27 ene. 2013

Berni Rodríguez. El zorro viejo y el truco de la cordonera

Mientras veía por tv el partido entre el Valencia BC y el UCAM CB Murcia me hizo gracia observar un detalle curioso precisamente cuando estaba pensando en algo así. Me refiero a que estaba preguntándome cuánto tiempo llevaba jugando del tirón Berni Rodríguez y si aguantaría ya hasta el final de partido sin un descanso.

Faltaban más de cuatro minutos para el final del partido y Berni Rodríguez llevaba ya exactamente 10 minutos seguidos en pista sin pasar por el banco, una rotación bastante larga incluso para un jugador que salía desde el banquillo. Revisando números posteriormente pude comprobar que Berni jugó un total de 25 minutos, los últimos 14 del tirón tras volver a pista mediado el tercer cuarto. Para el momento al que me refiero llevaba ya más de 20 minutos en el cuerpo y, como pude comprobar después al revisar el video, tras una serie de más de minuto y medio sin el más mínimo parón. Era un momento crítico de partido, pues se habían jugado unas cinco posesiones consecutivas sin parar el juego y aún no estaba tan cercano el final de partido como para que los tiempos muertos que los entrenadores se guardan para el final, más las faltas y cambios ayudaran a tomar ese aire tan necesario para aguantar el tramo final.

Fue en ese momento cuando me vino a la cabeza si aguantaría el campeón del mundo a ese nivel todo el partido restante, pues ya se enfilaba la recta final y se hacía difícil darle una rotación con tan poco tiempo por delante y con el marcador tan ajustado. Y entonces, precisamente cuando el reloj rebajaba la cifra de cuatro minutos restantes para el final de partido y tras minuto y medio jugando a mil sin parón alguno, ocurrió lo que muestro en este video:


7 décimas de segundo para ganar un partido (y sobran 5). Valencia BC 94 - 96 CB Murcia

Óscar Quintana cumplió hoy uno de esos sueños que tantas veces pasan por la cabeza de un entrenador que se precie: ganar un partido in stremis dibujando en la pizarra la jugada ganadora y que ésta salga tal cual la has dibujado. Dicho y hecho. Hoy los jugadores del UCAM CB Murcia llevaron a la práctica un final de este tipo plasmando en el campo tal cual la jugada que Óscar Quintana había dibujado para las últimas 7 décimas de segundo con el marcador empatado a 94 puntos contra el BC Valencia BC. Y todavía le sobraron 5 décimas. O al menos eso dice el reglamento.

Artículo 16.2.5: El reloj de partido debe reflejar por lo menos 0:00.3 (tres décimas de segundo) para que un jugador pueda obtener el control del balón tras un saque o un rebote después del último o único tiro libre y lanzar a canasta. Si el reloj de partido refleja 0:00.2 o 0:00.1, el único lanzamiento de campo válido deberá ser un palmeo o un mate directo del balón.

Aunque en teoría a partir de 3 décimas de segundo se puede jugar a recibir y tirar (muy rápido, eso sí), Óscar Quintana no quiso complicarse la vida con el instant replay y se la jugó a buscar un palmeo en lugar de un tiro rápido.

La jugada se vio muy claramente dibujada tras verla en televisión. Los dos exteriores bajo el aro y los dos interiores a la altura del tiro libre. Tillie bloquea a Barlow para que se abra, Franch se va a la esquina y Gatens sube a realizarle un bloqueo ciego vertical a Tillie. La idea está clara: lograr una pequeñísima ventaja con ese bloqueo para poder jugar un alley hoop para Tillie directamente con un pase de Berni Rodríguez desde la banda. Si en el bloqueo ciego había cambio de marcaje Tillie quedaría defendido por Pau Ribas, mucho más bajo, lo que hacía viable un pase muy alto a Tillie para alley hoop. Si no había cambio pero Faverani se quedaba retrasado en el bloqueo ese retraso era más que suficiente para tener la ventaja para poder hacer el palmeo. Al final Faverani se queda pinchado, Pau Ribas se percata y trata de cubrir él el pase alto en alley hoop a Tillie, pero el pase es impecablemente preciso y a la altura a la que se produce la recepción le es imposible interceptar el pase o dificultar lo suficiente la recepción. Tillie, quien a veces se muestra un tanto impreciso en sus finalizaciones palmea a la perfección la bola, prácticamente tocándola nada más con la punta de los dedos, dejando meridianamente claro que eso es un palmeo y no un tiro y, por tanto, aún contaba con un margen de 5 décimas de segundo por si los señores (y señora) que arbitraban el partido tenían la tentación de enredar al respecto.

