31 dic. 2012

Asefa Estudiantes. Triple poste para Germán Gabriel

El saber perfectamente cómo quiere jugar tu rival (scouting) no significa que necesariamente puedas evitar que haga lo que busque hacer. Que le pregunten si no a Pablo Laso si sabe del peligro que tiene Navarro (qué disparate lo del pasado domingo, aquí en el video de Piti Hurtado).

Asefa Estudiantes, de la mano de Txus Vidorreta, tiene bastante claras sus prioridades, siendo Germán Gabriel la primera de ellas y siendo el recibir en el poste bajo por el lado izquierdo de la pista el principal objetivo a conseguir cuantas más veces mejor y, como segunda opción, la recepción con ventaja de alguno de sus exteriores (English especialmente).

Triple poste clásico
Por ello, Vidorreta utiliza mucho el juego de triple poste, una situación que estuvo muy de moda hace un tiempo y que periodicamente se sigue viendo en las canchas. El juego de triple post busca que un exterior bloquee a un interior por la línea de fondo y a continuación este bloqueador sea bloqueado en el tiro libre por el otro interior, generándose así dos opciones de pase, una en el poste bajo al interior y otra en la línea de tres puntos central para el exterior.

La defensa del triple poste no es nada fácil, pues hay que combinar la defensa del bloqueo horizontal entre pequeño y grande por línea de fondo con la del bloqueo vertical que recibe el pequeño que bloqueó al grande.

Donde más ventajas saca Asefa Estudiantes de esta situación es en la recepción al poste bajo de Germán Gabriel, ya que éste ni siquiera necesita recibir con mucha ventaja, sino que le basta con recibir en el poste bajo y hacer uso de su excelente juego de pies para conseguir anotar una y otra vez.

Berni hace body check para dificultar el primer bloqueo
Así, la misión de la defensa ha de ser intentar que Germán Gabriel reciba lo más lejos posible del aro y no en el mismo poste bajo. Para ello, en el caso del pasado partido contra el UCAM CB Murcia al menos, el defensor del jugador exterior intenta dificultar al máximo el primer bloqueo y que no se produzca ni donde ni cuando quieren los atacantes. Cuando se consigue dificultar ese bloqueo se suele conseguir también que Germán Gabriel tenga que dar un paso o dos más allá de donde le gustaría recibir, facilitando así (ligeramente, pues aún así suele anotar) la labor del interior en la defensa cuerpo a cuerpo con Gabriel.

En el caso de que se busque la recepción exterior el defensor de éste puede tratar de recortar el bloqueo y anticiparse en la línea de pase, aunque la opción de triple poste para pase exterior es la que menos jugaron contra el UCAM Murcia.

Para la situación típica de triple poste está prevista una defensa que viene llamándose la "defensa Argentina" por ser utilizada con gran éxito por la selección Argentina. Lo que se busca con esta defensa es realizar una defensa más o menos convencional del bloqueo por línea de fondo del exterior al interior, de forma que el interior empuja a su defendido para obligarle a tomar el bloqueo por arriba, lo más alejado posible del aro al tiempo que el defensor exterior hace una ayuda larga y trata de realizar un body check con el interior para dar tiempo al defensor del interior a recuperar. Así, como el defensor exterior en esta ayuda puede haber perdido la referencia de su defendido el otro exterior que defiende al jugador del lado de ayuda (normalmente en la posición de alero o esquina contrarias) cambia con este y anticipa la salida del exterior del segundo bloqueo.

La "defensa Argentina" del triple poste

Esta defensa deja como único pase viable un pase largo y en principio poco peligroso, al exterior del lado contrario, el que acaba de ser tomado por el jugador que defendía inicialmente al jugador que ha efectuado el primer bloqueo. 

Para evitar que se pueda producir esta ayuda Txus Vidorreta juega también una variante de triple poste en la que evita que en el lado de ayuda esté el otro alero e impide, por tanto, que puedan cambiar los aleros entre sí. Curiosamente, esta cuestión fue pregunta de examen final en el CES 2010, del que el propio Txus Vidorreta fue uno de nuestros profesores y Germán Gabriel uno de los compañeros de curso.

