9 dic. 2007

El Polaris recibe a un TAU herido

Mientras el Polaris ha perdido sus últimos tres partidos, el TAU ha hecho lo propio con sus cuatro encuentros de las últimas dos semanas.

Polaris: Thomas (13), Gavel (4), Hunter (9), Kammerichs (15), Triguero (5).
Banquillo: Gavel (4), Robles (6), Marco (8), Risacher (10), , García (14), Opacak (55) y Reiner (25), Fajardo (12),.
Entrenador: Manuel Hussein
TAU: Planizic (10), Rakocevic (8), Mickeal (33), Teletovic (12), Splitter (21)
Banquillo: Prigioni (5), García (6), Vidal (9), Fernández (11), Jasaitis (13), Johnson (43), McDonald (45).
Entrenador: N. Spahija
Árbitros: Martín B., Araña y Munar


Grupo Begar León, CSKA Moscú, iurbentia Bilbao y Zalguiris son los últimos rivales del TAU Vitoria, contrincante de esta mañana del Polaris, pero también son todos ellos partidos perdidos por el equipo vasco de forma consecutiva en las últimas dos semanas. Mal día para que los de Hussein intenten sorprender al TAU, un equipo herido que tratará de hacerle pagar al Polaris por los platos rotos de esta mini crisis baskonista.

Si mal anda el TAU no es que esté el Polaris para muchas fiestas, pues también cuenta por derrotas sus tres últimos encuentros: las visitas a León y Badalona y el partido en casa frente al Real Madrid, con el agravante de no poder exhibir como argumento la imbatibilidad en casa, rota hace 15 días por el equipo capitalino. Tendrá que conformarse el conjunto de Manolo Hussein con el aval de ser, si no imbatible, sí un equipo muy serio cuando juega en su feudo, nada que ver con el desdibujado conjunto que se puede ver fuera del Palacio de Deportes.

Triguero sigue jugando a un nivel excepcional, Thomas se va asentando como base y Hunter brilla intermitentemente
En el Polaris Pedro Robles será baja, aún convaleciente de los problemas musculares que sufrió frente al Real Madrid. Los de Spahija llegan sin lesiones pero con importantes dudas acerca de su juego tras cuatro derrotas consecutivas cosechadas por un equipo llamado a ganarlo todo, si bien el propio entrenador croata reconoce aún no está en los momentos decisivos de su temporada. La única baja del Baskonia es la habitual de Singleton, quien no llegó a debutar en ACB y aún tiene un largo periodo de recuperación por delante para superar su grave lesión de rodilla.

Hussein insiste en que a él lo que le preocupa es su equipo, pero deberá ingeniárselas para frenar a un rival con un altísimo potencial, especialmente ofensivo, y con un banquillo muy amplio y polivalente pese a haber perdido a su gran estrella, Luis Scola, ahora en las filas de los Houston Rockets de la NBA.

La buena noticia por parte del Polaris es que Triguero sigue jugando a un nivel excepcional, Thomas se va asentando como base y Hunter brilla intermitentemente. Pocos jugadores, sin embargo, para tirar del carro polarista. Más de uno, como reclamaba esta semana Hussein, deberá dar un paso al frente y asumir galones, como es el caso del francés Risacher o el norteamericano Jared Reiner, jugadores cuya aportación no está siendo la esperada al inicio de temporada.

El colchón de cuatro victorias con el que cuenta el Polaris le permite jugar con cierta tranquilidad, pero una nueva derrota en la mañana de hoy llevaría la racha a cuatro partdos perdidos y, lo que es peor, transmitiría a los rivales, y quién sabe si a los propios jugadores polaristas, la sensación de que la pista del Polaris no era tan inespugnable como parecía.

TAU. Una gran plantilla que aún no funciona

LAS CLAVES
Que no despierte el TAU. Las opciones del Polaris pasan por tener todo el partido controlado a su rival, que de escaparse en el marcador difícilmente daría opciones.
Poder mental. La fortaleza psicológica de los hombres de Hussein será un aspecto fundamental para soportar las acometidas de un equipo tan poderoso como el TAU.
Rebote defensivo. Aunque Triguero está siendo el máximo reboteador de la liga, el resto del equipo deberá poner de su parte para no darle segundas opciones a un rival tan peligroso como el TAU.
Leer que Prigioni, Sergi Vidal, Johnson, Jasaitis y McDonald no son los titulares sino el banquillo del TAU es como para poner nervioso a cualquiera que deba enfrentarse a este equipo, un equipazo pese a la pérdida de su gran figura, Luis Scola. Sin embargo, no está funcionando todo lo bien que debiera el equipo dirigido por el croata Spahija, especialmente en cuanto al aspecto defensivo, pues los baskonistas están dando hasta ahora muchas facilidades para que anote su rival.

Tras la salida del argentino Scola no ha cambiado sustancialmente el principal motor anotador del TAU, que sigue basándose en el talento de sus jugadores y en el clásico movimiento de pick&roll (lo que lo que en español siempre se ha denominado ‘bloqueo y continuación’) que interpreta magistralmente Prigioni (9 puntos y 5,5 asistencias por partido), este año con Tiago Splitter como principal acompañante en este clásico movimiento que, pese a su simplicidad, si se realiza con la maestría que demuestra el base argentino sigue siendo complicado de frenar por cualquier defensa por muy avisada que esté. El hecho de que Teletovic sea ahora titular y anote muchos lanzamientos de tres puntos genera muchos espacios para el juego interior con Splitter y McDonald, quienes pueden resolver en el uno contra uno sin apenas recibir ayudas defensivas.

Es precisamente Splitter el jugador que más importancia ha ganado tras la salida de Scola. El brasileño está promediando 12 puntos y 5,4 rebotes, para irse a más de 15 tantos de valoración. También ha ganado muchísima confianza Teletovic, un pívot peligrosísimo en el lanzamiento exterior quien este año está jugando 30 minutos, siendo importante también en defensa y rebote. El base Planizic no termina de explotar sus casi dos metros de altura y excelentes recursos técnicos para ser un jugador dominante en esta liga, aunque no son nada despreciables los 9 puntos que promedia esta temporada. El máximo anotador del TAU está siendo el escolta Rakocevic, con más de 15 puntos por partido. De los jugadores que siguen del año pasado Vidal es el único español en este equipo que juega habitualmente, con un papel muy reducido en ataque, aunque su aportación defensiva es siempre importante.

Como cada año el TAU se ha reforzado excepcionalmente. Empezó la liga con el culebrón McDonald, que a punto estuvo de poner del revés la competición por un asunto de pasaportes y matrimonios con el amor en entredicho. El norteamericano no parece haber recuperado la confianza perdida por el asunto extradeportivo o por la escasez de minutos con la que está contando, pues apenas anota 9 puntos en los 18 minutos que disputa, una aportación inferior a la que ha venido promediando en sus cuatro temporadas en la ACB. Aunque algo irregular hasta ahora, el norteamericano Pete Mickeal va poco a poco dando muestras del jugador que fuera MVP de la ACB en la temporada 2005-06. El lituano Jasaitis, en las filas del Maccabi de Spahija la pasada campaña, se caracteriza por contar con un fantástico lanzamiento de tres puntos, y de hecho lanzar de tres puntos es casi lo único que hace en los menos de 10 minutos que juega. El norteamericano Johnson no está aportando gran cosa y es posible que hoy juegue su último partido con el TAU, al expirar el contrato temporal que tiene.
Grandes mimbres los des este TAU que aún espera su momento para explotar y adquirir el nivel que se le supone.