23 dic. 2007

El Polaris se merienda a un desdibujado Ricoh Manresa


El Polaris World Murcia le pasó por encima al Ricoh Manresa, logrando la victoria por mayor diferencia en toda la historia del equipo Murciano en ACB. La falta de intensidad del conjunto manresano y las bajas de Asselin y Walsh fueron demasiadas facilidades para un Polaris que salió en tromba en los primeros minutos, en los que logró marcar tanto las primeras ventajas como la dinámica del partido, en el que sólo daría opción a que la distancia en el marcador se fuera alargando poco a poco hasta llegar a los 35 puntos finales.

Salió el Manresa defendiendo en zona para intentar proteger su mermado juego interior, pero el Polaris no dio opciones y fue directo a atacar el punto flaco de su rival. En la primera parte Triguero era el amo absoluto de los tableros y castigaba a los de Ponsarnau con un mate tras otro. Ya con el partido casi roto el relevo bajo tableros lo fueron tomando sucesivamente Fajardo, Kammerichs e incluso Reiner se permitió hacer daño en las distancias cortas.

Alzamora era el único jugador manresano que conseguía superar la defensa polarista, centrada en frenar el peligroso juego exterior del Ricoh Manresa. Sólo Rubio llegó a capturar al menos cinco rebotes para el cuadro catalán, que vio como el equipo de Hussein capturaba más del doble de rechaces (22 para Ricoh y 47 para Polaris).

94 - Polaris World Club Baloncesto Murcia (18+29+28+19): Thomas (10), Gavel (9), Hunter (10), Fajardo (12) y Triguero (10) -cinco inicial-, Robles (6), Marco (0), Risacher (8), Óscar García (5), Kammerichs (12), Reiner (7) y Opacak (5).

59 - Ricoh Manresa, 59 (14+16+16+7): Berni Hernández (2), Jordi Grimau (5), Rafa Martínez (8), Callahan (12) y Guillem Rubio (9) -cinco inicial-, Javi Rodríguez (2), Diego Sánchez (0), Alzamora (16), Espil (5) y Jaume López (0).
Sólo hubo unos instantes de duda en el tercer cuarto, pero ocho puntos consecutivos de Hunter volvieron a dejar claro que el Manresa no tenía la más minima opción en este partido y debía limitarse a asistir al festival del equipo murciano, que en ningún momento bajó su intensidad defensiva y permitió que los jugadores de banquillo del Polaris dispusieran de más minutos de los habituales, oportunidad que no desaprovecharon.

La figura: Juanjo Triguero. Aunque no fue el jugador que firmó mayor valoración realizó un primer cuarto demoledor con el que ayudó decisivamente a romper el partido y comerle la moral a los pívots rivales. Ni siquiera hizo falta que jugara los últimos 15 minutos de partido y pese a ello en 20 minutos anotó 10 puntos, capturó 5 rebotes y dio tres asistencias, una de ellas por la espalda en pleno contraataque.

No hay comentarios: