pero no tanto como para tirar cohetes. Empezó el UCAM Murcia dando buena imagen, y resultados, desde el primer momento, lo que llevó a algunos a venirse a arriba demasiado pronto y vaticinar resultados nada realistas para un recién ascendido. Todo lo que no sea aspirar a salvar la categoría dignamente creo que sería un vaticinio temerario cuando menos. A partir de ahí, cuanto antes llegaran las 12-13 victorias que garantizan la permanencia (si la liga se torna igualada puede que hagan falta incluso 14) pues mejor.
Me gusta el juego de este equipo. Alterna el juego por sistemas con el juego libre de ocupación de espacios (spacing), normalmente combinando jugadas prediseñadas con un final libre. Ello implica jugar con mucho ritmo, no sólo de piernas sino también de pase, mantener la mente lúcida en cada momento y leer continuamente las acciones de los compañeros y las reacciones del rival, jugadores continuamente buscando ocupar el lugar adecuado en la pista, mucho uso de las esquinas como pase de escape o pase extra para un tiro liberado tras una buena circulación de balón. Es el estilo Luis Guil, el que llevó la pasada temporada al ascenso a ACB, a lograr la medalla de oro en el Europeo U18, y que este año se le va impregnando poco a poco a los jugadores. Cuanto antes se ajuste la maquinaria del todo antes tirará para arriba este equipo, al que aún se le notan altibajos.
La semana que viene empieza la liga, y lo hace por todo lo alto. El equipo murciano recibe al FC Barcelona, flamante campeón de la Supercopa, con Navarro y cía ya convertido en la pesadilla del cuerpo técnico del UCAM Murcia, empezando por Xavi Sánchez, al que le toca la ingrata labor de hacer scouting al Barça y a Navarro y tratar de encontrar un punto flaco donde no lo hay.

Este texto también se publica en los blogs de La Opinión de Murcia

25 ago. 2011

Carlos Suárez. El descarte lógico

No tiene que ser fácil estar en el pellejo de quien ha de descartar a uno de los 13 grandes jugadores que conformaban hasta ayer el grupo de la selección española, ni esta vez era tan claro y fácil como en ocasiones anteriores.

Al final el descartado ha sido Carlos Suárez y, en mi opinión, era el descarte lógico en base a varios factores. Hasta cuatro nombres del grupo de 13 se habían barajado como posibles descartes: Sada, San Emeterio, Claver y Suárez.

Visto lo que ocurrió en la última competición de la selección nacional con la lesión de Calderón y la incorporación sobre la marcha de un Raül López totalmente fuera de forma yo tenía claro desde el principio que descartar a Sada habría sido un disparate, tanto por la cuestión de tener que llevar tres bases por si acaso como por el simple hecho de que este año Sada ha sido capaz de comerle la tostada a Ricky Rubio en su club. Por tanto, no tendría mucha lógica que se quedara Ricky y saliera Sada, un tío además que encaja a la perfección en el papel de especialista llamado a, en principio, jugar pocos minutos pero que siempre da la cara si hace falta que la de, como de hecho ha demostrado una y otra vez en su equipo cuando le venían mal dadas a Ricky.

Claver no ha estado nada brillante, aunque bien es cierto que tampoco le han dado mucha bola. Lo que sí ha quedado claro es que Scariolo no cuenta con él para jugar de 3, sino exclusivamente de 4, pese a poder jugar en las dos posiciones. No ha llegado a demostrar en la preparación que pueda asumir el papel de 4 abierto, posición que me temo que es la que más vamos a echar de menos con la retirada de Garbajosa, al que creo que no se le ha hecho justicia con lo que realmente aportaba en juego y simplemente en amenaza. Con Claver lo mismo pasa algo parecido a lo de Sada, que Scariolo quiere tener 5 pívots en Lituania por si hubiera alguna lesión poder jugar siempre con al menos cuatro de ellos. Es decir, que si no hay lesiones prácticamente no jugará casi, quitando minutos de la basura o similares.

El tercero en discordia era Fernando San Emeterio. El jugador del Baskonia tampoco es que haya brillado demasiado durante la preparación, pero siempre que ha jugado ha respondido y ha asumido a la perfección su rol de secundón, buscando siempre el pase al compañero antes que jugársela él, generar espacios para los compañeros, defender y no hacer mucho ruido. Soy de la opinión de que puede tener más peso en este equipo, pero es lo suficientemente veterano y listo como para saber que es mejor entrar sin hacer ruido y si hay que tomar responsabilidades hacerlo cuando llegue el momento.

