25 nov. 2007

El coraje del Polaris no compensa su falta de acierto frente al Real Madrid

62 - Polaris World CB Murcia (14+14+14+20): Gavel (4), Risacher (3), Thomas (14), Triguero (12), Kammerichs (5) -cinco inicial-, Robles (3), Hunter (10), Fajardo (2), Reiner (8) y Opacak (1).

65 - Real Madrid (23+12+16+14): Raúl López (11), Pelekanos (3), Papadopoulos (11), Smith (11), Hevelle (5), Hamilton (1) -cinco inicial- Reyes (15), Mumbrú (0), Tunceri (3) y Bullock (5).
No le valió al Polaris el esfuerzo realizado en la segunda parte para remontar un partido que se le había torcido por su falta de acierto en el tiro exterior. Excelente la intensidad final de los murcianistas pese a la derrota y a echarse de menos más anotación por parte de los jugadores importantes.

El Real Madrid inició el partido guardándose efectivos en el banquillo y aguantó el intento inicial de los locales de tomar ventaja en el marcador, para pasar a marcar las primeras distancias ya con sus pesos pesados en cancha (14-23 al final del primer cuarto).

La segunda unidad del Polaris se lo puso más dificil al equipo de Joan Plaza, que mantuvo la ventaja en el marcador gracias a su superioridad en el rebote ofensivo.

No encontraban los de Hussein el modo de recortar la ventaja madridista, limitándose a intercambiar canastas y fallos con el Real Madrid, que se sentía cómodo en el margen de los diez puntos de ventaja.

A fuerza de coraje los murcianistas acortaron ventajas en el marcador en los últimos minutos, situándose a sólo un punto a falta de menos de un minuto para la finalización del partido. Pero a Raül López no le tembló el pulso en las dos últimas jugadas del partido, en las que anotó un triple y dos tiros libres decisivos.

La figura:
Raül López. Aunque no estuvo especialmente acertado durante tres cuartos de partido anotó ocho de los 14 puntos de su equipo en el último cuarto, sin fallar en los momentos decisivos cuando su equipo estaba atascado en ataque.

CRÓNICA DE VESTUARIOS

Hussein: “No se le puede poner ningún pero al equipo”

Pese a la cara de circunstancias tras haberse quedado su equipo con la miel en los labios, Hussein quiso empezar la rueda de prensa dedicando palabras de elogio a sus jugadores y reconocer la dificultad del agónico intento final de remontada. “Hemos estado abajo mucho tiempo y así es difícil. En cuanto a actitud, mentalidad y esfuerzo no se le puede poner un pero al equipo”. Los minutos iniciales son los que suelen marcar la dinámica de los partidos, así lo reconocía Hussein, si bien “llevamos el partido a 70 o 75 puntos y tuvimos cierto control sobre el rebote, aunque el problema fue el tiro exterior, dispusimos de buenas ocasiones de tiro, movimos bien el balón pero no acertamos en el lanzamiento, lo que les permitió marcharse en el marcador”, afirmó el entrenador del Polaris.

Las faltas fueron otro de los problemas que mermaron al conjunto polarista de cara a intentar dar la vuelta al partido. “Nos hizo daño la segunda falta de Triguero, así como las de los aleros, pues eso hace que el jugador no tenga continuidad y pierda confianza”. No quiso ir mucho más allá Hussein en el análisis del trabajo arbitral, aunque no pudo dejar de reconocer que por parte del Real Madrid “el uso de las manos fue contínuo, parece que hay cierta bula”, reprochó el técnico, para quien la segunda parte de su equipo mereció mejor valoración. “En el tercer cuarto jugamos con una desventaja de 10 puntos, fue cuando peor estábamos en cuanto a fé, salvo Thomas, pero desde el banco no encontrábamos quien rompiera el partido”.

En el último cuarto a punto estuvo el Polaris de dar la vuelta al marcador a fuerza de coraje, tras certificar que ofensivamente el equipo estaba demasiado atascado. “Presionamos para cambiar la sintonía y nos salió bien. Al final algún detalle defensivo o, simplemente, algo más de acierto en el tiro nos ha faltado, pues un 22% en triples es una rémora”, sentenció Hussein, quien supo reconocer la calidad individual de la plantilla madridista, en la que cuando no es un jugador el que hace daño es otro. En esta ocasión fue Raül López el verdugo del Polaris en los últimos instantes. “Es un tema de calidad individudal. Intentamos controlar las situaciones pero en el Madrid siempre hay alguien que puede sentenciar”, reconoció Hussein, al tiempo que admitía que a su equipo le falta a veces “capacidad para anotar. Echamos en falta la aportación de algún jugador que nos pueda dar anotación o, al menos en el día de hoy, haber estado algo más acertados”, finalizó el técnico del Polaris.

Plaza: “Este equipo puede dar alguna sorpresa”

Plaza también quiso felicitar el trabajo de los jugadores locales y no quiso en ningún momento buscar excusas para lo apretado del marcador. “Ha sido un partido importante porque jugamos 48 horas antes y contra un equipo como el Barcelona. Así es fácil relajarse. Salimos tensos para controlarles, pero han hecho un gran esfuerzo final. Estamos muy contentos de ser el primer equipo que gana aquí en muchos meses. El Polaris es un buen bien entrenado y animado desde la grada, puede que de alguna sorpresa esta temporada, esta cancha cada vez es más difícil de ganar. Hemos ido a peor al final pero porque ellos tienen buenos jugadores y han podido entrar en el partido”, afirmó Plaza, quien también reconoció la dificultad que suponía para su rival ir todo el partido a remolque, como les ocurrió a ellos apenas un par de días antes, ya que “contra el Barcelona no nos pusimos arriba y al final es normal no llegar, pues las piernas pesan y el acierto baja”, valoró el técnico madridista.

24 nov. 2007

El Polaris se aferra a su fortaleza como local para intentar ganar al Real Madrid

Polaris: Thomas (13), Gavel (4), Hunter (9), Kammerichs (15), Triguero (5).
Banquillo: Gavel (4), Robles (6), Marco (8), Risacher (10), , García (14), Opacak (55), Fajardo (12), y Reiner (25).
Entrenador: Manuel Hussein
Real Madrid: Tunçeri (19), Bullock (22), Mumbrú (15), Reyes (9), Papadopoulos (14).
Banquillo: Pelekanos (5), Smith (7), Sekulic (8), Hervelle (17), Llull (23), López (24) y Hamilton (4)
Entrenador: Joan Plaza
Árbitros: Pérez Pizarro-Murgui-Pérez Niz
Palacio de Deportes de Murcia. 20.00 horas (La 2)
Con el Real Madrid como rival y las cámaras de TVE como testigos el Polaris tiene esta noche una buena ocasión de demostrar si es tan fuerte en casa como muestra en sus buenos momentos de juego o si hay que ir pensando que la ‘pájara’ que le sobreviene en algún momento de cada partido es ya parte de la plantilla.

El Real Madrid llega al Palacio de los Deportes de Murcia como colíder en la ACB, empatado con el DKV Joventut y AXA Barcelona a siete victorias y una derrota, con una racha de 10 victorias seguidas rota hace apenas un par de días por el AXA Barcelona en Euroliga, en un gran partido que debería haber desgastado físicamente a los madridistas, ya con todos sus efectivos una vez reincorporado Hamilton a las rotaciones de Joan Plaza. El Polaris, por su parte, figura en mitad de la tabla con cuatro victorias y cuatro derrotas, con Jared Reiner como único jugador tocado, si bien se espera que sus molestias en la rodilla no le impidan participar en este choque.

El Polaris de Manolo Hussein parece abonado a perder a domicilio lo que gana en casa. Y así, por poco que se hagan unas cuentas básicas, parece difícil mantener la categoría. Si la permanencia se sitúa en torno a las 14 victorias y son 17 los partidos que se juegan en casa, ello quiere decir que además de tener que ganar a todos los equipos no candidatos al título el Polaris debería ganar también a alguno que otro de los grandes. Complicada tarea parece ésa para un equipo que se muestra incapaz de ganar un partido en cuanto se monta en el autobús del club. Hoy juega en casa, pero el rival es el Real Madrid. Complicada misión la de ganar a uno de los equipos más en forma de la ACB, pero lo que espera a continuación no parecen tampoco compromisos fáciles, pues toca el DKV Joventut en Badalona y el TAU en el Palacio de Deportes.

Del equipo de Hussein preocupa que hoy sea capaz de mantener durante todo el encuentro el buen ritmo y nivel de juego que suele mostrar en los inicios de partido, pues igual que suele empezar fuerte, tiende a desinflarse cuando pasan los minutos, especialmente cuando Juanjo Triguero pasa por el banquillo o acusa el esfuerzo físico. Cuando el pívot de Gandía se muestra dominador en defensa su equipo crece muchísimo, pero desde el banquillo no suelen llegar soluciones cuando hay que dar descanso al máximo reboteador de la ACB y al resto de miembros del quinteto inicial. Los jugadores de banquillo deberían dar un paso al frente, pues la pérdida de equilibrio cuando desaparece todo el quinteto inicial es palpable. Es consciente Hussein de las lagunas de su equipo en determinados momentos de partido cuando reconoció en rueda de prensa que su equipo tiene que “intentar que esos momentos malos que siempre tenemos –y que tienen todos los equipos-, no se alarguen demasiado”, pues es consciente de que el Real Madrid no perdonaría si se le dan facilidades, pues “una cosa es tener cuatro o cinco minutos malos ante un equipo de tu nivel, pero si lo hacemos ante el Real Madrid se te abre mucho el partido. Debemos intentar que las lagunas que tenemos en algún momento o que no sean o que sean lo más cortas posibles”, además de “empezar bien, sobre todo por un aspecto mental, que también sería un toque de atención al Madrid”, reconoció el preparador del Polaris.

No cuenta Hussein con que el esfuerzo físico realizado por el Real Madrid en su encuentro de Euroliga le pueda pasar factura, ya que “el Madrid es un equipo que está acostumbrado a jugar tres partidos a la semana. De hecho, su plantilla se lo permite porque es muy amplia y para ellos no es nada nuevo. Es un equipo que atesora una rotación muy grande de jugadores, todos ellos con una gran calidad”, manifestó el entrenador polarista.
Pese a ello, no descarta Hussein que su equipo pueda sorprender al colíder de la ACB, pero para además de dominar el rebote defensivo ha de lograr “que ellos no nos impongan el ritmo del partido” y que los jugadores sean solidarios para superar “al Madrid con una buena defensa de equipo, donde nadie escatime un esfuerzo en un momento dado. Aún así, Bullock te puede salir del banquillo y meterte tres triples. Pero, estoy convencido de que tenemos nuestras opciones”, declaraba Hussein en la mañana de ayer.

Real Madrid, conjuntado y brillante
LAS CLAVES
Rebote defensivo. No darle segundas opciones a Reyes y compañía será fundamental, pues el Real Madrid es muy pelibroso en el rebote de ataque, letales para el equipo que defiende. Triguero es el mejor reboteador de la ACB, pero hoy necesitará ayuda.

Solidez física. El Polaris suele desfallecer en el tercer cuarto, y el Real Madrid jugó un intensísimo partido de Euroliga hace menos de 48 horas. Si nadie rompe el partido el que llegue más entero al último cuarto tendrá medio partido ganado.

Equilibrio en las rotaciones. En partidos anteriores Hussein comenzó las rotaciones con el partido muy avanzado y una buena renta en el marcador, que se esfumaba al entrar la segunda unidad y perderse el equilibrio. Sería letal darle al Real Madrid esa ventaja.

El Real Madrid de Joan Plaza apenas ha realizado unos retoques en la plantilla que se proclamó campeona de liga en la pasada campaña. Los griegos Papadopoulos y Pelenakos llegaron con la intención de dar consistencia en el puesto de ‘5’, en el caso del primero, y de reforzar las rotaciones de los aleros en el segundo. Por lo demás, la plantilla es idéntica, todos se conocen a la perfección y se complementan perfectamente dirigidos desde el banco por Joan Plaza, quien ha sabido repartir el protagonismo y hacer que el equipo tenga sus referentes y, al mismo tiempo, todos se sientan importantes e involucrados en el trabajo de equipo. Es precisamente la cohesión como grupo lo que le da a este Real Madrid el extra que le permitió ganar la pasada liga y ser ahora colíder junto al DKV Joventud y AXA Barcelona.

El estilo de juego del Real Madrid se fundamenta en un alto ritmo de juego en ambos lados de la pista, con un ataque fresco y atractivo para el espectador, intentando siempre correr como primera opción y tirar en el momento que sea si se tiene buena posición de tiro o buscando sin egoísmos un pase extra a un compañero con mejor posición de lanzamiento cuando el rival aprieta en defensa. El rebote ofensivo es una de sus principales bazas, terreno en el que Felipe Reyes es un consumado especialista, aunque este año el máximo reboteador en ataque, y también en defensa, está siendo el pívot polarista Juanjo Triguero. En las labores de rebote de ataque también hacen un gran trabajo en el Real Madrid Hervell y Sekulic, con lo que Triguero no debería estar sólo intentando cerrar el rebote defensivo.

Aunque reparte muy bien el protagonismo ofensivo, Reyes y Bullock son los principales referentes del equipo de Plaza, a los que hay que sumar el excelente inicio de liga del alero Alex Mumbrú, que está brillando a altísimo nivel en todas las facetas del juego, aunque ha bajado su rendimiento en los últimos dos partidos. Reyes empezó tarde la liga por unas molestias en la espalda, pero ya parece a su nivel habitual, mejorando cada año su tiro exterior y ampliando su abanico de recursos ofensivos, además de ser un defensor implacable en su lucha con el rival. El escolta norteamericano Louis Bullock también estuvo parado varias jornadas por una lesión muscular, pero ha vuelto a la competición con el mismo nivel de excelencia de siempre, perfecto ejecutor tanto desde el exterior como fabricándose sus tiros a media distancia o penetraciones.

Raül López, tras su paso por la NBA parece haber olvidado todo afán de protagonismo individual y tiene claro que con los mimbres con los que cuenta su equipo él es más rentable dirigiendo el juego, eligiendo la mejor opción y, por supuesto, jugándosela él mismo si es quien cuenta con la mejor opción de tiro o si anda especialmente inspirado. El turco Tunçeri, sin dejar se ser un buen director de juego, se caracteriza más por su lanzamiento de tres puntos y su buena defensa. Ambos están teniendo que ceder minutos a un Sergi Llull que viene abriéndose paso a cada partido pese a su juventud.

Menos protagonismo suele tener Smith, un jugador que depende mucho de sus rachas de acierto en el tiro, pero que puede firmar asombrosas series en el lanzamiento cuando tiene el día acertado, pese a lo que siempre brilla aportando al menos una gran capacidad defensiva. Pelekanos, que llegó con la vitola de excelente defensor y buen triplista, aún no ha dado de sí lo que se esperaba en el año que Marko Thomas pasará en Fuenlabrada terminando de curtirse como estrella. Una buena noticia para el Real Madrid es que parece que al fin recupera a Hamilton tras una grave lesión y diversas secuelas.

La continuidad es la clave del equipo de Joan Plaza

Sólo dos fichajes nuevos, Papadopoulos y Pelenakos, refuerzan al Real Madrid, último equipo en ganar en el Palacio de Deportes

Dura prueba la que le espera al Polaris World de Manolo Hussein esta semana para mantenerse invicto en su pista en lo que va de temporada. Siete son los partidos consecutivos que lleva el Polaris sin perder en casa, los cuatro de esta temporada y los tres últimos de la pasada. El rival de esta semana, el Real Madrid, fue precisamente el último que consiguió vencer en la pista murciana, concretamente en la jornada 28 de la pasada temporada, el seis de abril de 2007, encuentro en el que el Polaris salió derrotado frente a un Madrid enrachado que por entonces ya era firme candidato a conquistar el título de liga.

Pocos cambios ha realizado el Real Madrid en el cambio de liga, consciente de que buena parte del éxito liguero de la pasada campaña se debió a la buena conjunción que se dio entre los jugadores, que rindieron de manera excelente realizando un juego alejado del individualismo y orientado al trabajo colectivo. Sólo dos fichajes nuevos ha realizado el equipo de Joan Plaza respecto a los que ganaron la pasada liga, los griegos Pelenakos y Papadopoulos, fichados para paliar algunas carencias en el juego madridista de la pasada campaña, especialmente la ausencia de un pívot grande y dominador en la zona. Respecto a Pelenakos el propio Plaza reconoce que, aunque espera su mejoría, el alero no está rindiendo al nivel esperado ya que “se encuentra en una situación nueva en su vida. Ha salido de su país, no conoce el idioma, se encuentra rodeado de grandes figuras a su alrededor y esto alguna vez le sobrecoge”, afirma el técnico madridista acerca del jugador griego, que llegó con el rol de ayudar en las rotaciones esta temporada mientras Marko Thomas termina de hacerse como jugador cedido en el Fuenlabrada.

El otro refuerzo es el pívot Lazaros Papadopoulos, uno de los pocos ‘cincos’ natos de calidad que aún juegan en Europa. El ‘cinco’ madridista empezó la liga con problemas de adaptación, especialmente a los arbitrajes de la ACB, que tienden a castigarle con mucha frecuencia con la señalización de pasos y a no permirle defender con la intensidad que él desearía. Poco a poco, el griego parece que va adaptándose tanto a los arbitrajes como a sus compañeros y al juego de la ACB, lo ha hecho que en las últimas jornadas mejore ligeramente su aportación al equipo. Joan Plaza tiene claro que “va a ser un jugador determinante” aunque en su nuevo equipo no será el referente principal y “va a tener una contribución distinta a la que tenía el año pasado”, sostiene el técnico del Real Madrid.

Aunque ya jugó la eliminatoria por el título con el Real Madrid, Sergi Llull puede considerarse también como un refuerzo de cara a esta campaña. El joven base de 20 años pasó de ser jugador de banquillo en la LEB con el Manresa a jugar con gran desparpajo minutos de calidad en las eliminatorias por el título en la ACB. Este año se está mostrando como un jugador cada vez más sólido. Deslumbró frente a los Toronto en el NBA Europe Live que su equipo ganó por 104 a 103 al equipo de Calderón y Garbajosa, partido en el que lideró la victoria de su equipo con 17 puntos, buena parte de ellos en el final del encuentro. Pero no es ajeno a las hazañas este internacional sub 20, pues pasó a la agenda de los técnicos de la Federación de Baloncesto al anotar 71 puntos en un partido cadete, cuando aún era un jugador con un físico endeble y totalmente desconocido. Su actual técnico se alegra de ver que este joven base “cada vez está apretando más las clavijas a Raül y a Kerem Tunçeri y a todo el mundo en general”, lo que ayudará al Real Madrid a “tener un triunvirato de bases que pocos equipos en Europa tienen”, se felicita Plaza.

El resto del equipo es exactamente el mismo que la campaña anterior, aunque con más experiencia individual y colectiva, lo que les hace ir un paso por delante de sus rivales en cuanto a acoplamiento y conocimiento mutuo.

Funcionario de prisiones y escritor

Curioso es el caso del entrenador madridista, Joan Plaza, que ha pasado por todas las categorías del baloncesto español y que, hasta el año pasado, nunca había tenido en sus manos los destinos de un gran equipo. Había sido segundo entrenador de grandes entrenadores como Comas, García Reneses o Maljkovic, pero no encontraba trabajo como primer entrenador ni en la LEB. Antes de embarcarse profesionalmente en el mundo del baloncesto Plaza trabajó montando neumáticos en su negocio familiar, fue funcionario de prisiones y hasta ha hecho sus pinitos como escritor, llegando a publicar Las mantas de Angélica, una de las cuatro novelas que tiene escritas. Pero el baloncesto lo ha mamado desde pequeño, pues toda su familia, salvo su madre, está relacionada con el baloncesto, incluido su cuñado, Salva Maldonado, actual entrenador del Gran Canaria. Ya se ha ganado el respeto de todos los entrenadores de la ACB, incluidos los que antes fueron sus maestros y ahora sus iguales.

4 nov. 2007

Un fantástico inicio del Polaris derrota al Akasvayu Girona


76 - Polaris World CB Murcia (25+23+11+17): Thomas (13), Gavel (20), Hunter (15), Kammerichs (7) y Triguero (11) -cinco inicial-, Robles (0), Marco Gaona (0), Risacher (5), Fajardo (0), Reiner (2) y Opacak (3).

67 - Akasvayu Girona (16+22+16+13): Sada (7), Cvetkovic (7), Stevenson (0), Middleton (2) y Drobnjak (4) -cinco inicial-, Vroman (4), McDonald (13), Montáñez (5), San Emeterio (4) y Marc Gasol (21).

Árbitros: Juan Carlos Mitjana, Antonio Conde y Carlos Peruga. No hubo eliminados por faltas personales.

Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de la Liga ACB de baloncesto que se disputó en el Palacio de los Deportes de Murcia ante 4.975 espectadores.
La excepcional primera parte del Polaris marcó el partido e impidió una posible remontada de un Akasvayu que sólo en la segunda parte defendió al gran nivel a que acostumbra.

Sorprendió Hussein colocando en el quinteto inicial a Gavel, cuya aportación en la primera parte fue decisiva para que la victoria se quedara en casa. El base, que ahora juega de escolta, se aprovechó de la buena circulación de balón de su equipo para anotar cinco triples y hacer dos penetraciones que lanzaron al Polaris.

Firmó el equipo de Hussein un fantástico 73% en el triple en la primera parte (8 de 11), aunque no consiguió que su renta fuera mucho más allá de los 10 puntos, ya que Akasvayu se aprovechó por medio de Gasol de los minutos que Triguero tuvo que pasar por el banco a descansar y que al final de la primera parte el equipo de Hussein tuvo problemas con la presión defensiva del Akasvayu.

En la segunda mitad el equipo de Pedro Martínez hizo una buena presión defensiva, subió el ritmo de partido e hizo bajar el acierto anotador de los locales, aunque el inmenso trabajo de Triguero en defensa, dos triples consecutivos de Hunter y la buena gestión de la ventaja cosechada lograron evitar que el Akasvayu llegara a meterse en el partido.

Importante victoria del Polaris para coger confianza en su juego y su poder dentro de casa, que significa también la ruptura de la racha del Akasvayu, que cosecha su segunda derrota consecutiva.

La estrella: Juanjo Triguero. Su trabajo defensivo y en el rebote (13 rechaces acompañados de 11 puntos) los intangibles y entrega dieron al Polaris la solidez que necesitaba en la segunda parte.

Hussein: “La primera parte es lo mejor que hemos jugado en mucho tiempo”

CRÓNICA DE VESTUARIOS

El entrenador del Polaris World Murcia, Manuel Hussein, comparecía en rueda de prensa aún con restos de tensión en el rostro pero feliz por el resultado cosechado ante uno de los equipos que mejor había iniciado la liga. Empezó el técnico felicitando a su equipo por el buen partido realizado. “Aunque parezca que hoy Girona ha jugado mal, en buena parte hay que atribuirlo a nuestro partido. Nuestra primera parte es lo mejor que hemos jugado en muchísimo tiempo. Hemos movido bien el balón, dando un pase más hasta encontrar al jugador liberado, con lo que nuestros porcentajes de tiro fueron muy altos, en torno al 70%. Sabíamos que no íbamos a poder mantener ese acierto en los 40 minutos, pero nos sirvió para abrir brecha en el marcador y tomar confianza”, valoró Hussein.

Como era previsible, las tornas cambiaron en la segunda parte, y había que estar preparados para mantener la renta cosechada en el primer periodo. El técnico murcianista tenía claro que aunque parecía haberse ganado el partido en ataque todo pasaba por la defensa pues así evitaron a su rival “correr y anotar fácil. El partido lo ganamos en defensa, Girona hace una media de 85 y de aquí se fueron con 67. Ellos intentaron acelerar el ritmo de partido con la presión y entonces nuestro porcentaje ha disminuido”, explicó Hussein.

Para el técnico grancanario fue importante que en el tercer cuarto Hunter anotara dos triples consecutivos ya que “no estábamos demasiado fluidos entonces y nos han dado mucha confianza para defender atrás”, reconocía el preparador del Polaris, quien tuvo palabras de elogio para los dos mejores jugadores de su equipo en la mañana de ayer. Triguero era el único que podía frenar algo a Gasol y se empleó a fondo en defensa y rebote cuando el equipo pasó apuros. “Destaco su trabajo defensivo, hace un desgaste físico muy grande, aunque no he podido darle suficiente descanso, pero es que cuando él no está se nota excesivamente”, y no sólo en los números que reflejan las estadísticas sino en los intangibles, ya que aporta “cosas que a día de hoy no son numéricas”, resaltó el técnico del Polaris.

Gavel volvió a cuajar un gran partido jugando de escolta ya que así “juega más liberado para hacer sus tiros, y si juega de base tiene que dirigir y no está suelto para anotar”, manifestó Hussein, quien reconoció que eso no deja de ser un problema que afecta al puesto de base, pues Thomas tuvo que jugar sin prácticamente descanso. Para ello el técnico del Polaris deberá buscar una solución, “ya sea dándole a Gavel minutos de uno, o con más minutos de Marco”, reconoció Hussein.

Pedro Martínez: “No estábamos preparados para un partido que se torciera desde el principio”

El técnico del Akasvayu Girona se mostró contrariado por la derrota, pero no dudó en darle todo el mérito de ello a su rival, que les había “superado desde el principio, jugando muy agresivos tanto en ataque como en defensa, con muchísima decisión”, reconocía el técnico del Akasvayu, para quien este partido les “tiene que servir de lección” para así lograr “jugar duro y concentrado” como su rival, afirmó Martínez.

No quiso Pedro Martínez quitar mérito a su rival, si bien se lamentó de la mala defensa de su equipo en la primera parte y de que “en la segunda parte faltara tiro exterior”, al tiempo que reconociera que el Polaris había sido “más intenso, y superior en cuanto a lucha”, se quejó Martínez, al tiempo que felicitaba al equipo de Hussein por su intensidad y reconocía que su equipo no estaba preparado “para un partido que se torciera desde el principio”, finalizó el entrenador del Akasvayu Girona.

MMT Estudiantes. Un equipo sin presente

El MMT Estudiantes es un equipo con jugadores con gran futuro: Beirán, Urtasum, Carlos Suárez, Clark, Caio Torres y el mismo Lorbek. La mayoría serán grandes jugadores en tres años, e incluso su actual entrenador, Mariano de Pablos, tiene un gran futuro como entrenador. Cuenta incluso el Estu con un jugador con un pasado excepcional, Larry Lewis, pero que ya bordeando los cuarenta años está claramente en la parte descendente de su carrera.

