1 ago. 2010

Últimos días en el CES 2010

Les hice la última entrada la tarde del pasado martes, último rato libre antes de la recta final del curso. Ahora escribo ya desde casa, intentando recuperarme de la paliza de curso y de las 9 horas de coche de regreso.

En los últimos días de clases, ya dentro del bloque de dirección, recibimos en el CES la visita de Gavaldá, presidente de la AEEB, que nos dio una charla sobre asociacionismo, derechos básicos del entrenador, la profesionalidad y el entrenador "voluntario" (el 72% de los entrenadores de baloncesto del mundo son "voluntarios", que no cobran nada o casi nada, vamos) y nos habló también de las excelencias de los cursos, másters y prácticas que organiza la FEB y la AEEB.

Ángel Palmi nos habló de lo que ellos llaman método FEB y que yo aún estoy dándole vueltas a ver si pillo qué es exactamente, porque la charla de Palmi no me aclaró gran cosa más allá de hacer un seguimiento de muchos chavales por abajo, y de cuidar bastante los detalles y meter pasta por arriba (cuestiones como llevar un nutricionista con la selección absoluta para que controle todos los detalles de la alimentación).

Las charlas de J. I. Hernández, seleccionador senior femenino, no subieron mucho el listón, en tanto que nos ametralló (habla muy rápido) buena parte de los apuntes del libro de Nivel 2, apartado Dirección.

Bastante mejor estuvo la charla de Antonio Escribano, nutricionista y catedrático de Fisiología de la Universidad de Sevilla, quien nos explicó muy amenamente algunas cuestiones básicas de la alimentación del deportista. De ahí se podían sacar muchas ideas perfectamente válidas para aplicar a nuestros deportistas, tales como que para recuperar rápido es importante llevarse una pieza de fruta para comérsela justo después del partido, el momento ideal es durante los estiramientos postpartido, y que la cena (o comida) hay que hacerla antes de dos horas tras el partido. También es importante la velocidad de absorción de los nutrientes, ya que una cosa en formato 'papilla' se asimila mucho más rápido que unos espaguetti mal masticados. Esa es otra cuestión importante, es fundamental masticar muy bien los alimentos. La comida más importante antes de un partido no es la justo anterior, sino la de la noche antes. Ni que decir tiene la importancia de tener el peso adecuado para la práctica deportiva, pues cada kilo de más se multiplica a su vez por 6,5 al realizar cada salto, con lo que se puede estar levantando una tonelada de más por sesión o partido simplemente con ese sobrepeso de un kilo.

Sin duda, la conferencia con más aceptación de este tramo final fueron las dos que impartió Jauma Ponsarnau sobre dinámicas de grupos. Un excelente comunicador. No es que dijera nada que pusiera patas abajo las teorías más asentadas en el baloncesto, pero lo que dijo lo dijo de un modo super agradable para el castigado oyente que tenía delante después de casi dos semanas de charlas y charlas. Nos habló sobre la gestión de grupos y asignación de roles, lograr la cohesión de grupo en un equipo, buscar la implicación de todos y sobre la gestión de determinados momentos clave. Su segunda charla versaba sobre el desarrollo tecnológico del entrenador. Aunque nos mostró unas interesantes hojas excell con las que realiza análisis estadístico de datos a partir de las estadísticas ACB y nos habló del scouting y su metodología, quizá la idea más curiosa que nos transmitió es que la mejor tecnología que tenemos a nuestra disposición es la pizarra Vileda, con la que es muy fácil planificar los microciclos y modificarlos a voluntad, y que también nos vale para complementar el scouting, simplemente proyectando el video sobre ella y dibujando en la pizarra con el rotulador cuando queramos remarcarle algún detalle o movimiento al jugador.

Por la tarde, y tras la exposición de los grupos finalistas del trabajo profesional en grupo, nos proyectaron un video sobre el curso (donde tengo mis 5 segundos de gloria) en el que al final aparecían todos los ponentes invitados de este año, lo que sirvió para hacer una improvisada valoración en forma de aplausos, silencios, abucheos e incluso ovaciones, que alguna hubo. Recuerdo que las ovaciones se las llevaron Ponsarnau y Fisac, aplausos importantes para Nacho Coque, Miguel Ángel Pérez Nitz, Antonio Escribano (nutricionista) y Patricia Ramírez (psicóloga) y alguno también para Jenaro Díaz y Vidorreta. Los silencios se los repartieron Paco Olmos, Abós, Cuadrat y Palmi, recibiendo tímidos abucheos Paco García, Mario Pesquera y Gavaldá, que fueron algo a más con Aranzana (parece que no fui el único al que no le gustó que se dedicara directamente a leer un fichero word proyectado en el cañón). En 2 minutos se quedó hecha la evaluación del curso así como el que no quiere la cosa.

Después de eso sólo nos quedaban las repescas (a las que tuve la suerte de no tener que asistir), el examen final de dirección, casi un trámite pues con los puntos acumulados hasta entonces la suerte ya estaba echada, y las finales de los trabajos en grupo y el partido final entre los dos grupos ganadores. Simulábamos selecciones, a nuestro grupo nos tocó Serbia, y los grupos ganadores ganaban una mejora en la nota final y la posibilidad de preparar un partido real con los chavales que nos ayudaron en las sesiones en pista. Tras unas risas en el partido, que por cierto ganó el que representaba a Serbia (los de mi clase), nos dieron unos diplomas de participación, nos fuimos despidiendo, comimos algo y nos volvimos, al fin, a casa, no sin anches chuparnos 9 horas de coche para llegar a casa a eso de las 12.

Ahora, y a falta de la nota oficial, se supone que paso a ser Entrenador Superior en Prácticas durante el próximo año.

En definitiva, una experiencia inolvidable. Mucho aprendizaje pero unos días agotadores. Me dejo en el tintero anécdotas y detalles varios que quiero ir contando poco a poco mientras sobrellevamos la canícula murciana.