23 dic. 2007

El Polaris se mide al Ricoh Manresa, un rival con trampa

Durante el partido tendrá lugar la II campaña de recogida de alimentos entre los aficionados, que serán repartidos entre los más necesitados
Polaris: Thomas (13), Gavel (4), Hunter (9), Kammerichs (15), Triguero (5).
Banquillo: Gavel (4), Robles (6), Marco (8), Risacher (10), , García (14), Opacak (55) y Reiner (25), Fajardo (12),.
Entrenador: Manuel Hussein
Ricoh Manresa: Rodríguez (6), Martínez (5), Sánchez (12), Rubio (16), Asselin (8).
Banquillo: Grimau (4), Hernández (11), Callahan (13), Alzamora (14), Espil (20), Walsh (44).
Entrenador: Jaume Ponsarnau
Árbitros: De La Maza, Fernández Giménez y García Leal
Hussein ha calificado acertadamente al choque de esta mañana entre el Polaris y el Ricoh Manresa (12:30. La 7) como un “partido trampa”. El hecho de que el equipo de Ponsarnau sea un recién ascendido, teórico rival directo del conjunto murciano, unido a la fortaleza que muestran los locales en su pista, podría despertar un exceso de confianza en un Polaris que derrotó al poderoso TAU en su último partido en casa. “No podemos pensar que somos inaccesibles en nuestra pista, sería un error”, advertía el pasado viernes el técnico polarista.

Pensar que el equipo catalán es muy accesible no es realista. De los cinco partidos ganados por el Ricoh Manresa dos de ellos han sido fuera de casa, contra el Fuenlabrada y el TAU, lo que les convierte en un enemigo temible en su visita a Murcia, capaz de amargarle la navidad a los de Hussein.

Aunque buena parte de la plantilla manresana ha pasado esta semana por la enfermería la única duda seria del equipo catalán es la del pívot Josh Asselin. La enfermería polarista anda tranquila estos días, con lo que los problemas para Hussein se centran exclusivamente en el aspecto táctico. Cada vez parece más claro que los galones del equipo de Hussein giran en torno al trío Thomas, Hunter y Triguero, los tres jugadores más en forma del equipo murciano, únicos en promediar más de 10 puntos anotados y de valoración, lo que les hace sumar entre los tres el 60% de la aportación de toda la plantilla polarista.

Hoy deberían aprovechar Reiner y Risacher para reivindicarse como jugadores importantes en este equipo, especialmente el norteamericano, que no termina de cuajar buenos encuentros en un Polaris que tiene muchos problemas de solidez interior cuando Triguero ha de pasar por el banco. Fajardo y Kammerichs tampoco han aportado hasta ahora al pívot de Gandía (que hoy cumple 24 años) todo el respaldado que se esperaba, lo que hace más necesario aún que un segundo pívot asuma más responsabilidad en el juego interior del Polaris.

Aprovechando las fechas navideñas la Zona pimentonera, pricipal peña polarista, ha organizado la II campaña de recogida de alimentos e invita hoy a los aficionados a colaborar trayendo de casa alimentos no perecederos, que serán repartidos entre los más necesitados a través del Asilo de las Hermanitas de los pobres.

Manresa. Recién ascendido pero veterano en ACB
LAS CLAVES
Frenar las penetraciones exteriores del Manresa. El juego exterior del Manresa se caracteriza por atacar el aro rival con penetraciones muy agresivas, con las que consiguen tiros cercanos al aro y fuerzan muchas faltas personales.
Controlar el exceso de confianza. El Polaris se aferra cada vez más a la fortaleza que muestra como local para paliar su triste imagen como visitante, pero un exceso de confianza ante un supuesto rival asequible podría ser letal.
Encontrar más referentes polaristas. Thomas, Hunter y Triguero acaparan las acciones positivas del Polaris, pero para que este equipo mejore necesita que más jugadores eleven su aportación.

Pese a tratarse de un recién ascendido el Ricoh Manresa no es precisamente un novato en la ACB, ya que son 17 las temporadas en la máxima categoría española, en las que cuenta con un campeonato de la ACB y también un descenso, hace un par de temporadas, para en su único paso por la liga LEB lograr el ascenso a la primera.

El rival que hoy se mide con el Polaris se caracteriza por repartir mucho sus números. Cinco de sus jugadores se mueven en la barrera de los 10 puntos de valoración. Su ataque se basa en la rapidez y suelen hacer mucho daño con las penetraciones exteriores, como se refleja en el hecho de que sea el equipo que más faltas recibe de toda la liga (24,2).

El Ricoh Manresa hace un juego muy rápido, lo que les permite tener el tercer mejor ataque de la liga ACB (81,17 puntos por partido), aunque su defensa es la segunda que más puntos encaja (82,5). Uno de los puntos fuertes de este equipo es que pierde pocos balones, pues es el tercero que menos pierde, con 12,9 por partido, si bien el Polaris no anda lejos, siendo el quinto equipo de esta clasificación con 13,3 pérdidas.

El pívot Josh Asselin, un experimentado jugador en LEB, es el jugador que mejores números ofrece en este equipo, sumando más de 13 puntos, 5 rebotes y 14 de valoración, aunque su rol no es el de jugador estrella. Rafa Martínez, un base-escolta que lleva ya cinco años en Manresa es uno de los puntales del Manresa y este año promedia más de 14 puntos y 13 de valoración. También aportan mucho a este equipo el base Javi Rodríguez, que vuelve a jugar a buen nivel tras varios años con serias dudas en su juego, y el alero Walsh, muy peligroso desde en el lanzamiento exterior, así como el pívot Guillem Rubio, un jugador que ha desarrollado toda su carrera profesional en este equipo, promediando este año 9 puntos y 4 rebotes. El encargado de dar relevos e intensidad en el juego interior es el veterano Alzamora. El alero Callahan suma desde el banquillo, junto con el ex de Alicante Berni Hernández en el puesto de base. Jordi Grimau, Diego Sánchez y el veteranísimo Espil son los jugadores menos utilizados por Ponsarnau, el entrenador más joven de la ACB, un hombre de club que pasó a ser primer entrenador la temporada pasada tras el cese de Oscar Quintana y lograr un brillante ascenso, lo que le valió para seguir en el puesto de primer entrenador.

No hay comentarios: