12 abr. 2009

El CB Murcia recibe al DKV Joventut sin margen de maniobra

CB Murcia: Thomas (13), Dean (5), Slanina (23), Moss (7) y Barnes (19)
Banquillo: Robles (6), Marco (8), García (14), Mijatovic (33), Young (21) y Fajardo (12)
Entrenador: Manolo Hussein
DKV Joventut: Rubio (9), Ribas (4), Jasaitis (13), Jagla (14) y Moiso (22)
Banquillo: Bogdanovic (10), Karl (11), Sonseca (16), Laviña (18), Tomas (19), Mallet (99)
Entrenador: Sito Alonso

Se agota el margen de maniobra para el CB Murcia. Hoy (12.30 h. La 7) recibe a otro de los grandes, el DKV Joventut, pero ya no se puede permitir el lujo de perder este partido, pues para mantener la categoría al equipo murciano sólo le vale ganar tres de los cinco partidos que le restan para finalizar la competición.

Si enfrentarse al DKV Joventut fuera poco problema en sí mismo el CB Murcia lo hace tras 15 días sin competir, para pasar ahora a disputar tres finales en el plazo de una semana, ya que las exigencias de las competiciones europeas hacen que el próximo jueves se tenga que recuperar el partido aplazado contra el iurbentia Bilbao.

La parte buena de este obligado parón es que Hussein ha podido recuperar a Taquan Dean de sus molestias en el pubis y a Mijatovic de sus problemas cervicales, con lo que podrá contar con toda su plantilla para este encuentro. Muy probablemente ello forzará a que sea de nuevo Opacak quien tenga que ver el partido vestido de calle.

Curiosa paradoja la que envuelve al CB Murcia en este final de liga. Tras buena parte de la temporada con su entrenador, juego y jugadores cuestionados por el pobre juego mostrado en la pista, el mejor nivel de este equipo llegó precisamente en el tramo final de la liga, coincidiendo con enfrentamientos contra rivales superiores, demasiado superiores como para que esa mejoría de juego se tradujera en resultados positivos, o en desplazamientos para enfrentarse a rivales de similar nivel contra los que no supo gestionar los instantes finales.

Así, el CB Murcia podría perder sus opciones de permanencia precisamente cuando está brindando sus momentos más brillantes. Una mejora notable, significativa, pero que posiblemente haya llegado a destiempo, pues no era al Real Madrid o al TAU a quienes había que encomendar la permanencia, ni tan siquiera habría sido necesario jugársela a domicilio contra Bruesa o Cajasol, sino que le habría bastado con ganar en casa a equipos como TDK, Fuenlabrada o Estudiantes, rivales contra los que el CB Murcia no supo jugar al nivel que lo está haciendo ahora, y cuyas derrotas ahora pesan como una losa al borde del precipicio de LEB.


La alargada sombra de Aíto García Reneses
LAS CLAVES

Bajar el ritmo y la anotación de La 'Penya'. Los de Sito Alonso juegan un baloncesto muy rápido y anotador, pero los de Hussein lo tendrían complicado para ganar un partido con marcadores cercanos a los 90 puntos. Sólo defendiendo bien y bajando el ritmo del Joventut los de Hussein tendrían opciones en el final de partido.

Jugar con inteligencia durante todo el partido
. Llegar a un final igualado no viene siendo suficiente últimamente para el CB Murcia. Si no es capaz de jugar con inteligencia los últimos minutos será casi imposible ganar a un equipo como el Joventut, que cuenta con mucho talento en su plantilla.

Mucho más que Ricky Rubio. Aunque es su cabeza y su motor sería un error no considerar en su justa medida al resto de la plantilla de los de Badalona, jugadores jóvenes y talentosos con capacidad para aportar a ambos lados de la pista y desparpajo suficiente para jugarse balones importantes.



El DKV Joventut no es sólo un club que apuesta por la cantera, sino que también se le puede considerar una filosofía de juego en la pista. Esa filosofía la ha encarnado en los últimos años Aíto García Reneses, ahora en el banquillo de Unicaja, y el espíritu de ese juego sigue vivo de la mano de Sito Alonso, uno más de sus aventajados discípulos, quien ha sido lo suficientemente inteligente como para mantener buena parte del estilo de su mentor en un equipo que se adapta más que bien al juego rápido y agresivo que tanto gusta al ex seleccionador nacional.

Pero no lo ha tenido fácil Sito Alonso, pues la marcha de Rudy Fernández primero, y la péridida de sus jugadores extracomunitarios después, han sido serios inconvenientes contra los que luchar para no perder la cara a la lucha por los puestos más altos de la clasificación.

No es ningún secreto que Ricky Rubio es ya el jugador referencia de este equipo, y que la lesión que le mantuvo varios meses fuera de las pistas ha sido otro gran inconveniente que salvar en esta accidentada temporada que, pese a todo, los de Badalona están solventando muy dignamente.

Pau Ribas ya no sorprende nadie tras haberse convertido en un fijo en el juego exterior badalonista, junto con Mallet y Rubio alternando el puesto de base y escolta indistintamente, acompañados por el grandísimo defensor Laviña. Coby Carl aporta intensidad y destellos de calidad mientras busca hacerse con un rol importante en esta plantilla, condicionado para ello por el irregular rendimiento de Jasaitis, demasiado dependiente de su acierto en el tiro exterior.

En el interior sólo Moiso aporta suficientes dosis de músculo en la zona, uno de los puntos flacos de este equipo, en el que predomina demasiado el jugador espigado con tiro exterior, como Jagla y Bogdanovic, y luchadores pese a ese físico, como Norel, pues tampoco Sonseca, pese a su altura, cuenta con la toda la dureza deseable para el puesto de pívot.

************

La cosa está complicada, hay que ganar 3 de 5, y hay que empezar por la Penya. Factible es, sobre todo jugando como ha estado jugando este equipo en las últimas semanas. No hay que entregar la cuchara, no hay que rendirse. Por primera vez en lo que va de siglo me perderé un partido de mi equipo de toda la vida. Saludos desde Oporto. Que nadie hable de rendición, y ahí les dejo nada más y nada menos que a Springsteen para recordarlo. No retreat, no surrender.

No hay comentarios: