24 sept. 2013

Eurobasket 2013. Hablemos claro: sí, decepcionante (un poco)

No me debo a nada ni a nadie, así que no tengo porqué ser políticamente correcto, como tampoco tengo porqué dar la nota simplemente para llamar la atención. Por lo tanto, opino libremente sobre lo que se tercie, en este caso el papel de la selección en el Eurobasket 2013. Y creo que ha sido decepcionante, al menos un poco.

No me cuenten milongas de angolazos y chinazos. Los viví. Miento, los sufrí, que yo soy muy sufrido para esto del basket. Así que sé perfectamente de dónde venimos y lo raro que es eso de que un español se suba a un podio de basket en lo que se refiere a términos históricos. Así que opino con el Eurobasket fresco y la memoria histórica presente.

Es decir, sé que estamos mal acostumbrados a ganar y ganar en los últimos años y que eso no debe parecernos normal, que un podio siempre es un triunfo etc. Vale, vale, ese discurso federativo ya me lo sé y no le quito razón. No obstante, las cosas hay que valorarlas en contexto. ¿No es eso lo que me viene a decir el discurso oficialista?. Pues el contexto me dice que este torneo no hemos visto al equipo quiero y no puedo que yo me temía a priori, ese equipo cojo por varios sitios que no llegaba a lo que nos habría gustado, sin capacidad para deslumbrar como antaño y.... y sí, en ese contexto habría que aceptar la realidad, suspirar, y valorar como muy bueno un bronce.

Peeeero, ocurre algo importante. Y es que he visto los partidos. Vaya perogruyada, dirá el lector. Como si los demás no lo hubieran hecho. Sí, he visto los partidos y he visto lo que puede hacer este equipo que ha ido a Eslovenia, y lo que puede hacer este equipo se refleja en el partido de cuartos contra Serbia y en muchos buenos ratos de primeras partes de partidos. He visto ratos de un baloncesto que ahora mismo no es capaz de hacer ningún equipo del mundo (si eso otro día hablamos de EEUU y todo eso). Ni Francia, ni Francia ha sido capaz de tener ratos enteros a ese nivel ofensivo y defensivo.

Luego la clave es que España sí tiene capacidad (al menos en cuanto a talento) para jugar mejor que nadie todavía. Pese a la edad de los veteranos, pese a las ausencias más que notables, pese a los novatos, pese a los relevos que no están al nivel del titular y pese al entrenador novato. Pese a todo ello España ha demostrado A RATOS que aún hace el mejor baloncesto del mundo (bueno, vale, baloncesto FIBA).

Así, el problema es el porqué esos ratos no han sido suficientes para ganar el torneo. Y ahí entra la parte de decepción. Me faltan datos al respecto pero desde fuera se ven indicios de falta de preparación, especialmente física (mucha gira y no sé si quizá poco entreno), de problemas en la gestión de partido por parte del entrenador novato y muy especialmente de gestión de finales de partido, unidos a un posible problema de capacidad física precisamente en esos finales. Recordemos que los cuatro partidos perdidos han sido de forma similar, teniéndolos ganados o medio ganados y viniéndose a menos en la segunda parte para terminar no jugando bien las opciones decisivas de final de partido.

Me parece también una cierta desconsideración hacia el gremio de entrenadores españoles (posiblemente el colectivo de entrenadores mejor valorado del mundo visto desde fuera de España) el poner al frente del mejor equipo FIBA a un entrenador de perfil bajo. No sé si algún día Orenga será un gran entrenador. Lo que está claro es que ahora mismo es un entrenador con muy poco recorrido como tal y con experiencia casi nula como primer entrenador en élite senior. Me dirá alguien que siempre tiene que haber una primera vez y una oportunidad. No me jodan, no se regalan oportunidades con el mejor equipo del mundo FIBA, por debajo están los LEB, ACB, y alguna selección U-20 (eso sí lo tuvo Orenga una vez). Luego ahí va un palico a la FEB y a su famoso método FEB, método que no deja de ser aprovechar el fantástico trabajo de club de miles de entrenadores y una cierta preocupación por hacer seguimiento de jugadores/as a lo largo del año y de las trayectorias deportivas. Eso aparte de un circo para recaudar pasta, mucha pasta. Pero vamos, al fin y al cabo el método, aunque no tiene una complejidad bárbara, funciona, al menos hasta el momento, y no sólo en senior sino en categorías de formación. Luego por sencillo que sea, en ese aspecto va funcionando.

Y Orenga en sí, pues bien y mal. Bien porque el tío tuvo narices a aceptar un puesto que no quería nadie del círculo FEB, un marrón en ciernes, vamos. Bien porque habrá aprendido una barbaridad este torneo y más quisiéramos muchos haber podido vivir algo así. Mal en cuanto a que no lo hizo demasiado bien. Bien en cuanto a que con su perfil era de ingénuos esperar otra cosa. Nadie nace sabiendo y se aprende equivocándose, y Orenga hasta ahora se ha equivocado poco. Luego palo para el que lo puso ahí. Él bastante tiene con lo suyo. Y ojo, que con experiencia lo mismo llega a ser un gran entrenador y todo. Ahora no lo es. Eso está claro.

Una clave es Marc. El equipo iba cojo con las ausencias pero a priori no teníamos claro del todo el potencial total que podía desplegar Marc. Y ha quedado claro que el potencial es ENORME. Para el aficionado raso quizá esa palabra le parezca excesiva, pero fíjense en los problemas, sobre todo defensivos, que teníamos cuando se sentaba un par de minutos. La defensa entera de España pasaba por él. La primera opción defensiva era negar el bloqueo directo, lateral o central, y orientar al jugador con balón hacia Marc, que estaba en todas las continuaciones de pick&roll y en todas las penetraciones, siempre tapando la línea balón-aro y oscureciendo las esperanzas anotadoras del rival que osara irse hacia el aro español. Tremendo. De su poderío ofensivo creo que no hace falta aclarar lo obvio.

Por tanto, como sé que este equipo sí tenía capacidad para hacerlo y con cierta holgura pero no se hizo, pues tengo que sentirme decepcionado pese a todo. Si hubiera visto que jugábamos "por encima de nuestras posibilidades" achantaría y me resingaría a disfrutar de este bronce. Pero no es el caso.

En cualquier caso: I love this game!!!!