24 ago. 2006

Japón 06. Apasionante primera fase

Ha terminado la primera fase con un buen empacho de partidos, madrugones y cintas de video.

Ha sido muy interesante, con algún que otro amago de sorpresa y muchas cosas que han ido según el guión.

España ha ganado todos sus partidos. Aparentemente Angola nos dio un susto en un mal partido, pero esta misma mañana los angoleños demostraron que eran un equipo con mejor potencial que Alemania, pero con peor saber hacer y, eso sí, sin Nowitzki, que él sólo le salvó el culo a su equipo en tres prórrogas en las que los angoleños no aprovecharon su gran oportunidad. Por lo demás todo según el guión.

Todos estuvieron a lo suyo, quizá el que estuvo a mayor nivel de lo habitual fue Rudy Fernández, que ha lanzado con más de un 65% de acierto desde la linea de tres, además de defender y ayudar al equipo. Pau en su línea, a lo campeón, sin necesidad de grandes alardes gracias al pedazo de equipo que tiene al lado. No necesita jugarse todos los balones como Yao Ming o Nowitki para que su equipo gane.

Hubo un pequeño susto con Felipe Reyes, lo que sirvió para que me llevara una pequeña alegría al ver al menor de los Gasol evolucionando sobre la pista con mucho más desparpajo y solvencia de lo que era de esperar en un chico de su edad al que prácticamente no han dejado jugar en la liga ACB.

Lo de Marc me lleva a otra reflexión, sobre los dichosos cupos y la pasión por todo lo que venga de fuera. Por un lado, el establecimiento de cupos para los jugadores nacionales hace encarecer artificialmente el precio del jugador español y que se prefiera contratar jugadores foráneos que salen más baratos, pero que sólo en algunos casos mejoran el producto nacional. Hay que tener más confianza en los jugadores nacionales, en las categorías de formación solemos hacer grandes torneos (miren la generación de Ricky Rubio y esa fantástica medalla de oro), pero los cupos no es la solución, eso sólo fomenta encarecer el producto nacional realmente valioso y la aparición de cupos con patas cuyo único papel es aceptar su rol de cupo por un precio razonable.

Pero estábamos hablando del mundial. Otras sorpresas han sido el buen juego de Eslovenia. No conseguí siquiera ver cómo bota el balón Dragic, que sólo ha jugado 7 minutos, pero sí vi que tiene un buen grupo de jugadores en ese equipo. En el Barça deberán estar contentos. Lakovic ha resultado ser un excepcional jugador. Lo malo es que su equipo baja de nivel cuando entran algunos de sus jugadores de rotación, lo que le lleva a pasar muchos minutos con los titulares, que al igual bajan de nivel en los finales de partido por cansancio.

Lituania necesita cuanto antes a un buen base que pueda suplir minimamente la ausencia de Jasikevicius. El jovencísimo Kalnietis no está aún a la altura de las circunstancias, aunque apunta buenas maneras y mucho desparpajo en la pista. Si finalmente no viene Dragic a Murcia este podría ser un buen fichaje, aunque sería bueno que también aprendiera a afeitarse.

Argentina, como era de esperar (o de temer) ha ido de menos a más, en la preparación parece ser que se han tocado bastante los cataplines y que los que vimos en los amistosos no tienen nada que ver con los que hoy han ganado con apuros a Serbia y Montenegro, aunque tampoco están tan en forma como en otras ocasiones.

Precisamente Serbia y Montenegro será nuestro rival en octavos. Ellos tienen más que temer que nosotros, pero sigue siendo un nombre que asusta sólo de oirlo. Parece que sólo con Rakocevic y Milicic están a un nivel temible. Ni siquiera el jugador del Pamesa Avdalovic está teniendo un papel determinante. Casi todo el juego pasa por las manos de Rakocevic, y su enternador parece no tener claro que cuando llegan los minutos importantes juega mejor de dos que de uno, que necesita un base que le haga parte del trabajo. Pero bueno, si juega de base todo el tiempo mejor que mejor para nosotros.

Francia sin Parker ha jugado con más pena que gloria. Parecían en muchas fases, como decía un entrenador de fútbol, los franceses parecían moverse como gallinas sin cabeza. Mucho talento físico desaprovechado por falta de coordinación y de un referente.

Los griegos han ido a lo suyo. Un equipo muy conjuntado, ganador, experto en mil batallas, remontadas difíciles y victorias apuradas como hicieron contra Australia.

Italia le dio un buen susto a los estadounidenses a base de buena defensa, rebote, juego de equipo y tiro exterior. Los norteamericanos van como siempre a lo suyo: mucha prepotencia, ayuda arbitral, ausencia absoluta de juego de equipo, infracción contínua de las reglas, especialmente las faltas y los pasos de salida con el beneplácito arbitral pero, eso sí, excelente calidad individual. Les deseo lo peor, para qué lo voy a ocultar, a ver si aprenden a jugar buen baloncesto de equipo y son un poquito más humildes.

Esperaba algo más de Brasil, se les vió demasiado verdes y quizá poco conjuntados.

Turquía no ha hecho nada del otro mundo, pero su juego ha sido lo suficientemente sólido en defensa y ataque como para meterse como segundos de grupo.

De momento aún tengo un par de cintas que ver. Se me amontona el trabajo. Así da gusto, no como con TVE, que transmitía sólo los partidos de España y a veces incompletos.

Las transmisiones de la Sexta están siendo muy buenas. Itu y Montes son un espectáculo, hacen entretenido hasta el partido más soso. El único pero es el afán de alarde técnico de los realizadores, empeñados en cortar cada dos por tres la visión del partido reduciendo la pantalla para meter una ventan de personalización o de supuesto seguimiento a otros partidos. Parece que no se dan cuenta de que los que tenemos televisores normales y corrientes no vemos prácticamente nada cuando meten más de una pantalla a la vez. Por querer mostrarlo todo nos dejan sin ver lo importante.

En fin, a ver que tal se presenta la segunda fase.

1 comentario:

RJM dijo...

Comienzo por alabarte esta excelente joya: "este podría ser un buen fichaje, aunque sería bueno que también aprendiera a afeitarse"
A mi personalmente, a parte de lo que has comentado, me han sorprendido Nigeria, Líbano y Senegal. Pero el equipo que más me ha gustado para lo que en general se esperaba de él ha sido Angola.Tuve la suerte de verlos en directo en Valencia, pero me quedaba la duda de cómo iban a reaccionar en competición. Salvo los gravísimos errores en su último partido, concediendo en bandeja de plata las prórrogas a Alemania, me ha parecido un equipo que dentro de cuatro años tendrá sus opciones no sólo de repetir en los cruces, sino de pasar alguna eliminatoria.