20 dic. 2006

G. Capitol Valladolid. El síndrome del ‘farolillo rojo’

Los del Pisuerga cuentan con sólo 2 victorias, han cambiado de técnico y buscan nuevos fichajes, pero ganar no ganan.



El Grupo Capitol Valladolid, próximo rival del Polaris World Murcia, está en horas bajas. Es último en la clasificación de la ACB con sólo dos victorias y ya muestra muchos de los síntomas típicos del candidato al descenso de categoría. Ha cambiado de técnico y anda sondeando el mercado en busca de jugadores, pero los resultados no llegan.

Mal empezó la liga para el que fuera Fórum Filatélico de Valladolid, y lo hizo antes incluso de la pretemporada. Se quedó sin patrocinador, inmerso en una monumental estafa a escala nacional, lo que propició el traspaso al Akasvayu Girona del llamado a ser su jugador franquicia, Fernando San Emeterio. La escasez de fondos y la tardía llegada del nuevo patrocinador, Grupo Capitol, hizo que los únicos refuerzos de nivel fueran ‘Bud’ Eley y Óscar Yebra, además de conseguir renovar a Hopkins.

Tal como se veía venir, el Grupo Capitol Valladolid empezó mal la liga. En las primeras 9 jornadas sólo ganó un partido, en la jornada 4 a domicilio frente al Vive Menorca, penúltimo clasificado y actualmente con sólo una victoria más que los vallisoletanos. Ese mal inicio le costó el puesto a Paco García, quien ya viviera una situación parecida entrenando al CB Murcia de la temporada 1998/99. Las riendas del equipo vallisoletano las tomó Javier Imbroda hace un mes, quien en su segundo partido logró la victoria frente al Lagun Aro Bilbao, la única hasta el momento del entrenador melillense, lo que deja al G. Capitol Valladolid como ‘farolillo rojo’ con sólo 2 victorias.

Andrea Pecile no reforzará finalmente al G. Capitol Valladolid, sino al C.B. Granada, que ha ejercido su derecho de tanteo sobre el base italiano
Uno de los síntomas del síndrome del farolillo rojo es que todo se tuerce y, ya lo enuncia la Ley de Murphy, si algo puede salir mal, saldrá. Javier Imbroda pidió tres refuerzos tras su llegada a Valladolid, uno por puesto. El primer fichaje parecía que iba a ser el base Andrea Pecile, procedente del Air Avellino italiano. Sin embargo, el C.B. Granada, club en el que el base italiano militó durante dos campañas, ejerció ayer el derecho de tanteo que aún poseía sobre el jugador.

Imbroda también busca un alero capaz de penetrar, pues la mayoría de sus alas son tiradores, y un pívot que mejore la rotación interior. El primer damnificado con la llegada de Imbroda ha sido el base Iván Corrales, que pasó de titular indiscutible con Paco García a tener que ceder los galones al francés Gomis, ya que la actitud del base cacereño no gusta al nuevo técnico, a cuyas órdenes jugó dos temporadas en el Caja San Fernando e incluso en la selección nacional absoluta cuando Imbroda fue seleccionador.

En Murcia son bien conocidos algunos de esos síntomas, el farolillo rojo pesa como plomo en las espaldas. Cuando una plantilla está mal hecha desde el principio es muy complicado sacarla a flote con parches sobre la marcha. Ya vio el CB Murcia cómo tras empezar mal se echaba al entrenador y se le cambiaba por otro que a veces funcionaba aún peor, se cortaba a jugadores y se traía a otros aún peores y se cambiaba una mala dinámica por otra nefasta, y con el tiempo hasta los jugadores que estaban rindiendo bien al principio se contagiaban del síndrome del farolillo rojo y acababan rindiendo poco también. Se cambiaban unas pocas posibilidades de mantener la categoría por un descenso seguro.

Pocas veces los cambios sobre la marcha de entrenador y jugadores consiguen salvar un mal proyecto. Imbroda sólo ha ganado uno de sus cuatro partidos, aunque bien es cierto que dos de las derrotas fueron contra el Pamesa Valencia y el TAU. No obstante, el que fuera seleccionador nacional parece haber cambiado la mentalidad de sus jugadores, a los que ha señalado la defensa como su “máxima, una especie de religión”. Tiempo tienen aún para la reacción, pero si las victorias no llegan pronto el factor psicológico puede pesar demasiado en un equipo colista de una liga tan dura como la ACB. Los jugadores del Polaris World tratarán el próximo viernes que dicha remontada, si se produce, empieze a partir de la semana que viene y que la cosechada frente al G. Capitol Valladolid suponga la cuarta seguida para los de Hussein, que así batirían su mejor racha de victorias consecutivas en ACB.

Una versión de este artículo también se publica en La Opinión de Murcia

No hay comentarios: