4 jun. 2008

Y los jugadores de la selección ¿se van a lavar las manos?

Ya están tardando los jugadores de la selección española en pronunciarse sobre el caso Sáez (no es caso 'Pepu' pues aquí es Sáez el que la ha liado). Y no les queda mucho tiempo para hacerlo, exactamente hasta el momento en el que se haga público el nombre del nuevo seleccionador, cosa que ocurrirá en cuestión un día o dos a lo sumo. Claro, en el momento que haya nuevo seleccionador cualquier declaración clara en apoyo firme a Pepu más que presión sobre el presidente-cacique Sáez la echaría sobre el nuevo entrenador. Por eso es ahora el momento.

Y lo que espero que hagan los jugadores es algo como han hecho los tenistas españoles de Copa Davis, que se plantaron ante las cacicadas de su presidente. Me temo que nuestros baloncestistas no van a tener tantas narices. Pero más bien al contrario, ya ha salido uno, Garbajosa, posicionándose claramente del lado de Sáez: "La Federación está por encima de jugadores y entrenadores, nadie es imprescindible". Imagino que la papeleta que aún tiene entre manos con el famoso seguro de Garbajosa le condionará mucho a la hora de hacer tales declaraciones. Los demás, silencio.

De las autoridades político-deportivas tampoco parece que se pueda esperar gran cosa. Mamoneo nada más. Jaime Lissavetzky también se lava las manos: “Hay que respetar las decisiones de la federaciones españolas”

No me puedo creer que estos jugadores acepten encantados que el cacique del presidente Sáez eche a Pepu por las buenas y que no muevan un dedo ni digan ni mu. No me creo que el presidente sea tan poderoso como para hacer callar a los mejores jugadores de baloncesto de la historia de este deporte en España.

El tiempo se les acaba. En cuanto tengamos nuevo entrenador se habrá pasado el momento de abrir la boca. Podrían hacerlo de maravilla y no consentir la cacicada que le han hecho a su ¿compañero? Pepu.

De momento aún pueden... pero callan.

2 comentarios:

Jaime H. Stinami dijo...

Hola Juan Carlos.
Me temo que la oportunidad de jugar unas Olimpiadas es demasiado fuerte. Son una cada cuatro años.
Si esto hubiera sido con un Europeo otro gallo hubiera cantado. Ya se quedó Pau sin jugar por no querer estar a las órdenes de Pesquera.
Pero unos Juegos Olímpicos... a las órdenes del que sea.
Un saludo.

Lucas dijo...

Hola, muy buena argumentacion la tuya, tye felicito.

Te espero x mi blog cuando puedas. Nos vemos