1 jun. 2007

Abrir las defensas

Una frase que últimamente repiten hasta la saciedad los entrenadores que dicen practicar un baloncesto 'moderno' es "abrir las defensas".

En principio la idea es clara. El baloncesto practicado en los últimos años cada vez se hace con mejores defensas, y esas defensas tienden a apostar fuerte por no permitir lanzamientos en las zonas de alto porcentaje, es decir, bajo tableros. Como no se puede hacer todo a la vez, si una defensa se cierra y está muy pendiente de hacer contínuas ayudas y 2x1 con los jugadores interiores tiene que hacerlo a costa de descuidar la línea exterior.

Así, si un equipo cuenta con buenos tiradores exteriores los defensores de esos jugadores deberán poner mucho interés en no dejar tirar a su par, con lo que no podrán hacer demasiadas ayudas al juego interior. Si, además, el 4 del equipo atacante también es un buen lanzador de tiros de tres puntos su par, que ha de ser un 4, también ha de salir hasta la línea de 6,25 para tratar de que no le crucifiquen a base de triples.

Por tanto, en una situación como la descrita sólo quedan para el juego interior los 5 de cada equipo. En principio, en el 1x1 puro bajo canasta tiene las de ganar el jugador atacante, pero si este 5 es un jugador especialmente bueno en el ataque 1x1 se pueden desequilibrar muchos partidos a base de crear amenazas exteriores para que el 5 juegue a placer.

Evidentemente, para hacer una apuesta de este tipo hace falta un 4 que tire muy bien de tres y que esté bien secundado por el perímetro. Unicaja es uno de los equipos que mejor aprovecha esta circunstancia. Cuenta con un 5 dominador (Santiago) y dos 4 que tiran muy bien de tres puntos (Jiménez y Tusek).

Les dejo un par de videos que ilustran parcialmente esta idea. En el primero es precisamente el Unicaja el que sufre su propia medicina, pues lo que intenta su rival es justo atacar a Santiago para forzarle faltas y sacarle del partido, sabedores de lo fundamental del center en el juego de Scariolo. El segundo ilustra el juego dentro/fuera, pero siempre con el resto del equipo muy abierto para que el 5 pueda jugarse su balón en 1x1. Ambos vídeos son cortesía del impagable RJM Blog.





En realidad, no todos los equipos que dicen buscar esta ventaja la aprovechan. El ejemplo más cercano es el Polaris de Hussein, quien siempre habla de la necesidad de abrir las defensas. Sin embargo, pese a los esfuerzos para tener en pista jugadores que le abrieran defensas, sus sistemas no parecían pensados para pasarle balones a los jugadores del puesto de 5 para que se los jugaran en 1x1 (oye, que lo mismo sí, pero lo que es yo no lo ví). Thompson recibía poquísimos balones y Triguero prácticamente ninguno, pues ambos vivían sobre todo de balones doblados o de los pocos rebotes ofensivos que capturaban. Entonces, si no juega para su 5 ¿para qué esa obsesión en abrir las defensas?.