La principal diferencia entre San Emeterio y Suárez a nivel del juego táctico del equipo es que se supone que Suárez puede postear con solvencia a su par y San Emeterio no, y precisamente lo que no tenemos este año es a un jugador de ese perfil: un tres que postee y pueda ayudar dentro en el rebote. Visto así la presencia de Suárez ganaría puntos. Sin embargo, en los partidos que se le ha visto a Suárez creo que él mismo se ha borrado de la selección. Su juego parecía impregnado de miedo, inseguridad y falta de carácter lo que, en definitiva, le ha hecho sumar muy poco cuando ha estado en pista.

Por tanto, la decisión creo que estaba entre San Emeterio y Suárez, y pese a no ser San Emeterio un 3 capaz de postear, su rendimiento siempre ha sido algo superior al de Suárez, con lo que no tiene sentido llevar a un 3 como Suárez que en teoría es capaz de hacer ciertas cosas que en la práctica no hacía, con lo cual Scariolo ha optado por el que más ha aportado pese a no tener el perfil que nos habría gustado a todos.

Me temo que, aunque nuestras estrellas son Pau y Navarro, vamos a echar mucho de menos, miento, ya estamos echando mucho de menos a Carlos Jiménez y Garbajosa. Aportaban mucho más de lo que parecía. Jiménez era un luchador nato que daba mucha solidez en defensa, rebote e intangibles en ataque, jugando dentro y fuera. Pau no habría tenido el brillo que ha tenido si no hubiera sido por Garbajosa, lo estamos viendo en esta preparación, las defensas colapsan la zona para meter una y mil ayudas cuando están los Gasol en el poste bajo con el balón. La vía de escape que daba Garbajosa en el puesto de 4 abierto para sacar el balón y tirar (y meter) desde la línea de tres puntos unas veces, y otras simplemente atraer la defensa para liberar a Pau, eso no tiene precio. Y ya lo estamos notando. Pero esto último da para otra entrada completa.


18 ago. 2011

UCAM Murcia 2011/12. Equilibrio, calidad y compromiso: un equipo de verdad

Franch haciendo un mate. Foto Luis F. Boo
Con el fichaje, o refichaje, o repesca de Franch, el UCAM Murcia (me costará acostumbrarme al nombre, que yo soy de la UMU de toda la vida) se puede considerar cerrada la plantilla del CB Murcia. Una plantilla que, a priori al menos, parece aunar equilibrio y talento.

El tiempo, los partidos, y el calendario (ojo al arranque y a los nervios de las primeras semanas con este calendario tan complicado) pondrán las cosas en su sitio, pero para un club como el murciano me parece una plantilla muy interesante.

La plantilla tiene calidad, pero creo que ese no será su principal valor, sino el hecho de que parece muy equilibrada en muchos factores que han de complementarse en una plantilla para lograr un equipo. Hay mucho jugador español, eso suele ayudar a conformar grupo, a lograr un alto nivel de compromiso, y parece que con los españoles  que se ha fichado ese perfil se cumple a la perfección. Se complementa el virtuosismo con el músculo y el trabajo, la experiencia con el empuje de la juventud, son bastantes los jugadores que llegan en una edad excelente para el baloncesto, en plenitud de su carrera y con recorrido por delante (la media de edad es de 28 años y seis jugadores están entre los 26 y 28 años).

Quizá los puestos más ilusionantes son precisamente los más complicados de conformar en todos los equipos del mundo: los jugadores altos.  Hay músculo y juego cerca del aro (especialmente con Agustin), calidad (Sekulic), tiro y versatilidad (Kurz y Barlow si juega minutos de ‘4’). Para completar el plantel está Rejón, en principio llamado a jugar pocos minutos, pero un gran trabajador para los entrenamientos, algo que mucha gente no valora lo suficiente. Es ciertísimo eso de que se juega como se entrena, y aunque Rejón no juegue apenas su trabajo será muy importante en el trabajo diario y, por tanto, en la intensidad del equipo en general.

Los aleros y escoltas también se caracterizan por su versatilidad, con Miso, Grimau y Barlow llamados a jugarse la mayoría de minutos entre ellos, los tres capaces de jugar en dos puestos. Miso básicamente es un escolta que puede echar una mano en el puesto de base y que tiene un gran tiro de tres puntos, Grimau puede jugar en los puestos de escolta y alero, jugador completo sin ser un especialista en nada, comprometido, batallador, buen defensor y capaz de postear, tirar o penetrar según haga falta. Barlow es un excelente tirador que ayudará en defensa y puede alternar los puestos de tres y de cuatro abierto gracias a su altura y calidad.  Habrá que ver si Jasen sigue creciendo en su juego y es capaz de ganarse minutos de juego. Sergio Pérez sí que parece destinado a tener un papel muy secundario, aunque su capacidad de hacer grupo y su buen tiro de tres puntos le podrían situar en pista en momentos puntuales.

El puesto de base también parece bien cubierto con Rivero y Franch, dos jugadores muy complementarios. Rivero va justito de físico para ACB pero es un buen director de juego, veterano, con un tiro exterior aceptable. Esas características se complementan a la perfección con las de Franch, un jugador joven con un juego en progresión evidente, muy potente para defender y penetrar, bueno en el juego de pick&roll, que puede tirar tras bote, aunque ha de mejorar su tiro de tres puntos. Ya jugó 17 minutos por partido la pasada temporada en el Joventut y este ya podría ser su año, aunque siempre es un riesgo dejar la manija del equipo en un jugador de 20 años. Pero algún riesgo habría que correr, digo yo. Además, con un contrato de tres años parece que la operación gerencial parece bien enfocada, con una proyección previsible de un primer año interesante pero con altibajos, un segundo año excelente y traspaso para hacer caja al tercero, que este es un club pobre y hay que buscarse la vida.

Repite el equipo técnico con Luis Guil a la cabeza, ayudado por Chus Lázaro y Xavi Sánchez. Parece que esta plantilla le encaja como anillo al dedo al técnico y el juego que le gusta realizar, lo que implica muchísimas situaciones que se resuelven en llegar jugando, para lo que hace falta gente que sepa y le guste correr y usar la cabeza al tiempo. A Guil le gusta tener jugadores polivalentes, como es el caso, capaces de jugar indistintamente pick&roll o pick&pop (bloquear y abrirse para tirar), que sepan aplicar su juego por conceptos y aprovechar cada oportunidad de tirar, incorporando un gran arsenal táctico tanto defensivo como ofensivo, algo que no todos los jugadores son capaces de asimilar.

Puestos a poner algún pero, o simplemente duda, se me antojan tres pequeños problemas latentes. Uno tiene que ver con la juventud de Franch en un puesto tan vital como el de base, la irregularidad propia de su edad podría ser un problema en determinados partidos, pero es un riesgo que hay que correr.

En los puestos exteriores tal vez se pueda echar de menos en algún momento un escolta capaz de fabricarse tiros desde la nada, algo decisivo en algunas fases de partido, especialmente en segundos finales complicados. Sin embargo, este problema creo que se compensa con el perfil trabajador y comprometido de los escoltas y aleros.

El tercer problema latente que veo no tiene que ver con el equipo, sino con el calendario, un calendario muy complicado de inicio, de esos que fácilmente te ponen en la cola de la tabla con varios partidos seguidos perdidos y alguna paliza de por medio,  situación propicia para hacer aparecer los nervios y las dudas. Será fundamental que el equipo (y la directiva) tenga la suficiente entereza mental para, si no vinieran bien dadas contra los equipos grandes que tocan al inicio de temporada, ser capaces de encontrar su momento con naturalidad y sin quedarse tocados en ese inicio.

Evidentemente, todo lo dicho son conjeturas. Parece que hay mimbres para construir un buen equipo, un buen conjunto, compensado, cohesionado, unido y con los roles claros y bien asumidos. Pero cada temporada y cada equipo es un mundo y nunca se sabe si esos jugadores llamados a compenetrarse a la perfección finalmente encajarán o no, aunque parece que de momento se ha hecho un buen trabajo en la confección de la plantilla. Una plantilla que promete convertirse en un grupo que aúne calidad, intensidad, fortaleza, ilusión y compromiso. Es decir: un equipo de verdad.

Este texto también se publica en los blogs de La Opinión de Murcia