27/11/2005

Pedro Martínez. El lado más flojo de la cuerda

El rostro tenso de Pedro MartínezEl TAU se desdice a sí mismo y, en contra de lo que suele ser su política, echa al entrenador, Pedro Martínez en este caso, a las primeras de cambio.

11 victorias, 4 derrotas (contando la Supercopa). Líder en Euroliga, tercero en ACB. No, no es suficiente. La culpa la tiene el de siempre: el entrenador.

Pensé que TAU era un equipo más serio. Siempre ha tenido grandes plantillas y grandes equipos. Hasta hace poco tenía un grandísimo entrenador: Ivanovic.

Pero este año perdió a Betts (Joventud), Ivanovic (Barcelona), Macijauscas (NBA), Calderón (NBA). Nada más y nada menos.

Pedro Martínez dirige los partidos con un rictus de preinfarto. Vamos, que del gesto de tensión se pone uno con los pelos de punta sólo de verlo.

Siempre ha tenido más o menos esa cara en los partidos, pero ahora, en el TAU, parecía consciente de que le podía pasar en cualquier momento lo que hoy: a las primeras de cambio, a la calle.

Para Querejeta el TAU debe ir siempre el primero, aunque no tenga suficiente plantilla para eso. Y precisamente eso es lo que me parece que le pasa este año, que TAU es un gran equipo pero no es un equipo claramente superior al resto.

Jacobsen no es, ni por asomo, la sombra de Macijauscas. Ukic parece un buen chaval que irá a más. No es malo, pero si lo comparamos con Calderón se queda en nada.

En fin, de esas cosas que cuando las cuentas no se creen. Te echan siendo campeón de la Supercopa, líder de la Euroliga, tercero en ACB y con un balance de 11 a 4 entre las tres competiciones.

Vamos, que confiaban mucho en él, por los cojones.

Pues a ver a quién ponen ahora, porque el mercado no parece muy sobrado. Lo mejorcito que había hace unos días era Comas, que nos ha dejado el Polaris hecho un solar.

¿Habrían echado a Ivanovic con ese balance?. Va a ser que no, ¿verdad?.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Al parecer, el motivo ha sido que la afición ha pitado al equipo. Manda güevos. Ahora ficharán a Perasovic de entrenador, para que se las tire desde el banquillo. Disparates hay todas las temporadas, pero este es uno de los grandes. Por cierto, qué gran trabajo, como se esperaba, está haciendo Edu Torres en Girona.

Peludo dijo...

Ese es otro, pobrecico, que a poco que pierda dos partidos seguidos le tienen preparada la guadaña.
Buenos entrenadores, pero sin vitola de galácticos, en los que la directiva no confía, pero que tienen que quedarse con ellos porque no encuentran nada supuestamente mejor (más galáctico, vamos) a principio de temporada.