Triple poste de Asefa Estudiantes sin posible cambio entre aleros

He editado un pequeño video donde se ilustran todas estas ideas con cortes del pasado partido entre el UCAM Murcia y el Estudiantes y de otros partidos que muestran claramente estas ideas:




¡¡Feliz año 2013 a todos!!

24 dic. 2012

Los problemas del UCAM Murcia con la defensa del pick&roll

La temporada pasada el UCAM Murcia recibió de media 73,8 puntos por partido, mientras que esta temporada está encajando una media de 83 puntos. Pese a esa diferencia de casi 10 puntos este año la clasificación va bastante mejor a estas alturas para el equipo murciano que la pasada campaña, evidentemente porque gana más partidos y los gana anotando más que el año pasado, porque claro está que encajar encaja bastantes más.

Hoy quería centrarme en una de las explicaciones de porqué el UCAM Murcia encaja tantos puntos esta temporada. Para responder a esta cuestión siempre hay varios aspectos defensivos que entran en juego, como puede ser en ocasiones la falta de dureza en el uno contra uno, o momentos de problemas con el balance (contra Bilbao el equipo de Quintana encajó 6 puntos desde pase de béisbol solo en el primer cuarto), despistes en los ajustes de una zona 2-3 algo estática, etc. Pero quizá el problema más llamativo de todos está siendo la defensa del pick&roll (bloqueo y continuación) central.

Son muchas las formas posibles de defender el pick&roll central (véase "8 formas diferentes de defender el pick&roll" en este mismo blog). No obstante, Oscar Quintana se caracteriza por intentar no volver locos a sus jugadores con demasiadas opciones para cada situación y tratar de hacer unas pocas cosas sencillas pero bien hechas. Así, su opción preferida para defender el bloqueo directo (o pick&roll) es hacer un flash muy agresivo con recuperación directa (el defensor del bloqueador salta al balón para ayudar al defensor del jugador con balón y mientras otro defensor desde el lado de ayuda ayuda momentáneamente en la defensa de la continuación del bloqueador intentando dar tiempo al defensor de éste para recuperar su marcaje inicial). El año pasado Quintana contaba con un jugador como Agustine, muy potente y rápido a la hora de saltar y recuperar (aunque con tendencia a despistarse si tenía que elegir entre muchas posibles opciones en función de la situación concreta que se estuviera jugando), lo que permitió que se jugaran muy buenos momentos defensivos basados casi únicamente en hacer flash agresivo.

Este año, en cambio, los pívots Lewis y Tillie no son tan buenos a la hora de hacer esta defensa, especialmente en lo que se refiere a la hora de la recuperación, pues ambos  recuperan muy lentamente (especialmente Lewis quien además no siempre salta con la agresividad necesaria para dificultar o retrasar al hombre con balón la opción de jugar un buen pase), recuperando a veces prácticamente andando, con lo que en ocasiones su jugador se queda solo para recibir bajo el aro y otras, las más, se obliga al compañero del lado de ayuda a realizar una ayuda muy larga (en cuanto a distancia y tiempo) que le impide recuperar en condiciones con su defendido y así se termina por permitir tiros lejanos de éste al llegar el defensor que estaba en ayuda colado a puntear, o bien permitir una penetración o incluso que este jugador haga llegar el balón al jugador que ha bloqueado y continuado sin que su par aún lo haya cogido. En algunas ocasiones el UCAM Murcia ha conseguido mandar una segunda ayuda a tiempo, pero equipos como el Gran Canaria lograron encontrar un pase extra sin que ya fuera posible para los de Quintana habilitar una tercera ayuda eficaz.

En ocasiones cuando esta defensa en flash no ha funcionado nada bien Quintana ha optado por pasar los bloqueos por detrás, especialmente con el partido ya muy avanzado, procurando que el defensor del bloqueador hiciera push o se hundiera. Esta forma de defender el bloqueo tampoco ha dado grandes resultados pues al hundirse el pívot (o hacer push) se desprotege durante unos instantes el tiro lejano y nadie salta a la trayectoria del jugador con balón, lo que propicia que éste pueda avanzar con un bote o dos y realizar un buen tiro de media distancia y en ocasiones penetrar o incluso encontrar mal defendido al bloqueador y hacerle llegar el balón directamente o triangulando.

