12 dic. 2005

El triángulo eléctrico

Sala, Brown y XaviSala, Brown y Xavi. Los tres forman el triángulo eléctrico de Polaris.

Desde que llegó Hussein optó por sacarlos a los tres juntos en el quinteto inicial. Son los tres mejores jugadores exteriores para jugar al contraataque.

Los tres roban balones, son rápidos y finalizan bien el contraataque, sobre todo el gran capitán: Xavi Sánchez.

Es un gozo verles defender, robar, correr y anotar.

Sala se inventa pases inverosímiles en contraataque.

Brown es capaz de robar, correr, penetar y matar todo en una.

Xavi es un consumado especialista en finalizar el contraataque.

El problema es que ese juego gasta mucha energía y poco a poco, con el paso de los minutos, el triángulo eléctrico va perdiendo chispa, sobre todo Brown, capaz de hacer unos primeros cuartos de escándalo, desaparecer el resto del partido y, aún así, sumar unos números fantásticos al final del partido gracias al primer cuarto.

Habrá que ver qué pasa con Brown y sus continuaciones de partido. Si es que no tiene suficiente fondo físico, si pierde concentración o qué.

El desgaste de Xavi y de Sala va llegando más poco a poco, lo suficiente como para que el espectáculo dure algo más.

Para que el triángulo funcione no basta con que ellos tres roben balones cortando las líneas de pase exteriores. Un buen contraataque también se construye gracias a un poderoso rebote defensivo y un buen primer pase del pívot. De momento en eso no marcamos diferencias.

A ver si a Brown le aguanta algo más la gasolina y los interiores se imponen claramente en el rebote defensivo.

Entonces gozaremos mucho más con los contraataques del triángulo eléctrico.