10 may. 2009

Al final fue leyenda. Marco abrió la puerta de la épica al CB Murcia


Al final tuvo que ser el jugador repudiado por Hussein, J. A. Marco, el que liderara la victoria del CB Murcia para salvar la categoría. Llevo toda la temporada reconociendo su carencias pero también reclamando que su condición de buen director de juego le hacían merecer más minutos en los quintetos de Hussein. Pero no, Hussein siempre ha tenido claro que cualquier otro base era mejor para él que el chaval de Abanilla, pese a que en la mayoría de partidos que jugaba el zagal se notara meridianamente que el equipo jugaba con más criterio con él en pista (ojo, también hubo alguno que otro en que fue al revés).

Otro día haré otra reflexión más detallada. Hoy simplemente quiero felicitar y agradecer a los jugadores del equipo (he dicho EQUIPO) que jugaran como tales, que se dejaran la piel, que usaran también la cabeza y supieran ganar este partido a base de ganas, que juego no hubo demasiado. También a todos los que están detrás, trabajando medio en la sombra (menudo abrazo por detrás le ha dado Carlos Grávalos a Marco al terminar, que casi lo revienta). Y sí, también a Hussein, perse a todo lo que no me gusta de ese entrenador, hoy sí ha estado a la altura de los acontecimientos.

Una cosa que aún me tiene descolocado son las lágrimas de Salvador Hernández en directo para la tv. O es un grandísimo actor o no lo entiendo. Se supone que este hombre está pueso ahí como presidende para que Polaris logre retirar 'tan pronto como las circunstancias lo permitan' el dinero del canon de la ACB. Es decir, Polaris puso a Hernández en el cargo para que lograra descender al equipo o, en su defecto, hacerlo desaparecer. ¿Está traicionando Hernández a Polaris? ¿Me he perdido algo?. Algo no me cuadra.

Y a CT, sus 'asesores', a los señores de Tranvimur y al que lo apadrinó como principal patrocinador les deseo que se pudran en lo más hondo del infierno. Bueno, como en realidad soy ateo y el infierno no deja de ser una figura retórica y literaria, pues simplemente les deseo lo peor. La muerte no, que eso ni a ellos se lo deseo, pero sí algo menos que eso, pongamos un politraumatismo de rodilla para CT que le impida volver a jugar, acompañado de una sífilis de campeonato, y algo equivalente al resto de los mencionados en este párrafo.

Otro día daré más caña con la rabia contenida todos estos meses y que me han hecho suavizar las críticas durante la temporada. Hoy, tras el padecimiento de este agónico partido, simplemente, soy feliz, soy un hombre feliz y quiero que me perdonen por este día los muertos de mi felicidad.


6 comentarios:

Pirrimarzon dijo...

Comprendo que tengas una antipatía mayúscula a Thomas por lo sucedido, pero ¿no crees que, de haber pertenecido a otro equipo y haber sido más imparcial, habrías reaccionado de manera diferente? Sinceramente y sin acritud, creo que te has pasado. Y que conste que a mí también me ha parecido mal lo de Thomas.

Enhorabuena por la salvación

Basketcontrol dijo...

Yo entiendo perfectamente la entrada, Thomas es un impresentable que aprovechando el panorama, es decir análisis de por medio, ha eludido el defender los colores del club que le ha pagado un montón de dolares durante dos años.
Bravo por Marco y su oportunidad, me alegro mucho por él y por el baloncesto de Murcia. Espero que sepa sacar provecho de la circunstancia y este verano se ponga hecho un burro, físicamente hablando, y pueda jugar muchos años en ese puesto de privilegio.
Para terminar las lagrima del Salvadorito tienen dos lecturas, una es su amistad con Hussein y otra es que ahora el equipo en ACB cuesta más dinero del que costaba solamente el cannon del descenso, y ya sabes si no hay salida económica, igual Zaragoza puede ser un buen comprador. De todas formas creo que su "amigo" Barcelo no se lo permitirá, más ganando 100.000 euros al año por no hacer nada, y ya buscará que sus "amigos" los políticos peperos le ayuden a buscar algún inversor con ganas de promoción.
Saludos desde el más allá.

Juan Carlos García Gómez dijo...

Pirrimarzon. Para nada, no le he llegado siquiera a desear la muerte, que eso lo mismo sí sería excesivo. Evidentemente, si CT jugara en el CAI el análisis sería distinto. Él sería lo mismo, algo muy malo (pon los adjetivos negativos más fuertes que se te ocurran) pero para los intereses de mi equipo no es lo mismo que deje tirado a mi equipo a que deje tirado al CAI, por ejemplo, pues eso en teoría nos habría beneficiado, pero él seguiría siendo el mismo sinvergüenza.

Sólo tienes que comparar con dos jugadores: Con Quinteros, si no quieres irte más lejos, que jugó sin estar en condiciones sólo por puro orgullo, o de Hansen, que se ha ido de su equipo ruso porque no le pagan, eso sí, después de finiquitar la liga y con una carta de despedida muy sentida. Esos dos son profesionales y lo demuestran con sus acciones, pero CT es un impresentable, por no decir que luego a luego un delincuente, que habría que ver si eso que ha hecho no es punible legalmente.

perezososanchez dijo...

De acuerdo 100% contigo, Gamo.

Anónimo dijo...

Hola Gamo. Por fin Hussein mató al padre y el CB Murcia se salvó. El padre, CT, un impresentable. Ahora bien, me gustaría conocer por su boca las razones de su despedida antes de lanzar unos deseos tan graves por tu parte. ¿No te parece que en el fondo al club le vino bien la espantada de CT? Si perdían en Zaragoza, toda la culpa del desertor; como ganaron, otra vez la culpa al desertor. Menuda cuartada la del club de cara a la opinión pública.
Suerte y que tu CB Murcia siga en la brecha. Desde Bilbao

Juan Carlos García Gómez dijo...

Estaré encantadídisimo de conocer la versión de CT. Ardo en deseos de conocerla. Pero de momento no ha dicho una palabra, imagino, por lo que cuentan algunos testigos presenciales (que no sé si serán muy de fiar) que está demasiado borracho como para articular palabra y explicarse.

Estaré encantado de retractarme de lo que haga falta si es que existe excusa posible en el mundo que justifique una espantada como la de CT sin que las expresiones "guerra nuclear, cáncer terminal, pistola en pecho" o similar aparezcan de por medio.

Y bueno, lo de la figura simbólica pues bien podría ser un buen argumento, pero hasta donde sé fue CT el que no fue a entrenar y el que no quiso pasar el control. Y hace mucho que no leo a Freud, no me terminaron de convencer sus teorías, aunque de lo que recuerdo sobre la 'muerte del padre' las reacciones a esperar en 'los hijos' serían de duelo y no precisamente las que se vieron.