27 ene. 2013

Berni Rodríguez. El zorro viejo y el truco de la cordonera

Mientras veía por tv el partido entre el Valencia BC y el UCAM CB Murcia me hizo gracia observar un detalle curioso precisamente cuando estaba pensando en algo así. Me refiero a que estaba preguntándome cuánto tiempo llevaba jugando del tirón Berni Rodríguez y si aguantaría ya hasta el final de partido sin un descanso.

Faltaban más de cuatro minutos para el final del partido y Berni Rodríguez llevaba ya exactamente 10 minutos seguidos en pista sin pasar por el banco, una rotación bastante larga incluso para un jugador que salía desde el banquillo. Revisando números posteriormente pude comprobar que Berni jugó un total de 25 minutos, los últimos 14 del tirón tras volver a pista mediado el tercer cuarto. Para el momento al que me refiero llevaba ya más de 20 minutos en el cuerpo y, como pude comprobar después al revisar el video, tras una serie de más de minuto y medio sin el más mínimo parón. Era un momento crítico de partido, pues se habían jugado unas cinco posesiones consecutivas sin parar el juego y aún no estaba tan cercano el final de partido como para que los tiempos muertos que los entrenadores se guardan para el final, más las faltas y cambios ayudaran a tomar ese aire tan necesario para aguantar el tramo final.

Fue en ese momento cuando me vino a la cabeza si aguantaría el campeón del mundo a ese nivel todo el partido restante, pues ya se enfilaba la recta final y se hacía difícil darle una rotación con tan poco tiempo por delante y con el marcador tan ajustado. Y entonces, precisamente cuando el reloj rebajaba la cifra de cuatro minutos restantes para el final de partido y tras minuto y medio jugando a mil sin parón alguno, ocurrió lo que muestro en este video: