23 may. 2009

CB Murcia. Cosas que sí me gustan

No todo van a ser disgustos y cosas que no me gustan. También las hay que sí que me gustan.

El espíritu de Zaragoza. La fuga de CT produjo una catársis en el equipo. Marco se lo echó a las espaldas como un veterano y le echó el valor que no le había echado en todo el año. Todos fueron una piña y pusieron su esfuerzo en beneficio del colectivo. No fue un partido brillante, pero estuvo claro que aquello era un equipo con ganas de darlo todo. No siempre se vio eso en las pistas durante la temporada. Ese CB Murcia sí me gusta, y mucho. Y más allá del talento. Un equipo que lo da todo, que se conjura para lograr la victoria, independientemente del acierto final, siempre tendrá mi respeto y, en este caso, admiración. Así sí.

El talento de Slanina. Desde la salida de Risacher se echaba en falta un jugador con ese nivel de talento en este equipo. Cuánto echamos de menos el talento del francés el año pasado, e incluso este. Donatas llegó totalmente fuera de forma y con sobrepeso. Tardó mucho en coger la forma, no le entraban los tiros y pese a ello suplía parcialmente ese desacierto a base de inteligencia, trucos de perro viejo y conocimiento del juego. Cuando al fin cogió la forma se convirtió en un baluarte, en un referente imprescindible. Sigue siendo un mal defensor, pero nunca antes le había visto yo con tantas ganas de ayudar en defensa, lo cual ya es un gran paso para ayudar realmente. Quizá le pasa un poco como a mí, que le pierde la boca, como cuando le soltó a Hussein el famoso ¡¡No jugamos a nada!! en un tiempo muerto de un partido de la época en la que, efectivamente, este equipo no jugaba a nada.

La dirección de Marco. Aunque no les voy a quitar la razón a quienes le reprochan al de Abanilla que no aporte más defensa, atrevimiento en busca de anotación y ambición en general, sí creo que la dirección de este chaval es digna de los mejores bases de la ACB, algo que resulta aún más patente cuando se comparaba, partido sí y otro también, con la nula capacidad del impresentable CT para hacer jugar a los demás. No me refiero sólo la elección de lo que hay que hacer en la cancha o a quién pasar, me refiero también a la capacidad para dar el pase de la forma más adecuada, algo en lo que poca gente parece fijarse. No se trata sólo de hacerle llegar el balón al tirador que está caliente, sino que hay que saber cómo le saca más partido éste, saber dárselo justo cuando acaba de salir del bloqueo y empieza a encarar el aro y dárselo justo a la altura del pecho, ni un poco más arriba ni un poco más abajo, y hacerlo con la intensidad adecuada, ni demasiado fuerte ni demasiado flojo. A alguno podrá parecerle una tontería, pero estoy convencido que los diecitantos puntos sin fallo que se hizo en un primer cuarto Pedro Robles con Marco dándole balones sin parar no lo habría logrado con CT a los mandos. De hecho, aquel mismo partido el primer balón que le pasó CT se lo dio a la rodilla y ya no pudo tirar, la segunda oportunidad que tuvo de pasarle esperó demasiado tiempo y le pasó cuando ya estaba totalmente parado y con el defensor encima, y la siguiente oportunidad le pasó a otro compañero. Evidentemente el momento caliente de Robles pasó y ya no hizo mucho más aquel partido. Es sólo un ejemplo de lo importante que es saber dar el balón de la forma correcta a cada jugador, y eso Marco sabe hacerlo. Eso sí, que se ponga las pilas y se mate a entrenar cada entrenamiento. Ya se lo comenté hace poco: “camarón que se duerme se lo lleva la corriente”.

Que al fin Hussein hiciera jugar al equipo a algo. He sido muy crítico con Hussein en los últimos tiempos. Hoy quiero dejar claro que parte de mi crítica era por temas no especialmente importantes y, por tanto, poco significativos a la hora de valorar su trabajo. Me refiero a cuestiones como su soberbia con la gente de fuera del equipo (con la gente del equipo ya sí podría ser un problema), el que no dejara a nadie (al menos a mí no me dejaba) ver los entrenamientos, que echara las culpas a la afición y prensa y no reconociera sus errores. Pero todo eso, al fin y al cabo, son temas extradeportivos que me pueden afectar a título personal, pero poco más. Vamos ahora con lo deportivo. Yo mismo pedí su cabeza allá por diciembre, y creo que lo volvería a hacer, pues por aquel entonces es cierto que el equipo no jugaba a nada y que, visto desde fuera, parecía que la plantilla había perdido su confianza en el técnico (no digo ya la afición). Igual que digo eso digo que desde febrero o así el equipo empezó a jugar mejor (más o menos conforme Slanina iba cogiendo algo de forma, algo fundamental para dar consistencia a un juego exterior muy limitado hasta entonces). Pero ocurrió que los mejores momentos de juego del CB Murcia de esta temporada coincidieron con el peor tramo de calendario, con lo que el resultado más frecuente era un digno partido frente a un grande que terminaba en derrota. Pese a todo, Hussein logró al fin que el equipo jugara a algo, que su ‘dos abajo’ no fuera tan previsible y que los carretones de los aleros no fueran tan fáciles de defender por el rival, y al final se pudo ganar partidos con los que no se contaba, partidos que no había más remedio que ganar, como el de Málaga, DKV Joventut y el mismo de Zaragoza. No sería justo si, al igual que critiqué todo aquello, ahora no reconociera esto. Bien es cierto que sigo pensando que tal vez en la balanza no es suficiente (la permanecia había que ganarla con Bruesa, Sevilla, Fuenlabrada o Manresa no por la épica como se hizo al final) y que el juego del equipo tiende a ser aburrido para el espectador medio, lo que no deja de ser un problema cuando se intenta captar nuevos aficionados. En definitiva, Hussein cumple objetivos, pero en la repesca y, estricta e incluso literalmente, sobre la bocina.

El coraje de Dean. No es el mejor penetrador del mundo, y tal vez tampoco es bueno tomando decisiones en los instantes finales, pero sí que es un killer desde los 6,25 que, aún teniendo claro que es el referente ofensivo del equipo, se mata a defender al rival que le toque enfrente, y no sólo es una cuestión de actitud, es que además es un perro de presa cuando lo pone todo en defensa. Eso, en la estrella de un equipo es harto infrecuente, y menos aún en un equipo pequeño y, por tanto, muy digno de destacar. También es cierto que tuvo sus momentos de falta de clarividencia, me refiero al momento del primer plante, en el que muy seguramente estuvo mal asesorado, me temo que por CT sobre todo. Pero no cometió el mismo error cuando su equipo se lo jugaba todo. Al contrario, se dejó la piel como el que más y su foto de alegría del final de partido creo que lo deja bien claro. Algo así no se puede fingir.

No he comentado en esta entrada cuestiones más allá de lo deportivo (o apenas). Es cierto que hay otras cosas que, tanto en lo deportivo como lo no deportivo, me parecen correctas, a secas y, por tanto, normales y razonables en todo trabajo remunerado, no por ello dignas de festejar con fuegos artificiales ni tampoco de criticar como en mi anterior entrada. Hay otras que sí considero que están muy bien, pero tal vez son cuestiones que se podrían considerar 'menores' y que, de mencionar aquí, con la que está cayendo lo mismo podría verse como un intento de pitorreo, y para nada es mi intención pitorrearme de nadie que haga bien su trabajo.

Aquí sólo expongo mi opinión sobre ciertos temas, y mi opinión vale poco. Pero si alguien se pica, ya sabe lo que tiene que hacer con los ajos. Eso y dedicarse a trabajar en lugar de amenazar sutilmente con mandarme a 'Los Miami'.

***********

El guiño musical de hoy nos lo trae Manu Chao, al que tuve el placer de ver, por dos veces además, en uno de los mejores momentos de forma en los que he encontrado a una banda. Era cuando Mano Negra era una locura sobre un escenario y ahora un privilegio recordar haber estado allí. Hoy les dejo con un tema en solitario de Manu Chao, nunca tan excitante ni brillante como con Mano Negra, pero no deja de ser Manu Chao. 'Me gustas tú' se titula la canción.

3 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Tendrán que cambiar muchas cosas. Demasiadas.

Pirrimarzon dijo...

Hace tiempo que no posteas, te ha pasado algo?? Espero que todo vaya bien.

Saludos

Juan Carlos García Gómez dijo...

Sigo vivo. Me amenazaron, pero ya sabes, perro ladrador... Estoy en espera de acontecimientos y de poder sacar a la luz ciertas cosas que aún no puedo contar (lo que viene a ser off the record o información 'secuestrada'). Para el jueves 11 de junio tenemos que saber algo.