Pero presente, lo que se dice presente, hay pocos jugadores capaces de echarse los partidos a cuestas. Salvo Pancho Jasen, el resto de jugadores en el teórico punto álgido de su carrera no tienen el nivel suficiente como para sacar al Estudiantes del bache. Pietrus, Young o Martínez son buenos jugadores, pero ninguno es de primerísimo nivel. Tal vez Sergio Sánchez aún pueda ir a más, pero de momento su irregularidad le lastra.

Ahora está el Estu en un pozo del que es difícil salir si psicológicamente el equipo se viene abajo. Lo peor es que su duro calendario inicial aún no ha terminado y el próximo mes no se le presenta nada fácil a los estudiantiles.

De momento, hoy ha dado una muy pobre impresión frente al TAU. Impotencia total ante un rival que ha hecho lo que ha querido con los de Mariano de Pablos, un equipo que pareció salir ya derrotado a la pista, el peor síntoma para un equipo en crisis que debe intentar remontar el vuelo.

Cabe aún esperar un golpe de suerte y que los jóvenes den un pasito al frente y maduren con cierta rapidez, y que Larry Lewis encuentre ese punto de forma física que le falta para jugar al nivel ACB, además de que el calendario le propicie alguna alegría.

Pero me temo que perfectamente se puede cumplir mi predicción y que sea De Pablos el primer entrenador cesado en ACB (dudé en su día entre él y Magnano, aunque nunca dudé de la calidad del joven entrenador estudiantil).

Malos tiempos para un club que siempre ha sido santo de mi devoción y que ahora debe lidiar con una época de crisis.

Ojalá que la crisis sea sólo coyuntural.

El Polaris busca su rumbo frente a un gran Akasvayu

El equipo de Hussein pierde fuera de casa lo que logra dentro mientras que el Akasvayu está jugando a un nivel altísimo
Polaris: Thomas (13), Hunter (9), Opacak (55), Fajardo (12), Triguero (5).
Banquillo: Gavel (4), Robles (6), Marco (8), Risacher (10), Kammerichs (15), García (14) y Reiner (25).
Entrenador: Manuel Hussein
Akasvayu: Sada (8), San Emeterio (19), Stevenson (4), Drobnjak (20), Gasol (33) Banquillo: Middleton (44), Radenovic (55), Cvetkovic (5), Vroman (7), McDonald (10), Montañez (18).
Árbitros: Juan Carlos Mitjana (nº 10), Antonio Rafael Conde (nº 27) y Carlos Peruga (nº 31).
Palacio de Deportes de Murcia. 12.30 h.
El Polaris World Murcia anda algo perdido. La buena imagen que muestra en casa la emborrona fuera, donde ya parecen habituales las ‘pájaras’, totales o momentáneas, que le hacen terminar regalando el partido al rival de turno. El equipo que visita esta mañana el Palacio de Deportes es un grandísimo Akasvayu Girona, que llega en un excelente momento de forma, colíder y al que sólo un soberbio Lakovic le hizo perder la imbatibilidad la semana pasada frente al AXA Barcelona. Mal rival para que el equipo de Hussein vaya decidiendo su rumbo y quién toma los galones en la pista.

Durante la pretemporada y el inicio de liga el equipo de Hussein parecía un conjunto basado en un alto ritmo de juego y defensa presionante, en el que todos aportaban y repartían minutos de forma igualitaria. Con el transcurso de las jornadas el juego se parece más al de temporadas anteriores, predominando los ataques largos y controlados y la defensa fuerte pero cerrada, pasando de las rotaciones igualitarias a que varios jugadores acaparen muchos minutos. Sin embargo, esta fórmula tampoco parece funcionar del todo, como se desprende incluso de las declaraciones que realizó Hussein tras el partido frente al Gran Canaria, en las que afirmaba que Triguero llegó al final del partido con muchos minutos jugados y el joven Marco tuvo que dejar protagonismo a un Thomas que no estaba fino en la dirección de equipo: "senté a Juanjo Triguero porque ya no podía ni con su alma. Los mejores minutos en pista han sido tanto con él como con Marco en la dirección. Seguramente tenía que haberle dado más minutos al chaval, que lo ha hecho muy bien", reconocía el técnico grancanario.