Si en infinidad de ocasiones vemos (o intuímos si no tenemos visión directa de lo que ocurre en el tiempo muerto) como lo que dibuja el entrenador en nada se parece a lo que finalmente termina reflejándose en la pista, tanto en la ejecución como en el resultado logrado, esta vez no pudo ser más perfecta la ejecución.

Tengo claro que esta noche Quintana se irá a la cama con un buen subidón. Enhorabuena.

Lo vemos en un video:




Si en muchas ocasiones me he quejado de lo inoportunos de algunos cambios en el reglamento o de las tendencias en la aplicación de éste, hoy hemos visto un ejemplo del juego que puede dar la regla de sacar desde pista delantera, en la prolongación del tiro libre, tras pedir tiempo muerto en los últimos dos minutos de partido.

¡¡I love this game!!

14 ene. 2013

Bloqueos indirectos para tiradores. Defensa y lectura ofensiva

Hoy en la sección "Baloncesto para todos" vamos a tratar el tema de los bloqueos indirectos para tiradores, tanto desde el punto de vista de su defensa como de las posibles lecturas ofensivas. Esta entrada profundiza o complementa las ideas mostradas en la entrada "Bloqueos para salida de tiradores" de este mismo blog.

De forma básica hablamos del bloqueo que, ya sea por línea de fondo (pin down, carretón) o más arriba suele realizar un jugador grande a un pequeño para liberarle un tiro, ya sea realizando uno o varios bloqueos consecutivos con tal fin.

Bloqueos típicos para tirador
Desde el punto de vista ofensivo la situación ideal es aquella en la que el defensor se queda rezagado en los bloqueos y el jugador exterior puede salir en carrera del bloqueo para recibir y tirar liberado. Para que esto ocurra han de concurrir simultáneamente varios factores, entre ellos:
  • El tirador correrá a la máxima velocidad en el momento en el que le toque ir hacia el bloqueo (también puede jugar al despiste con los cambios de ritmo a mitad de camino).
  • Pasará los bloqueos muy muy pegado al bloqueador
  • El bloqueador corregirá ligeramente su posición tras el paso del compañero para obstaculizar al máximo el paso al jugador defensor en el bloqueo
  • El tirador hará una buena salida orientando los pies a canasta en los dos últimos apoyos al mismo tiempo que recibe
  • El pasador ha de pasar en el momento justo y a la altura de la posición de tiro del compañero (no todos los tiradores hacen su tiro ideal recibiendo del mismo modo, eso es algo que debe conocer el buen pasador).
Como es muy difícil que se den simultáneamente todas esas circunstancias y, aún así, es posible que la defensa haga bien su trabajo y no se logre ventajas hay unas cuantas alternativas, tanto en lo que se refiere a la defensa de esta situación como a la lectura ofensiva de ésta. Veamos unas cuantas de ellas de entre las posibles, pues hay algunas más.

Defensas de los bloqueos indirectos para tiradores

Perseguir

Si la defensa se le está haciendo a un buen tirador en principio la primera opción es la de perseguir. Para ello el defensor exterior ha de correr lo más pegado posible al atacante de forma que al llegar al bloqueo procure apurar al máximo esta distancia, que el tirador prácticamente le huela el aliento en la nuca y, de ser posible, intentar meterse él entre medias de bloqueador y bloqueado, metiendo pierna y hombro más cercanos al bloqueador y procurando que el tirador no le saque ventaja ahí.

Haciendo bien esta defensa se dificulta mucho que el exterior pueda tirar, pero su punto débil estriba en que se deja desportejido el camino hacia canasta del jugador que toma el bloqueo. Así, cuando el ataque no saca ventaja para recibir y tirar en esta defensa la medida más eficaz para el ataque suele ser rizar para penetrar a canasta.

Esta defensa, por tanto, es ideal para jugadores que tiran muy bien pero no son grandes penetradores.

Perseguir y flash del interior

El defensor del bloqueador tira un pequeño flash y dificulta pase
Si nos preocupa mucho el tiro pero también la penetración del jugador (Navarro, Rudy, Carroll...) entonces no queda otra  que apostar por dificultar al máximo la recepción del balón.

Para ello una opción puede ser perseguir como en el caso anterior pero, además, procurar que el defensor del bloqueador tire un flash y se meta momentáneamente con el brazo en líinea de pase para recuperar rápidamente a su jugador.

Como parece evidente, el punto flaco de esta defensa estriba en que durante un instante (durante la realización del flash) el jugador que bloquea queda sin una defensa clara, con lo que si es capaz de realizar una buena y rápida continuación tras el bloqueo la defensa deberá tener prevista una segunda ayuda para contener un posible pase a esta continuación del interior tras el bloqueo.

Recortar


Cuando el jugador exterior no es un excelente tirador o se le teme más a su penetración que a su tiro se puede optar por recortar el bloqueo, es decir, por tomar un "atajo" y pasar por detrás del bloqueo para interceptar así la trayectoria del jugador exterior, intentado meterse incluso en línea de pase.

Esta defensa ayuda a que el defensor exterior se coloque en la trayectoria de una posible penetración y así la dificulta al máximo, aunque deja abierta la posibilidad de que el atacante exterior lea esta situación y se aleje del bloqueo para hacerse sitio para tirar.

Esta defensa es, por tanto, ideal para jugadores que son grandes penetradores pero no especialmente buenos tiradores.

Cambiar

Una alternativa a todas estas posibilidades anteriores consiste en cambiar los marcajes. Si el defensor se queda en plena inferioridad en el bloqueo (puntual o sistemáticamente) una posibilidad defensiva sería intercambiar el marcaje de jugadores en el momento de producirse el bloqueo. Es un recurso especialmente útil cuando el equipo defensor se trate de un equipo con jugadores de altura y físico parecidos, de forma que un cambio de marcaje no deje en excesiva inferioridad físicia a ninguno de ellos.

Es muy importante que el cambio se realice de forma activa y que el defensor no "espere" la llegada del  atacante sino que se anticipe a este y salte agresivamente hacia su nuevo defendido para no quedar en desventaja.

Si no se cuenta con jugadores lo suficientemente homogéneos en lo físico cambiar provocará situaciones de desajuste grante/pequeño al quedar el defensor exterior emparejado con el atacante interior y viceversa.

Body check del interior

Otra opción es que el interior que defiende al bloqueador realice un pequeño body check (ha de ser pequeño pues el contacto de body check es falta según reglamento). El body check consiste en que un jugador defensor se interponga en la trayectoria del atacante provocando un pequeño contacto que retrase el avance del atacante, sería algo así como un pequeño bloqueo del defensor al atacante.

El body check del interior sería una forma de ayuda a éste a lo que esté haciendo en ese momento el jugador exterior para defender el bloqueo (perseguir o recortar).


Situaciones de lectura ofensiva 

Es complicado leer la actuación de la defensa por parte del atacante pues ha de ser capaz de darse cuenta muy rápidamente de si el defensor persigue o recorta, de si obtiene o no ventaja en el bloqueo para decidir cuál de las opciones (tirar al salir, volver sobre sus pasos y abrirse, rizar o buscar juego con el bloqueador) es la más conveniente.

Txus Vidorreta señalaba en sus clases del CES 2010 que a él le gusca inculcar a sus jugadores la costumbre de mirar por el rabillo del ojo justo en el instante previo a tomar el bloqueo para ver qué hace el defensor y si está sacando o no alguna ventaja y así decidir qué hacer, pues si deja esa toma de decisión para cuando reciba el balón ya será tarde, pues tendrá que pararse a pensar y ahí perderá la posible ventaja obtenida en el bloqueo.

Recibir y tirar

Es la situación que señalamos al inicio como ideal para el ataque estas situaciones, pero para ello han de reunirse las circusntancias señaladas al principio para poder obtener ventaja en la salida del bloqueo.


Rizar (curl)

Si el defensor está persiguiendo y no se obtiene ventaja en el bloqueo la mejor opción es rizar, es decir, hacer un giro de 180º al tomar el bloqueo y en lugar de salir hacia la línea de tres puntos enfilar duro hacia canasta al recibir y buscar una penetración pues el defensor va justo detrás y el paso hacia canasta (si no hay más ayudas defensivas previstas) está disponible.

Para que el rizo se haga sacando ventaja el exterior atacante no se puede parar para recibir y luego continuar o perderá la ventaja. La decisión de rizar y penetrar a canasta ha de tenerla tomada al salir del bloqueo y tras ver que el defensor no se "pincha" y sigue persiguiendo, echando el balón al suelo en carrera.

Esa misma lectura ha de realizarla el pasador, quien cambiará el destino del pase y, en lugar de darlo en la posición teórica de salida para tirar, deberá pasar algo adelantado para no frenar la carrera del compañero y que no pueda ser interceptado por el defensor que persigue.

Abrirse


Si el defensor recorta (ataja) el bloqueo y pasa por detrás de éste la opción ideal es que el exterior atacante retroceda sobre sus pasos y cambie la trayectoria de salida del bloqueo, alejándose de este para así poner distancia entre la trayectoria del exterior que le defiende y poder hacerse un hueco que le permita recibir y tirar.

Es importante que la decición de abrirse la tome tan pronto vea como el defensor está recortando el bloqueo para así lograr la mayor distancia posible y el mayor tiempo posible para poder armar el tiro en las mejores condiciones.

Esta lectura tendrá que realizarla en paralelo el pasador para lograr situar el pase en el nuevo punto de recepción, más alejado que el anterior y, posiblemente, necesitando bombear ligeramente el pase para hacerlo pasar por encima del brazo del defensor exterior, que posiblemente esté ya interceptando la linea de pase, y por encima del lugar de bloqueo, que bien podría quedar situado ahora en la nueva línea de pase.

Leer el flash y pase a la continuación interior

Si la defensa persigue y tira un flash del interior la mejor opción para el ataque pasa por buscar un pase rápido al interior que continúa tras el bloqueo ya que los dos jugadores defensores que participan en la defensa del bloqueo están centrados en la defensa del exterior.

Ha de ser una lectura muy rápida pues precisamente la característica de un buen flash es que sea una ayuda que se recupere muy pronto, con lo que el tiempo de maniobra para hacerle llegar el balón al jugador interior es muy pequeño.


Aprovechar ventajas en missmatch

Si la defensa ha optado por cambiar el marcaje de jugadores y hay diferencia de físicos entre el interior y exterior las opciones del ataque pasan por aprovechar esa descompensación de físicos (missmatch) para buscar ventaja en atacar esa diferencia, aprovechando la velocidad del exterior para penetrar, o bien tirar si su defensor,  más grande pero más lento que él, retrocede para no verse superado en la penetración.

Más ventaja suele haber incluso en la opción de buscar al interior en el poste bajo, ahora defendido por un jugador pequeño, en clara inferioridad física si se juega un balón cerca del aro, ya sea buscándole desde un pase del pasador inicial o bien buscando la triangulación tras recibir el tirador tras el bloqueo.

Hemos ilustrado todo esto con un video con ejemplos de cada una de las situaciones.

El video, por cierto, está acompañado con música de fondo de Los Marañones, un grupo que me ha gustado muchísimo desde siempre y que casualmente hizo una canción (después descartada para ser incluída en discos y directos) titulada "Mi carretón", que no deja de tener su gracia en un video con tantas situaciones de carretón. Los Marañones presentan el próximo sábado día 19 su nuevo disco ("Historias sin principio ni final") en el Teatro Circo de Murcia. Un concierto superrecomendable.


9 ene. 2013

El baloncesto en los medios de comunicación españoles

El próximo miércoles 16 de enero tendrá lugar en el UCAM Sport Centre (Centro Comercial La Noria) a las 20:00 h. una interesante charla que, bajo el título El baloncesto en los medios de comunicación españoles, reunirá a profesionales de los medios de comunicación de la región de Murcia como Andrés Egea (La Verdad), Fernando Vera (Onda Regional) y Vicente Luis Cánovas (Cadena COPE) junto a los jugadores del primer equipo del UCAM Murcia Marcus Lewis y Andrés Miso.

Aprovechando que hice la carrera de periodismo e hice mis pinitos como colaborador de La Opinión en temas de basket durante unos cuantos años y que también hice los cursos de entrenador (hasta Nivel III, o Entrenador Nacional) y que durante unos cuantos años también he ejercido de tal me voy a tomar la libertad de opinar sobre el tema, pues creo que algo de perspectiva puedo tener.

Desde ya aviso que no quiero molestar ni ofender a nadie, aunque creo que para mostrar mi opinión con sinceridad será complicado que nadie se enfade un poquito. Intentaré elegir bien las palabras.

En líneas generales creo que el panorama del baloncesto en los medios de comunicación españoles no es demasiado bueno y esa situación negativa en la Región de Murcia es peor. Voy concretando.
TOP LICENCIAS ESPAÑA (Año 2011)
Fútbol: 834.458
Baloncesto: 403.561
Caza: 390.856
Golf: 325.192
Montaña y Escalada: 148.592
Tenis: 109.418
Judo: 108.077

Nº DE LICENCIAS FEMENINAS
Baloncesto: 136.248
Golf: 99.562
Montaña y Escalada: 43.610
Voleibol: 40.607
Fútbol: 36.282
Hípica: 34.695
Tenis: 30.273
Balonmano: 28.795
Atletismo: 28.020
Natación: 24.693

Región de Murcia (2011):
Fútbol: 22.548
Golf: 6.645
Colombicultura: 4.396
Montaña y Escalada: 4.142
Baloncesto: 3.956
Voleibol: 3.689
Ciclismo: 3.762

LICENCIAS BASKET, AÑO A AÑO
2011: 403.561
2010: 401.421
2009: 385.430
2008: 366.994
2007: 344.882
2006: 320.543
2005: 307.618
2004: 305.842
2003: 291.445
2002: 281.207
2001: 273.254

Si el baloncesto fuera un deporte totalmente minoritario o marginal en España sería otra cosa, pero resulta que no, que es el segundo deporte más practicado en este país con sólo la mitad de licencias federativas que el fútbol (403.561 vs 834.458) y, ojo, el deporte más practicado entre chicas, estando para el deporte femenino el fútbol en el 5º puesto (Consultar datos INE). Curiosamente este argumento se me desmonta un poco si tomamos datos sólo de la Región de Murcia, pues resulta que las cifras son algo más dispares que las nacionales y, mientras que a nivel nacional el fútbol duplica el número de licencias, en Murcia hay unas siete veces más practicantes federados de fútbol que de baloncesto (22.548 vs 3.956) siendo además el cuarto deporte practicado, colándose entre fútbol y baloncesto las modalidades de Golf y Colombicultura, en ambos casos algo comprensible si se tiene la idiosincrasia de nuestra región, con la proliferación de campos de golf de debajo de las piedras y la arraigada tradición de la colombicultura (en la huerta siempre conocidos sus practicantes como palomistas).

Con estos datos pretendía mostrar la desproporción entre el tratamiento dispensado al fútbol en relación al baloncesto (y a otros deportes en general) en los medios de comunicación. A mí al menos me da algo así como vergüenza ajena ver los telediarios o escuchar los programas de radio en los que aparece como noticia que Mou no haya dicho nada hoy y se especule al respecto del significado de eso (demonio, si no ha hablado no hay noticia, esperen al menos a que diga alguna chorrada para convertirla en noticia) o si a algún futbolista le ha dado por pintarse las uñas de verde para ir a entrenar y, en cambio, al resto de deportes no dediquen ni un mísero minuto salvo que haya de por medio una pelea sangrienta, un caso de dopping galopante o una flagrante inmersión en el mundo del corazón de alguno de esos deportistas.

Excepción aparte el caso del tenis (6º deporte más practicado en España, con 30.273 licencias) que parece ser el niño mimado de Televisión Española, pues a veces TDP parece TeleTenis por la saturación de retransmisiones de partidos de Tenis.

A lo que iba. Hay una gran desproporción entre el deporte que practica la gente y la atención que los medios de comunicación prestan a los diferentes deportes que no sean fútbol. Creo que ello tiene varias explicaciones, unas razonables y otras no tanto. Veamos el caso del baloncesto, y cuidado porque voy a generalizar y no quiero salpicar a las excepciones que se salen de esta generalidad.

Creo que hay una baja formación específica en baloncesto en la prensa especializada que, en realidad, no lo es. La gran mayoría de periodistas, especialmente en los medios regionales, son especialistas en fútbol a los que a ratos les toca cubrir otras modalidades. Ese problema se manifiesta en forma de periodistas que no cubren adecuadamente ese deporte y, debido a su falta de formación en el mismo, no sienten la suficiente seguridad como para explayarse o buscar noticias al respecto, ni sienten el mismo interés que pueden sentir por hablar de fútbol.

Algo parecido creo que suele pasar con los jefes, quienes ni saben demasiado de cosas que no sea fútbol ni les interesa, con lo que ellos tampoco van a apretar a sus redactores para que saquen muchas noticias de otros deportes (de baloncesto en este caso). De los jefes de los jefes ya ni hablamos, claro.

La crisis no está ayudando nada en este aspecto, pues donde antes unos cuantos medios podían permitirse el "lujo" de tener en su nómina a colaboradores específicos para deportes como el baloncesto (que sólo colaboraban sobre este deporte) ahora han tenido que recortar al máximo no sólo el número de colaboradores (yo en su día fui uno de ellos en La Opinión, medio que pese a los recortes aún sigue teniendo un excelente trabajo en lo que a baloncesto se refiere), sino también la plantilla en general, haciendo que cada vez los que sobreviven en las redacciones tengan que ser redactores más todoterreno que, además, tienen que cubrir más páginas diarias por persona, con lo que ello implica en la pérdida de calidad del producto, tanto por su falta de especialización como por ir desbordados con su carga diaria de trabajo, lo que hace su labor poco menos que heroica. Así que no se tome esto como un ataque, sino como una explicación de lo que pasa.

Por otro lado, los medios que podrían mimar este deporte del baloncesto no lo hacen. Me refiero sobre todo a TVE y a su maltrato histórico a este deporte pues, pese a tener los derechos de las retransmisiones deportivas más golosas posibles, ha hecho una gestión de estos que da pena, sin informar en sus secciones de deportes de informativos, sin hacer promo alguna de los partidos (ya es difícil ver un partido si no sabes que lo van a echar ni cuándo), sin cuidar nada las retransmisiones (¿qué fue de las cámaras superlentas, los traveling y las producciones cuidadas?). Este año ocurre algo curioso al respecto de las retransmisiones, pues por un lado ahora sólo envían una persona con micro a los pabellones (una periodista que se sitúa a pie de pista para contar ambiente e incidencias) mientras que el resto de miembros de la locución se quedan en los estudios. Está claro que se hace por un tema de costes, pero lo especial de las retransmisiones siempre ha sido que te cuenten desde la pista lo que no se puede ver por la tv, y para eso hay que estar en la pista. El otro aspecto curioso radica en que ahora que parece haber bajado (al menos en ese aspecto) la calidad de las retransmisiones al fin las han pasado a la primera cadena de TVE, marco imprescindible si se quiere que una transmisión tenga altas audiencias. Y ahí aparece otro problema relacionado.

Resulta que, al parecer, a la gente no le gusta tanto el baloncesto como a mí me gustaría pensar, pues los datos de audiencias de los partidos retransmitidos por TVE1 no son todo lo buenos que nos gustaría pues, pese a ser muchísimo mayores que cuando se emitían por TDP, no están a la altura de lo deseable para una primera cadena de TVE y, de hecho, ya han cambiado los horarios de las retransmisiones de los partidos de TVE1, pasándolos de la tarde del domingo a esa misma mañana en busca de un mejor acomodo de share.

La cuestión al respecto del problema de las audiencias no la tengo clara, pues me parece a mí que si se vendiera el producto bien, y con constancia (apenas llevan tres meses transmitiendo partidos por la primera cadena) al final las audiencias llegarían cuando la gente se familiarizara con el producto.

Ese es otro problema. La familiarización de la gente con el baloncesto. Cada vez es más frecuente que las plantillas ACB se renueven en su mayoría año tras año y que además el número de jugadores españoles  sea mínimo (tiene cojones que seamos superpotencia mundial en categoría absoluta y de formación). Así es difícil que la afición, tanto la que asiste a los pabellones como la que ve la tv o hace seguimiento por los medios de comunicación, se sienta vinculada con el equipo de su localidad o se familiarice con una liga como la ACB si cada año varía el 60% de las plantillas.

También ocurre, en relación a la calidad del producto, y ahora centrándome más en las retransmisiones en directo, que no sólo sería deseable mayor conocimiento por parte del periodista (ya he comentado antes que tal como están las cosas para algunos sobrevivir ya es un milagro diario) la figura del experto comentarista que acompaña al periodista narrador no siempre es todo lo experto que debiera o no reúne los mínimos comunicativos que debiera. Andrés Montes puso de moda un estilo de retransmisión descaradamente lúdico en detrimento del nivel técnico de la misma, aunque siempre logró cierto equilibrio (especialmente con Daimiel en las de NBA) y hay que reconocer que con Iturriaga, que pese a ser ex jugador sus comentarios no se centran apenas en cuestiones técnicas, las retransmisiones eran divertidas, especialmente cuando hablábamos de torneos completos en los que había muchos partidos que en sí tenían poco que contar y eso se agradecía.

Pero no basta con poner al micro a un ex jugador para que se cubra con el suficiente rigor técnico una retransmisión. De hecho, muchos ex jugadores están desfasados en cuanto a los siempre cambiantes reglamentos o incluso sobre el conocimiento técnico del juego en sí, pues parece que algunos o saben lo justo de la parte más técnica del baloncesto o se les pide que se olviden de esa parcela. Ni que decir tiene sobre los medios de comunicación que ponen en el lugar del experto que complementa la narración del periodista a una persona que ni es una cosa ni otra y sabe lo justo del tema para pasar el rato. Por cierto, un aplauso desde aquí a la gente de Popular TV que han potenciado las retransmisiones incorporando en ese aspecto que digo a Moncho Monsalve, alguien que sí encarna la figura que defiendo, la del experto que explica lo que está pasando mientras el periodista narra lo que ocurre.

Otro problema es la complejidad del producto. Aunque el reglamento del fútbol se podría resumir sin grandes problemas en una servilleta el de baloncesto es mucho más complicado. Algo parecido ocurre con la complejidad táctica del deporte en sí, pues el fútbol se juega con los pies y el baloncesto con las manos, con lo que ello implica a la hora de la precisión de las acciones y por tanto, del nivel de detalle táctico al que se puede trabajar en uno y otro. Mientras que el reglamento y la táctica del fútbol lo puede entender todo el mundo de forma muy rápida con el baloncesto es más complicado, y eso dificulta enganchar a la gente pues, hasta que no se entiende un poquito lo que pasa en la pista, es difícil engancharse a un deporte y ahí el fútbol lleva una ventaja considerable. Sería por tanto deseable que existieran más intentos didácticos, como la Pizarra que hacía Chichi Creus en los descansos de los partidos o programas específicos de tv que incidieran en ello.

Como bastante tenemos con la crisis y lo ideal es ser positivos quiero comentar también aspectos en los que sí podríamos conseguir mejorar la situación y que no todo sea quejarnos.

Creo que se puede contar con expertos que aúnen una buena capacidad expresiva y conocimiento técnico para explicar lo que está pasando en la pista sin encarecer demasiado los costes. En ese aspecto se me ocurre pensar en Manel Comas a nivel nacional y Moncho Monsalve a nivel local como ejemplos de buena praxis. Si además estos expertos son didácticos en su forma de expresarse y divertidos, pues qué más se puede pedir, aunque es difícil aunar todas esas características. El caso es que expertos los hay de sobra, aunque no sean archifamosos entre el gran público, y no creo que eso encarezca al menos las retransmisiones en directo. Tampoco sobra que los haya colaborando en los medios diarios, y ejemplos los hay (Felipe Coello y Quini García colaboran habitualmente con La Verdad, La SER y Onda Regional al menos). Por esa línea se va bien.

Me centro mucho en la calidad de los comentarios técnicos pero tal vez a efectos prácticos de audiencias sería más rentable que las retransmisiones fueran divertidas más que didácticas. Creo que no va reñida una cosa con la otra, pero si de verdad alguien consigue hacer divertidas esas retransmisiones adelante. Ya aviso, amigo Fernando Romay, que te considero un crack pero que no creo que contigo las retransmisiones sean superdivertidas. Por ahí no.

También sería interesante que los propios periodistas hicieran un pequeño esfuerzo extra y mejoraran su formación general en baloncesto. Los periodistas suelen ser grandes acopiadores de datos, algunos son capaces de retener infinidad de datos en su cabeza que les ayudan a ilustrar su trabajo, pero del mismo modo que son capaces de ello también podrían mejorar un poco su trabajo conociendo algo mejor el juego en sí. Irritado con algunos errores básicos respecto a conocimiento del juego en algunos casos inicié en este blog una serie de entradas con la intención de explicar los cuatro rudimentos que sé del baloncesto de forma rápida y sencilla, comprensible por todo el mundo (o esa era la idea) con la serie Baloncesto para todos, una forma de entender mejor la técnica y táctica del baloncesto sin pretender ir mucho más allá que saber un poco más y sin tener que ser jugador o entrenador para ello. Esa mejora en el conocimiento del juego mejorará la comunicación con el público, éste lo entenderá todo mejor y retroalimentará con más interés. Lo agradecerá.

Habría que tratar de vender mejor el producto desde los medios de comunicación. Ahí el tema de la publicidad y los jefes manda mucho, y hay mucho miedo con lo de la crisis, así que será complicado en estos tiempos. Los propios medios de comunicación piensan que el baloncesto es mucho más marginal de lo que realmente lo es. No, ni es tan marginal ni la gente está tan poco dispuesta a seguir el baloncesto, pero vds han de darle un empujoncito también. Sí, se puede.

Para eso también hay que tener paciencia para ver los resultados de un trabajo de difusión desde los medios. Con el tiempo mejoran las audiencias y el interés de la gente por el baloncesto. Es el deporte más hermoso que existe así que sólo hay que venderlo bien y tener paciencia.

Recuerden, el próximo miércoles en el UCAM Center se hablará de todo esto y muchas cosas más.

6 ene. 2013

R. Madrid vs Zalguiris. El flash ¿largo o corto?. Mejor largo

Aprovechando que esta semana se enfrentan en partido de Euroliga el Real Madrid de Pablo Laso con el Zalguiris Kaunas de Joan Plaza he preparado un pequeño video mostrando situaciones en las que ambos equipos realizan un flash largo en la defensa del bloqueo directo, en el caso del Zalguiris básicamente con los hermanos Lavrinovic.

Debatía recientemente con Pepe Ochoa, entrenador, periodista y gran amigo, acerca de los problemas del UCAM Murcia (básicamente de Lewis) en la defensa del bloqueo directo y me comentaba si realmente era necesario hacer los flash tan largos como le gusta a Quintana si el jugador que ha de recuperar no recupera correctamente. Yo creo que sí, que hay que exigir a los interiores con suficiente movilidad y talento atlético que salten como animales y que recuperen como si les fuera la vida en ello.

No se trata sólo del hecho de saltar al balón y de tener una opción de recuperar la pelota, sino también de la agresividad inherente a toda la defensa. Aunque más arriesgada, la opción de saltar a un flash largo implica una alta tensión defensiva de todo el equipo, que tendrá que estar muy bien organizado y dispuesto a ofrecer la segunda y la tercera ayudas con la diligencia necesaria, pues la defensa en flash del bloqueo directo, especialmente si se trata de un flash tan largo como del que hablamos, es un trabajo de los cinco jugadores en pista.

Tan malo es quedarse corto de intensidad (como le pasa a veces a Lewis en el UCAM Murcia) como pasarse (en el video se ve alguna situación con Hettsheimeir que se pasa y comete falta). Un flash largo bien hecho tal vez no consiga recuperar el balón pero seguro que obliga al rival con balón a alejarse mucho del aro, a cambiar el tempo de la jugada y/o a realizar un pase que no desearía hacer, ya sea por la calidad del pase (largo, blando) como por el destino (se le impide pasar a su primera opción y se le obliga a mandarlo al lado de ayuda).

En definitiva, yo al menos disfruto más viendo a la defensa realizar un flash superlargo y superbestia pese a los riesgos que entraña que uno mucho más conservador en el que el defensor del bloqueador apenas asome la cabeza y un cachito de brazo. No quiere eso decir que no sea a veces más rentable a efectos prácticos uno más conservador pero, como espectador al menos, prefiero el largo.