15 may. 2007

Polaris. Balance de la temporada uno a uno

No sé si podré ser objetivo teniéndolo todo tan fresco, pero bueno. Hagamos un repaso jugador a jugador.

Dragic. Suspenso. Tiene una calidad tremenda que muestra a cuentagotas. Gran manejo de balón, talento para correr y penetrar, buena visión del pase genial improvisado, aunque no tanto del juego colectivo. Su inexperiencia y falta de físico le hacían inservible para la ACB esta temporada. Aún me queda la duda de si, pese a todo, no es mejor base hoy en día de lo que demostró. Los pocos buenos partidos que hizo los sacó adelante, aparentemente, olvidándose de las instrucciones conservadoras de Hussesin, siempre tendentes al control y a limitarle el margen de maniobra al zagal. No obstante, si no puede venir un superclase (tipo Ranniko) apostaría por renovarle y tratar de empeza a recoger frutos de la inversión en minutos hecha este año. Sería una lástima desprenderse de él ahora que sólo puede ir hacia arriba. Lo que hizo frente al TAU no es lo mismo que el acierto en el tiro, que se puede tener un día mágico, para hacer esas cosas hay que tener talento, y si pudo hacerlo un día y frente al líder de la ACB, es que puede hacerlo más días.

Gavel. Aprobado. Su rol era el de segundo base y tuvo que asumir el de primero en su año de debut y siendo muy joven. Tiene buena manor para tirar y puede ayudar jugando de dos. Una lástima que su mecánica de tiro no sea perfecta, pues eso puede limitarle su progresión en esa faceta del juego. Estuvo perdidísimo en algunos partidos, pero creo que ha ganado solidez con el paso de los partidos. Es buen defensor, y en algunos minutos le he visto hacer defensas muy buenas, faceta que quizá pueda explotar más teniendo un rol de segundo base, papel que hará muy bien la próxima temporada y, si tuviera que serlo, también un aceptable primer base. Sus ganas de jugar al basket compensaron el peaje por el periodo de aprendizaje.

Vetoulas. Aprobado. Llegó para parchear el puesto de base y lo hizo correctamente. Habría aportado bastante más de haber empezado desde la pretemporada, pues su juego es cerebral, se basa en la dirección, en conocer el juego y a los compañeros, y para eso hace falta tiempo, pero no puede hacer gran cosa en el juego basado en potencial físico, pues el suyo es nulo.

Myers. Aprobado. Alternó rachas maravillosas, en las que se mostró imparable en el lanzamiento exterior, con otras aciagas en las que no veía aro. Su defensa es casi nula, y es una gran hipoteca para su equipo tenerle en pista si no anota con facilidad. Él sólo encauzó varias victorias y sentenció alguna, como la visita a Alicante. Sería injusto no reconocerle éso, pero en la mayoría de partidos fue un lastre. Las lesiones puede que hayan condicionado su rendimiento, pero su ficha es muy alta para que sólo brille en cuatro partidos.

Xavi Sánchez. Sobresaliente. No brilló en la primera parte de la liga, pues no jugó. Al principio, incluso, salía para jugar de base, pues sólo éso le dejaba hacer Hussein. Al final, como cada temporada, como con cada entrenador que ha intentado defenestrarle, cuando ha tenido que jugar lo ha hecho a gran nivel. No es un jugador del perfil que se supone que debía ser Myers, pero que mientras Myers sumaba en cuatro partidos, Xavi lo hace en todos los partidos. Uno de los mejores defensores de la liga, el mejor en correr el contraataque, enorme al atacar las defensas penetrando. Imagino que su discreto acierto en el triple (sin ser malo) le hacen ser visto con malos ojos por algunos de los entrenadores que por aquí han pasado, pues el baloncesto "moderno" no se puede jugar con exteriores que no tiren muy bien de tres. Pero a la hora de la verdad, cuando hubo que poner las pelotas sobre la mesa, dejarse el alma en defensa y jugarse tiros en momentos complicados, ahí estuvo Xavi. Si se hubiera llamado Xavic seguramente no se le habría intentado ningunear como se le ha hecho más de una vez. Enorme.

Stacey. Sobresaliente. Llegó como parche temporal por la lesión de Robles, pero sacó muchas castañas del fuego. Defendió muy bien (no le recordaba yo tan buen defensor) y jugó muy inteligente, ayudando de forma decisiva a conseguir la permanencia. Habría que haberle visto toda la temporada para hacer una valoración con más datos. Tal vez lo que vimos en Murcia fue una buena racha y en 34 partidos no habría estado tan bien, pero el caso es que en los que jugó sí que lo estuvo y justo es valorarlo con sobresaliente.

Risacher. Notable. Hizo una primera vuelta fantástica, pero Hussein no quiso sacar a Xavi ni a Brown y le quemó al hacerle jugar treinta y tantos minutos. En la segunda vuelta fue notorio su bajón (físico, seguramente), pero al pasar a jugar menos minutos en el tramo final (gracias a Stacey) y tras descansar dos semanas volvió a su nivel contra el ViveMenorca.

Brown. Sin calificar. Jugó poquísimo. Demasiado poco como para poder tener confianza y continuidad.

Robles. Notable. Me sorprendió con su defensa, que no con su letal tiro. No pensé que pudiera defender a un nivel muy digno como hizo y, al tiempo, ser un martillo pilón en el lanzamiento exterior. Ha terminado como segundo mejor triplista de la ACB. Sacó también unas cuantas castañas del fuego cuando Myers desaparecía en combate, y fueron unas cuantas desapariciones.

Fizer. Sobresaliente. Es el mejor jugador de baloncesto que se ha enfundado jamás la camiseta del CB Murcia (o como se llame ahora). Absolutamente bestial e imparable en ataque. Nadie en la ACB le puede parar. Su único problema fue él mismo, en unos momentos por exceso de ansiedad y prisas por demostrar su valía, y en otros por descuidar la defensa, unas veces, y por no entender bien la defensa colectiva europea, en otras ocasiones. Al final, aunque bastante al final, hasta demostró que tiene capacidad para defender bien y terminó adaptándose bastante bien al juego colectivo. Si las lesiones y sus prisas no le hubieran frenado en ese proceso de adaptación el día del Menorca, e incluso el del Alicante, habrían sido partidos de trámite.

Triguero. Notable. Empezó a un nivel muy bueno, dando un paso al frente cuando se le necesitó por la lesión de Fizer. Gran reboteador y con gran talento físico para aprovechar los balones doblados que le llegan, aunque aún no puede buscársele para jugarse balones. Mediada la liga se relajó en parte y también tuvo problemas de lesiones en los tobillos. En el último tramo se dió cuenta él mismo de hasta donde puede llegar su poder intimidador, aunque en ataque aún está verde (me pregunto si hace trabajo específico de mejora de juego de pies y tiro, por ejemplo, pero me tendré que quedar sin saberlo pues desde principio de temporada tengo prohibido el acceso a los entrenamientos).

Thompson. Sobresaliente. Un profesional como la copa de un pino. Se pega unas palizas tremendas a trabajar para el equipo. El suyo es un trabajo normalmente gris, aunque tiene recursos suficientes para poder buscarle si hace falta que se la juegue por dentro. Los años le hicieron empezar la liga flojo y desfondarse alguna vez cuando tuvo que jugar casi todo el partido. El Polaris no ganó ni un sólo partido de los que él no pudo jugar. Pese a lo oscuro de su trabajo finalizó entre los diez mejores reboteadores (6,7 rebotes por partido), el 11 en tapones, el sexto en tiros de 2 (62%). Y dicen que está viejo. Yo quiero ser así de viejo.

Oscar García. Notable. Ni el propio Hussein lo conocía. Tuvo que pasar media temporada viéndole entrenar para darse cuenta de que podía aportar cosas al equipo, especialmente una vez perdida la confianza en Pedro Fernández. Tiene un tiro de tres muy interesante y unas pelotas (diría Comas) como las del caballo de Espartero. Lo suyo no es precisamente el fino estilismo. Intensidad lo llaman los técnicos finos, pero al modo de Comas queda más claro qué es lo suyo, y aportar eso es vital en un equipo, tanto en los partidos como en los entrenamientos (sólo pude verle una vez, antes de que me echaran, y es tremendo).

Pedro Fernández. Suspenso. Una lástima lo de este chaval. Me cae muy bien. Lo conocí una noche en Sevilla, en la que iba de copas con Corrales recién acabada la liga, y me contó su sueño de jugar con el Murcia en ACB. Tuvo una oportunidad de oro que no supo aprovechar. Tiene un cuerpo fantástico pero se apoca cuando se acerca al aro, parece tener miedo y tiene un vicio letal para un pívot: siempre baja el balón al recibir y tarda en ir a por el aro. Tuvo un amago de salir adelante por mitad de liga, pero fue sólo un amago. Me duele, pero mal, muy mal.

Hussein. Aprobado. A punto estuvo de llevarse el equipo a la LEB sólo por orgullo. Su empecinamiento en que fueran 'sus titulares' los que se jugaran siempre los minutos importantes, estuvieran bien o no, le restó potencial a su equipo. Le faltó cintura. Cuando Myers y Risacher no estaban finos y la segunda unidad sacaba las castañas del fuego Hussein volvía a su esquema prefijado, y sentaba a los jugadores que le estaban ganando el partido para que con los titulares el rival volviera a la vida. El encuentro del ViveMenorca fue el ejemplo paradigmático. Tras sacarle 16 puntos al rival en el segundo cuarto, en el tercero vuelve al quinteto incial en lugar de tratar de machacar al rival con los que estaban finos en el segundo cuarto. En su favor hay que reconocer la capacidad de mentalización de jugadores en momentos difíciles, el poner a su favor partidos en los que las circunstancias eran adversas (plaga de lesiones y similares) y sus frases de rueda de prensa (aunque considere a la prensa un mal necesario). Imperdonable el intento de defenestración de Xavi, quien luego, siempre humilde, tuvo que salvarle partidos y el puesto cuando vinieron mal dadas. Planteó bien algunos partidos, pero fue incapaz de reaccionar en otros. Tal vez no supo sacarle partido a la plantilla y jugar con 10 jugadores, y en el baloncesto del siglo XXI en la ACB ya no se puede jugar con ocho.

2 comentarios:

perezososanchez dijo...

De acuerdo en casi todo, aunque tengo algunas puntualizaciones:

1. Xavi de sobresaliente me parece excesivo. Hay que reconocer su importancia en los últimos partidos, en los que como casi siempre, sacó las castañas del fuego. Pero también le recuerdo una jugada al principio de la temporada, que le llegó un balón franco para un triple frontal, y lo dobló a Myers, que la perdió. Eso no es de jugador ACB. Yo lo dejaría en un notable.
2. Myers aprobado también es demasiado. Inconstante y, con menos problemas de lesiones que Fizer, no dio ni el 10% de lo que se le presuponía por caché. Yo le suspendería.

En las demás notas con sus más y menos coincido. Y yo a Dragic no me lo quedaba otro año ni de coña. Le queda un año de 30 minutos por partido en LEB. Y menos todavía cedido.

Pero vamos, que opiniones son opiniones

Juan Carlos García dijo...

Querido Perezoso. Si te fijas a Brown no lo he calificado, por falta de minutos. Pues el Xavi de los primeros 27 partidos jugó aún menos, y no le pienso tener en cuenta un No rendimiento que no es culpa suya. Cuando jugaba en esa parte lo hacía sólo un rato, como parche, y sus instrucciones eran no tomar responsabilidades que no eran para él, y que el balón a Myers, que era el referente y todo eso. Cuando llegó el final de liga le dijo Hussein eso del digo y el diego y que él era importante (cuando antes le había dicho que "total, para lo que vas a jugar en este equipo..."). Entonces Xavi se jugó balones, arriesgó al penetrar, y todo lo demás. Y en esa parte me parece el jugador clave, junto a Stacey y Fizer para ganar los últimos partidos que se ganaron.
Si tienes tiempo y hay forma de localizar los datos te propongo que mires los parciales del equipo en ese tramo final con Xavi en pista y fuera de ella. A ojo me sale que según el partido hacía de +5 a +10.

Respecto a Myers, le pongo un aprobado porque él solito (casi) ganó un par de partidos y ayudó mucho en otros dos o tres. Para un equipo que se ha salvado con 13 victorias que un sólo tio pueda llevar en sus espaldas de 2 a 4 de esas victorias creo que vale un aprobado. Cabreado y raspado, pero aprobado.