4 nov. 2007

El Polaris busca su rumbo frente a un gran Akasvayu

El equipo de Hussein pierde fuera de casa lo que logra dentro mientras que el Akasvayu está jugando a un nivel altísimo
Polaris: Thomas (13), Hunter (9), Opacak (55), Fajardo (12), Triguero (5).
Banquillo: Gavel (4), Robles (6), Marco (8), Risacher (10), Kammerichs (15), García (14) y Reiner (25).
Entrenador: Manuel Hussein
Akasvayu: Sada (8), San Emeterio (19), Stevenson (4), Drobnjak (20), Gasol (33) Banquillo: Middleton (44), Radenovic (55), Cvetkovic (5), Vroman (7), McDonald (10), Montañez (18).
Árbitros: Juan Carlos Mitjana (nº 10), Antonio Rafael Conde (nº 27) y Carlos Peruga (nº 31).
Palacio de Deportes de Murcia. 12.30 h.
El Polaris World Murcia anda algo perdido. La buena imagen que muestra en casa la emborrona fuera, donde ya parecen habituales las ‘pájaras’, totales o momentáneas, que le hacen terminar regalando el partido al rival de turno. El equipo que visita esta mañana el Palacio de Deportes es un grandísimo Akasvayu Girona, que llega en un excelente momento de forma, colíder y al que sólo un soberbio Lakovic le hizo perder la imbatibilidad la semana pasada frente al AXA Barcelona. Mal rival para que el equipo de Hussein vaya decidiendo su rumbo y quién toma los galones en la pista.

Durante la pretemporada y el inicio de liga el equipo de Hussein parecía un conjunto basado en un alto ritmo de juego y defensa presionante, en el que todos aportaban y repartían minutos de forma igualitaria. Con el transcurso de las jornadas el juego se parece más al de temporadas anteriores, predominando los ataques largos y controlados y la defensa fuerte pero cerrada, pasando de las rotaciones igualitarias a que varios jugadores acaparen muchos minutos. Sin embargo, esta fórmula tampoco parece funcionar del todo, como se desprende incluso de las declaraciones que realizó Hussein tras el partido frente al Gran Canaria, en las que afirmaba que Triguero llegó al final del partido con muchos minutos jugados y el joven Marco tuvo que dejar protagonismo a un Thomas que no estaba fino en la dirección de equipo: "senté a Juanjo Triguero porque ya no podía ni con su alma. Los mejores minutos en pista han sido tanto con él como con Marco en la dirección. Seguramente tenía que haberle dado más minutos al chaval, que lo ha hecho muy bien", reconocía el técnico grancanario.

El Polaris ha pasado de las rotaciones igualitarias a que varios jugadores acaparen muchos minutos, aunque esta fórmula tampoco parece funcionar del todo
El Akasvayu con el que hoy se las verá el Polaris viene en un excelente estado de forma aunque con las dudas de su estrella, Marc Gasol, sin entrenar en toda la semana por un golpe en el gemelo, y McDonald, aquejado de fascitis plantar. El equipo de Pedro Martínez es cólider, empatado con un soberbio DKV Joventud. Sólo ha perdido un partido, la semana pasada contra el equipo de más presupuesto de la ACB, el AXA Barcelona de Lakovic, artífice de la apuradísima victoria barcelonista merced a un partido soberbio del base que se decidió en la prórroga.

Por parte de los de Hussein el jugador más regular y en mejor estado de forma es Juanjo Triguero, quien está promediando 10,4 puntos y 7 rebotes para 18 puntos de valoración media. El resto del equipo funciona a rachas. Thomas (10 puntos y 4 asistencias de media) sólo ha brillado en un par de partidos, Fajardo sólo jugó bien frente al MMT Estudiantes y Hunter (11 puntos por partido) se muestra como el resto del equipo, inconstante y sin terminar de explotar. Será precisa más aportación y regularidad en los hombres de Hussein para lograr el número de victorias necesario para mantener la categoría.


Akasvayu, un grande en estado dulce de juego

LAS CLAVES
Mejorar las rotaciones. Hussein ha pasado de rotar mucho a abusar de algunos jugadores. Aún debe encontrar el equilibrio y terminar de definir los roles de este equipo que a veces parece a la deriva.
Mejorar la regularidad. Los partidos de fuera de casa se vienen escapando al Polaris por una ‘pajara’ de varios minutos. Contra Akasvayu no podrá permitirse ni dos minutos malos.
Bajar el ritmo de partido. Akasvayu anota una media de 85 puntos por su ritmo y su juego ofensivo. Para tener opciones Hussein tratará de bajar las revoluciones del partido para llevarlo a la frontera de los 70 puntos.
Ya nadie duda de que el Akasvayu se ha convertido en uno de los grandes de la ACB. El equipo entrenado por Pedro Martínez ha empezado la liga a gran nivel, aprovechando su buena plantilla y la permanencia de buena parte del bloque de la pasada campaña. Ahora es colíder empatado con el DKV Joventut y con sólo un partido perdido. Akasvayu juega a un gran ritmo, defiende con intensidad extrema en los momentos clave del partido y muestra gran talento atacante (85 puntos de media), para un gran juego colectivo (97 de valoración por partido). Hussein tiene claro que con el nivel ofensivo actual de su equipo deberá bajar el ritmo de partido y situar el tanteador en torno a los 70 puntos para tener opciones de victoria.

Dos jóvenes jugadores de los que siguen en Akasvayu son ahora aún mejores jugadores que hace un año. El Campeón del Mundo Marc Gasol, con apenas 22 años, ha madurado gracias a la confianza que le han dado tanto en la Selección Nacional como en Girona y que no pudo encontrar en Barcelona. Ya es un jugador dominador bajo tableros, fuerte en defensa y rebote, intimidador, buen pasador, inteligente, con buena mano para tirar y excelentes movimientos de pies, una virtud cada vez más rara de encontrar en los pívots españoles. Un jugador total que, a buen seguro, disputa su última campaña en la ACB antes de seguir los pasos de su hermano Pau en la NBA. El otro jugador que ha crecido es Sada, un base de 23 años todo pundonor y talento físico, capaz de hacer defensas presionantes, robar balones, correr el contraataque, asistir o incluso rebotear gracias a su potente salto.

San Emeterio y McDonald son otros de los jugadores de perímetro que siguen del año pasado. El escolta santanderino ya fue una pieza clave en la pasada temporada y tratará de volver a serlo en ésta. El veterano base McDonald está curtido en mil batallas y no duda en reclamar la última bola de partido y jugársela con inteligencia cuantas veces sea necesario, además de defender en toda pista como el que más cuando es preciso.

Otro de los veteranos que siguen es el sorprendente Middleton, quien con la friolera de 41 años aún es capaz de jugar minutos de excelente nivel mientras su equipo espera a que el serbio Drobnjak despierte y se parezca algo más al gran jugador de la pasada Euroliga con el Partizán en lugar de al desangelado que hipotecó al TAU hace un par de temporadas. Jackson Vroman, ex del Gran Canaria, es otra de las incorporaciones en el juego interior de este Akasvayu aspirante a todo, aunque el norteamericano no está rindiendo a gran nivel de momento. Quien parece que sí va a más es el alero Cvetkovic, procedente del FMP Zeleznik, quien ha de repartirse minutos en las alas con Montáñez y el norteamericano Stevenson.