14 ago. 2008

Los cupos falsean la competición y estropean jugadores como Marco

Los cupos de cuatro jugadores seleccionables (y de un jugador sub-20) impuesto por la asociación de jugadores que preside el sr. Llorente no protegen al jugador español. Yo eso ya lo tenía claro, pero ahora ya creo que es incluso al revés. Los cupos sólo protegen el engorde artificial del sueldo de unos cuantos jugadores españoles, pero no su juego, su carrera, ni la de sus compañeros.

En realidad se podría decir que hay varios grupos de jugadores españoles afectados por el tema de los cupos:

1.- Las figuras. Jugadores imprescindibles que, por mor de los cupos, engordan su cuenta corriente cobrando más que lo harían de no existir los cupos.
2.- La serie media. Jugadores que, además de cobrar más de lo que les correspondería, podrían perder su puesto en sus equipos en un mercado libre si pidieran el dinero que ahora cobran.
3.- Los hombre-cupo. Jugadores sin calidad para jugar en ACB que ocupan una ficha sólo para cubrir el cupo.
4.- Los jóvenes medio engañados. Chicos jóvenes que aceptar firmar contrato confiando que dispondrán de minutos para demostrar la calidad que confían que llevan dentro pero a los que sólo se les quiere para entrar en el grupo 3 y, si de casualidad el jugador saliera mejor de lo esperado, poder convertirlo en un jugador del grupo 2.

Año tras año vemos como una parte de los jugadores con ficha en ACB están ahí única y exclusivamente para cubrir el cupo, siendo su calidad baloncestística inferior a la exigible para disputar minutos en la segunda mejor liga del mundo. Léase el caso de jugadores como el bueno de Oscar García, Ariel Eslava o José María Balmón (aunque su equipo va bien de cupos). Éstos jugadores entrarían en el tercer grupo que hemos comentado. El problema no está tanto en ellos, jugadores ya veteranos, que conocen su techo y que aceptan gustosamente ayudar a entrenar a un equipo profesional a cambio de un buen sueldo, sabiendo que sus minutos en ACB serán poco menos que anecdóticos.

También hay otros jugadores que encuentran hueco en plantillas ACB con sueldo de jugador importante y calidad sólo justita para dar algunos minutos en las rotaciones (el segundo grupo de nuestra lista). Esos son los jugadores supuestamente más beneficiados por los cupos, pues en un mercado libre y cobrando esos sueldos jamás encontrarían sitio en la ACB, al salir más rentables los jugadores de rotación provenientes de ligas del este de Europa o similares. No quiere eso decir que los jugadores de esas ligas sean mejores que éstos por definición, pero sí más baratos. Esa es la parte de falseo de la competición, pues se está obligando a darle ficha y pagarle mucho más de lo que valen a ciertos jugadores que seguramente sí tendrían sitio en los equipos ACB pero, eso sí, cobrando bastante menos. El mercado es listo, y a igualdad de condiciones todos los equipos con algo de sentido común preferirían jugadores españoles, pero claro, no pagando el doble de lo que realmente valdrían en un mercado libre.

Pero lo más sangrante es el caso de gente como el del joven y flamante medalla de bronce sub-20 J. A. Marco (nuestro cuarto grupo de jugadores). El chaval tiene un contrato de tres años con el CB Murcia del que ya se ha cumplido su primer año. Parecía que el chico podría tener calidad suficiente para ir teniendo poco a poco minutos en ACB. Al ver la pretemporada pasada y los primeros partidos a mí me pareció que sí, que tendría su huequito. Pero un buen día Hussein decidió que el chaval no jugaría más, y no jugó más. Lo malo es que tiene aún dos años de contrato. En un mercado libre habría dos soluciones para su caso. Una sería cederlo un año a un equipo de inferior categoría, digamos un LEB Oro (LEB Plata en el peor de los casos) para que el muchacho se foguee y disponga de minutos, algo indispensable para crecer. La otra, si es que el entrenador tiene claro que no le sirve, es rescindir contrato y cada uno por su lado. Pero claro, ocurre que Marco es un jugador seleccionable y, además, entra también en el cupo de sub-20, con lo cual en ningún caso lo van a dejar salir del CB Murcia, pues les hace falta para cubrir los cupos, y cediéndolo lejos de Murcia no podría ocupar esa preciada ficha. Así, en realidad, los cupos lo que propician es que la carrera de chicos como este joven base se estropee por tener que estar cubriendo el dichoso cupo en lugar de jugar minutos en un equipo que le ayudara a crecer. Hace unas semanas Guillem me dijo al respecto que no habían pensado para nada en una posible cesión, pues por entonces aún estaban lejos de poder cubrir los cupos y, mucho menos, de poder pensar en cesiones.

El caso es que tras un año sin prácticamente jugar, Marco ha ido convocado con los jugadores de su quinta, la sub-20, como ha ido casi siempre en las categorías inferiores. Pero ocurre que este año prácticamente no ha jugado nada de nada en la selección, y eso que esta vez no tenía la difícil competencia de Ricky Rubio que tuvo muchas otras veces. El resto de jugadores de esta selección, salvo alguna que otra excepción, no ha tenido ficha en un equipo ACB, pero ha podido foguearse por distintas categorías españolas con buen nivel competitivo, y creo que la EBA, en la que Marco jugó algunos partidos con el UCAM, se queda corta para estos chicos. Está claro que sólo entrenar con jugadores ACB no es suficiente para progresar. Los de su generación parecen haber progresado algo este año pero Marco, me temo, ha frenado su carrera tras un año casi en blanco.

Por eso creo que es el momento de mandar ya a hacer puñetas los dichos cupos que, además, van en contra de las leyes laborales nacionales e internacionales. El día que los jugadores vayan a saco a los tribunales a denunciar esto de los cupos ganarán todos los juicios y la ACB tendrá que suprimir los cupos. Y los jugadores que juegan ahora seguramente seguirían jugando, aunque cobrando menos. No creo que los equipos sean tan estúpidos como para contratar por el mismo precio a peores jugadores foráneos que los nacionales (aunque aún queda por limpiar algún que otro prejuicio).

Pero claro, los jugadores que se benefician económicamente de esto de los cupos no van a ir a juicio. Al final, como siempre, en la mayor parte de los casos esto también es una cuestión de dinero.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los jugadores como Marco no se estropean por los falsos cupos, se estropean porque creen en "pajaritos preñaos" y se creen todo lo que les cuentan, ni más ni menos. Marco no está preparado físicamente para jugar en la ACB y aunque esté muy bonito con la medalla de bronce en las fotos hay que decir que solo ha jugado 3 partidos y 15 minutos en total de este campeonato, donde el mejor base fue el español Colom que ha sido suplente en LEB Oro la pasada temporada.
En lo poco que jugó Marco en EBA la pasada temporada con la UCAM no marcó ninguna diferencia y su sitio ahora mismo debe estar para terminar su formación entre la LEB Plata y la LEB Bronce, ni más ni menos. Además de tener que hacer un saco de pesas para ponerse medianamente fuerte y mejorar su tiro exterior que es más bien flojito.Eso sin quitar un ápice de su calidad que la tiene.
Supongo que Hussein querrá ganar y no hacerse famoso por darle minutos a un chaval que no está preparado y de paso sumar derrotas.
Antes de echar las culpas a otros hay que mirarse el ombligo y saber la realidad, que queda muy bonito lo de tener ficha ACB, tener un blog en la web de la ACB y estar de palmero en el banquillo, cuando la cruda realidad dice otra cosa.
Saludos y un gran blog sin duda alguna.
Desde Málaga un boquerón cestista.

Henke dijo...

Hola

Envío esta reflexión a todos aquellos a quienes pueda interesarle.

Viendo la situación del baloncesto de élite en Murcia (y en otros lugares de España), el reajuste económico que están viviendo los clubs ACB, con un descenso de recursos económicos considerable (la desaparición del "ladrillo" como sponsor está haciendo estragos), no hay que ser un técnico brillante para poder vaticinar un año complicado a todos los niveles. Una temporada que comienza con la más que posible venta de la plaza del CB Murcia, lamentable suceso en una ciudad con tradición en ACB consolidada.

Deportivamente, se está construyendo una plantilla aparentemente competitiva, con el objetivo de mantener la categoría, conseguir cuanto antes esas 12-13 victorias que dan la permanencia. Con la incorporación del sr.Guillem a la dirección deportiva, la continuidad de Manolo Hussein en el banquillo (solvencia contrastada) y una serie de fichajes de jugadores con experiencia, hay motivos para estar esperanzados, pero siendo muy cautos, este año vamos a sufrir mucho, lo sabemos todos.

Por todos estos motivos propongo la recuperación de Xavi Sánchez Bernat para la temporada 08-09. Necesitamos gente comprometida, solvente y, sobre todo, gente con la que la afición murciana se pueda sentir identificada. El CB Murcia ahora más que nunca necesita cerrar filas y que la afición se implique al máximo. En este sentido, y bajo mi modesto punto de vista, esta temporada, más que nunca, hay que contar en la plantilla con jugadores especialmente comprometidos con el club y la ciudad, y nadie tiene mejor perfil que el sr. Sánchez Bernat. No voy a repasar su trayectoria deportiva en Murcia porque todos la conocemos, es un jugador que ha vivido penas y alegrias en este club y en esta ciudad desde los timpos de Mike Anderson, Jonhy Rogers y Bobby Martin. Totálmente identificado con la entidad y la afición, siempre ha rendido y ha respondido en el momento necesario, todos recordamos el final de la temporada 06-07, marcándose partidos auténticamente buenos, consiguiendo las victorias necesarias para salvar al club del descenso, después de una temporada muy complicada.

En la plantilla, bajo mi punto de vista, falta rotación exterior. Con el baloncesto que se practiva hoy en día, Xavi puede jugar de 2 y de 3. Es el típico jugador "de equipo", que no va hacer números, que piensa en el colectivo y juega en función de lo que necesita el equipo en cada momento. Puede ofrecer minutos de calidad, defensa, tiro, contrataque y, sobre todo, criterio, experiencia y saber estar, valores muy importantes en una plantilla condenada a luchar hasta el último momento para mantener la categoría.

A los señores dirigentes del CB Murcia, a Paco Gillen y Manolo Hussein, a la afición Murciana que tanto ha sufrido y apoyado al equipo y a todos aquellos a quienes pueda interesalres, aquí os dejo mi humilde reflexión.

Piensen, reflexionen y actuen. Nos encontramos en la posible última temporada de baloncesto de élite en Murcia. Necesitamos ilusionar y motivar a la grada, que todo el mundo esté enchufado. Nadie mejor que el Sr. Sánchez-Bernat para conseguir este efecto.

Gracias y hasta pronto.