13 ene. 2008

Incertidumbre en el Polaris en el cierre de la privera vuelta contra el AXA FC Barcelona

Polaris: Thomas (13), Hunter (9), Opacak (55), Fajardo (12), Triguero (5).
Banquillo: Gavel (4), Robles (6), Marco (8), Risacher (10), García (14), Reiner (25) y Kammerichs (15).
Entrenador: Manuel Hussein
AXA FC Barcelona: Lakovic (10), Acker (34), Basile (5), Vázquez (17), Marconato (9)
Banquillo: Sánchez (6), Trías (8), Ilyasova (21), Moncasi (24), Kasun (41), Grimau (44).
Entrenador: Dusko Ivanovic.
Árbitros: Pérez Pérez, Llamazares y Martínez Díez
Palacio de Deportes de Murcia. 12.30 h.
Tras tres derrotas consecutivas del Polaris esta mañana recibe en el Palacio de Deportes al AXA FC Barcelona (12.30 h. La 7) para cerrar la primera vuelta de la competición. La incertidumbre es el principal enemigo polarista pues ya no se sabe qué cara mostrará, si la combativa que le ha hecho ganarse reputación de difícil de batir en su casa o la endeble que mostró en la segunda mitad de su encuentro ante el Fuenlabrada y en los partidos de fuera de casa, donde apenas compite o incluso termina haciendo el ridículo, como ocurrió en Valladolid la pasada semana.

El AXA FC Barcelona llega a este partido tras una racha de cierta irregularidad, pues este último mes le ganó al TAU, perdió con Unicaja en Málaga, apalizó al Real Madrid, cayó estrepitosamente en Menorca y ganó con remontada y apuros al hasta entonces líder iurbentia Bilbao, para perder su opción de liderato en su grupo en la Euroliga al caer el pasado jueves contra el actual campeón de la competición europea, el Panathinaikos. En la liga ACB presenta un balance de 12 victorias y cuatro derrotas, empatado con iurbentia Bilbao y con una victoria menos que el líder Real Madrid.

Ninguno de los dos equipos llega con problemas de lesionados, toda vez que Reiner se ha reincorporado esta semana a los entrenamientos del Polaris tras perderse el partido frente al Valladolid por sus molestias en una rodilla. La derrota en tierras pucelanas sitúa al equipo de Hussein con seis victorias y 10 derrotas, lo que le coloca en el puesto 12 de la clasificación, con dos partidos de diferencia de los puestos de descenso.

Pese a las molestias intermitentes de Reiner y el periodo de recuperación de la lesión de Robles no ha tenido el Polaris este año grandes problemas de lesiones en sus hombres importantes, a diferencia de lo ocurrido la pasada campaña. Pese a ello, la situación este año es aún peor que la del año pasado, pues a estas alturas de la liga el Polaris contaba ya con siete victorias, frente a las seis actuales, y finalmente la permanencia se tuvo que decidir en una jornada final de infarto. Con todo, tanto Hussein como Morate afirman que no pasa nada, según el entrenador, y que no se tiene que fichar por fichar, en palabras del director deportivo. El caso es que el entrenador parece perder el rumbo en algunos partidos, Reiner sigue sin pasar de dar pinceladas de lo que se supone que puede dar, Risacher es la sombra del que fuera la pasada campaña y el juego interior se muestra claramente insuficiente sin nadie que anote de espaldas al aro, pues el buen partido de Fajardo de la pasada jornada, junto con el que realizó frente a Estudiantes, son los únicos en los que un pívot polarista ha anotado jugando de espaldas al aro.

No podrá dar hoy el Polaris demasiadas facilidades al equipo de Ivanovic, aunque ninguno de los dos puede permitirse más deslices, uno para cuadrar su cuenta de resultados en casa y el otro para aspirar a lo más alto de la tabla al final de liga. Sólo jugando concentrado e intenso durante todo el partido habrá opciones de victoria para los locales.

AXA Barcelona. Año uno tras Navarro


LAS CLAVES
Frenar a Lakovic. Aunque el base siempre lanza muchos tiros y termina anotando Hussein dice que no hará nada especial contra él, pero buena parte de los éxitos del AXA FC Barcelona pasan por el acierto del esloveno.

No dejar correr al Barcelona. El equipo de Ivanovic suele terminar de decantar los encuentros mediante varios contrataques seguidos, especialmente con Grimau, Trías y Lakovic en pista. Dejarles correr sería una temeridad.

Consistencia en el juego polarista. El AXA FC Barcelona es un gran equipo. Las opciones de que la victoria se quede en casa pasan por jugar un partido consistente durante todos los minutos, cualquier pequeño bajón de juego polarista le daría alas al equipo catalán.
Primer año tras la marcha de Navarro. Difícil llenar un hueco tan grande, aunque sólo cierta irregularidad en el último mes ha privado al AXA FC Barcelona del liderato de la ACB.

Las principales características del juego de los de Ivanovic son una fuerte defensa, rapidez en el contraataque y transición, especialmente con Grimau y Trías en pista con la dirección de Lakovic, así como cierta dependencia del juego exterior, que termina influyendo en el interior, al que le cuesta brillar si desde fuera no funciona el equipo.

Ivanovic hace un reparto de minutos y de protagonismo oscilante, salvo con Lakovic, uno de los que tras la marcha de Navarro acapara más minutos y juego que el resto (30 minutos por partido, 16,6 puntos para casi 18 de valoración). El base ha asumido este año aún más responsabilidades anotadoras, siendo su jugada favorita el triple recibiendo y abriéndose unos pasos hacia la derecha, con la que ya hizo ganar a su equipo en Murcia la temporada pasada en la última jugada.

Pepe Sánchez es el mejor director de juego del Barcelona, da consistencia al ataque catalán, que juega más pausado con él en pista, y cuando está inspirado es capaz de inventarse pases geniales. Grimau ha dado un paso adelante y su carisma le ha hecho subir enteros en este equipo, que tiende a utilizarlo como revulsivo por su garra e implicación en ambas canastas.

El escolta norteamericamo Acker está pasando algo desapercibido, en parte por salir de una larga lesión, pero también porque inevitablemente todos los ojos se han posado en él tras el hueco dejado por Navarro. Ilyasova ha demostrado tener unas grandes cualidades para el baloncesto, aunque el joven alero turco no goza de muchos minutos en este equipo. Basile es el clásico tirador demoledor en la larga distancia, y este año está defendiendo también a un gran nivel.

En el juego interior Marconato es un veterano que no sólo aporta defensa y rebote, sino que ha ido mejorando con el tiempo su precisión en el lanzamiento de media distancia hasta convertir éste en un recurso importante en su juego. Es interesante la conexión entre los jugadores interiores, especialmente entre el pívot italiano y Jordi Trías, quien ha mejorado cada año en su juego y ya poco queda del que jugó en Murcia hace unas cuantas temporadas. Trías ha renunciado a su tiro exterior y sus aspiraciones a jugar de alero para centrarse en mejorar en el rebote, correr veloz el contraataque y aprovechar su rapidez bajo aros para anotar con habilidad por la línea de fondo y bajo el mismo aro. Kasun es la irregularidad personificada, pues pese a sus condiciones y físico alterna momentos brillantes con otros en los que se va del partido, especialmente propenso a cometer faltas innecesarias. Fran Vázquez también se está mostrando irregular, sin llegar a cuajar esta temporada grandes actuaciones ante la competencia en su puesto, parece que su talento se está desaprovechando en este equipo en el que le falta continuidad.