6 sept. 2005

Un irregular Polaris acaricia la victoria frente a una débil Ucrania

Waleskowski y Medvedenko fueron los jugadores más acertados

Los ucranianos fueron más avispados que los jugadores de Manel Comas en los instantes finales. Tras un tiempo muerto del entrenador local, a falta de sólo 2 segundos y con el marcador en 81-82, los jugadores de Ucrania dieron “el cambiazo” en la línea de tiros libres y Rayevsk lanzó, y anotó, los dos tiros libres que correspondían a su compañero Krivych.

No deja de ser éste un final anecdótico para un partido en el que lo más importante no era la victoria, sino cuál sería la impresión que los jugadores de Polaris causaban tras las sesiones de entrenamiento estival. Moderadamente buenas fueron, en general, las sensaciones que dió el equipo local, pese a los lógicos altibajos de juego propios de esta fase de la pretemporada.

Manel Comas dispuso como quintento inicial a Llompart, Robles, Brown, Waleskowski y Sellers. La selección de Ucrania, que estos días se encuentra de gira por España, llegó al partido unos minutos más tarde que su rival, lo que que hizo que un parcial inicial de 8-0 en contra les avisara de que deberían pelear si querían sacar adelante este encuentro. Así lo hicieron a partir del segundo cuarto, encabezados por Medvedenko, jugador de los Lakers, casi el único referente claro en ataque con 28 puntos.

Tras frenar el ímpetu de los jugadores interiores de Polaris mediante una zona de ajustes se llegó al final del primer cuarto con el marcador casi igualado (23-20). El segundo cuarto fue malo, los dos equipos se mostraron fallones, y perdieron muchos balones, especialmente de los bases locales.

Pedro Robles no consiguió acertar en ninguno de sus 4 lanzamientos triples de la primera mitad; Sellers, algo falto de ritmo, mostraba destellos de calidad; Waleskowski estaba en todas partes, haciendo de todo, y perfilándose como uno de los jugadores a seguir en esta edición de la LEB; Brown estuvo irregular en ataque y en defensa, donde dejó entrever que puede hacer grandes cosas si se esfuerza; los dos bases desacertados, aunque a Llompart se le adivinan grandes maneras de director de juego; Pedro Fernández se mostró muy intenso, como su compañero Xavi Sánchez, que no brilló en ataque. Triguero y Bárcenas apenas jugaron unos minutos cada uno.

Durante la segunda parte, a la que se había llegado con empate a 35 puntos, los ucranianos dieron un pequeño estirón en el marcador y obtuvieron ventajas cercanas a los diez puntos. Pese al desacierto del equipo presumiblemente titular, Manel Comas optó por no hacer cambios durante unos minutos y perseverar en los sistemas y la defensa. Le salió bien el voto de confianza, pues el parcial con el que remontaron se estiró hasta un 20-6, que situaría el marcador, ya empezado el último cuarto, en un 65-58 para los de Comas.

A partir de ahí, y hasta el ajustado final, serían los visitantes los que tomarían la ventaja en el marcador, merced al trabajo ofensivo del NBA Medvedenko. No evidenció, no obstante, ser un equipo sólido esta selección ucraniana, muy desacertada en el tiro exterior y falta de precisión en su juego.

Cerca estuvieron los locales de igualar el marcador en los instantes finales, gracias a dos lanzamientos triples, el primero fallado por Robles y el segundo, gracias al rebote ofensivo del primero, anotado por Waleskowski.

Partido irregular el de los de Polaris, lo que no impidió ver buenos momentos de baloncesto, como un buen par de pases de Sala (que apenas hizo nada más), un “látigo” de Llompart o un robo con mate de Brown. Se le intuye a este equipo un buen nivel general, compensado, y con aún más margen de mejora en algunos jugadores y en la conjunción de equipo.

La próxima cita para Polaris será el próximo día 8, en la localidad de Molina (21:00 h), frente al A.D.M. (EBA).


Esta crónica también se publica en Encancha.com