29 dic. 2007

El Fuenlabrada es el último rival del Polaris en el 2007

Polaris: Thomas (13), Gavel (4), Hunter (9), Fajardo (12), Triguero (5).
Banquillo: Gavel (4), Robles (6), Marco (8), Risacher (10), , García (14), Opacak (55) y Reiner (25), Kammerichs (15).
Entrenador: Manuel Hussein
Fuenlabrada: López (10), Marko (33), Paraíso (35), Guardia (8), Wideman (9)
Banquillo: Sandes (7), García (12), Frutos (13), Radivojevic (18), Blanco (21), Vega (22), Ramos (23).
Entrenador: Luis Casimiro.


La frenética ACB no descansa. Apenas 48 horas después de la derrota del Polaris en Valencia esta mañana le toca el turno al Alta Gestión Fuenlabrada (12:30 h. La 7), equipo que ha podido descansar aún menos que los de Hussein, ya que el viernes por la noche se enfrentó al Valladolid, contra el que perdió, y desde ahí viajó directamente a Murcia donde apenas ha podido realizar un entrenamiento para preparar este encuentro.

Los dos equipos vienen de perder encuentros igualados fuera de casa, aunque con sensaciones diferentes. Para el Polaris el sabor de la última derrota a domicilio no fue tan amargo como los anteriores, ya que hasta el último instante dio la cara y a punto estuvo de doblegar a un equipo tan serio como el Pamesa Valencia, manteniéndose aún en una tranquila undécima posición en la tabla clasificatoria con seis victorias y ocho derrotas. Para el Fuenlabrada la situación es algo más complicada, pues figura en el decimosexto puesto de la tabla, con cuatro victorias y 10 derrotas, y a tan sólo un partido de ventaja con los equipos en puestos de descenso.

El Polaris intentará explotar el mayor cansancio de su rival, pero sobre todo el sublime estado de forma de Juanjo Triguero, que ya es el cuarto jugador más valorado de toda la ACB (valoración de 18,7 por partido) pese a que buena parte de su aportación no se refleja sólo en las estadísticas sino también en aspectos difícilmente cuantificables como que prácticamente ninguno de los muchos balones que puntéa termina en canasta. De la buena conexión del pívot de Gandía con Thomas en el movimiento de bloqueo y continuación suelen salir varias asistencias para el base y unos cuantos mates para el pívot. Por su parte, Hunter ayuda durante todo el partido en aspectos poco brillantes, hasta que el encuentro se pone complicado y asume la responsabilidad anotadora sin que le tiemble el pulso. Si, como ocurrió frente al Manresa, los demás jugadores polaristas son capaces de aportar su granito de arena el Polaris tendrá bastante más despejado el camino hacia la victoria.

El Fuenlabrada se fundamenta en la experiencia y juego de equipo


LAS CLAVES
Aprovechar el mayor cansancio del Fuenlabrada. El Polaris no ha podido descansar en exceso, pero los de Luis Casimirio llegan al partido de hoy con sólo 36 horas de descanso, incluyendo un largo viaje. En un partido de gran desgaste el Fuenlabrada tendría más que perder.

Sacar partido al buen momento de Triguero. La presencia en pista de Triguero es decisiva para marcar distancias con el rival de turno gracias a sus aportaciones en casi todos los aspectos del juego. Mientras no acusa el cansancio su papel es decisivo en cada jugada.

Ventaja polarista en el duelo de bases. A priori Thomas tiene ventaja con Ferrán López en el uno contra uno, lo que debería ser uno de los aspectos a explotar por el Polaris en el partido de hoy. Radivojevic tampoco es superior a Gavel pese a su mayor altura.


El Fuenlabrada, fiel al estilo de Luis Casimiro, centra su lucha por la victoria en el trabajo colectivo. No hay estrellas en este equipo, pero sí grandes jugadores. El más destacado de todos es el alero cedido por el Real Madrid, Marko Thomas, quien está utilizando este año para terminar de cuajar como gran jugador, aprovechando el protagonismo y los casi 30 minutos por partido de que disfruta para anotar más de 13 puntos por encuentro. De un modo menos espectacular realiza su aportación el pívot norteamericano Tom Wideman (10 puntos y cinco rebotes), un jugador sobrio cuyo perfil se asemeja al que se buscaba en el Polaris con Jared Reiner.
El puertorriqueño P.J. Ramos es el techo de la liga con sus 222 cm. de altura. El pívot, tras su frustrado paso por la NBA, busca en Fuenlabrada un lugar donde terminar de hacerse como jugador, mejorando su buena mano en lanzamiento pero, sobre todo, su punto más débil, la defensa.
La veteranía es otro de los pilares en los que se sustenta el equipo de Luis Casimiro. El ex jugador del CB Murcia Ferrán López, junto a Paraíso, Salva Guardía y Jorge García son la columna vertebral de este conjunto y ya juegan juntos casi de memoria. Paraíso, a sus 36 años sigue siendo un jugador importante en el Fuenlabrada, con el que ha disputado esta semana dos partidos a un gran nivel (20 puntos de valoración en ambos). Ferrán López pese a su declive físico sigue siendo un buen director de juego y mejora cada año en el lanzamiento de tres puntos, aspecto del juego en el que el también ex murcianista Jorge García dio todo un recital frente al Valladolid, anotando siete de los 12 lanzamientos que efectuó. Salva Guardia siempre aporta trabajo duro bajo tableros, además de poder amenazar también desde el perímetro.
Saúl Blanco aporta juventud a este equipo, aunque aún no ha alcanzado su nivel óptimo de juego, ya que sale de una reciente lesión. Radivojevic es otro de los jóvenes, aunque este base-escolta desempeña un rol secundario.