14 oct. 2006

El Polaris recibe al Bruesa, rival directo para mantener la categoría

Debutará el estadounidense Demarco Johnson, que tiene un contrato temporal hasta que se recupere Fizer

Esta mañana a las 12:30 h., en el Pabellón de Deportes de Murcia, el Polaris se enfrenta al Bruesa GBC de San Sebastián, debutante en la ACB tras ascender junto al equipo murciano y uno de los equipos llamados a ser rival directo para intentar eludir el descenso de categoría. Los dos equipos han ganado un partido, y en ambos casos contra uno de los grandes. Los de Hussein podrán contar con su última incorporación, DeMarco Johnson, que ayudará a Thompson y Triguero en las rotaciones interiores durante las semanas que tarde Fizer en recuperarse.

Hussein tiene claro que el nuevo norteamericano no viene como figura, sino a ayudar, aunque tiene ciertas características comunes con Fizer pues ambos “juegan de espaldas a canasta, pero también pueden abrirse. DeMarco también tiene buena mano para tirar fuera, además ve bien el juego abierto… puede abrir espacios para pasar el balón…”.

Todas las victorias son importantes, pero está claro que los enfrentamientos contra un rival que deberá estar luchando por el mismo objetivo al final de temporada siempre tienen una importancia especial, el que gana suma su victoria y, además, impide que el rival haga lo propio. La liga es larga y los objetivos siempre son revisables sobre la marcha, pero parece claro que, a priori, Polaris y Bruesa juegan en la liga de salvar la categoría.

El equipo que baja los brazos en la ACB lo paga caro. Eso parece deducirse de las palabras de Hussein tras el partido de Vitoria frente al TAU en relación a los malos minutos de su equipo al final del encuentro, en el que el equipo de Perasovic obtuvo una renta excesiva para lo mostrado en el parquet. Para que el cansancio no pueda ser excusa para bajar el ritmo en los últimos minutos será muy importante la aportación del recién llegado Johnson y del recuperado Dragic, que ya dirigió muy bien a su equipo en Vitoria, pese a estar desacertado de cara al aro.

Salvo la añoranza del talento de Fizer y de algo de ayuda en las rotaciones interiores, no parece que hasta ahora el estado de forma de Thompson, y sobre todo de Triguero, deba ser preocupante. Además del buen nivel mostrado en los dos primeros partidos, el joven pívot de Gandía cuajó una actuación deslumbrante en Vitoria. No ocurrió lo mismo con Myers, que tuvo una noche aciaga. El escolta inglés deberá poner hoy todo su talento a disposición de su equipo para que la anotación no se quede en los pobres 65 puntos anotados frente al TAU.

El Bruesa ya se ha estrenado en ACB derrotando al campeón de la pasada Liga ACB, el Unicaja de Málaga, y por un solo punto. En baloncesto todas las ventajas en el marcador pueden ser efímeras, pero si los de Fisac hacen valer su espíruto de la pasada campaña, no será nada aconsejable para los de Hussein confiarse si obtienen una pequeña renta en el marcador. Nadie mejor que el Bruesa sabe que los partidos duran 40 minutos, y ni uno menos.

LAS CLAVES:
La aportación de Johnson. El recién llegado pívot norteamericano no tendrá tiempo para adaptaciones. Su ayuda será fundamental para que el juego interior de Polaris llegue al final del partido descansado y sin personales.

El acierto exterior. Myers estuvo fuera de partido en Vitoria y los bases no anotaron desde el exterior. Risacher anotó los dos únicos triples del Polaris, que terminó con un pésimo 13% de acierto desde los 6,25.

Bruesa, ascensión meteórica

Hace 5 temporadas que nació el club que entrena Porfirio Fisac, quien tomó las riendas del banquillo hace tres años, cuando el equipo militaba en LEB2. En dos años consiguió sendos ascensos, que han llevado al Bruesa a la mejor liga europea. Fisac parece especializado en ascensos. En tres ocasiones ha conseguido llevar a un equipo desde la LEB2 a la LEB. Ocurrió con el Tarragona en la 2001/02, con el Algeciras en la 2002/03 y con el Bruesa en la siguiente campaña. Repitió en el banquillo con los de San Sebastián y ese mismo año volvió a lograr otro ascenso, esta vez a la ACB. Dos jugadores de la actual plantilla le han acompañado desde la LEB2: Uriz y Esteban Martínez. Otros dos más, Smith y Doblas, se mantienen del equipo LEB del año pasado.

Bruesa es un equipo modesto. Su principal virtud en la cancha es el sacrificio máximo y creer en sus posibilidades hasta el último instante. No es su estilo dar por perdido un partido de antemano. De hecho, buena parte de su ascenso a la ACB se fraguó a base de grandes remontadas, defensas axfisiantes y una fe fuera de lo común.

Este año el Bruesa ha conseguido apuntalar su equipo incorporando jugadores ya contrastados en la ACB. En el puesto de base, para acompañar a Uriz, los de Fisac han fichado a Nacho Ordín (CB Granada), un jugador con un gran tiro y varios años de experiencia en la ACB. Para las alas llegó uno de los gemelos Urtasun, Txemi, procendente del descendido Breogán, y el atlético Kammerichs (Akasvayu Girona). Junto a ellos se reparten los minutos los jugadores que permanecen del año anterior, Esteban Martínez y Smith, quien ha debutado en ACB mostrando un buen nivel de juego. En juego interior cuentan con todo un veterano en la ACB, Devin Davis (Fórum Valladolid), un valor seguro, al que acompaña Bradley, directamente llegado desde la NBA (Philadelphia 76ers). El norteamericano empezó la liga poco fino, pero en el último encuentro ya rindió a gran nivel (21 puntos y 9 rebotes). El poderoso Doblas y Amador completan las rotaciones interiores del equipo vasco.

Una versión de esta previa se publica en el diario La Opinión

No hay comentarios: