12 may. 2007

Un partido que se decidirá por detalles

Nadie espera que el partido de esta noche sea un dechado de virtuosismo técnico. Es un choque de los que no hay que perderse, pero más bien por todo lo que se juegan los equipos. En los primeros minutos ninguno arriesgará más de la cuenta. Casas y Hussein procurarán que en el primer cuarto su rival no consiga una ventaja considerable, aunque sea a costa de hipercontrolar el ataque propio.

Las defensas apretarán como nunca y el pulso para lanzar a canasta tardará en afinarse. El equipo que consiga alargar más una pequeña racha de acierto frente al aro rival tendrá ganada buena parte del partido. El final se prevé muy apretado, en el que cada posesión deba cuidarse al máximo y los pequeños errores se conviertan en la llave del partido.

El Polaris juega ahora con más soltura cuando coinciden en cancha Xavi Sánchez, Stacey y Fizer
Gavel deberá estar muy atento a las eléctricas penetraciones de Vasiljevic y a su facilidad para doblar balones, aunque el base también es peligroso en el lanzamiento triple. Los hombres altos deberán ayudar al base polarista para que Vasiljevic no penetre con facilidad, pero Fizer no podrá desatender demasiado su vigilancia a Moss, muy habilidoso en las distancias cortas cuando consigue recibir un balón cerca del aro rival.

Otro jugador peligroso desde el perímetro es Bazdaric, letal cuando está inspirado en el lanzamiento, faceta que realiza con gran rapidez y perfección técnica. Últimamente viene saliendo desde el banquillo, con lo que es presumible que deba emparejarse muchos minutos con Xavi Sánchez, el capitán polarista que, como cada temporada, termina siendo fundamental para su equipo. Su capacidad defensiva y velocidad en el contraataque será vital para marcar diferencias.

Uno de los refuerzos de fin de campaña del equipo menorquín es el trotamundos Shirley, un jugador que sólo ha disputado siete partidos con su equipo, pero cuya presencia ha coincidido con la remontada del equipo de Ricard Casas.

No obstante, lo más probable es que la clave principal del partido esté en el rendimiento de Fizer en el juego colectivo. No es un gran defensor, pero ha demostrado que puede defender a buen nivel cuando se mentaliza para ello. Su acierto en ataque está casi garantizado, salvo que la ansiedad le lleve a precipitarse y a entrar en una espiral de desacierto.

Otro aspecto crucial lo marcará el nivel que ofrezca el primer quinteto del Polaris. En los últimos partidos la desaparición de Myers y cierto bajón de Risacher ha limitado las opciones polaristas, que juegan ahora con más soltura cuando coinciden en cancha, y saliendo desde el banquillo, Xavi Sánchez, Stacey y Fizer.

En condiciones normales el Polaris sería claro favorito, pero el de esta noche no es precisamente un partido que se juegue en condiciones normales.

Sólo dos resultados dan la permanencia al Polaris

Aunque son cuatro los equipos actualmente empatados a 12 victorias sólo hay dos combinaciones en los resultados de esta última jornada de liga que darían la permanencia al Polaris. El primero, claro está, es la victoria ante el ViveMenorca, lo que daría la permanencia al Polaris y dejaría al ViveMenorca a merced de lo que ocurra en Gran Canaria con el Etosa Alicante. De perder Alicante frente al Gran Canaria serían los alicantinos los que bajarían a la LEB, ya que tienen el peor balance de partidos ganados frente a todos los equipos con los que podría empatar a victorias. De ganar Alicante y perder el Polaris, sería el equipo murciano el descendido ya que, aunque el Valladolid cayera ante el Winterthur F.C. Barcelona, los pucelanos tienen ganado el basketaverage a los murcianos.

En definitiva, al Polaris sólo le vale ganar su partido o bien que Alicante pierda en Gran Canaria. No será raro, por tanto, ver en las gradas del Palacio a muchos aficionados con los ojos puestos en la pista pero atentos a escuchar lo que los transistores vayan contando desde las Islas Canarias.

No hay comentarios: