14 ene. 2006

Un Polaris a medio gas borró de la pista a Melilla

80-53. Xavi Sánchez firmó un partido impecable

Los minutos de la basura de este partido duraron todo el último cuarto, pues Polaris rompió el encuentro desde el principio y Melilla no fue capaz de oponer la menor resistencia.

Sólo unos minutos tardaron los locales en dar cuenta de un triste Melilla, que jugó sin ideas ni intensidad. Mientras los jugadores de Hussein corrían por la pista, los de Izquierdo parecían andar con desgana.

Ni siquiera tuvieron que esforzarse en demasía los locales para marcar una clara diferencia en el marcador. 9-0 para empezar, y así hasta el final.

29 puntos encajaron los melillenses en el primer cuarto. Buena parte de culpa la tuvo el capitán de Polaris, Xavi Sánchez, que anotó más de la mitad de esos puntos, sin fallar un sólo tiro en ataque.

Los jugadores locales vieron pronto que era a Xavi a quien había que pasar. No le defendían con especial intensidad y estaba acertado.

La consigna era mover el balón hasta que el escolta catalán encontrara una posición cómoda de tiro, que siempre encontraba en el primer, segundo o incluso tercer pase que llegara a sus manos. Cinco veces le llegó un balón en condiciones, y cinco veces anotó canasta de tres puntos en ese primer cuarto.

A partir de ahí Hussein se limitó a rotar a sus jugadores y dejar que pasaran los minutos ante un inoperante Melilla, en el que sólo Williams conseguía anotar con fluidez.

El entrenador local había iniciado el encuentro con Triguero y Waleskowski como jugadores interiores. El joven Triguero dominó el rebote durante el tiempo que estuvo en cancha. Waleskowski estuvo combativo y activo durante todo el partido.

También Sellers brindó buenos minutos frente a los interiores de Melilla, el puesto más flojo de este equipo, que apenas fue capaz de coger 22 rebotes, frente a los 38 de Polaris.

Este encuentro permitió ver a viejos conocidos de la afición: Javi Mesa, Souley Drame y el apreciado Turner, que se retiró lesionado al final del partido arropado por los aplausos de la afición murciana.

Las imprecisiones y contínuas pérdidas de balón fueron la constante del último cuarto, en el que sólo Sergio Pérez mostró acierto en los únicos diez minutos que pudo disputar.

El partido estaba acabado hacía rato, no sólo por la ventaja de los locales, sino por la clara incapacidad de los melillenses para hacer el menor atisbo de reacción.

Difícil lo tendrá Melilla para salir del pozo de la tabla si no es capaz de mostrar mejores argumentos que los esgrimidos en el Pabellón de Deportes de Murcia.

Ficha del partido:

Triguero (7), Waleskowski (7), Sánchez Bernat (21), Sala (6), Brown (9). También jugaron: Robles (-), Larragán (7), Bárcenas (1), Fernández (2), Pérez (10) y Sellers (8).

Williams (17), Santana (4), Mesa (-), Turner (9), García (8). También jugaron: Tchiloemba (5), Drame (4), Rodríguez (2), Martín (-), Romero (4).

Arbitros: Morales y Bardaji. 1200 espectadores.

Esta crónica también se publica en encancha.com

No hay comentarios: