31 mar. 2005

CB Murcia - Huelva. No se puede fallar más

Este viernes en el Palacio de Deportes recibimos a Ciudad de Huelva.

Aunque Murcia está de fiestas, pocas alegrías podremos permitirnos en este partido, al igual que los de Quim Costa. El partido será a cara de perro. El que pierda, sobre todo si es el Polaris, lo tendrá muy complicado si quiere jugar con el factor cancha a su favor en el play-off que se inicia en un mes. El basketaverage está ahora en 15 puntos para los onubenses.

Huelva se está haciendo esta temporada con el papel de equipo revelación, merced al buen hacer de una plantilla joven, en la que está brillando especialmente su joven base Sergio Sánchez, por el que se ha interesado Estudiantes.

El ex base de Caja San Fernando está siendo, a sus 21 años, uno de los jugadores más destacados de la categoría, con gran capacidad anotadora (14 puntos por partido), siendo el máximo anotador de su equipo, merced a su buen tiro exterior (40% en tiros de 3), y su dirección en pista (5 asistencias por partido). Estas cifras convierten a Sánchez en el segundo jugador más valorado de su equipo, sólo por detrás de Onyekwe, un pivot bajo pero con una tremenda capacidad intimidadora (dos tapones y medio por partido) y anotadora (casi 14 puntos por partido). Aunque ha bajado algo su rendimiento en la segunda parte de la liga el nigeriano será el referente interior del juego de Ciudad de Huelva, junto con Marvin Stone, jugador estadounidense de 2’08 que se incorporó mediada la temporada.

Tampoco habrá que perder de vista al escolta Isaac López, que fue el máximo anotador de la categoría la temporada pasada y que este año anota algo más de 10 puntos en cada partido, así como al alero Ion Kortaberría (ex siglo XXI) y el pívot Alexis Montas.

Déniz podrá contar con todos sus jugadores, una vez recuperado Xavi Sánchez de su lesión muscular. Esta misma semana el club le ofreció una renovación de contrato al escolta catalán que le permitiría finalizar su carrera en Murcia.

El club no descarta la incorporación de un alero que reforzara la plantilla, aunque, según indicó el director deportivo M. A. Martín, a estas alturas de temporoda “en el mercado no hay aleros de nivel”. Eso era ayer. Hoy, en cambio, en la cadena SER, Déniz decía que de la noche a la mañana el mercado se ha abierto y de nuevo y que hay varias e interesantes ofertas sobre la mesa. A ver si cuaja la cosa en un fichaje y no en venta de humo como pasó con Robles, Gurovic ¡¡y Carlton Myers!!.

Huelva también intenta reforzarse estos días, y le ha solicitado al CB Granada la cesión del pívot argentino Juan Pedro Gutiérrez, de 22 años de edad, 2’05 de altura y con pasaporte comunitario.

A ver qué equipo nos encontramos mañana, si el de las grandes noches o el mediocre.

Más en EnCancha.com

22 mar. 2005

Tardes de primavera

Pachanga primaverilYa estamos en primavera, las tardes duran más y el calorcillo invita a salir a la calle.

Ello me trae a la memoria esas largas tardes, hace ya más de 15 años, botando, botando, tirando, penetrando, reverso, cambio de mano, penetración con la izquierda... Vuelta a empezar, la vista al frente, no mirar el balón al botar, proteger el bote, aro pasado, otra tanda de triples...

Me parece oler aquella primavera, las pachangas con mezcla de olor a sudor y al azahar de las huertas cercanas. Sí, uno tenía el privilegio de jugar al baloncesto en una pista en mitad de la huerta. Lo malo, ya se pueden imaginar, es que cuando el balón no tocaba aro o, en su caso, entraba limpiamente en aquellos aros sin red, terminaba bien lejos y había que hacer un esfuerzo adicional para ir a recuperarlo.

Fíjense lo molesto que era lo de correr tras el balón que hasta llegué a fabricar manualmente unas redes, que doné anónimamente al colegio público donde se estaban las pistas. Qué afición, y cuanto tiempo libre. Quién los pillara ahora. Y qué embrujante el sonido del balón al entrar limpiamente en la recién estrenada red casera "ssssshuuupp".

Era aquella época en la que aún hablábamos de Yugoslavia y la URSS como de otra dimensión y de la NBA como otra galaxia. Los duelos Lakers - Celtics de los viernes por la noche con Trecet, con esos quintetos inamovibles que nos sabíamos de memoria. Los Pistons de Thomas eran el tercero en discordia y Jordan aún era un novato jugón que presagiaba grandes cosas.

Eran primaveras de apasionantes tardes en el pabellón de deportes, dejándose la garganta y las palmas animando a un CB Murcia que empezaba a darnos tardes de alegría (pocas) y de desesperanza (muchas).

Era también en primavera cuando se empezaba a poner caliente la liga, con los finales de temporada a un tiro de piedra. Unas veces, cuando nuestro CB Murcia era cabeza de ratón, jugándonos apasionantes ascensos. Otras, cuando tocaba ser cola de león, sufriendo en agónicos play-off de descenso.

Es lo que tiene este sol y este calorcillo, que activa todos esos recuerdos, y dan ganas de cogerse un balón e irse al colegio a maltratar algún aro desprevenido.

Tardes de duelos fraticidas en la pista del colegio del pueblo, cuando creíamos que sabíamos jugar y nos empecinábamos en esa penetración suicida, con incontrolado reverso incluido, para terminar fintando el tiro y tratar de doblar a nuestro despistado pívot ese pase telegrafiado, que entregábamos indefectiblemente a manos del rival, para quedarnos, a continuación, quejándonos bajo el aro mientras nos hacían un contraataque fácil de dos contra nadie.

Época en la que descubrimos, en los cursos de monitor y entrenador, cúanta riqueza ofrecía la técnica y la táctica baloncestística, y nos emperrábamos en mejorar la mecánica de tiro propia ¡y la ajena!, y tratábamos, inútilmente pero sin desaliento, de conseguir hacerle jugar a los compañeros una mísera jugada de 2x2, con un simple bloqueo y continuación. Pero nada. Lo que se estilaba era la famosa "jugada del carretón" que, un día de estos y con ayuda de una pizarra virtual, intentaré explicarles.

Hummm, nostalgia primaveral. Ya no es lo mismo, hace años que no pisamos una cancha. De hecho ya no podemos ni vernos la punta de las zapatillas.

Ahora los partidos del CB Murcia no destilan a los ojos de este espectador esa magia e intensidad de antaño (y a lo que se ve cada dos viernes no es a mí a quien único le ocurre). Magic y Bird, ¡y hasta Jordan! son un lejano recuerdo. Por contra, nos desagravia que en la NBA tenemos jugadores españoles, aunque, bueno, también es cierto que ahora allí juega casi cualquiera.

Todo eso pasó, pero que nos quiten lo bailado, es decir, lo jugado y disfrutado en esos autoentrenamientos y pachangas primaverales.

6 mar. 2005

CB Murcia. El fichaje de Fernández vale por dos

Tras el fichaje de Pedro Fernández el puesto de pívot parece quedar más que bien cubierto. Como lo que más necesitaba el equipo es un alero de garantías que tape los agujeros que ahora hay en dicha posición, resulta que tal vez el fichaje que hacía falta es el del propio Fernández, pues, al incorporar un jugador más de garantías a las rotaciones interiores, deja libre la posibilidad de que Bárcenas pase a la posición de alero.

Bárcenas, además, ofrece mucha versatilidad táctica. Puede jugar dentro, fuera, no penetra mal, incluso ante hombres más bajos (creo recordar que les hizo varias a Ferrer y Cilla el pasado viernes). En defensa el problema podrían ser las penetraciones de los aleros bajos y rápidos. Sin embargo, la alternativa es la defensa de Nuno Marçal, que es bastante blandita en general, y con bastantes problemas cuando su par es más bajo y penetra rápido, lo cual no mejora la aportación de Quique, siempre intenso.

Tal vez, situar a Bárcenas de alero, sólo fuera una solución coyuntural para el partido contra CAI, pero el caso es que a Déniz la jugada le salió redonda. Los equipos dominadores suelen contar con un tres alto que marca diferencias y desequilibra la defensa rival. Bárcenas podría ser ese hombre. Podría alternar el juego interior y exterior en función de la coyuntura de partido. Ello redundaría en mayor dominio del rebote, otro de los aspectos cruciales a la larga.

Además, Carlos Martínez, si se libera un poco de la presión, parece un jugador perfectamente válido para las rotaciones. Sabe jugar, pero hay días en que parece ir muy acelerado, con demasiada ansia de demostrar.

En fin, que bienvenido sea Pedro Fernández, que lo mismo hasta vale por dos.

5 mar. 2005

Polaris toma aire con Bárcenas de alero

Polaris World: Turner (9), Sánchez (3), Bárcenas (15), Gómez (2), Cuthrell (17). Quinteto inicial. Martínez (6), Marçal (2), Sala (11), Fernández (2), Garrido (-).

Cai Zaragoza: Núñez (2), Lescano (11), Ferrer (5), Reynolds (18), Scott (13). Quinteto inicial. Galilea (9), García (3), Urtasun (3), Cilla (2)

El Mejor: Quique Bárcenas
Valoración: 24
Puntos: 15
Rebotes: 7
Robos: 4
Jugó de alero casi todo el partido, posición en la que no jugaba desde principio de temporada. Pudo con sus rivales, Ferrer primero, y Cilla después, y aprovechó su versatilidad para anotar tanto desde el perímetro (3 triples) como en la pintura (3 canastas sin fallo). Defendió intensísimo, como en él es habitual, y ayudó a capturar valiosos rebotes, para terminar firmando un partido muy completo, tanto en defensa como en ataque.


El anhelado alero que buscaba el club murciano estaba en casa. Quique Bárcenas resultó ser el jugador que pusiera remedio al bajo rendimiento de los aleros de Polaris. El ala-pívot llevaba sin jugar de alero desde principio de temporada, momento el que jugó algunos partidos como hombre exterior para cubrir las lesiones de dos de los hombres exteriores. En la decisión del técnico local, Iván Déniz, de jugar con tres hombres altos debió influir la confianza que le da poder contar, desde esta misma semana, con el refuerzo de lujo del juego interior del murciano Pedro Fernández.

Los de Murcia iniciaron el encuentro defendiendo con más intensidad que los maños y atacando con más acierto, lo que les permitió coger una temprana ventaja en el marcador, cercana a los diez puntos, que se mantendría durante la mayor parte del encuentro.

No acertaba el técnico visitante, Alfred Julbe, a parar el acierto anotador de los de Déniz ni a doblegar fácilmente su aguerrida defensa. Paró el partido a los 5 minutos, cuando los locales dominaban por 15 a 7 y Cuthrell, con 8 puntos en ese momento, se imponía bajo los tableros a Reynolds y el recién fichado Scott.

Durante el segundo cuarto los jugadores locales pudieron correr el contraataque en momentos puntuales, llegando a obtener una máxima ventaja de 18 puntos, con un 37-19 en el marcador, ya mediado el segundo cuarto. Fue entonces cuando Reynolds, desacertado en el primer cuarto pero que finalizaría con 18 puntos, empezó a anotar con algo más de facilidad.

Finalizaría la primera parte con un tanteador bastante alto, 44-31, favorable a los jugadores del equipo murciano. Sin embargo, la fuerte defensa planteada por el conjunto local se cobró su precio en forma de 14 faltas personales, frente a las 8 de su rival, lo que, en parte, condicionaría su defensa en el tercer cuarto.

En la segunda mitad Déniz repitió su quinteto inicial y Julbe optó por dar la dirección del equipo al veterano Galilea. Ambos equipos defendieron en zona casi todo el tiempo, la de los maños ajustaba algo más arriba que la de los locales, lo que durante algunos minutos hizo que se hiciera más espeso el ataque local. Por su parte, la zona murciana parecía obedecer sobre todo al deseo de protegerse de las faltas acumuladas anteriormente.

El CAI recortaría ventajas en el tercer cuarto, hasta ponerse a 7 puntos y obligar a Iván Déniz a pedir tiempo muerto, tras el que aún seguirían algunos minutos de desconcierto en los jugadores locales. La cuarta falta de Pedro Fernández, peleón pero algo falto de acoplamiento aún, hizo volver a pista a Cuthrell, con el CAI a tan sólo 4 puntos.

Una posible falta a Bárcenas que los árbitros no señalaron motivó las protestas de Déniz y que los colegiados le señalaran una falta técnica al entrenador. Ello, unido a la extraña señalización de una falta antideportiva al base Pedro Sala, en un intento de taponar a Scott, enfureció al público y a los jugadores locales, quienes, desde ese momento y hasta el final del encuentro, subieron aún más la intensidad de sus acciones defensivas y jugaron mejor sus bazas en ataque, donde capturaron hasta tres valiosísimos rebotes ofensivos, que serían claves en la victoria final.

Un triple de Marçal, a falta de minuto y medio, pareció sentenciar el encuentro, al situar el marcador en un 71-63 para los locales. En apenas unos segundos, Lascano dio la réplica con otro triple y volvió a meter a su equipo en el partido. Dos tiros libres anotados por Cuthrell, un rebote ofensivo de Carlos Martínez y una falta en ataque que Xavi Sánchez sacó a Lascano certificaron la victoria del equipo murciano.

Ahora, los maños quedan dos victorias por detrás del equipo de Murcia, que no pierde la estela de los de cabeza y alberga esperanzas de mejora, especialmente tras el fichaje de Pedro Fernández y el brillante papel desempeñado por Bárcenas en la posición de alero, principal punto flaco de este equipo hasta el momento.

Puedes ver esta crónica en enCancha.com