El Polaris ha pasado de las rotaciones igualitarias a que varios jugadores acaparen muchos minutos, aunque esta fórmula tampoco parece funcionar del todo
El Akasvayu con el que hoy se las verá el Polaris viene en un excelente estado de forma aunque con las dudas de su estrella, Marc Gasol, sin entrenar en toda la semana por un golpe en el gemelo, y McDonald, aquejado de fascitis plantar. El equipo de Pedro Martínez es cólider, empatado con un soberbio DKV Joventud. Sólo ha perdido un partido, la semana pasada contra el equipo de más presupuesto de la ACB, el AXA Barcelona de Lakovic, artífice de la apuradísima victoria barcelonista merced a un partido soberbio del base que se decidió en la prórroga.

Por parte de los de Hussein el jugador más regular y en mejor estado de forma es Juanjo Triguero, quien está promediando 10,4 puntos y 7 rebotes para 18 puntos de valoración media. El resto del equipo funciona a rachas. Thomas (10 puntos y 4 asistencias de media) sólo ha brillado en un par de partidos, Fajardo sólo jugó bien frente al MMT Estudiantes y Hunter (11 puntos por partido) se muestra como el resto del equipo, inconstante y sin terminar de explotar. Será precisa más aportación y regularidad en los hombres de Hussein para lograr el número de victorias necesario para mantener la categoría.


Akasvayu, un grande en estado dulce de juego

LAS CLAVES
Mejorar las rotaciones. Hussein ha pasado de rotar mucho a abusar de algunos jugadores. Aún debe encontrar el equilibrio y terminar de definir los roles de este equipo que a veces parece a la deriva.
Mejorar la regularidad. Los partidos de fuera de casa se vienen escapando al Polaris por una ‘pajara’ de varios minutos. Contra Akasvayu no podrá permitirse ni dos minutos malos.
Bajar el ritmo de partido. Akasvayu anota una media de 85 puntos por su ritmo y su juego ofensivo. Para tener opciones Hussein tratará de bajar las revoluciones del partido para llevarlo a la frontera de los 70 puntos.
Ya nadie duda de que el Akasvayu se ha convertido en uno de los grandes de la ACB. El equipo entrenado por Pedro Martínez ha empezado la liga a gran nivel, aprovechando su buena plantilla y la permanencia de buena parte del bloque de la pasada campaña. Ahora es colíder empatado con el DKV Joventut y con sólo un partido perdido. Akasvayu juega a un gran ritmo, defiende con intensidad extrema en los momentos clave del partido y muestra gran talento atacante (85 puntos de media), para un gran juego colectivo (97 de valoración por partido). Hussein tiene claro que con el nivel ofensivo actual de su equipo deberá bajar el ritmo de partido y situar el tanteador en torno a los 70 puntos para tener opciones de victoria.

Dos jóvenes jugadores de los que siguen en Akasvayu son ahora aún mejores jugadores que hace un año. El Campeón del Mundo Marc Gasol, con apenas 22 años, ha madurado gracias a la confianza que le han dado tanto en la Selección Nacional como en Girona y que no pudo encontrar en Barcelona. Ya es un jugador dominador bajo tableros, fuerte en defensa y rebote, intimidador, buen pasador, inteligente, con buena mano para tirar y excelentes movimientos de pies, una virtud cada vez más rara de encontrar en los pívots españoles. Un jugador total que, a buen seguro, disputa su última campaña en la ACB antes de seguir los pasos de su hermano Pau en la NBA. El otro jugador que ha crecido es Sada, un base de 23 años todo pundonor y talento físico, capaz de hacer defensas presionantes, robar balones, correr el contraataque, asistir o incluso rebotear gracias a su potente salto.

San Emeterio y McDonald son otros de los jugadores de perímetro que siguen del año pasado. El escolta santanderino ya fue una pieza clave en la pasada temporada y tratará de volver a serlo en ésta. El veterano base McDonald está curtido en mil batallas y no duda en reclamar la última bola de partido y jugársela con inteligencia cuantas veces sea necesario, además de defender en toda pista como el que más cuando es preciso.

Otro de los veteranos que siguen es el sorprendente Middleton, quien con la friolera de 41 años aún es capaz de jugar minutos de excelente nivel mientras su equipo espera a que el serbio Drobnjak despierte y se parezca algo más al gran jugador de la pasada Euroliga con el Partizán en lugar de al desangelado que hipotecó al TAU hace un par de temporadas. Jackson Vroman, ex del Gran Canaria, es otra de las incorporaciones en el juego interior de este Akasvayu aspirante a todo, aunque el norteamericano no está rindiendo a gran nivel de momento. Quien parece que sí va a más es el alero Cvetkovic, procedente del FMP Zeleznik, quien ha de repartirse minutos en las alas con Montáñez y el norteamericano Stevenson.