25 nov. 2007

El coraje del Polaris no compensa su falta de acierto frente al Real Madrid

62 - Polaris World CB Murcia (14+14+14+20): Gavel (4), Risacher (3), Thomas (14), Triguero (12), Kammerichs (5) -cinco inicial-, Robles (3), Hunter (10), Fajardo (2), Reiner (8) y Opacak (1).

65 - Real Madrid (23+12+16+14): Raúl López (11), Pelekanos (3), Papadopoulos (11), Smith (11), Hevelle (5), Hamilton (1) -cinco inicial- Reyes (15), Mumbrú (0), Tunceri (3) y Bullock (5).
No le valió al Polaris el esfuerzo realizado en la segunda parte para remontar un partido que se le había torcido por su falta de acierto en el tiro exterior. Excelente la intensidad final de los murcianistas pese a la derrota y a echarse de menos más anotación por parte de los jugadores importantes.

El Real Madrid inició el partido guardándose efectivos en el banquillo y aguantó el intento inicial de los locales de tomar ventaja en el marcador, para pasar a marcar las primeras distancias ya con sus pesos pesados en cancha (14-23 al final del primer cuarto).

La segunda unidad del Polaris se lo puso más dificil al equipo de Joan Plaza, que mantuvo la ventaja en el marcador gracias a su superioridad en el rebote ofensivo.

No encontraban los de Hussein el modo de recortar la ventaja madridista, limitándose a intercambiar canastas y fallos con el Real Madrid, que se sentía cómodo en el margen de los diez puntos de ventaja.

A fuerza de coraje los murcianistas acortaron ventajas en el marcador en los últimos minutos, situándose a sólo un punto a falta de menos de un minuto para la finalización del partido. Pero a Raül López no le tembló el pulso en las dos últimas jugadas del partido, en las que anotó un triple y dos tiros libres decisivos.

La figura:
Raül López. Aunque no estuvo especialmente acertado durante tres cuartos de partido anotó ocho de los 14 puntos de su equipo en el último cuarto, sin fallar en los momentos decisivos cuando su equipo estaba atascado en ataque.

CRÓNICA DE VESTUARIOS

Hussein: “No se le puede poner ningún pero al equipo”

Pese a la cara de circunstancias tras haberse quedado su equipo con la miel en los labios, Hussein quiso empezar la rueda de prensa dedicando palabras de elogio a sus jugadores y reconocer la dificultad del agónico intento final de remontada. “Hemos estado abajo mucho tiempo y así es difícil. En cuanto a actitud, mentalidad y esfuerzo no se le puede poner un pero al equipo”. Los minutos iniciales son los que suelen marcar la dinámica de los partidos, así lo reconocía Hussein, si bien “llevamos el partido a 70 o 75 puntos y tuvimos cierto control sobre el rebote, aunque el problema fue el tiro exterior, dispusimos de buenas ocasiones de tiro, movimos bien el balón pero no acertamos en el lanzamiento, lo que les permitió marcharse en el marcador”, afirmó el entrenador del Polaris.

Las faltas fueron otro de los problemas que mermaron al conjunto polarista de cara a intentar dar la vuelta al partido. “Nos hizo daño la segunda falta de Triguero, así como las de los aleros, pues eso hace que el jugador no tenga continuidad y pierda confianza”. No quiso ir mucho más allá Hussein en el análisis del trabajo arbitral, aunque no pudo dejar de reconocer que por parte del Real Madrid “el uso de las manos fue contínuo, parece que hay cierta bula”, reprochó el técnico, para quien la segunda parte de su equipo mereció mejor valoración. “En el tercer cuarto jugamos con una desventaja de 10 puntos, fue cuando peor estábamos en cuanto a fé, salvo Thomas, pero desde el banco no encontrábamos quien rompiera el partido”.

En el último cuarto a punto estuvo el Polaris de dar la vuelta al marcador a fuerza de coraje, tras certificar que ofensivamente el equipo estaba demasiado atascado. “Presionamos para cambiar la sintonía y nos salió bien. Al final algún detalle defensivo o, simplemente, algo más de acierto en el tiro nos ha faltado, pues un 22% en triples es una rémora”, sentenció Hussein, quien supo reconocer la calidad individual de la plantilla madridista, en la que cuando no es un jugador el que hace daño es otro. En esta ocasión fue Raül López el verdugo del Polaris en los últimos instantes. “Es un tema de calidad individudal. Intentamos controlar las situaciones pero en el Madrid siempre hay alguien que puede sentenciar”, reconoció Hussein, al tiempo que admitía que a su equipo le falta a veces “capacidad para anotar. Echamos en falta la aportación de algún jugador que nos pueda dar anotación o, al menos en el día de hoy, haber estado algo más acertados”, finalizó el técnico del Polaris.

Plaza: “Este equipo puede dar alguna sorpresa”

Plaza también quiso felicitar el trabajo de los jugadores locales y no quiso en ningún momento buscar excusas para lo apretado del marcador. “Ha sido un partido importante porque jugamos 48 horas antes y contra un equipo como el Barcelona. Así es fácil relajarse. Salimos tensos para controlarles, pero han hecho un gran esfuerzo final. Estamos muy contentos de ser el primer equipo que gana aquí en muchos meses. El Polaris es un buen bien entrenado y animado desde la grada, puede que de alguna sorpresa esta temporada, esta cancha cada vez es más difícil de ganar. Hemos ido a peor al final pero porque ellos tienen buenos jugadores y han podido entrar en el partido”, afirmó Plaza, quien también reconoció la dificultad que suponía para su rival ir todo el partido a remolque, como les ocurrió a ellos apenas un par de días antes, ya que “contra el Barcelona no nos pusimos arriba y al final es normal no llegar, pues las piernas pesan y el acierto baja”, valoró el técnico madridista.