9 dic. 2007

El TAU, el equipo con menos españoles de la ACB

Dos españoles militan en el equipo vasco, pero sólo Vidal juega asiduamente

Un argentino, un serbio, un croata, un bosnio, un lituano, cuatro estadounidenses, un español y… un hombre-cupo. No es una reunión de la ONU, sino la plantilla del TAU Vitoria, el equipo con menos españoles de la ACB, una liga en la que tampoco es que abunden los jugadores nacidos en España. En el equipo de Vitoria el único español que juega habitualmente es Sergi Vidal, mientras que Lucho Fernández apenas ha jugado 10 minutos en toda la liga. Aún así, es posible que al lector no le salgan las cuentas, pues son al menos cuatro los españoles que han de figurar en una plantilla ACB. En el caso del rival de esta semana del Polaris las otras dos fichas obligatorias de jugador español las ocupan Tiago Splitter, que posee la doble nacionalidad brasileña y española, y Prigioni, la española y la argentina.

Es sorprendente que en una liga en la que son los jugadores españoles los que están marcando las diferencias (Gasol, Triguero, Rudy Fernández, Ricky Rubio, Felipe Reyes, Mumbrú…) las preferencias de los directores deportivos no suelan apuntar al mercado nacional. Esa pauta es casi un rasgo distintivo de este club con Querejeta como presidente, jugando siempre con los pliegues de las normativas para eludir incluso los cupos mínimos de jugadores nacionales, llegando este año a inscribir al estadounidense McDonald como nacional asimilado merced a una boda con una española que a punto estuvo de condicionar el inicio de la liga. Desde esta perspectiva resulta curioso que la ACB deba hacerle hueco la próxima temporada al Obradoiro, precisamente porque en su día el Juver Murcia alineara a Esteban Pérez, un hispano-argentino que resultó ser simplemente argentino.

Sergi Vidal, el único español que juega habitualmente en el TAU, está promediando esta temporada 21 minutos por partido, en los que aporta unos cuatro puntos, centrando su juego en la defensa. Lucho Fernández desempeña básicamente una función de relleno o jugador-cupo, pues su aportación, aparte de la de contar con un pasaporte español, se ha limitado esta temporada a 10 minutos de juego repartidos en dos encuentros. Sí tienen más protagonismo los jugadores foráneos. Encabeza la lista de minutos disputados el bosnio Teletovic, quien promedia 30 minutos de juego y 12 puntos por partido, aderezados con 5 rebotes. El máximo anotador del equipo es el serbio Rakocevic, promediando más de 15 puntos en 27 minutos de juego. Para repartir 5,5 asistencias y anotar casi 10 puntos el argentino Prigioni emplea 26 minutos. El MVP del TAU es el hispano-brasileño Splitter, quien en 26 minutos promedia 15 puntos de valoración, sumando más de 5 rebotes y 12 puntos. El mejor de los norteamericanos del TAU está siendo Mickeal gracias a sus más de 9 puntos y más de 7 rebotes capturados en los 23 minutos que suele estar en la pista. Quien parece haber perdido protagonismo respecto a la temporada anterior está siendo el croata Planizic, pues este año disputa menos de 20 minutos y suma unos 9 puntos. El asimilado McDonald empezó la liga con mal pie, posiblemente descentrado por la polémica que levantó su ficha como asimilado, y está sumando algo más de 9 puntos y 3 rebotes en 18 minutos. Menos minutos está disputando el norteamericano Johnson, quien apenas está 10 minutos en la pista en cada encuentro, y el lituano Jasaitis, quien en sus 7 minutos por partido suele limitarse a lanzar un par de triples.

La internacionalidad del TAU, no obstante, tiende a crear escuela en la ACB, toda vez que año tras año, pese a la Torre de Babel del vestuario baskonista, termina siempre disputando las grandes competiciones. Este año ya ha tenido algún contratiempo el TAU, que lleva perdidos tres partidos de liga y dos de Euroliga, concentrando tres derrotas en dos semanas. Demasiados reveses a estas alturas para un aspirante a ganarlo todo. No deberá esperar el Polaris facilidades de este león herido.