No es fácil lograr que jugadores que no hacen suficientemente rápido el saltar y recuperar lo hagan en poco tiempo, pero en ACB todos los jugadores tienen la obligación de dar el máximo en este tipo de situaciones. En el caso de Tillie más parece un problema de movilidad el que le dificulta recuperar a tiempo desde un salto tan lejano pero el caso de Lewis no lo tengo tan claro, pues se trata de un jugador bajito para su posición y rapidísimo, al menos en pista delantera.

Deberá seguir trabajando Quintana con Lewis y Tillie este aspecto si quiere que la defensa de su equipo sea más sólida y encaje menos puntos en este aspecto. En el partido contra el CAI Zaragoza de ayer sin ir más lejos, y en una cuenta que hice que no sé si es exhaustiva el equipo murciano encajó al menos 25 puntos por una mala defensa del pick&roll central.

He preparado un video para ilustrar lo comentado:



Feliz Navidad a los creyentes y feliz Solsticio de Invierno al resto.

23 dic. 2012

¿Puede un árbitro reventar un tiempo muerto?. Sí, si puede

Ocurrió la semana pasada en el partido que ofrecía TDP y que enfrentaba al Islas Canarias con el Perfumerías Avenida de LF, partido en cuyos banquillos se sentaban dos compañeros con los que tuve el privilegio de hacer el CES 2010: Raquel Romo por parte del Perfumerías Avenida como ayudante de Alberto Miranda (del que casualmente acabo de enterarme que ha sido destituido por la mala racha de resultados en Euroliga); y de Maikel López por parte del Islas Canarias, en su caso como entrenador principal y formando un tándem bien compenetrado con el clásico Domingo Díaz.

En las imágenes de TDP no se ve qué ocurre antes del inicio del tiempo muerto, solicitado por Maikel López tras varias acciones consecutivas de canasta del Perfumerías al final del segundo cuarto. La cuestión que planteo es, ya hubiera realizado o no Mikael (o Domingo) alguna acción sancionable como técnica, si puede el árbitro irrumpir en mitad del corro para señalarle una técnica a Mikael López estando ya el tiempo muerto en marcha y el entrenador hablando con las jugadoras (en realidad en este caso concreto era el segundo entrenador, Domingo Díaz, quien hablaba, algo nada raro en la forma de trabajar de esta pareja de entrenadores) restándole tiempo efectivo de uso del tiempo muerto y, sobre todo, distrayéndole la concentración sobre este importante momento de partido.

No me suena que en ninguna de las 66 páginas que componen el reglamento de baloncesto FIBA se indique expresamente algo sobre el particular, pero entiendo que no parece muy razonable que un árbitro deba irrumpir en mitad de un tiempo muerto para señalar una técnica que podría haber señalado antes o después de éste, privando por tanto al entrenador, de facto, de la posibilidad real de utilizar adecuadamente ese tiempo muerto y, por tanto, sancionando doblemente al entrenador, con la técnica por un lado, y reventándole el tiempo muerto por otro.


4 dic. 2012

¡Gracias CB Capuchinos!

Les copio aquí la carta de despedida que envié al CB Capuchinos y cuyos responsables no han considerado suficientemente interesante como para ser publicada en la web del club:


Gracias. No se me ocurre otra forma de empezar esta despedida. Me duele muchísimo estar escribiendo esto, mucho más de lo que fui capaz de imaginar, pero no me queda otra que pasar página y agradecer a este club la oportunidad que me brindó de hacerme entrenador. Seguramente habrá otros clubes, otras experiencias, pero ninguno de ellos podrá ser el club en el que me hice entrenador y que tanto ha hecho por mi felicidad en los últimos años.
Dejo atrás muchas personas que han terminado por pasar a ser muy importantes en mi vida: entrenadores, jugadores, padres y directivos. No puedo mencionarlos aquí a todos aunque a todos estoy agradecido, pero no sería justo tampoco no recordar expresamente a algunas personas fundamentales en mi vida en estos últimos años.

Julio Soler fue quien me dio la oportunidad de reengancharme al mundo del entrenador después de muchos años con mi proyecto de ser entrenador aparcado al hacerme un hueco en aquél junior inolvidable. Carles Miñana, en su etapa como Director Deportivo, fue quien me dio la oportunidad de tomar mis propias decisiones al asignarme un equipo que entrenar y a los que intentar transmitir mi pasión e ilusión por el baloncesto. Una pasión que ahora pienso que tal vez me ha traído más problemas que otra cosa, pero que yo hasta ahora consideraba fundamental para ser entrenador. Pasión la he visto en el propio Carles Miñana como entrenador, de quien aprendí muchas cosas sobre lo que ha de ser un entrenador, mucho más que alguien que enseña, sino alguien que arrastra a quien entrena a sentir el baloncesto como una forma de vida. Esa misma pasión me la mostró Cari Sánchez no sólo como gran entrenadora que es sino como una de las jugadoras de ese grupo inolvidable de guerreras que me han puesto tantas veces el corazón en un puño y a las que no sabré cómo agradecer esos momentos que vivimos y el aprendizaje que me llevo del grupo que considero mi segunda familia. Alex Navarro me enseñó, precisamente como entrenador de ese fantástico grupo de chicas, que siendo un equipo amateur se puede trabajar con la seriedad y el rigor de un equipo profesional para dar un salto de calidad a base de trabajo, saber hacer, honradez y un grupo de jugadoras entregadas.

Deportivamente he podido vivir muchísimas experiencias fantásticas, no sólo en las victorias, sino también en las derrotas. Gracias a este club y las personas que tuvieron a bien hacerme hueco pude vivir una Final Four junior masculina, llevar mi propio equipo una temporada entera o poder entrenar aunque fuera apenas unos meses al junior femenino este pasado año. También viví dos Días del Mini, fui testigo de excepción de un primer puesto del alevín masculino de Carles Miñana, al que ayudaban Miki Rodríguez y Cari Sánchez (qué grandes momentos pasamos) y dos inolvidables (en lo emotivo y deportivo) Fases de Ascenso a Liga Femenina 2 con Alex Navarro a los mandos.

Entrar en Capuchinos me animó a hacer el curso de Entrenador Superior, título cuyo diploma hace apenas unos días que puede tener al fin en mis manos. Tal vez fue una locura hacer ese curso, pero al fin y al cabo una locura que no me habría atrevido a hacer de no haber estado en este club.

Otra de las cosas que marca la diferencia en este club es su gente en general, y ese espíritu que va mucho más allá de lo deportivo y que entiende el baloncesto como un deporte pero también como una excusa para pasárselo bien a la menor oportunidad. En ese terreno Fede Paredes y Juan Torrecillas me dieron unas cuantas lecciones sobre cómo vivir la vida con optimismo, sacándole todo el jugo a los buenos e incluso a los malos momentos. Todo partido se ve diferente si al finalizar te espera una cerveza, una tapita y una charla en buena compañía. El futuro en este espíritu veo que también está garantizado con la Marea Verde. Sois muy grandes.

Como curiosidad decir que en este tiempo he tenido la oportunidad, ya que no habitualmente sí de forma puntual, de entrenar al menos por algún rato en todas las categorías posibles del club salvo el senior masculino, lo que me ha permitido conocer a muchísimos niños y niñas, y no tan niños ni tan niñas, que han enriquecido mi vida y me dejan claro que pese a los malos tiempos que nos toca vivir en esta sociedad no todo está perdido en el futuro.

En Capuchinos me hice entrenador, y en Capuchinos me he equivocado en muchas cosas, o no estaría escribiendo ahora este texto, y siento no tener el suficiente nivel como entrenador como para merecer tener un hueco en este club. Esto que digo no habla solo de mi impericia como entrenador, sino muy especialmente del gran nivel de entrenadores que tiene este club y, aunque ahora mismo eso me obligue a salir de éste, no significa otra cosa sino que los jugadores del club están en muy buenas manos.

En todo momento he intentado darlo todo y ser honrado, aunque está claro que no he atinado siempre en ese intento. En alguno de esos desatinos incluso he herido a alguien querido, espero pueda perdonarme alguna vez.

Ahora toca buscar acomodo en otro lugar, seguir formándome, adquiriendo experiencia. Como dije al principio seguro que muchas de esas experiencias que están por venir serán muy interesantes pero ningún club podrá ser el club en el que me hice entrenador. Ojalá algún día, cuando tenga ese nivel que aún no tengo, pueda volver a entrenar en este club, al que me veo obligado a dejar con todo el dolor de mi corazón.

Para cualquier cosa que necesitéis estoy a vuestra disposición. Y repito lo dicho al principio: ¡¡Gracias!!