24 dic. 2006

El Real Madrid echa de menos a Raúl en su primera derrota

El Akasvayu Girona ha sido el equipo que ha tenido el honor de ser el primero en demostrar que el Real Madrid de Plaza es batible, aunque para ello han hecho falta 14 jornadas.

Para mí lo más significativo de esta derrota madridista ha sido que se produce con la baja de Raúl, que considero determinante en esta derrota. Evidentemente, la ausencia de Hamilton y el buen momento de forma de los catalanes también ha influido, pero no poder contar con el ex base de los Jazz de Utah fue demasiado frente a un buen rival dispuesto a llevarse el partido.

El Raúl López de este año parece haber cambiado ligeramente con respecto al de otros años. Un punto más de madurez le hace tener claro que no tiene que demostrar nada a nadie, lo que le sirve para olvidarse de las estadísticas propias y centrarse en el bien de su equipo, lo que pasa normalmente por dedicarse a dirigir y anotar sólo cuando la suya es una opción de anotación mucho más viable que cualquier otra.

En el partido que disputó el Polaris en Madrid hubo varios momentos en los que los de Hussein consiguieron parar ligeramente el vendaval madridista. Esos momentos coincidieron siempre con la ausencia de Raúl en pista.

Raúl López dirige a su equipo con una solvencia tal que parece que todo se hace de forma natural. Las ideas y el balón fluyen y rápidamente encuentra un jugador que hace una canasta fácil. Muy sencillo, sí, pero cuando no está Raúl parece que las ideas no están tan claras.

Puede anotar desde cualquier parte, pero ahora tiene un equipo que puede hacerlo a la perfección si él les pasa el balón en el sitio y momento adecuados, así que no se preocupa por hacerlo él. Una lástima para el SuperMánager, pues sus números no brillan. Pero todo el mundo tiene claro cuánto aporta este jugador a su equipo, especialmente Joan Plaza.

Otra papeleta más para Pepu Hernández. A ver qué bases elige para el Europeo. Y ojo, que para después del Europeo casi seguro que Ricky Rubio estará también ahí dando guerra.