15 oct. 2006

La solidez defensiva del Polaris derrotó al Bruesa, un rival directo

69-64. Thompson fue el jugador más importante y Ordín el máximo anotador en un partido muy igualado

69 - Polaris World CB Murcia (19+15+19+16): Goran Dragic(0), Risacher (14), Terrell Myers (10), Kevin Thompson(16) y Juanjo Triguero (8) -(cinco inicial)-, Anton Gavel (2), Pedro Robles (13), Xavi Sánchez (0), pedro Fernández (2), Jonson (4) y Brown (0).

64 - Bruesa GBC (18+17+13+16): Devin Davis (8), Ricardo Uriz (0), Smith (5), José Amador (0) y Nacho Ordín (27) -(cinco inicial)-, Txemi Urtasun (7), Bradley (8), David Doblas (0) y Jon Santamaría (0).

Arbitros: García Ortiz, Fernández y Soto. Eliminado por cinco faltas Devin Davis.

Incidencias: Palacio de los Deportes de Murcia, 3.600 espectadores.
La defensa volvió a darle a los de Hussein la victoria, la segunda de cuatro partidos disputados, y las dos jugando en casa. Como dijo Hussein al final del partido “la importancia de este partido es la misma que la del Pamesa, pero no así su transcendencia” pues Bruesa y Polaris están llamados, a priori, a disputarse la permanencia en la ACB. Kevin Thompson fue el jugador más decisivo del partido y Ordín el máximo anotador.

Fisac no pudo contar con Esteban, con lo que salió con dos bases. De paso, intentaba así apretarle las tuercas al máximo al pequeño escolta Myers, letal si se le deja jugar con libertad.

Risacher empezaba acertado de cara al aro, pero las faltas personales le tuvieron muchos minutos en el banquillo durante la primera mitad.

El bisoño base local, Dragic, dirigía bien a su equipo, pero se cargó pronto de faltas, impotente para parar a un inspirado Ordín, que terminó el partido con 27 puntos. Ello forzó a Hussein a jugar de nuevo con Xavi Sánchez y Terrel Myers en la posición de base, pues Gavel tampoco estuvo demasiado inspirado. Fue el escolta angloamericano el que mejor defendió al base del Bruesa, pese a lo que en el segundo cuarto los de San Sebastián aprovecharon para igualar el partido, mientras que su rival realizaba una pobre valoración de 7 en todo el segundo cuarto.

En el tercer cuarto Risacher dio un golpe de timón al partido. La jugada clave fue un tapón estratosférico del alero francés que puso al público en pie, y que ya no dejó de animar en todo el encuentro. Un par de canastas más y varios balones bajo el aro doblados a Thompson por sus compañeros devolvieron la ventaja a los locales.

El juego interior de los de Fisac estaba siendo anulado por los grandes pívots del Polaris. Thompson y Triguero le ganaban la partida a David, Bradley, Doblas y Amador, que se vieron impotentes ante la envergadura de sus rivales, que permitían el tiro lejano, pero nunca la penetración o el juego fácil bajo el aro.


Debutó DeMarco Johnson con el Polaris. No tuvo una gran aportación, pero sumó en varias facetas y no hizo cosas mal hechas en los 13 minutos que disputó. Lo suficiente como para que sus minutos de calidad ayudaran a la victoria de su nuevo equipo.

Tuvo algún pequeño problema el Polaris para defender a Kammerics cuando jugó de 4, pero la manija del partido ya la tenían los polaristas.

Se mantuvo con opciones el Bruesa hasta el último momento gracias a que los jugadores locales siempre terminaban cometiendo sus faltas sobre Ordín, que no erró en ninguno de sus 11 tiros libres.

No fue el base del Bruesa el principal objetivo de la defensa ordenada por Hussein, sino sus hombres interiores, a los que dejaron en un total de 16 puntos y valoraciones casi negativas.

Para Fisac no fue un partido acertado para sus jugadores, y se consolaba pensando que “con los fallos que hemos cometido, sobre todo en defensa con las ayudas y el bajo acierto en tiros de 2, sólo hemos perdido de 5”

Hussein tenía claro la dificultad de mantenerse en esta liga y el esfuerzo que ello implica: “en esta liga nos toca sufrir. Tenemos que acostumbrarnos a jugar con este nivel de ansiedad y a este tipo de partidos, y es difícil ver un buen partido de baloncesto, aunque empieza la liga es normal que nos pese”.

2 comentarios:

kyo dijo...

Cada vez se llena más el Palacio de los Deportes. El próximo Sábado será la prueba de fuego contra el Barcelona.

miguel angel gonzalez dijo...

Está muy bien tu crónica. Estoy muy de acuerdo contigo en lo del tapon de Richacher.
Ahí va la mia
http://www.diariosigloxxi.com/noticia.php?id=17229

saludos