30 nov. 2017

Lectura ofensiva. Split pick and roll

Hoy, en una nueva entrega de "Baloncesto para todos", hablamos de una situación de lectura de la defensa del pick and roll que en inglés se denomina split pick and roll, consistente en un cambio de dirección del jugador con balón en mitad de un pick and roll para pasar por en medio de la defensa.

Me viene a la cabeza hablar de este recurso al ver el partido de clasificación para el Mundial de 2019 entre Montenegro y España. En la segunda parte, en un tiempo muerto Sergio Scariolo le pide a Quino Colom que aproveche que los de Montenegro están haciendo los flashes muy largos y agresivos para que les ataque con split en el pick and roll, algo que el jugador del Unics Kazan hizo de maravilla en los siguientes ataques, lo que terminó por ayudar bastante a decantar el partido para la selección española. Una lástima que Mediaset, además de mostrar gran prepotencia y desprecio al baloncesto, tampoco deje utilizar libremente fragmentos de lo que emiten, porque ese tiempo muerto y esas acciones de Colom habrían resultado de lo más ilustrativas para mostrar lo que hoy quería contar.

Esa situación de split es posible cuando la defensa del pick and roll hace un flash muy agresivo, de forma que el defensor del bloqueador salta a interponerse en la trayectoria del atacante para ayudar a su compañero (el bloqueado) a recuperarse del bloqueo, pero ese salto lo hace tan agresivo que se aleja de su defendido lo bastante como para dejar el espacio suficiente para que el jugador con balón pase entre medias de los dos defensores en lugar de seguir su trayectoria original.



Se trata de una acción ofensiva complicada, sólo al alcance de grandes jugadores/as con un gran manejo de balón, pues hay que hacer un cambio de mano y dirección muy agresivo y rápido de unos 90º; y muy buena lectura, pues hay que ver el momento justo para poder pasar por un espacio muy pequeño.

Cualquier mano por ahí en medio podría interceptar el balón, con lo que es una acción de cierto riesgo de pérdida, pero que bien ejecutada deja al jugador con balón con camino despejado hacia el aro, y además por el centro, que es lo peor que le puede ocurrir a cualquier defensa.

Una de las claves en la lectura ofensiva antes de decidir si hacer o no el gesto es la ya mencionada de detectar si existe la suficiente separación entre el bloqueador y su defensor para que haya espacio suficiente para pasar, pero también es importante leer los pies del defensor para elegir el momento en el que tiene peores apoyos para poder reaccionar. Lo vemos ilustrado en una situación con Stephen Curry, en la que el defensor tiene los pies apoyados justo en el sentido contrario hacia el que irá el split y, por tanto, no podrá reaccionar a tiempo:



Veamos un ejemplo de la mano de Russell Westbrook:

Y otro más:

Además, un video más extenso explicando la técnica completa del gesto

Y finalmente una situación con Sthpen Curry de protagonista:


Ver más artículos de la serie "Baloncesto para todos"

No hay comentarios: