31 oct. 2011

El traspiés no es tropezarse

El traspiés es un gesto técnico consistente en realizar una entrada a canasta haciendo el antepenúltimo y penúltimo apoyo con el mismo pie, de forma que visualmente parece que el jugador tropieza, cuando en realidad realiza así los apoyos para ganar distancia y engañar al defensor al cambiar la trazada incial de penetración.

Es un gesto técnico complicado de trabajar, pues implica que durante un instante se cambia la secuencia lógica de apoyos al correr y hay que hacerlo de forma muy sincronizada para que el antepenúltimo apoyo se realice justo antes de coger el balón, pues en caso contrario sería infracción de pasos (se darían tres en total).

En este video se muestra a la perfección cómo es el gesto técnico bien realizado:



Ayer en la 7, en el descanso del partido, se hizo el análisis desde el punto de vista del reglamento de un par de jugadas del último partido del CB Murcia, una de ellas un traspiés de Franch que se señaló como pasos en el partido. Al ver las repeticiones a cámara lenta se aprecia que tal vez el antepenúltimo paso se da a la vez o un poco antes de coger el balón, con lo que serían pasos. Sin embargo, me llamó la atención que en ningún momento durante el comentario de la jugada se mencionara la expresión "traspiés" para referirse a este gesto técnico, me temo que por no tenerlo catalogado el señor Carvajal (el colegiado que comentaba) como un gesto técnico diferenciado, con su nombre y características perfectamente definidas.

Entiendo que es una situación difícil de pitar, pues esa secuencia de apoyos va contra la naturaleza lógica del correr y queda raro para el ojo no entrenado. Por eso rogaría desde aquí a los árbitros que puedan leer esto que si dudan no piten pasos. El traspiés no se realiza mucho en los partidos porque pocos jugadores son capaces de ejecutarlo en partido y sacar ventaja de ello, por eso a veces sorprende a los colegiados ver algo "extraño" al penetrar a canasta y, sin tener claro de qué se trata, señalan pasos, sin serlos. Y no, un traspiés no es que el jugador se tropiece, aunque lo parezca. Es un gesto técnico complejo y que lleva muchas horas de entrenamiento, así que también vale la pena que los señores árbitros se tomen interés en diferenciarlo como un gesto técnico concreto y así no pitarán pasos tan a la ligera.

El secreto del traspiés es que el último sea un bote alto para dar tiempo a hacer correctamente el antepenúltimo apoyo, antes de que el balón se haya cogido, y aprovechar el impulso para que el cambio de dirección se haga más efectivo y armonioso.

Veamos un ejemplo en situaciones reales de competición:



Para terminar, les dejo un ejemplo al límite. De Juan Carlos Navarro, en el que el antepenúltimo paso se realiza justo justo un instante después (¿o a la misma vez?) de coger el balón (he tenido que congelar la imagen y ni aún así estoy seguro). Si me ha costado tanto saberlo usando la cámara lenta ¿cómo lo van a determinar claramente los árbitros en directo?. Por eso digo, que no piten cosas como esta como pasos y piten sólo si están seguros (en este caso es imposible estarlo al verlo claro en directo).