1 mar. 2008

El Polaris mide su potencial en casa contra el Kalise Gran Canaria, un candidato a no pasar apuros

Polaris: Thomas (13), Hunter (9), Risacher (10), Roe (23) y Triguero (5).
Banquillo: Gavel (4), Robles (6), Marco (8), García (14), Opacak (55), Kammerichs (15), Fajardo (12).
Entrenador: Manuel Hussein

Kalise Gran Canaria: Norris (13), Guerra (11), Moran (20), Caner-Medley (22), Savané (7)
Banquillo: David (9), Pérez (14), Freeland (19), English (23), Baldo (25) y Fernández (34)
Entrenador: Salva Maldonado
Árbitros: de la Maza, Fernández Giménez, y Sacristán
Tras dos semanas jugando fuera de casa vuelve el Polaris al Palacio de Deportes con el Kalise Gran Canaria como rival (12:30 h. La 7). Ambos equipos se mueven en la parte templada de la tabla, aunque los isleños cuentan con una victoria más que el equipo murciano. Como ya viene siendo habitual, para el Polaris el partido tiene un punto más de trascendencia de lo que sería deseable, ya que ha demostrado con creces que es prácticamente incapaz de ganar fuera de su cancha y, además, en este caso se trata de un rival directo, si es que aún puede el equipo de Hussein considerarse candidato a finalizar la temporada en el grupo de los que no sufren en las últimas jornadas.

Sólo Marco Gaona no estará a disposición de Hussein, pues esta semana se resintió de los problemas musculares que arrastraba. El resto de la plantilla polarista estará disponible para este choque, aunque Triguero tuvo ciertos problemas con una gripe. La principal duda del Polaris no tiene que ver con la enfermería, sino más bien con el diván, ya que habrá que comprobar si los dos últimos desplazamientos consecutivos, saldados con derrota y pésima actuación, han dejado secuela psicológica en los jugadores o si éstos se mostrarán como el equipo sólido que suelen ser en el Palacio de los Deportes de Murcia, escenario en el que esta semana no ha podido entrenar con regularidad el Polaris debido a los compromisos de campaña electoral que han tenido ocupado el recinto.

En algunos aspectos del Kalise Gran Canaria tiene paralelismos con el Polaris, además de estar cerca en la clasificación y contar con presupuestos de gama media-baja. Ambos conjuntos cimentan sus éxitos en sus actuaciones en casa y pasan muchos apuros jugando fuera. Sin embargo, el equipo insular viene de cosechar su primera victoria fuera de casa, contra el Cajasol, aunque perdió en su feudo un partido de los que suele amarrar, contra el Pamesa.

Otra preocupación del Polaris debe ser el bajón de algunos jugadores, como Thomas y Triguero, auténticos puntales del equipo murciano en la primera vuelta, o la casi desaparición de Gavel, que parece haber ido a menos esta temporada pese a contar con más experiencia. Roe no se ha llegado a mostrar como un jugador sobre el que centrar el juego, aunque no parece que viniera con ese rol, pero sí con el de mejorar sustancialmente la aportación de su antecesor Reiner, ahora enrolado en la Bundesliga.

La victoria ante el Kalise Gran Canaria daría al Polaris una gran dosis de tranquilidad, especialmente si también le ganara el basketaverage, situado en 16 puntos para los grancanarios, pues le espera al Polaris un mes complicado con el TAU, DKV y Real Madrid como rivales.

Kalise Gran Canaria. Un modesto que exprime su potencial
LAS CLAVES
Pulsar la tecla de ‘local’. Si se tiene en cuenta sólo los partidos de casa el Polaris es un equipo excelente, pero tras dos partidos jugando fuera y fatal hay que cerciorarse de que el interruptor vuelve a su sitio, a modo ‘local’.

Recuperar a Thomas y Triguero. El base y el pívot cuajaron una excelente primera vuelta, pero parecen haber entrado en el habitual bache de media temporada. Sin embargo, no puede hacer grandes cosas este Polaris sin estos dos jugadores.

No dejar correr al Gran Canaria.
Cuando los de Maldonado consiguen hacer buenas defensas y correr se convierten en un equipo peligroso que puede romper el partido en pocos minutos. Los de Hussein deberán contener esos arranques canarios.
Si hay algo reseñable en el Kalise Gran Canaria es su capacidad de rentabilizar al máximo presupuestos modestos, consiguiendo año tras año partir con pocos recursos financieros para conformar una plantilla y terminando siempre en la zona intermedia de la tabla, coqueteando siempre con los los play-offs. Con esos mimbres no le queda otra al equipo grancanario que aprovechar las ventajas del trabajo en grupo, y eso es algo que hacen muy bien. Este año no ha realizado muchos cambios respecto a la pasada campaña, sólo un par, incluyendo el cambio sobre la marcha de Massie por Caner-Medley, un ala-pívot norteamericano que parece ir entonándose en los últimos partidos.

Esta mañana se juntarán en el Palacio de Deportes el equipo con peor tiro de tres puntos, el Polaris (30%), con el que menos acierta en lanzamientos de dos puntos, el Kalise Gran Canaria (apenas un 48%), lo que augura un tanteador bajo y muchos rebotes por ambos equipos, pues ambos equipos aúnan esos bajos porcentajes en el tiro con una buena defensa.

El jugador más decisivo de los grancanarios sigue siendo el hispano-senegalés Savané, quien con sus más de 10 puntos y 6,5 rebotes es el decimotercer jugador más valioso de la liga, con un promedio de 14,6 puntos de valoración. El escolta norteamericano English es el segundo puntal de los de Maldonado, un jugador con una gran facilidad para el lanzamiento de tres puntos que promedia 15,4 puntos.

La pareja de bases del Kalise repite del año pasado. Son Norris y Fernández. El norteamericano está jugando este año ligeramente mejor que la pasada campaña, lo que ha repercutido en que Fernández haya perdido algo de protagonismo en su segunda campaña en la ACB.